Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

martes, 2 de julio de 2013

Ustedes Dirán XLV: La hora de los dibujos no sugerido por nadie en especial)

En septiembre del año pasado (cómo pasa el tiempo) publiqué esta parida a solicitud de Porfinyomisma. En esa ocasión recibí varios comentarios pidiendo segunda parte pero como en su momento ya le saqué el jugo a las canciones populares que más gracia me hacían, he recordado las cancioncejas de dibujos animados. Vamos, que el Ustedes Dirán de esta semana me lo he sacado un poco de la manga pero es que tengo por ahí otra solicitud para la que voy a tener que documentarme a fondo. Esperaré a estar de vacaciones para dedicarme a esa tarea…

En fin, que hoy toca ranking de canciones de dibujos animados porque sé que en vuestro fuero interno lo estabais deseando y no hay nada como adelantarse a vuestros deseos.

Heidi

“Abuelito dime tú qué sonidos son los que oigo yo”: Empezamos bien. La niña tiene alucinaciones auditivas.

“Abuelito dime tú por qué yo en la nube voy”: Y encima se droga

“Dime por qué huele el aire así”: ¿Así cómo? ¿A excrementos animales? No sabemos si la pregunta es una crítica o no…

“Dime por qué yo soy tan feliz”: Si vas en una nube no me extraña, nena…

“Abuelito, nunca yo de ti me alejaré”: Al escuchar esta frase, el abuelito ha mirado de reojillo el teléfono, pensando en llamar a la Srta. Rottenmeier para que se la lleve para siempre.

“Abuelito dime tú lo que dice el viento en su canción”: Que se acerca un tornado. Sal a esperarlo a ver si con un poco de suerte te lleva consigo.

“Abuelito dime tú, por qué llovió, por qué nevó”: No, si ahora el abuelito es meteorólogo.

“Dime por qué todo es blanco, dime por qué yo soy tan feliz”: Porque eres muy cansina pero no lo sabes. La ignorancia es la clave de la felicidad.

“Abuelito, nunca yo de ti me alejaré”: Y sigue amenazando, la chiquilla.

“Abuelito dime tú si el abeto a mí me puede hablar”: Si eres druida, sí. Aunque si vas en una nube lo mismo no te hace ni falta.

“Abuelito dime tú por qué la luna ya se va”: Porque tiene miedo de que le preguntes algo.

“Dime por qué hasta aquí subí”: Porque eres tonta. Mira a ver ahora cómo bajas.

“Dime por qué yo soy tan feliz”: Tú serás feliz pero el camino a la felicidad es cada vez más tortuoso para aquellos que te rodean. Medita sobre ello.

“Abuelito, nunca yo de ti me alejaré”: El abuelito ya se está planteando el suicidio.

Alfred J. Kwak (Ending)

La cosa empieza muy bien, en un estado de euforia comparable a pocas cosas en esta vida, es por ello que el patito nos informa de lo siguiente:

“Me siento muy feliz, feliz, muy feliz. Me siento tan feliz que no hay penas en mí.

Nunca estuve tan feliz, feliz, tan feliz. Tan feliz voy a ser cuan largo el día es”.

Pero luego parece que la cosa se trunca o que no es oro todo lo que reluce. La procesión va por dentro, señores, tal y como se aprecia en los siguientes versos:

“A veces es infeliz, infeliz, infeliz. Tiene miedo a sufrir y de miseria morir”

Y luego se sorprenden de que los de nuestra generación hayamos salido medio zumbados. Cómo para no, con estas tragedias que nos metían en la cabeza. Un pobre pato que tiene miedo a morir de miseria. Ahí es nada…

Pero él es un optimista nato así que, a pesar de sus temores, nos regala esta última reflexión:

“Qué alegría que me dieron. Fue emocionante hablarles. Ya digo adiós. Hasta la próxima vez”.

Pues no sé qué decirte, patito. Si vas a dedicarte a contarme otra vez tus penas y tus traumas más ocultos casi mejor que lo vamos dejando.

