Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

jueves, 23 de octubre de 2014

Supercalifornialísticoespialidoso XII: Sin flores en el pelo. Parte 1.

Vista de San Francisco desde el hotel
El sábado 19 de julio nos levantamos nada más y nada menos que a las cuatro de la mañana para poner rumbo a San Francisco con mi prima S. y su novio, P. Nos esperaban siete horas de viaje en coche. La idea inicial había sido ir en avión pero cuando nos habíamos decidido a sacar los billetes, estaban ya al doble de lo que habíamos visto en un principio, por lo que mi prima dijo que ponía a su novio a conducir y santas pascuas.

Teníamos dos opciones: ir por el Freeway 1 , que es más bonito porque es el que va por toda la costa o ir por el 5, que es menos bonito pero nos ahorrábamos más de una hora de viaje. Nos tiramos por lo práctico. Contrariamente a lo que pudiera parecer, el viaje al final no se nos hizo tan pesado. Fuimos tomando bebidas energéticas (he descubierto una que no me sabe a jarabe para la tos y que, oh, sorpresa, aquí en España no existe) y de chachareta. Luego, a mi prima y a mí nos dio por cantar cuanta canción íbamos escuchando. Creo que ahí los chicos lo pasaron peor, al tener que soportarnos con “Love is a Battlefield” de Pat Benatar y los grandes éxitos de Erasure a voz en grito. Que se chinchen, yo me lo pasé genial.

En la cola para el Cable Car. ¿Veis esa plataforma redonda de
madera? Ahí dan la vuelta al bicho. A mano. Con un par.
Y por fin llegamos a San Francisco. Quería hacer la gracia de ponerme una coronita de flores para sacarme una foto como en la canción esa que dice que si vas a San Francisco no olvides ponerte flores en el pelo pero no conseguí coronitas ni nada similar así que os quedáis sin el documento gráfico.

Una vez depositadas las maletas en nuestras habitaciones del hotel, nos fuimos raudos y veloces a coger el Cable Car que partía de Powell y Market, que son los típicos tranvías que todos hemos visto en las películas de San Francisco. La cola es interminable así que recomiendo paciencia si lo hacéis. Fuimos al puerto y teníamos idea de pillar entradas para ir a visitar la cárcel de Alcatraz por la noche, que hacen un tour especial con efectos de sonido y demás. 
Esto es lo más cerca que estuvimos de Alcatraz.
Pero nada, ni de noche ni de día. Nos dijeron que estaba todo vendido hasta mediados de agosto pero no por ello nos íbamos a desanimar. San Francisco tiene mucho que ofrecer, como una riquísima crema de almejas que te sirven dentro de un cuenco hecho de pan amargo. Yo pedí sólo la sopa en un bol normal. Tanto pan me cansa. La degustamos en el Muelle 39, que es donde está todo el movimiento de restaurantes y tiendecitas en el puerto. El churri se pidió un fish and chips que también estaba muy rico.




El Muelle 39. "Abarrotao".
Luego de la comida, dimos un paseo por el puerto viendo a los leones marinos y unas gaviotas enormes y cogimos el Cable Car otra vez hacia el centro.


La semana que viene os cuento la segunda parte.









Yo en el Cable Car. No tuve valor para colgarme por la parte de fuera.

Una calle.

El puerto.

Gaviota King Size.

Un león marino al solete.

Foto sacada por el churri desde la parte de fuera del Cable Car. Es un valiente.

¿Mola o no mola?

San Francisco por la noche.

miércoles, 22 de octubre de 2014

Anuncios Pesadillescos CIV: Suegrator

Hay algunos anuncios que, en un principio, no me dan ni frío ni calor y es luego, al realizar un análisis más exhaustivo, cuando capto lo pesadillesco de la situación. Sin embargo, éste que traigo hoy a la sección no entra en esa categoría. Es más bien de los que te parecen pesadillescos desde el primer segundo.

Vemos a través de la mirilla de una puerta a una señora llamando al timbre (digo yo que cómo puedes ver a alguien por la mirilla en el preciso momento en que toca el timbre. Eso es que uno está ahí todo el día espiando, en plan vieja del visillo). El plano se abre y nos percatamos de que la vieja del visillo no era otro que el padre de familia que, al comprobar horrorizado que la persona al otro lado del umbral no es ni más ni menos que su señora suegra, se vuelve hacia su amantísima esposa anunciándole que es su madre y que se dé prisa en coger los guantes y la lejía. La amantísima esposa, que es un rato moderna, le dice que pasando de la lejía, que ahora lo que se lleva es un desinfectante en spray que es una maravilla.

Ni corta ni perezosa, se pone a enchufarle chutes del producto al váter, al lavabo, a la encimera de la cocina donde un chupete descansaba tranquilamente sobre un manchurrón de puré… No sé cuánto tiempo habrán tenido a la señora esperando en la puerta hasta que por fin le abren y aquí empieza lo mejor.

La mujer entra en modo Terminator. Parece que más que caminar se deslizase sobre unas ruedas y comprobamos con terror que los ojos se le iluminan (me recuerdan a la Nancy Selene que tuve de pequeña). El perro se asusta (normal, por otra parte) y la señora comienza a escanear toda la casa con su visión de rayos, en busca de muestras de falta de brillo y presencia de gérmenes. Su ordenador de a bordo le va informando del resultado de cada análisis. En el baño, gira la cabeza 360 grados en plan niña del exorcista para poder notar el olor del mismo, concluyendo que se trata de un aroma fresco.

Una vez realizado el profundo análisis, la cabeza se le coloca en su sitio y, con apariencia de persona normal, sentencia extrañada “pero no huele a lejía”. No sé si esto es bueno o malo porque lo dice con un poco de cara de asco. La pareja se mira de reojillo, en plan cómplice, y ya nos muestran el bote de producto junto con un brazo con resorte, que me recuerda al inspector Gadget, que levanta el dedito dando su clara aprobación.

Miedo me da que mi suegra un día se convierta en algo parecido. Como curiosidad, añadiré que podemos ver también a la suegra Terminator hablando de las maravillas que hace un yogur para las defensas y demostrándonos sus dotes de baile. Es de lo más polifacética la buena señora. 

martes, 21 de octubre de 2014

Ustedes Dirán XCIX: El xucu xucu (sugerido por Naar)

Venga, ahora en serio, ¿de dónde os sacáis estas cosas? Yo estoy que no doy crédito. No voy a hacer ni introducción ni nada. Pasamos directamente a analizar la canción que mi querida Naar ha tenido a bien sugerirme:

“El Guararey”

Guararey, guararey, guararey:
la tierra del xucu xucu (Bis)

¿Suena  a eufemismo? Lo es.

En un sillón de vejujo yo de ti me enamoré
En un sillón de vejujo yo de ti me enamoré

No me preguntéis qué es el “vejujo”. No está en la RAE y no he sido capaz de averiguar de ninguna manera su significado pero así venía en la letra y así lo dejo. Que se enamoren de ti en un sillón, sea de “vejujo” o de skay, tiene que ser una experiencia extraña, cuando menos.

Anoche yo te fui a ver, y tu te estabas bañando
Lo que yo quería ver te lo estabas jabonando

Se estaba lavando el pelo, que sois unos malpensados. El chaval muere de amor con la melena de la muchachita. Todo romanticismo.

Luego da unos consejos sobre la conveniencia de las madres de cuidar a sus hijas. El argumento es el siguiente:

Todas las mamitas creen, que sus hijas son doncellas
¿Cuántas veces habrán visto boca arriba las estrellas?

A ver si ser aficionada a la Astronomía va  a estar ahora reñido con la decencia… Faltaría más.

Volvemos con lo del xucu xucu y el sillón misterioso y la siguiente estrofa dice así:

Anoche te lo pedí, no me lo quisiste dar
Ojalá que se te oxide y no lo puedas usar

Claramente él le está pidiendo a su amada el candado para evitar que le roben la bicicleta pero ella, que es una egoísta, no se lo prestó y él desea que ahora ella tenga que dejar su vehículo abandonado a su suerte para siempre.

Como ya parece que ellos mismos se están dando cuenta de que se les está yendo la mano con dar tanta caña a las mujeres, intentan equilibrar la balanza con lo siguiente que, según dicen, es para dejar mal al sexo contrario:

Cuchillo ¿por qué te doblas? Si eres de muy buen acero
Así se doblan los hombres cuando ven un buen trasero

Pues no veo yo que se hayan cebado tanto, la verdad. Sobre todo, a juzgar por una conversación que tienen después, donde dicen que el cuñado de uno de ellos tiene unas hermanas guapísimas pero a las que llamaban “La Gripe” porque todo el mundo la había tenido. También recibían el apodo de “Foto de carnet” porque era chiquitita, cuadradita y se entregaba a los cinco minutos. El cuñado tiene que estar muy contento con ellos.

Y siguen con las estrofitas:

Dicen que cristo murió con 3 clavos solamente
Por qué no muere tu hermana si la clava tanta gente

Vamos, que vaya donde vaya, le cobran de más. Si es que le ven la cara de buena…

Xucu xucu, sillón de vejujo y más estrofas (esto es más largo que un día sin pan):

Todas las mujeres tienen en el pecho dos penachos
Y dos cuartas más abajo la fábrica de muchachos

No he logrado entender lo de los penachos. De verdad que no…

Todos los hombres tenemos en el pecho la alegría
Y dos cuartas más abajo el cañón de artillería

Ya será menos. Mira que les gusta presumir, a algunos.

Y culminan con más xucu xucu y el sillón que sigo sin saber cómo es y hala, cada cual para su casa.

Que sí, que os enlazo el vídeo, que no tiene desperdicio. A bailarrrrrr.

P.S. A pedir sin miedo, si ya estoy curada de espanto... 

lunes, 20 de octubre de 2014

Crónicas Felinas CIX: La lactancia

Marrameowww!!!

Seguramente recordaréis cuando os conté que, cuando yo era un cachorrito aún más adorable de lo que soy ahora, me daba por meterme en la boca la oreja de Luhay cual si de un chupete se tratase y pasarme las horas muertas succionando y llenándola de babas hasta que Luhay sacudía la cabeza bañando a la bruja con mis secreciones salivales.

Pensé que tal vez Munchkin fuese a tener una afición parecida y sí, la tiene, pero es bastante inquietante, tengo que decirlo. No sé si se cree que soy su nueva madre pero le da por buscarme las tetillas y puede pasarse horas chupando y apretando con las zarpas. Yo intento explicarle que soy un macho (aunque, por culpa de quien ya sabemos, carezca de ciertos elementos con los que debería contar) y que de ahí no va a sacar absolutamente nada pero el tío como quien oye llover. Ahí que se prende y no para hasta que se cansa.

Al principio yo me lo quitaba de encima como podía pero ahora ya lo he dado por imposible y me resigno a esperar a que termine. De hecho, hasta le estoy pillando el gustillo y, de vez en cuando, me quedo frito mientras él sigue ahí, absorbiendo no se sabe bien qué.

La madre de la bruja dice que eso es normal (ella sabrá, que para algo es bióloga, aunque hay que matizar que se especializó en entomología y no me parezco yo demasiado a un escarabajo, así que tampoco pondría las manos en el fuego por la supuesta “normalidad”). El caso es que yo no lo hice y, por lo que cuenta la bruja, ningún otro gato que haya tenido lo hizo nunca tampoco, por lo que los humanos de esta residencia han acogido la novedad con sorpresa y algarabía, lanzando grititos de emoción cada vez que ven al imberbe perpetrando sus actos deleznables y diciendo cosas como “Mira, mira, ahí está otra vez”. “Qué curioso”. “Es más ricoooo”.  Esto último es lo que más a menudo se escucha últimamente en esta santa casa y me dan ganas de decir “¿Y yo qué?” “¿No soy rico?”. Tendré que recordarle a la bruja que, por lo menos, yo no me dedico a dejarle los muslos como si acabara de atravesar a rastras un zarzal.

Así que, en vista y considerando que la manía no parece ir a quitársele en los próximos días, aprovecharía que este blog lo leen tantas madres para hacer un llamamiento y pedir, por un lado, si alguien tiene algún biberón que ya no use. A ver si así le da por chupar eso y me deja a mí un poco en paz. De no ser posible el envío de un biberón por correo, me conformaría con alguna crema reparadora de las grietas de los pezones, que me los va a dejar en carne viva.

Quién me iba a decir a mí que a estas alturas de la vida iba a andar yo pidiendo estas cosas.

Prrrrrr. 

jueves, 16 de octubre de 2014

Supercalifornialísticoespialidoso XI: Oremos

Entrando a la misión
Advertí la semana pasada que teníais que venir rezaditos, confesados y comulgados para el post de hoy, ya que en esta entrada toca visitar la Misión de San Juan Capistrano, que es una de las misiones católicas más conocidas en California, fundada en el año 1776 por Fray Junípero Serra, originario de Mallorca y que fundó, o colaboró en la fundación, de nueve misiones. Ahí es nada.

Según lo que cuentan en el audio que te ponen al recorrer el recinto (te dan como un teléfono para que vayas pulsando el número del punto en el que te encuentras y así una voz grabada te cuenta cosas para desasnarte), en la misión convivían en perfecta armonía los misioneros y los "juaneños", como llamaban a los nativos conversos. La Historia nos da pruebas de que la armonía no era tanta pero quedémonos con el lado romántico.
Un barracón (o como los llamasen ellos)
Tampoco voy a ahondar mucho en la historia del lugar porque es una asignatura que nunca se me ha dado demasiado bien y "en habiendo" Wikipedia, para qué vamos a andarnos con chorradas.

Independientemente de que las misiones nos parezcan buenas, malas o regulares, es un sitio que merece la pena visitar. Podemos recorrer las habitaciones donde descansaban los misioneros. Por ahí te ponen también un horario donde se puede apreciar que a las dos de la mañana les tocaba levantarse a rezar (y vosotros seguro que andábais de juerga o durmiendo a pierna suelta, impíos). 
¿Soy la única a la que esta imagen le da mal rollo?
Luego parece que se acostaban de nuevo pero a las cinco ya se levantaban definitivamente, rezaban otro poco y ya seguían con sus tareas; artilugios que usaban para las misas; la prensa de vino, que era muy grande, así que dudo que sólo la usasen para el vino de la misa (estos curas beodos...) y de tecnología digital. Vamos, que las uvas se prensaban con los dedos de los pies, básicamente; la capilla y las ruinas de la iglesia, que quedó casi destruida por completo tras un terremoto, a seis años de su inauguración y habiendo estado diez años para construirla. Ya es mala pata... También podemos ver el campanario, donde te dan ejemplos auditivos de cómo sonaban según si moría un anciano, un hombre adulto, una mujer, o un niño. Cuando morían niños el tañido era más alegre porque la criatura ya iba a reunirse con su padre celestial. Sends eggs.
Las "alegres" campanas
La vimos en una mañana y todavía tuvimos tiempo de dar una vuelta contemplando paisajes y de llegar a casa de mis tíos a comer. Por la tarde, fuimos a ver un partido de softball que jugaba el equipo de mi primo R., mi prima S. (su esposa) y sus hijos. Estuvo entretenido.


Nos fuimos a la cama tempranito porque tocaba levantarse a las cuatro de la mañana para irnos con mi prima S. (la hermana de mi primo R.) y su novio P. lejos, muy lejos. Os dejo con la intriga hasta la semana que viene. Venga, tomad más fotitos de San Juan Capistrano mientras esperáis. 


Una puerta. Sin más. Pero la foto quedó artística, ¿que no?

El jardincillo para hacer barbacoas

La fuente con nenúfares y carpas y de tó

La prensa "digital"

La capilla. Sencillita

Lo que va quedando de la iglesia