Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

viernes, 20 de julio de 2012

My cousins


Como os comentaba en la entrada de ayer, escribí un post más bien escaso porque tenía prisa. ¿El motivo? Dos de mis primos de USA estaban en la ciudad (Madrid, para los nuevos).

Vinieron por poquito tiempo. De hecho, llegaron el miércoles por la tarde y se han ido hoy al mediodía rumbo a Barcelona, donde tomarán un crucero por Francia e Italia para celebrar sus bodas de plata (entiéndase que mi primo por lazos de sangre es él. Ella es su señora esposa. La endogamia no se estila en mi familia). Curiosamente, yo no los veía desde que se casaron, así que también se cumplían veinticinco años desde la última vez que los vi. Increíble pero cierto.

El churri y yo fuimos a recibirlos al aeropuerto. El vuelo llegó a las 19:25 pero no salieron por la puerta hasta las 20:20. Yo ya estaba nerviosísima diciendo “¿Pero por qué no salen?”. Al llegar, y tras los abrazos y besitos nos explicaron que andaban buscando una maleta que se había perdido (qué raro, si en la T4 nunca se pierde nada…). Por suerte, la maleta apareció y pudieron salir por fin.

Ellos dos y sus cinco (sí, cinco) maletas tomaron un taxi y quedamos en ir nosotros en el metro a recogerlos al hotel para ir a cenar algo, que venían hambrientos después de sus catorce horas de viaje. Mientras iba en el metro me llamó mi tía, para preguntar si al final nos habíamos encontrado y si había aparecido la maleta. No pude hablar casi con ella porque el metro hacía un ruido infernal y no se  oía nada.

Llegamos al hotel y nos dirigimos a comer tapas y sangría. Muy typical spanish todo. Nos faltó bailar flamenco encima de la mesa. Por suerte, les gustó. Hablamos mucho y nos contamos cosas de nuestros trabajos, nuestra vida… Había que ponerse al día después de tantos años. Los pobres estaban muertos de cansancio así que decidieron irse a dormir. El churri y yo nos fuimos a casita.

Ayer jueves, volvimos a quedar por la tarde-noche. Estaban preocupados de que no pudiésemos llegar al hotel a causa de la manifestación de los funcionarios (una manifestación, también muy typical spanish). Pero lo conseguimos porque si algo hemos aprendido en Madrid es a movernos como peces en el agua evitando aglomeraciones de gente.

Fuimos a comer huevos rotos, tortilla de patatas, una tabla de ibéricos y croquetas. No sé cómo mi cuerpo resistió tanta comida (y tanto huevo con patatas, mejor que no me mire el colesterol en estos días). Más charla, más risas, más sensación de que el tiempo era poco, muy poco.

Al terminar de inflarnos a comida, nos fuimos a tomar yogur helado a una terracita, donde estuvimos bastante tiempo. El punto surrealista lo marcó una señora que teníamos sentada al lado y, de repente, se metió en nuestra conversación diciendo que había estado en New York pero no había visitado el Central Park. Luego, no sé cómo, nos terminó relatando que se había enganchado con una moto y se le había roto la blusa pero que le había puesto un parche porque era una blusa que le gustaba mucho. Envidié mucho a mi prima. No hablar español es una gran ventaja en estos casos. Qué imán tengo para la gente así… Nos sacamos fotos donde, por alguna extraña razón, el vestido se me colocó de tal manera que parece que tengo un embarazo de seis meses. Mi primo está deseando colgar la foto en Facebook para ver cuándo empiezan los rumores… Ya sé de dónde saco yo la malicia.

Cuando el yogur helado ya se nos salía por las orejas, fuimos al hotel a despedirlos. Allí nos hicieron entrega de un kilo de chocolates que aún no he querido probar porque todavía estoy esperando a que me bajen los huevos, las patatas y el yogur. En USA son muy famosos, y son estos:


Tras la entrega de los chocolates, prometimos hacer el intento de viajar nosotros el año que viene, a ver si nos juntamos con el resto de la familia. Más abrazos y a mí me dio la llorera. Soy una sentimental, qué le vamos a hacer.