Marco

“En un pueblo italiano, al pie de las montañas, vive nuestro amigo Marco en una humilde morada”: Regla número uno para que unos dibujos animados se conviertan en un culebrón infantil. Crea un entorno de pobreza para empezar dando penita.

“Se levanta muy temprano para ayudar a su buena mamá”: Encima explotada la pobre criatura.

“Pero un día la tristeza llega hasta su corazón. Mamá tiene que partir cruzando el mar a otro país”: Un día la tristeza llega hasta su corazón. Esto quiere decir que a pesar de ser pobre y tener que trabajar como un burro desde que sale el sol antes era feliz. Agüita.

“No te vayas, mamá, no te alejes de mí. Adiós mamá. Pensaré mucho en ti. No te olvides, mamá, que aquí tienes tu hogar”: A ver si es que se ha ido por no aguantarte… Que pareces igual de cansinito que Heidi.

“Si no vuelves, pronto iré a buscarte donde estés. No me importa donde vayas. Te encontraré”: Sacado de contexto esto puede parecer la amenaza de un sicario.

Y bueno, la serie era de lo más lacrimógena y allá que se iba a las Américas a buscar a su madre con un mono que vete a saber de dónde había salido y si estaba vacunado…

Esto es to, esto es to, esto es todo, amigos…


P.S. Quedo  a la espera de vuestras sugerencias. Ya sabéis que me encanta recibirlas. 

38 comentarios:

  1. Jajajjaj...a partir de hoy miro a Heidi y a Marco de diferente manera, pero al patito lo acabo de conocer ;) Bssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo adoraba ese patito, aunque la verdad que poca gente lo recuerda, sí. Besotes!!!

      Eliminar
  2. A mí la de Alfred J. Cuack me deprimía, es que cuando decía lo de infeliz recordaba al camión aplastando a toda su parentela y me afectaba xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que era un poco heavy la serie pero a mí me encantaba... Besotes!!!

      Eliminar
  3. Y las lloreras que me echaba yo con Marco! Pobre criatura, que todo le salía mal!!
    Las otras dos canciones no conocia la letra. Vuelo a buscar el video.
    Mira que Heidi era cansinita, jaja
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era muy pesada, la nenita. Muy pesada y muy intensa. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  4. Jajajajaja... juasjuas... que no me puedo reir que voy a despertar a la peque... jaja... Los cansinos de Heidi y Marco: así es... ahora el pato ese no lo conocí... ja!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poca gente lo recuerda... A mí me encantaba. Un besote!!!

      Eliminar
  5. Uffff estyve años tarareando la maldita canción de Marco porque a mi hija le encantaba. Era como si me hubieran lavado el cerebro. :P
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. La verdad es que se pegan, las condenadas. Escribí la entrada el domingo y todavía tengo los soniquetes en la cabeza... Besotes!!!

      Eliminar
  6. Me han dicho de buena tinta que los que traducian las letras de las canciones infantiles son los que hacen ahora anuncios de agencias de viajes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Pues no me extrañaría. Besotes!!!

      Eliminar
  7. Heidi era una niña insoportable que enseñaba las bragas al columpiarse y hartaba a todo el que estaba a su alrededor con tanta pregunta. maaaaaal.
    El segundo no lo conozco.
    Marco no lo ví, a mí los dramas no me van. Pero vamos, que tu madre te ha abandonado, niño, ponte a vivir la vida, no vayas por ahí con un mono piojoso en busca de ella. So pesado!!
    Total, no me gustaban los dibujos de ese tipo. Y es que odio en especial los dibus japoneses. Creo que se nota un poco.
    Prueba a hacer un post con las series ochenteras, salvados por la campana, sensación de vivir, la de Urkel.... eso da para mucho!!
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí la verdad que tampoco me entusiasmaba ni Heidi ni Marco. Eran culebrones infantiles aquello...

      Gracias por la sugerencia!!! Me pongo a ello. Besotes!!!

      Eliminar
  8. jaja me hago pis jajaja eres estupenda!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Pues muchas gracias, aunque no sé si debería alegrarme por provocar el aflojamiento de tu vejiga. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  9. A mí Marco, de entrada, me marcó cruelmente para toda mi vida. Qué tristeza de serie...no podía verla por lo que lloraba, tenía pesadillas...siendo adulta he sido incapaz de ver la serie completa...no te digo ná de la cancioncica "No te vayas mamá..." no puedo ni escribirlo....
    La del pato es que ni me acuerdo, y la de Heidi siempre la canté en japonés, que no hay nada que me guste más que cantar sin saber lo que digo, jejeje.
    Un besazo gordo desde mi desidia y aislamiento blogueril :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿La cantabas en japonés? No te conocía esa faceta de otaku. Jajaja.

      A ver si aparecemos más por estos lares, que esto no es lo mismo sin ti... Besotes!!!

      Eliminar
  10. jajajajjaa bueníiiiisimo!! que me dices de los fraggles?? sólo trabajaban unos pequeñitos que se llamaban "curris"! Tiene co--ones la cosa!!! un beso guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con Los Fraggle no te metas que eso son palabras mayores. Los repusieron cuando yo tenía ya como 18 años y los volví a ver. Eran una pasada. Jajaja.

      Besotes!!!

      Eliminar
    2. A mi hija le encantan! para que veas que cuando las cosas funcionan, funcionan!

      Eliminar
    3. Si es que son una pasada. Eso no entiende del paso del tiempo...

      Eliminar
  11. Solo una cosita, en la canción de Marco siempre faltó una referencia al cabrón del padre, capaz de permitir que se vaya esa madre a ganarse las habichuelas y ayudar a la economía familiar abandonando a sus hijos mientras él se toca los huevos. Llámame machista pero siempre me dio mucha rabia
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tenía padre? Yo es que confieso que si vi un capítulo en toda mi vida ya fue mucho... Besotes!!!

      Eliminar
    2. ¿Otra edad? Por edad podría haberlo visto perfectamente, que cuando era peque lo echaban... Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  12. Pues a mí me encantaba Heidi, el sr. pato no lo conocía, y Marco no lo vi.... joder, acabo de escuchar a un tío diciendo Pedrooooooooooooo!!!! parecía Heidi!!! jajajajajaja

    En fin, que muy buen post, tú en tu línea guapa jajaja.
    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Has escuchado a alguien diciendo "Pedroooo"? Jajaja. Qué cosas te pasan... Besotes!!!

      Eliminar
  13. Yo sólo me se la de Heidi! jajajaja me encantaba! De vez en cuando la sigo cantando...
    Un besazoooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. A mí se me quedó el soniquete en la cabeza el otro día después de escribir el post. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  14. Alfred J. Kwak era súper triste, de verdad...igual por eso hemos salido así..porque el que no sufrió a Alfred sufrió a Calimero y los que estamos en medio, pues sufrimos a los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo de Calimero no me acuerdo tanto, ya ves tú... Un besote!!!

      Eliminar
  15. Marco hizo llorar a toda una generación,....pobre niño, menos mal que tenía al mono infeccioso haciendo compañía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Sí, por lo menos estaba acompañado a pesar de la rabia. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  16. Es que somos de una generación en la que los protas de los dibujitos estaban todos torturaditos....que si Heidi con la amiga ciega y sin madre, que si Marco sin su mamá, por no hablar del final de David el Gnomo ¿quien no ha llorado?...
    Así hemos salido nosotros...con esos arquetipos no me extraña!!!

    Besotes graciosa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Clara no era ciega. Iba en silla de ruedas...

      Ay, el final de David el Gnomo... qué cosas nos pasaban. Aunque el final de Doraemon tiene telita también... Besotes!!!

      Eliminar
  17. jajajaj, es cierto!!!!......creo que me he confundido con alguna abuela o tia o algo que tenía la Heidi...jajaj, lapsus total!!

    Ahhh, !!!¿Pero...Doraemon tiene final??!!!.....upss, me lo he perdido!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, seguro que algún ciego había en la familia de Heidi. Si no, no serían suficientes desgracias.

      Y sí, Doraemon tiene final y bastante chungo, por cierto. Ahí lo dejo. Un besote!!!

      Eliminar