Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

jueves, 18 de mayo de 2017

Y otra vez

Hoy escribo poco nuevamente para anunciaros que me vuelvo a ir. Sí, estoy este año que no me quedo quieta pero, como ya os adelantaba, me voy a tomar otras dos semanitas de vacaciones blogueras porque tendré visitas en casa, que ya relataré exhaustivamente a la vuelta.

Como ya sabéis, mi modus operandi últimamente consiste en tomarme una semana de vacaciones en el trabajo y dos semanas de vacaciones blogueras para poder retomar convenientemente la rutina, debido a estos horarios maravillosos que tengo. Por tanto, estaremos de vuelta por aquí el lunes 5 de junio.

En julio me tomaré las de verano pero eso ya es otro cantar. De momento, esperadme en junio que por aquí andaremos. No me vayáis a abandonar, que a la vuelta pasaré lista.

¡¡¡Besotes!!!

miércoles, 17 de mayo de 2017

Anuncios Pesadillescos CCVII: Siendo un ogro asustaba menos

Pues una vez pasada la resaca de los PAPA 2017, ponemos el contador a cero y empezamos a coleccionar nuevas maravillas para la edición 2018.

Vemos una sala de juntas donde un jefe echa la bronca a sus empleados frente a  un gráfico que muestra el claro descenso de beneficios de la empresa. No escuchamos lo que dice pero no debe ser nada bonito a juzgar por las caras de terror de los asistentes a la reunión. Que digo yo que si tu empresa va como va, parte de la culpa la tendrás tú, no sólo tus empleados. Seguro que éste es de los típicos que luego, si la cosa va bien, pensará que es porque es un genio de la administración empresarial.

Bueno, a lo que iba, que el hombre les echa la bronca mientras una voz en off nos cuenta que el mundo está lleno de intolerantes “de la leche” (nótese el sutil juego de palabras). De repente, aparece una secretaria con gafitas que seguro que tiene carrera, un master y habla siete idiomas pero cuya función consiste en llevarle una botellita de bebida de soja a su jefe en una bandeja.

El ogro que tienen todos por empleador se lo bebe y, al final, lo vemos en la sala de juntas bailando con la botellita en la mano. Da vueltas, se retuerce como una serpiente, da saltitos con un solo pie mientras con los brazos hace como que toca la guitarra y rememora los pasos de baile de su juventud. Nos dicen que esta bebida da “subidón”. Yo creo que la secretaria, harta de tanta tiranía, le ha puesto algo en la bebida para que pierda el norte y así hacerse con el control total de la empresa. Seguro que ella lo haría mejor y, si no, pues siempre vendrá otro dispuesto a darle algún brebaje.

Lo que voy a contar a continuación no es crucial para el desarrollo del anuncio pero me ha llamado poderosamente la atención (detallista que es una). Junto al gráfico de los beneficios hay un mapamundi con chinchetitas clavadas, como si hubiésemos pillado a la plantilla en plena partida de Risk. Supongo que las chinchetas marcarán los emplazamientos de la empresa o, en su defecto, los mercados objetivos. Pues bien, a la derecha del todo (más o menos entre Rusia y Canadá) hay una chincheta que, salvo error u omisión por mi parte, está pinchada en mitad del agua. Soy muy exhaustiva y, por tanto, lo he comparado en Google Earth y todo y juraría que ahí no hay absolutamente nada. ¿Esta gente habrá dado con la Atlántida?

Por cierto, no me extraña que la sala de juntas se haya quedado vacía. Es mejor estar en el mismo espacio de un ogro predecible que con un loco irreconocible que no sabes por dónde te va a salir o si va a invitarte a salir a bailar en medio de la reunión.

Bien dicen que más vale malo conocido que bueno por conocer. 

lunes, 15 de mayo de 2017

Crónicas Felinas CCXIV: El paluego

Marrameowww!!

En alguna ocasión os he comentado que Munchkin y yo somos aficionados a pastar una hierba que el consorte y la bruja plantan en una especie de macetita de plástico y que se supone que trae beneficios para nuestra salud. A nosotros eso nos da igual pero está rica y nos entretiene. Aparte, si dejamos de pedirla dejarán de comprarla y eso sería conseguir que nuestros humanos ahorren en algo, cosa que no se puede consentir. Uno de nuestros principales objetivos en esta vida es conseguir que inviertan en nosotros lo máximo posible. Si conseguimos dejarlos sin vacaciones o sin comprar ropa para que tengan que ir por la vida estresados y cubiertos de harapos, mejor que mejor. Por tanto, no sólo es el entretenimiento lo que nos motiva sino la consecución de objetivos mucho más elevados. Sería lo que comúnmente se conoce como “no dar puntada sin hilo”.

Eso sí, siendo francos, Munchkin es mucho más adicto a la planta (pese a que yo soy el vegetariano de la familia) y, en cuanto termina de comer, reclama ansioso su ración de hierba (supongo que será porque se queda con hambre), no dudando en clavar ansioso las uñas en las piernas de la bruja mientras ella intenta alcanzar la maceta, que está siempre encima de un mueble para que no podamos atacarla a todas horas.

Nuestra forma de comer es bien distinta. Mientras yo doy un par de mordisquitos  sutiles como “podando” la planta y practicando con ella el arte del paisajismo, Munchkin mete unos bocados tremendos, arrancando de cuajo los tallos, sin importarle para nada la sostenibilidad. Es como Atila, que donde pisaba no volvía a crecer la hierba.

A esto hay que sumarle que, todo lo que tiene de bruto, lo tiene de torpe. Tanto es así que el otro día, tras meterse un atracón de “postre verde”, se le quedó una brizna entre los dientes. Bueno, digo una “brizna” por ser sutil y no decir que se le había quedado ahí algo semejante a una secuoya. Juzgad vosotros mismos:

Gato con hierba


Y, como es torpe, no paraba de sacudir la cabeza intentando librarse del objeto intruso que tenía en las fauces, a lo que la bruja (que es un ser perverso) se liaba a sacar fotos muerta de risa al tiempo que preguntaba “¿Pero para qué tienes patas? Porque para arañarme por las mañanas y no dejarme dormir bien que te acuerdas de que las tienes pero para servirte de ellas en tu propio beneficio parece que te olvidas de su existencia”. Munchkin la miraba y sacudía la cabeza. De repente se olvidaba de que la tenía ahí y se quedaba un rato mirando por la ventana con el “paluego” colgando entre los dientes. Por fin, la bruja se apiadó de él (o se aburrió de sacar fotos) y se la quitó.

Por si acaso os lo estáis preguntando, la respuesta es no, no se lo agradeció y supo usar convenientemente su pata a la mañana siguiente para despertarla.

Prrrrrr.

jueves, 11 de mayo de 2017

De limpiezas y broncas maternas

Como ya os adelantaba Forlán el pasado lunes, en este puente de mayo aprovechamos para limpiar ventanas.

Bueno, lo de que “aprovechamos el puente” es un decir. En realidad limpiamos las ventanas del salón el martes a última hora por acallar un poco nuestras conciencias, ya que la idea era haber limpiado todas las ventanas de la casa durante los cuatro días de descanso pero ya sabéis cómo son estas cosas. Que si un día te da pereza, que si otro día te surge un acontecimiento inesperado (esto es: que te habías levantado con energía pero, inesperadamente, te da pereza)… Os hacéis una idea, ¿no?

Y, aunque Forlán dijo que soy una guarra que no limpia nunca las ventanas tengo que decir en mi defensa que… vale, no puedo decir nada en mi defensa. Jamás limpio las ventanas. Me parece una tarea de lo más desagradecida. Nunca consigo que me queden sin marcas y, por norma general, un día o dos después de limpiarlas, llueve como si no hubiese un mañana y mi trabajo se va al garete.

Pero había que limpiarlas porque venían visitas de allende los mares (ya vinieron y planean volver; ya contaré porque esto se va a hacer muy largo) y resulta que las visitas son amistades de mi madre y, claro, no es cuestión de que le vayan luego con el chisme a mi madre de que vivo como una pordiosera o que en España es costumbre tener ventanas opacas. Ya sé que una bronca por Skype no es lo mismo que una bronca materna en vivo y en directo pero, aun así, prefería ahorrarme el trago, que una andará ya más cerca de los cuarenta que de la treintena pero una madre sigue siendo una madre y aún no olvido las broncas de “limpia tu habitación, que seguro que ahí estás criando bichos”. Sí, por increíble que parezca, cuando yo era adolescente vivía en un caos permanente y, por lo que recuerdo, no me importaba en absoluto. Hay que ver lo que cambia la gente.

Así que, despacito (suave, suavecito), hemos ido limpiando el resto de ventanas de a una por día. Lo que peor llevo, en realidad, son los rieles. Ahí se acumula polvo y guarrería de la calle que, con la contribución de las lluvias, termina convirtiéndose en un pegote imposible de quitar.

Comenté en el trabajo que andaba en la campaña “limpieza de ventanas” y una compañera comentó que ella también tenía que hacerlo pero que iba a pedir prestada una aspiradora para limpiar los rieles. No os puedo explicar el disgusto que se llevó cuando le dijimos que la roña de los rieles no se quita con la simple acción de una aspiradora; que ahí hay que usar cepillito o bayeta y paciencia humana. Las técnicas de limpieza de ventanas se convirtieron en la conversación estrella de la mañana.

Por cierto, las del salón ya tienen huellas de las patitas de Munchkin. No haré comentarios al respecto. Sólo quiero llorar.

miércoles, 10 de mayo de 2017

And the PAPA 2017 goes to…

Y ya estamos aquí, con el momento más esperado del año. Hoy, por fin, vamos a conocer a los ganadores del PAPA Nacional e Internacional para este año 2017. ¿No estáis nerviosos? Pues no me lo explico, la verdad.

He de decir que este año ha habido menos participación que otros. No sé si la culpa la ha tenido el puente de mayo o que estáis más vagos de lo habitual, que estáis todos con la vista puesta en Eurovisión o que directamente os tengo hasta las narices con tanta votación pero el caso es que pensé que no desempatábamos nunca y que iba a entrar en un bucle infinito de rondas y más rondas.

Pero, pese a las vicisitudes, me complace anunciaros que tenemos ganadores y, para mantener la integridad de vuestras uñas y que no os queden sólo los muñones, paso a desvelar el misterio (que podrías desvelar solos simplemente contando pero en fin, yo ya os doy el trabajo hecho).

El ganador en la categoría Nacional ha sido:

 
Y, por primera vez en la historia de estos premios, he aquí el anuncio Internacional más pesadillesco:

De patatas fritas (México): La sexy-patata 

He aquí su galardón, que paso a colgar en las respectivas entradas originales:


Muchas gracias por vuestra participación y hasta el año que viene (si no me suplicáis nada en contrario).

lunes, 8 de mayo de 2017

Crónicas Felinas CCXIII: Redescubriendo el mundo

Marrameowww!!!

La bruja y el consorte limpiaron el otro día las ventanas. Esto no debería ser un gran acontecimiento en cualquier casa normal pero en la nuestra es todo un hito. No recuerdo cuándo había sido la última vez que lo hicieron. Ya os explicará ella los motivos en el entorno de lo que vamos a poder llamar “la semana de las ventanas”. Tampoco escatimará en detalles acerca de sus impresiones y los, según ella, múltiples escollos que tuvieron que salvar. Cuando una persona es vaga, todo son dificultades insalvables y desafíos dignos de una gesta heroica. Bien dicen que a perro flaco todo son pulgas.

El caso es que tal vez os preguntéis en qué puede afectarnos a nosotros que se limpien las ventanas. Se supone que la limpieza de una ventana no debería afectar a nuestro diario vivir cuando lo único que nos interesa es comer y dormir pero no sé si recordaréis (porque los humanos no sois especialmente memoriosos) que en algún momento os he comentado que Munchkin es la vieja del visillo de nuestra casa. A tal punto, que la madre del consorte siempre que lo ve mirando por la ventana comenta que parece que está viendo la tele. Para Munchkin, mirar por la ventana se equipara a ver programas de cotilleos para algunos humanos. Se entera de todo lo que pasa en el barrio, el muy cotilla. Cuando intento averiguar qué es lo que le parece tan interesante, se hace el misterioso y únicamente comenta que la información es poder.

Pues bien, imaginaos por un momento que toda la vida hubieseis tenido una tele en blanco y negro y un día descubrieseis la televisión a color, o una televisión a color de estas de culo que pesaban un quintal y que de repente os trajesen una pantalla plana con HD. O que tuvieseis una pantalla plana con HD y os la cambiasen por otra 4K. Bueno, os hacéis una idea. En resumen, el imberbe está descubriendo un nuevo mundo de luz y de color, que cantara Marisol.

Así que, si ya antes se pasaba las horas muertas viendo la vida pasar bajo nuestra ventana, ahora parece que no tienen nada mejor que hacer en todo el día. Los humanos le comentan cosas como “¿Has visto que bien se ve el mundo el Technicolor? ¿Qué te parece el Cinemascope?”  y demás tonterías que se les ocurren pensando que son muy ingeniosos.

Tengo que confesar que hasta yo, que no he estado nunca demasiado interesado en la vida de los vecinos, me he asomado a descubrir este mundo nuevo.  

Y probablemente estéis pensando que la bruja es una espesa que no limpia nunca. Permitidme que os diga que estaréis pensando bien, aunque estas palabras no han salido de mi hocico. Sois vosotros los que estáis sacando vuestras conclusiones y yo únicamente me dedico a corroborar vuestras sospechas mediante lo que podríamos llamar un silencio administrativo.

No sea cosa que después tome represalias. En el fondo me da miedo.

Prrrrrr.


P.S. La bruja, que para ser cansina no conoce la vagancia, dice que os recuerde que hasta las 23:59 de mañana martes aún podéis votar por el ganador del PAPA 2017 pinchando aquí.

jueves, 4 de mayo de 2017

Me hizo gracia, pero que no se sepa

En innumerables ocasiones os he comentado que el churri es bastante desastre en lo que a mantener el orden de esta casa se refiere.

Os diré que en casa tenemos una habitación que se supone que está ahí para las visitas. Como esto no es un B&B y no tenemos tantas visitas a lo largo del año, ha sucedido con ella lo que suele suceder en estos casos; que la habitación de invitados se ha ido convirtiendo paulatinamente en un trastero, lo cual nos obliga, cuando efectivamente vienen visitas, a mover todo donde buenamente podamos para que el invitado no sienta que está durmiendo en un almacén. Pero el hecho de que utilicemos esa habitación para acumular trastos no significa que los mismos deban ser abandonados ahí a la buena de Dios. Hasta un trastero puede estar ordenado con un poco de buena voluntad.

Por poneros algún ejemplo de la haraganería del churri, os cuento que el carrito de la compra tiene asignado su sitio en un rinconcito tras el sofá cama. Pues bien, cuando el churri vuelve de la compra y le digo que guarde el carrito, su concepto de guardarlo consiste en abrir la puerta del dormitorio/trastero, soltar ahí el carrito y volver a cerrar la puerta, siguiendo la máxima de “ojos que no ven, corazón que no siente”. Lo malo es que sí hay ojos que ven (ayudados por gafas o, en su caso, lentillas): los míos. Y claro, mi corazoncito sufre porque me toca dejarlo en su sitio para no correr el riesgo de descalabrarme chocando con el carrito la próxima vez que entre. Sobre el sofá cama se acumulan abrigos y chaquetas del churri porque es más fácil dejarlos ahí tirados que guardarlos en el armario. El otro día compró una cacerola y hasta eso estuvo un par de días sobre el sofá cama. Bueno, creo que os hacéis una idea.

Tal es su vagancia en ese sentido que hay veces que prefiere apelar a mi sentido del humor en busca de clemencia antes que hacer las cosas como se debe y esto es lo que sucedió la semana pasada. Llego de trabajar y, al entrar en dicha habitación a guardar mi abrigo (en el armario, como debe ser), observo la colección de peluches que tengo sobre el sofá cama y me encuentro con esto:

Conejo de peluche


Me faltaron segundos para mandar al churri un mensaje preguntando el motivo de este acto de vandalismo. Reproduzco a continuación la conversación:

- ¿Por qué mi conejito parece un indigente?

- Lo ves todo… no quería dejar tirada la capucha… le he dado uso.

- Que se la pongas al conejito no quiere decir que no la hayas dejado tirada.

- Ya tienes una entrada bloguera. Y le puedes sacar foto.

- Pues me lo voy a pensar.

Y le hice caso. Me lo pensé. Y decidí que habría que sacar algún provecho de mis ataques de nervios.

Ahora ya entendéis por qué cada día estoy peor de lo mío.


P.S. Os recuerdo que tenéis hasta el próximo martes para votar por el ganador del PAPA 2017 pinchando aquí.

miércoles, 3 de mayo de 2017

Los PAPA 2017: Segunda fase

Pues comenzamos hoy con la segunda y última fase de esta edición de los PAPA. De aquí saldrá el ganador que ostentará el título durante todo un año (qué gran responsabilidad).

Como no estoy segura de haberme explicado bien en el post inicial, os recuerdo a aquellos que aún no hayáis votado por el anuncio internacional más pesadillesco, que aún estáis a tiempo de hacerlo. Es decir, cada persona emite un voto para el anuncio nacional y, si quiere, otro para el internacional.

Pues bien, dicho esto, vamos con los finalistas en la categoría nacional:


De antihistamínicos: ¿Alergia o posesión? 

De arroz para preparar en microondas: ¡Ding! 

De bebida para las defensas: ¿Qué saben las vacas? 



De gominolas: Pues yo no reconecto 

De pegamento para dentaduras postizas: La surfista dental 

De producto descongestionante: La juerga padre 


Sí, sé que, como de costumbre, al final han pasado demasiado a esta etapa final. Es que sólo había dos que hubiesen recibido dos votos y el resto había recibido uno. Como hacer una final sólo con dos finalistas quedaba muy sieso, pues es lo que hay.

Tenéis desde ya mismito hasta el próximo martes 9 de mayo a las 23:59 (hora peninsular española) para votar por el que más horror os cause. Aclaro que, aunque hayáis votado en la primera fase, podéis (y debéis) volver a votar en esta segunda fase por uno de los finalistas. Si tenéis la suerte de que el que hayáis votado en el post anterior se encuentre en esta etapa final, podéis volver a votarlo y, si no está, podéis ser unos chaqueteros y votar ahora otro de los que sí hayan llegado a esta etapa. También admito que alguien que no haya votado por ninguno en la primera fase, vote ahora en la segunda (si bien eso es de vaguncios a los que ya les han dado la mitad del trabajo hecho, y no señalo a nadie…)

Y seguimos buscando el anuncio internacional más pesadillesco. Os recuerdo los nominados:

De desodorante (México): Yo no quiero esa evolución 

De patatas fritas (México): La sexy-patata 

De antiácido (Argentina): De alimentos karatekas 

De productos de limpieza (USA): 50 sombras más limpias 

El próximo miércoles desvelaremos el flamante ganador de cada categoría. No sé vosotros, pero yo estoy que me muerdo las uñas. 

lunes, 1 de mayo de 2017

Crónicas Felinas CCXII: De fríos y calores

Marrameowww!!!

Sé que la bruja anduvo hace poco quejándose del tiempo y, aun a riesgo de que parezca que estoy de acuerdo en algo con ella y de que este blog termine convirtiéndose en algo que pueda utilizarse como referente a la hora de explicar el clima en Madrid, yo también lo voy a hacer.

Vaya por delante que la coincidencia de opiniones no está generada por los mismos motivos. A ella lo que le gusta es poder salir a la calle sin abrigo y lucir sus trapitos primaverales, como si con eso fuese a estar más guapa o algo. De verdad os digo que le hace un favor al mundo cuanto más se tape pero bueno, allá ella con su sadismo hacia el resto de la humanidad. Cada cual utiliza sus técnicas de tortura hacia el mundo que le rodea como mejor puede. A ella le toco ser fea, así que está bien que lo explote, digo yo.

En nuestro caso, tengo que decir que el calor no nos gusta demasiado porque en esta santa casa, cuando hace calor, hace calor de verdad y eso nos obliga a pasarnos el día despatarrados en el suelo y obligados a hacer un esfuerzo únicamente para respirar y mantenernos con vida.

Pero estos días en los que, una vez más, ha vuelto a bajar la temperatura, tampoco nos agradan demasiado. El motivo es que el descenso térmico no nos deja más opción que acurrucarnos junto a los humanos, con el asquito que eso nos supone. También a veces nos acurrucamos entre nosotros pero hay que reconocer que los humanos son una buena fuente de calor si somos capaces de tolerar la repugnancia y sus consiguientes náuseas, lo cual no es nada fácil pero, con el paso de los años, uno va haciendo callo.

A todo esto hay que sumarle el viento. No sé a otros felinos que habiten en vuestros hogares pero, en nuestro caso, el viento nos afecta en gran medida. Escuchamos ese ulular constante y ese temblequeo de ventanas y nos entra un ansia irrefrenable de correr y dar saltos por toda la casa, intentando tirar la mayor cantidad de cosas posible en nuestra carrera. Y eso, como os podréis imaginar, es muy cansado. Desconozco el porqué de esta reacción (a veces debo admitir que no soy tan listo) pero es algo inevitable para nosotros.

Como siempre hay que verle el lado positivo a todo para no querer colgarnos de los bigotes, me consuelo pensando que, cuando nos acurrucamos junto a (o sobre) los humanos, limitamos en gran medida su capacidad de movimientos, consiguiendo una incomodidad sin precedentes o, en el mejor de los casos, el adormecimiento de algún miembro. Es muy gracioso cuando los ves intentando liberar el miembro aprisionado sin molestarnos “porque estamos tan monoooos”.

Por otra parte, nuestras carreras y saltos por el hogar, consiguen ponerlos bastante de los nervios, lo cual también es de agradecer.

No se consuela el que no quiere. Será que me hago mayor.

Prrrrrr.


P.S. Dice la bruja que, si no habéis votado aún en la primera fase de los PAPA 2017, tenéis hasta las 23:59 de mañana martes para hacerlo pulsando aquí.

jueves, 27 de abril de 2017

El Dr. El Jose

¿Os acordáis del Dr. Ungabunga? Para los que seáis más nuevos o no mantengáis una dieta rica en fósforo, podéis leerlo aquí.

El caso es que ha vuelto. Bueno, no ha vuelto el Dr. Ungabunga en sí mismo sino que ahora he recibido, por parte de la misma persona, publicidad de otro, que tal vez sea su digno sucesor, y al que llamaremos Dr. El Jose (suena más o menos igual).

Como parece que son aficionados a los comentarios largos (y traducidos con Google)  y éste tenía ni más ni menos que 350 palabras, haré como  la vez anterior y sólo resaltaré los pasajes más importantes. Aun así esto me va a quedar muy largo pero considero mi deber compartir esto con vosotros.

Te prometo que sus problemas se resuelven de inmediato.

Sí, los del Dr. El Jose seguro que se resuelven de inmediato si nos dedicamos a darle nuestro dinero. Por lo menos, son sinceros.

Después de estar en relación con él durante siete años, me dejó, yo hice todo ¿Podré yo hacerle volver atrás, pero todo fue en vano.

¿Cómo con él? ¿A quién nos referimos? ¿Al propio Doctor? ¿Te dejó el Doctor y lo contrataste para que volviera? Es un gigoló de los que ya no quedan. Por cierto, he visto  muchas veces poner sólo el signo final de interrogación pero es la primera vez que veo sólo el inicial.

Quería por el amor que siento por él, suplicó, pero él se negó hasta explicado mi problema con alguien en línea y ella ¿quién es ella? me sugirió que debería más bien por correo un lanzador de conjuros (esto me suena a juego de rol) que me podría ayudar a un hechizo que le trajera espalda (ay, pobre hombre que no tiene espalda; los brazos y piernas le saldrán directamente del cuello de jirafa que debe tener), pero soy el tipo que nunca creyó en hechizos, no tenía más remedio que ¿más remedio que qué? ¡No me dejes con esta intriga!

Pruébalo, enviado al taumaturgo El taumaturgo, ojo al dato con lo fino que se nos ha puesto Google Translate últimamente, dije no hay problema Pues vamos allá.

todo estará bien dentro de tres días, mis ex vuelven a mí. ¿Todos? Pues menudo follón y qué agobio, ¿no?

dentro de los tres días, el hechizo fue lanzado y, sorprendentemente, en el segundo día,que fue alrededor de las 4:00 pm. (Se acuerda porque estaba viendo “Sálvame”) Mi ex me llamó, yo estaba tan sorprendido, respondió el llaman ¿Cómo que respondió? ¿No te había llamado él? y todo lo que dijo fue que estaba tan mal por todo lo que pasó, quería volver a mí, que me encanta tanto. ¿Pero tú le encantas a él? Eso es lo que importa. No te menosprecies.

Después nos cuenta que quedó tan feliz y sorprendido con el resultado del hechizo que decidió ir haciendo spam por los blogs de la gente decente para darlo a conocer (o algo así he entendido) porque, según sus propias palabras Cualquier persona puede necesitar la ayuda de la máquina de colada”. El Dr. El Jose debe dedicarse a reparar lavadoras al tiempo que lanza hechizos. Esto último ya puede interesarme más.

Después, como ya hiciera con el Dr. Ungabunga, nos da una lista de los hechizos en los que se especializa el taumaturgo. Resumo los más relevantes:

quiere que su ex atrás. ¡Vade retro!

Usted siempre tiene pesadillas. El Dr. El Jose te canta el Dulce Gatito y te da un vaso de leche calentita.

¿Quieres un niño. Si quieres niña no vale.

la necesidad de asistencia financiera. Mientras te lanza conjuros y te arregla la lavadora te va haciendo la declaración de la renta. Está en todo este hombre. Debe tener el consultorio paranormal en la trastienda de un taller de reparación de electrodomésticos que a su vez está en la trastienda de una gestoría.

Y luego ya vienen cosas aburridas como el amor, el trabajo, el dinero, la salud…

Si necesitáis contactar con él tengo su correo electrónico o le podéis mandar un whatsapp a su móvil en Nigeria. Cómo se modernizan…

P.S. Por si os perdisteis la entrada de ayer, os recuerdo que ya podéis empezar a votar en la primera fase del PAPA 2017 pinchando aquí.

miércoles, 26 de abril de 2017

Los PAPA 2017: Primera fase

Pues sí, ya está aquí el momento más esperado del año. Comenzamos hoy la primera fase eliminatoria para una nueva edición del Premio al Anuncio más Pesadillesco del Año, también conocido como PAPA.

Para quienes no hayáis participado nunca y no conozcáis la dinámica (o para los que tengáis memoria de pez y no os acordéis de un año para otro),  os informo que la forma de votar es muy sencilla. Desde hoy hasta el próximo martes 2 de mayo a las 23:59 horas (hora española) podréis votar, aquí en los comentarios, por el anuncio publicado en el último año que os haya parecido más pesadillesco. Se computará un voto por persona y los tres anuncios más votados (o cuatro, en caso de empate), pasarán a una segunda y última fase donde, mediante el mismo método, elegiremos al flamante ganador, merecedor del PAPA 2017.

Las trilogías computarán como un pack. Es decir, que si votamos por un anuncio que forma parte de una trilogía estaremos votando la trilogía completa, porque si no esto se hace eterno.

Y, como novedad, dado que este año hemos tenido más anuncios internacionales de lo habitual, también se hará entrega de un premio especial al Anuncio Internacional más pesadillesco (con “Internacional” quiero decir que no se haya emitido dentro de las fronteras españolas, si bien es cierto que en España se emiten anuncios cuya realización no ha sido nacional). Para estos, como son menos, haremos una única ronda pero más larga. Es decir, que podéis emitir vuestro voto tanto en la primera fase como en la segunda, computándose también un voto por persona.

Para que os sea más fácil, aquí os pongo la lista con su correspondiente descripción y enlace:

Anuncios Nacionales


De antihistamínicos: ¿Alergia o posesión? 

De pegamento extra fuerte: En mi oficina no pasan estas cosas 

De bebida para las defensas: ¿Qué saben las vacas? 

De arroz para preparar en microondas: ¡Ding! 


De electrodomésticos: Confort y compañía 


De colchones: Risky Mattress 

De zapatillas deportivas: Guapísimo, guapísimo


De pegamento para dentaduras postizas: La surfista dental 



De microcréditos: El usurero hortera 

De producto descongestionante: La juerga padre 

De app de compra-venta de artículos usados: Masacre doméstica 

De productos de limpieza para el baño: Los pajarracos 




De aperitivos: Aperitivos y dopaje 

De portal de búsqueda de casas: Al principio, sí. Pero después no. 

De bingo online: Se equivocaron de juego 

De gominolas: Pues yo no reconecto 

De cacahuetes recubiertos: Ya no están tan requetebién 

De tienda de insumos para reformas: Total, pa´ná 

Anuncios Internacionales

De desodorante (México): Yo no quiero esa evolución 

De patatas fritas (México): La sexy-patata 

De antiácido (Argentina): De alimentos karatekas 

De productos de limpieza (USA): 50 sombras más limpias 

Y poco más que decir, podéis empezar a votar desde ya mismito. Eso sí, por favor os lo pido (que me volvéis loca a veces), sed claros. No empecéis con cosas como “es que me gusta este pero el otro también está bien” porque al final no sé a cuál ponerle el voto. Daos cuenta de que os estáis dirigiendo a mí, que no ando muy sobrada de neuronas, así que mejor utilizad instrucciones cortas.

¡Que gane el peor!

lunes, 24 de abril de 2017

Crónicas Felinas CCXI: La que nos espera

Marrameowww!!!