En fin, que han sido dos días estupendos y que espero que pronto podamos volver a reunirnos. Esto de tener a la familia desperdigada por el mundo tiene sus ventajas (el intercambio cultural, por ejemplo) pero tiene unos inconvenientes terribles. Se lleva muy mal a veces.

Mando desde aquí un besito a mis primos (a todos ellos, no sólo a los que han venido) y a mis tíos también (que sé que me leen todos de vez en cuando, aunque nunca comenten…). Se os quiere mucho. 

22 comentarios:

  1. Hola guapa... mira por donde tenemos otra cosa más en común! yo también tengo familia desperdigada por el mundo y varios primos en USA.
    Me da gusto que hayas podido compartir un tiempo especial con ellos, la distancia es muy dura. Espero que puedas ir pronto a verlos tu.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si es verdad. Eso esperamos... Un besazo!!!

      Eliminar
  2. Yo también saludo a todos los Alter Ego repartidos por el mundo mundial y les digo que, si quieren otra prima más, a mí me gustan mucho los chocolates y no he comido croquetas ni tortilla que tenga que bajarme xDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A estas alturas ya ha bajado y hemos conseguido catar los bombones... Ricos, ricos. Un besote!!!

      Eliminar
  3. Las ventajas de tener a la familia desperdigada se ven sobretodo cuando viajas a verlos. Es una lástima que no se pueda viajar a menudo. Qué distinta sería la vida entonces. Nuestros últimos dos viajes han sido para ver a familia y lo hemos pasado genial.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, esa es una gran ventaja (pero le sigo viendo más inconvenientes, lamentablemente). Besazos!!!

      Eliminar
  4. Corta pero intensa, la visita de tus primos de NY a Madrid.
    Ahora toca disfrutar de esos bombones americanos.
    Un besote y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son de California pero sí, igual fue intensa, jajajaja. Espero no comerme todos los bombones de una sentada, que me conozco...
      Besotes y buen finde para ti también!!!

      Eliminar
  5. Vaya buena pintan tienen esos chocolates y esas quedadas primiles, me ha encantado tu crónica, que bonito quedar en familia y que vaya todo rodado. A ver si es verdad y los visitáis pronto (las crónicas desde allí no tendrán desperdicio). Besitos guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a ver si hay suerte y el próximo año puedo escribir crónica made in USA. Besotes!!!

      Eliminar
  6. Si necesitas refuerzo para comerte los bombones, llámame!!! Menuda visita familiar tan agradable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Con el churri ya tengo ayuda de sobra... Pues sí, ha sido muy bonito. Pena que durase tan poco... Besotes!!!

      Eliminar
  7. Habrá durao poco la visita pero menudo partido le habéis sacado gastronómicamente hablando....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta las patas nos pusimos... Jajaja. Besotes.

      Eliminar
  8. Pero bueno, ¿te inflas de chocolate y no me avisas? tienes delito, muchísimo delito....
    Te lo perdono por que después de 25 años sin ver a tus primos por lo menos te endulzan el mal sabor de la despedida.
    Me alegro de que lo pasarais bien. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me estoy inflando. Prometo que estoy siendo buena y me los estoy comiendo con mesura... Y, sí, algo me endulzan, sí... Besotes!!!

      Eliminar
  9. Que buena pinta tienen esos bombones!!! reparte! reparte! Me alegro que lo pasaras bien con tu visita familiar, aunque la despedida fuera tristona, ya sabes, ahorra y el año que viene os vais para alla (a por más bombones ;)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, si yo intento ahorrar. El tema es que el dinero se me va solito por ahí a vivir su vida... Besotes!!!

      Eliminar
  10. ¡refrescante encuentro, maja! La energía que se saca de estos pequeños encuentros es impagable

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto!!! Andaba yo en un estado de nerviosismo que no era normal... Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  11. Visitar la ciudad con gente que no es de aquí siempre me hace descubrir cosas nuevas, a mí me encanta!
    Y tela lo de la mujer que os contó su vida...
    Por cierto, ¿te queda algún bombón? Ñam!
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, todavía quedan (sorprendentemente).

      Yo he descubierto el empacho. No veas qué sensación. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar