Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

martes, 30 de julio de 2013

Ustedes Dirán XLIX: Que la fuerza me acompañe, tercera parte (sugerido por Big Blue)

En el capítulo anterior habíamos dejado a Luismi contemplando con desolación cómo su amada granja había sido reducida a polvo y Ensaimadillas estaba a punto de ser drogada por una aspiradora malosa.

Comprobamos que mis sospechas de la semana pasada eran ciertas. Al ver Luismi que en la granja ya no pinta nada, le dice a Obi-Wan “Ben” Kenobi (a partir de ahora, Juan Pardo, ya que Zum Schwarzwald me ha hecho caer en la cuenta del parecido) que se va con ellos en clara actitud de “Donde dije digo, digo Diego”, de manera que toman la chancla voladora y parten. En el camino los para la Guardia Civil espacial, que interrogan a Juan Pardo sobre la procedencia de Palurdo y Aspiradora, pero Juan, que es muy astuto, se libra de la multa manipulándoles la mente. A más de uno le gustaría tener esa habilidad, que lo sé yo.

En su búsqueda de un piloto que los lleve a Albarán, se meten en un garito alternativo donde una banda toca música de los años cuarenta, que en el futuro es lo que mola. El local se reserva el derecho de admisión y no dejan entrar a Palurdo porque dicen que es muy raro. Coincido en que raro es un rato pero se ve que ellos no se han visto.

Un fugitivo de la justicia con cara de cerdito busca camorra pero Juan Pardo le arranca un brazo sin pestañear, gracias a su espada de luz. A todo esto, aparece un ser grande y peludo al que nos presentan como Chewaka pero a quien llamaremos “Felpudo” en honor a Nieves quien lo bautizó así la semana pasada. Felpudo, a su vez, haciendo gala de una elocuencia inusitada, nos presenta a Hans Solo, capitán del “Halcón Milenario” (inciso 1: Tiene un apellido muy triste. Le llamaremos Hans “Más Vale” Solo. Inciso 2: Con todos los bicharracos extraños que hay por esos lares ¿saben lo que es un halcón o es que lo han visto en National Geographic?). Comienzan las negociaciones con “Más Vale” Solo y éste les pide a nuestros héroes un pastizal. Nuestros protas, que aprendieron a regatear en los mejores mercadillos de Marruecos, le ofrecen incluso más dinero. Muy bien todo. Por si no tuviésemos ya suficientes emociones con las fluctuaciones del mercado de valores aeronáutico, aparecen los malosos mientras suena una pandereta dando un background musical bastante desconcertante, la verdad.

Se suma a la fiesta una lagartija ojiplática que le dice a “Más Vale” Solo que el jefe de la mafia le ha puesto precio a su cabeza porque, al parecer, debe dinero por haber perdido un cargamento de contrabando durante el ataque de una nave imperial. La lagartija sigue con sus bravuconadas y mucho blablablá pero al final “Más Vale” Solo se lo carga de forma altamente chulesca.  

Mientras tanto, en la Estrella de la Muerte…

Ensaimadillas se resiste al control mental (no sé qué desayuna esta colega) por lo que sugieren otra forma de persuasión y también tiran para Albarán. A saber qué traman estas mentes perversas.

De vuelta con nuestros héroes…

“Más Vale” Solo se va a su nave y ahí está una babosa gigante que resulta ser el jefe de la mafia. Nuestro piloto preferido, que es más chulo que un ocho, le dice que a la próxima vaya en persona, que no hace falta mandar secretarios. La babosa le echa una bronca de parvulario y le pregunta qué pasaría si todos los contrabandistas tirasen la carga al ver un crucero imperial. Le falta añadir “¿Eh, qué pasaría? Así no se va por la vida, Hans”. Total, que la babosa le pide el 50 por ciento de lo que gane en la misión a Albarán para quedar en paz. Yo le hubiese echado encima treinta kilos  de sal ahí mismo pero justo llega la guardia imperial y se lían a tiros láser que van y vienen y hacen parecer aquello una discoteca digna de los mejores polígonos de extrarradio. Montan todos corriendo en la nave y parten (resulta que Felpudo es el copiloto). Los persigue un crucero imperial tan grande que debe tener piscina y casino dentro. Nuestro piloto macarrilla les pide que se pongan los cinturones porque van a superar la velocidad de la luz. En ese caso, yo también me lo pondría.

Mientras tanto, en la Estrella de la Muerte…

Llevan a Ensaimadillas en presencia del gobernador, quien amenaza con cargarse Albarán si no les da la localización de la base rebelde. Ensaimadillas se acobarda y canta. El gobernador, que es un político muy chungo y no cumple lo que promete, hace explotar Albarán igualmente, sólo por ver la cara que se le queda a Ensaimadillas.

De vuelta con nuestros héroes…

Juan Pardo y Luismi juegan a los piratas con sus espadas de luz cuando, de repente, a Juan Pardo le da un flus porque siente la destrucción de Albarán en sus propias carnes, aunque no sabe muy bien qué es lo que pasa. Nosotros sí, porque somos espectadores omnipresentes.