Ya estamos por aquí de vuelta, tras la tortura de haber soportado a los humanos una semana entera dando vueltas por casa. Yo tenía la vana esperanza de que se fueran por ahí de viaje y nos dejaran al cuidado de los padres del consorte, que aunque nos estresan con la escoba todo el día para arriba y para abajo, al menos nos dan jamoncito rico. Pero no, por aquí se quedaron, salvo un día que nos dejaron solos durante toda la jornada y por poco les saltamos a la yugular a su regreso, dado el hambre atroz que teníamos. Estuvimos olfateándolos y me da a mí que se fueron a ver a otros animales, como si no tuvieran bastante con nosotros o no fuésemos lo suficientemente monos. Es que es algo increíble, de verdad. Tienen aquí un par de mamíferos de muy buen ver y se dedican a pagar para ir a ver a otros, con lo bien que podríamos estar todos si ellos se ahorrasen el dinero para comprarnos cosas bonitas o comestibles a nosotros. No hay derecho.

Por lo demás, han estado aquí demasiado tiempo. Salían por las tardes pero a la hora de la cena ya estaban dando por saco. Ni tanto ni tan calvo, digo yo. Deberían hacer turnos y salir un rato por la mañana y otro por la tarde (después de habernos dado pertinentemente de comer, claro). Así no tendríamos que soportarlos durante demasiadas horas seguidas y esto se haría más llevadero para todos. Bueno, se haría más llevadero sólo para nosotros pero es lo que importa. Si ellos se aburren o no tienen a dónde ir no es problema nuestro. Encima es que salen y no se acuerdan de traernos algo. Hubo una tarde que se fueron a tomar chocolate con churros (sí, con treinta grados que había se fueron a tomar chocolate con churros) y no nos trajeron nada. Ni las migajas de un triste churro, oye. Espero que se le acumulen todos los churros en las caderas y maldiga el momento en que decidió no compartir.

Lo peor de todo es que estoy oyendo rumores de que en breve vuelven a coger vacaciones. Y de que hay un par de puentes. Es más, creo que va a venir gente a casa, con lo poco que me gusta a mí que me intenten tocar desconocidos. Con la bruja y el consorte reprimo el asco porque son la mano que me da de comer pero tener que aguantar extraños… Cielo santo, esto va a ser una tortura. Espero que os solidaricéis conmigo y me deis ánimos porque sospecho que esto va a ser muy duro. Qué paciencia hay que tener, entre el abandono y el egoísmo.

En fin, que parece que, al menos de momento, estamos de vuelta por aquí y espero que me hayáis echado de menos. Ya sé que a la bruja no pero hace tiempo que yo he pasado a ser un must en vuestras vidas; tenéis que reconocerlo.

Prrrrrr.

jueves, 6 de abril de 2017

Una que se va

Hoy vamos con un post cortito, sólo para informaros que me retiro un par de semanitas de vacaciones. Bueno, en realidad, mis vacaciones reales son sólo de una semana pero ya sabéis que luego me cuesta retomar la rutina de los madrugones y, como sé que la primera semana tras la vuelta va a ser dura, estoy segura de que no voy a tener ánimo de ponerme a bloguear al volver a casa.

Por tanto, me leeréis nuevamente a partir del próximo 24 de abril. Sé que sobreviviréis sin mí, así que tampoco hace falta que me montéis una escenita.

Desde luego, cada vez que me voy es lo mismo. Llantos, rasgamiento de vestiduras, amenazas varias… Ea, ea, ya pasó. Sorbeos el moquillo y tirad para adelante, que prometo que volveré, de verdad.

Disfrutad de la Semana Santa, comed torrijas y no hagáis nada que yo no haría. Bueno, cortaos un poco, que conmigo ya hay suficientes chalados en el mundo.

Bien pensado, tampoco hagáis nada que yo sí haría. Me molestan los copiotas. No hagáis nada de nada hasta mi vuelta, que si no os oigo no sé qué tramáis.

¡A pasarlo bien!

miércoles, 5 de abril de 2017

Anuncios Pesadillescos CCVII: Total, pa´ná

He visto que han sacado unos cuantos de esta empresa pero me voy a centrar en uno que es el que me parece más pesadillesco.

Vemos una pareja en el baño. Ella intenta pintarse la raya del ojo frente al espejo mientras él se afeita frente al mismo espejo.  Se empujan mutuamente para pillar sitio y, evidentemente, se molestan porque necesitan más espacio vital para dedicarse a sus quehaceres matutinos (o vespertinos; desconozco los horarios de esta gente).

Finalmente, tras un empujón fatal, a ella se le escapa el lápiz de ojos y se pinta una raya que la hace parecer una choni en horas bajas. Se miran y parecería que la mujer le va a echar la bronca del siglo pero, entre risitas, admiten que necesitan un baño nuevo.

En estas están cuando, de repente, se abre la cortina de la ducha y aparece una dependienta de una empresa de elementos de bricolaje y construcción. Nadie llama a la policía ni le vacía un bote de laca en los ojos. Ni siquiera sufren un infarto al recordar la escena de la ducha de Psicosis. Todo lo contrario. El hecho de que haya una mujer metida en su bañera les parece lo más normal del mundo y la siguen, desoyendo todos los consejos que nos daban los cuentos infantiles. Y os preguntaréis que a dónde la siguen. Pues a la tienda, en la que aparecen por arte de magia al levantarse la pared de azulejos de la bañera, como si de un telón de vaudeville se tratase.

Caminan tras ella por los pasillos. Él en albornoz y con la cara llena de espuma de afeitar y ella con su raya felina en el ojo derecho.  Nadie parece extrañarse de ver a personas de esta guisa paseándose por la tienda. Debo de ser yo la única rara que se sorprende de ver desconocidos en mi bañera o personas en albornoz comprando.

La dependienta les habla de las bondades de los productos de la tienda, puestos ahí para que todos los proyectos del mundo sean un éxito. La semi-choni le da un codazo a su maridín. En esta ocasión es un codazo cómplice porque en semejante nave industrial dudo que tengan también problemas de espacio. Al codazo le sigue una miradita de “¿Qué, Manolo? ¿Nos animamos?” y él sonríe aprobatoriamente.

Al final vemos cómo han cumplido su sueño. Un baño con exactamente las mismas dimensiones que antes pero con un espejo más grande y donde han sustituido la bañera por un plato de ducha con mampara. En ese momento no se dan codazos porque él se ducha mientras ella se pinta la raya pero, dado el espacio que existe entre la mampara y el lavabo donde ella se maquilla, me da a mí que no han resuelto nada de nada.

Esta mujer debería hacer como yo, que me maquillo en la mesa del salón, convertida en mi tocador particular. Ahí sólo me molesta el gato, que ya me ha roto dos coloretes.

lunes, 3 de abril de 2017

Crónicas Felinas CCX: Me siento ignorado

Marrameowww!!!

El sábado pasado fue mi cumpleaños. Siete primaveras me cayeron ya. Y pensaréis que la bruja me hizo una fiesta con gorritos y serpentinas. Ja, que os lo habéis creído. Dedicó la tarde a llevar a Munchkin al veterinario a desparasitarse. No es que envidie su protagonismo en ese sentido, que yo con tal de no ir al veterinario prefiero que se olviden de mí las veces que haga falta pero es que me pareció bastante indignante cuando, a la vuelta, las neuronas de la bruja por fin hicieron conexión sináptica y gritó como si hubiese descubierto América “¡Es tu cumple, Peque! Ayyyyy, la mami que no se había acordado… ¡Muchas felicidades!” Y venga besos babosos por su parte y la del consorte; con el asquito que me dan siempre a mí los besos.

Me hubiese valido más que se olvidasen de mí por completo porque, como regalo de cumpleaños, me tocó pastilla antiparasitaria. Como ya he explicado alguna vez, a Munchkin lo llevan al veterinario porque no hay forma de que se tome la pastilla ni de que entienda que, por las buenas o por las malas, lo van a desparasitar, así que más le valdría tomarse la pastilla y aquí paz y después gloria. Él dice que lo hace a propósito por hacer gasto porque, si se toma el pastillujo, a ellos les sale más barato y no se puede consentir que ahorren un solo euro. No le creo mucho pero allá él.

Eso sí, de cena tuve latita pero eso fue por el premio post-antiparasitario, no fue un regalo de cumpleaños como tal. Lo sé porque al imberbe también le tocó y él no cumplía nada de nada. Y no me engañan diciendo que ese era el menú festivo por ser mi cumple; yo quiero un regalo en exclusiva para mí solo. Al menos deberían dejar que me apunte al sorteo de algún blog, a ver si así, al menos, tengo oportunidad de que me toque algo porque la bruja, hace poco, no tuvo más que decir en el Facebook de Desmadreando “Me apunto” y el otro día le llegó todo esto:

Productos Klorane


Se llevó eso por todo el morro, sin cumplir años ni nada. No hay derecho.  Por tanto, reivindico mi derecho a participar en sorteos, que yo soy tan blogger como el que más y es ella la que se lleva todas las cosas chulas (vale, yo no necesito una mascarilla para el pelo porque mi pelaje es soberbio a puro golpe de lametón pero sólo dos veces fui el agasajado en un sorteo. Podéis leerlo aquí y aquí, aunque supongo que lo habréis leído porque a mí no me falláis.

Así que a ver si os ponéis las pilas y organizáis algo para felinos, que nos tenéis muy abandonados.

O si me queréis mandar algo por mi cumple, tampoco me opongo. Se aceptan desde alimentos hasta juguetes. Ya sabéis que no soy exigente y me conformo con cualquier cosita porque nací así, humilde y desinteresado.

Prrrrrr.

jueves, 30 de marzo de 2017

Carta desde la decepción

Querida Madre:

A mediados de mes me hiciste sentir tremendamente afortunada. Pensé que nuestra relación por fin había llegado a un punto de entendimiento y que me ibas a permitir disfrutar del estado de confort que siempre ansío.

Pero lamento comunicarte que, una vez más, me has decepcionado. Apenas unos días más tarde te note fría. Muy fría. Y de lo más húmeda. A estas alturas del año no es cuestión de andar así. Me parece que ya son épocas para que vayamos llevándonos bien y me vuelvas a dar el cálido abrazo de todos los años en lugar de seguir torturándome con tu semblante más gélido.

Mi madre biológica es más predecible. No digo que no tenga sus tormentas de vez en cuando pero, por norma general, la ves venir. Y siento decirlo de una forma tan directa pero tú, Madre Naturaleza, eres una histérica. De repente estás contenta, de repente estás triste y lo mismo pones a cantar a todos los pajaritos que encuentras como me mandas una nevada en plena cocorota cuando estoy volviendo del trabajo. ¿Hay derecho a esto? Yo te defiendo en la medida de mis posibilidades. Que si hay que cuidarte y respetarte, que si eres un ser generoso que nos ofrece todo lo que necesitamos para la vida pero, leches, pon un poquito de tu parte porque, la verdad, me lo estás poniendo muy difícil.

En serio, ¿qué te he hecho yo? Me acuerdo siempre de echar los plásticos al cubo amarillo, de llevar los cartones y los envases de vidrio a sus correspondientes contenedores… Bueno, vale, mando al churri pero el resultado es el mismo, ¿no? Pues sé un poquito agradecida y dame ya la primavera, que después de estar tiritando desde noviembre, creo que me la he ganado. No pido mucho; no hace falta que pueda salir mañana en chanclas a la calle pero con despedirme del plumas y poder llevar apenas una chaquetita fina, me doy por satisfecha. Yo recuerdo que, cuando era pequeña, mi madre biológica me premiaba cuando me portaba bien. Me compraba cosas o me llevaba de paseo y nunca, pero nunca nunca, me quitaba mis premios una vez alcanzados. Eres un ser sádico y cruel.

Ya no sé si suplicarte o amenazarte con mezclar lo orgánico con los plásticos, a ver si así me tomas un poco en serio.Así que, hasta que no me des mi premio en forma de temperatura no inferior a los veinte grados durante una semana consecutiva, no te ajunto.

Siento que hayamos tenido que llegar a esto pero no me dejas elección. Está visto que no funcionan las buenas palabras ni sirve de nada portarse bien durante todo el año.

Lo lamento pero tengo que decir que Papá Noel mola mucho más que tú. Y eso que él está acostumbrado al frío. Al final se va a terminar convirtiendo en mi favorito.

Sin otro particular, y esperando que tomes debida nota de lo planteado en esta misiva, se despide atentamente

Álter

miércoles, 29 de marzo de 2017

Anuncios Pesadillescos CCVI: Ya no están tan requetebién

En el salón de una casa celebran una fiesta. Dos chicas charlan animadamente sentadas en el sofá cuando, de repente, una de ellas gira la cabeza para contemplar asombrada a alguien. Parece que le ha gustado, aunque no sé muy bien por qué  por los motivos que paso a relatar a continuación.

El objeto de su mirada es un chico con pantalones de pinza (esto ya debería dar una pista de que aquello no va a funcionar, aunque ella lleva una falda de lentejuelas plateadas con una camiseta y una chaqueta como de baseball, así que lo mismo son tal para cual), camiseta azul eléctrico y… una cabeza gigante con ojos tipo dibujito manga aún más gigantes.

El cabezón le ofrece a la muchacha un corazoncito de peluche, a lo que ella responde entornando los ojos con cara de alelada. Posteriormente, saca un ramo de flores de plástico, lo cual respeta la vida de las flores pero contamina y es muy poco romántico, la verdad (yo es que prefiero los bombones porque soy una tragaldabas).

Con el tema de las flores hay algo que no termina de convencer a nuestra protagonista. No sé si porque es igual de tragaldabas que yo y hubiese preferido el chocolate o porque lo de las flores de plástico le ha parecido muy cutre pero el caso es que la música sexy se interrumpe repentinamente y ella se gira con cara de terror para mirar a sus amigas del sofá. Una de ellas, que lleva, para mi horror, una chaqueta dorada, la señala y le susurra la marca de unos cacahuetes con chocolate que siempre han sido muy populares pero que, la verdad sea dicha, últimamente han caído un poco en el olvido.

La protagonista, atendiendo el consejo de su brillante amiga (brillante por la vestimenta; desconozco su capacidad intelectual), saca del interior de su deportiva chaqueta una bolsa de estos cacahuetes (ya sabéis cuáles os digo: estos que antaño cantaban que estaban requetebién).  Se lleva uno a la boca y ofrece otro a su nuevo amigo, acercándolo a sus inamovibles labios.

De repente, al cabezón le entra una temblequera extraña. Al principio me asusté, pensando que tal vez el pobre fuese alérgico a los cacahuetes y la it-girl esta la acabase de liar parda pero no… La reacción es debida a una transformación que, de repente, lo convierte en un chico normal. Bueno, normal… Luce en su cabeza un tupé de esos que causaron furor en la serie “Sensación de Vivir” (o “Beverly Hills 90210”, para los que me leéis desde ultramar) pero, al menos, la cabeza en sí misma ya es de un tamaño anatómicamente correcto. Ella le dice que, sin apariencias, le gusta más. ¿Llevar una cabeza King Size es intentar aparentar? Debo de estar muy fuera de onda. Todo el mundo se les acerca porque se ve que antes tenían un poco de miedo del cabezudo y nos muestran los cacahuetes en primer plano.

Y ya está. Me he quedado igual.

lunes, 27 de marzo de 2017

Crónicas Felinas CCIX: Lo ha conseguido

Marrameowww!!!

Contra todo pronóstico, Munchkin ha conseguido ser más listo que la bruja. No sería mérito si la hazaña la hubiese conseguido yo pero, viniendo de él, creo que es justo y necesario darle el mérito que merece.

Como recordaréis, el imberbe dedicaba los amaneceres de los fines de semana a despertar a la bruja mediante cariñosos zarpazos en el cuello, el hombro o cualquier  otra parte de su anatomía que quedase al descubierto. La bruja se levantaba, lo pillaba y lo echaba fuera para seguir durmiendo un rato más.

Pero como la necesidad es la madre del ingenio, Munchkin fue depurando su técnica. No es que lo haya conseguido todo a la primera. Ha sido una carrera de fondo pero al final ha obtenido el ansiado éxito.

Empezó escondiéndose debajo de la cama cuando veía que la bruja se levantaba para que no lo cogiese en brazos para echarlo. Cuando veía que la bruja salía de la habitación, iba él detrás dispuesto a recibir su alimento para encontrarse con que la bruja lo había vuelto a engañar ya que, en cuanto ponía las cuatro patas fuera del dormitorio, la bruja volvía a entrar y lo dejaba fuera.

Munchkin dio un paso más y decidió no salir de debajo de la cama hasta escuchar abrirse el armarito que alberga habitualmente nuestro pienso. Pero nada; el resultado siguió siendo el mismo.

Por tanto, empezó a no salir de su escondite hasta escuchar efectivamente la bolsa de pienso pero esto no era sino otra engañifa de la bruja que, según lo veía aparecer en la cocina con cara de inanición, lo dejaba con dos palmos de narices esperando hasta que ella tuviese a bien levantarse.

Así que ayer por la mañana, a eso de las siete aunque la bruja decía que eran las ocho por no sé qué historia de un cambio de hora (yo es que de esas cosas no entiendo y, como no afectan a mi diario vivir, tampoco me interesan), Munchkin venció su gula y supo esperar pacientemente hasta escuchar el pienso cayendo en el platito después de que la bruja hiciera diferentes sonidos engañosos y viniera un par de veces al dormitorio a comprobar que el niñato no tenía intención alguna de salir de su refugio hasta ver atendidas sus demandas.

Y, claro, como le echó de comer a Munchkin, me tuvo que echar también a mí pero, como no nos puede dejar a nuestro libre albedrío porque al final cada uno se come la comida del otro y eso es un caos (según ella), no le quedó otra que poner mi plato en el dormitorio y cerrar la puerta con la intención de seguir durmiendo. Algo más durmió pero le costó porque, entre mis sonidos de masticación y posteriores maullidos del imberbe queriendo recuperar su sitio en la cama una vez satisfecha su necesidad, no conseguía conciliar el sueño.

No sé cómo lo veréis vosotros pero yo a éste le veo futuro como Secretario General de algún sindicato.

Prrrrrr.