Pasan un poco del tema para seguir jugando a los piratas, aunque deciden llevar el jueguecito un poco más allá y Juan Pardo le pone a Luismi un casco de moto con la visera pintada de blanco para que se enfrente con su espada a una bola de petanca voladora que dispara rayos láser.

Mientras tanto, en la Estrella de la Muerte…

Encuentran los restos de una base rebelde, pero no donde decía Ensaimadillas. Deciden que hay que matarla por tamaña desfachatez de engañarlos a ellos, que son tan honestos.

De vuelta con nuestros héroes…

Llegan donde el GPS de la nave dice que debería estar Albarán pero ahí no hay ná de ná. Aún están asumiendo su desconcierto (o pensando en llamar a Asistencia en Carretera Espacial) cuando se acerca un caza imperial. “Más Vale” Solo, que se ve que se aburre, se pone a perseguirlo, con tan mala fortuna que se precipitan a las mismas entrañas de la Estrella de la Muerte, que tiene una especie de campo magnético circundante. Aquí dicen los malosos que mejor no matar a Ensaimadillas porque puede ser útil (para limpiar la nave o algo…). Van a registrar el Halcón Milenario pero se lo encuentran vacío, por lo que se ordena barrida por doquier hasta que aparezcan los insurgentes, que están escondidillos. Los protas matan sin piedad a un par de guardias y se disfrazan para poder colarse, menos Aspiradora y Palurdo, que se quedan en un armario y Felpudo porque el traje no le cabe.

Y hasta aquí el capítulo de hoy. Si queréis conocer el desenlace de esta aventura sin igual, no olvidéis sintonizarnos la semana que viene. 

18 comentarios:

  1. Pues puedo sacarte otro parecido, Jabba el Hutt, o babosa, como tú lo has llamado, es en realidad María Antonia Iglesias. Y eso lo sabe todo el mundo que ha visto Star Wars.

    Si vas a contar las seis películas así vas a tardar eones en terminar la saga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Pues sí que es cierto... No había caído. Jajaja.

      Y no van a ser las seis, válgame. Sólo es ésta y ya la finiquitamos la semana que viene. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  2. Uy! Me siento alagada, le has puesto mi mote al gran "felpudo"
    A estas altura ya me esty liando un poco que una tiene muy arraigados los nombres y con Juan Pardo me tengo que parar a pensar y situarme!
    No quiero ni imaginarme si nos contaras el señor de los anillos... jajajajajaja me descuaajaringo yo sola!
    un veso hermosa! Y gracias :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Señor de los Anillos es muy larga así que, por piedad, no me la pidas. Jajaja.

      Y es que "Felpudo" le queda muy bien. No te creas, que yo también llega un momento que me lío con los nombres que yo misma les he puesto. Jajaja.

      Besotes!!!

      Eliminar
  3. Te imagino escribiendo esto el domingo por la tarde .., es que te visualizo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Pues esta entrada en concreto la escribí en el curro... Es que hay poca faena en verano pero no se lo digas a nadie. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  4. Buenísimo!!! quiero más!!! esta noche se lo leeré a R. (que vas a pensar que no sabe leer, pero no es eso, es que lee tan lento que me desespera)

    Moaggssf

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Pues la semana que viene ya es el final apoteósico. No os lo perdáis. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  5. Osti, no me había dado cuenta de tu nubecilla de comentaristas, jajajaja! Qué bueno!
    Yo también me pregunto dónde habrán visto estos un halcón corriente y moliente...;)
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. La vi el otro día en el blog de Cintia y me dije... "Quiero una!!!".

      Pues sí, a mí lo del halcón me llamó mucho la atención. Un besote!!!

      Eliminar
  6. Jaja eres la monda. Aunque confieso que me he perdido un poco, esperaré ansiosa el desenlace final.
    Muaks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cómo te vas a perder si está clarísimo todo? Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  7. Jajaja... es que eres un hacha!!! Ahora, yo también tengo que pararme a pensar quién es J. Pardo... y, ya puestos, quien es Maria Antonia Iglesias?? Aaayyyy... que desconexión tengo del mundo real...

    Maaaaaaaaaaassssssss...
    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Iglesias ya no vuelve a salir en toda la película, sólo hace un cameo así que por esa parte te libras. Pero busca una fotos suya y verás que es cierto. Jajaja. Besotes!!

      Eliminar
  8. Al final todos los caminos conducen a la Luna de Endor....ups!! Quise decir a Roma !!

    Besos wappa!!

    ResponderEliminar
  9. uhm...!!!! creo que llevo muchos episodios perdidos!!! y yo tan fan de Star Wars!! XDD

    me pondré al dia!!
    besoteS!

    PD: sigo visitando tu casa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo pensaba que los fans se me iban a poner de uñas pero de momento parece que os lo estáis tomando bien. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar