Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

martes, 27 de marzo de 2012

Siempre hay un peor


Seguro recordáis, porque sois personas memoriosas, esto que os contaba. Lo malo es que a mí siempre se me riza el rizo y no escarmiento con eso de que siempre hay un peor.

La cosa sucedió así.

Anoche, cuando salí del trabajo, me monté como cada noche en el Cercanías para volver a mi casita. Suelo buscar sentarme donde no esté sola pero donde no haya gente rara (por lo miedoseta que soy). El problema es que tendría que ser más específica cuando busco gente “no rara”.

Elegí sentarme en las inmediaciones de un señor con maleta que parecía bastante normal y un chico trajeado con pinta de comercial de aspiradoras. Generalmente, huyo de los comerciales pero, oye, yo también he sido comercial de cosas de lo más extravagantes y soy norm… Bueno, que me senté por ahí cerca.

Con el señor con maleta acerté (al menos en lo que a comportamiento en un tren de cercanías se refiere, habría que ver cómo se desenvuelve en su vida cotidiana).

El comercial de aspiradoras ya era otro cantar, y nunca mejor dicho.

Las comisiones de las aspiradoras no debían haberle llegado para comprarse un móvil high technology para deleitar al resto de viajeros con su selección musical pero, lo que le faltaba en comisiones, lo compensaba con ingenio. Llevaba puestos los auriculares del MP3, sí, pero eso no iba a ser impedimento para dar a conocer al mundo entero su excelente gusto en lo que a materia musical se refería.

El muchacho se puso a cantar (o eso creo) a grito pelado una canción que hablaba de gente que moría todos los días. Ruego a quien haya que rogarle que la melodía no fuese como él la interpretaba porque, de serlo, aquella masacre no merecía alcanzar la categoría de canción. No sé si la tenía puesta en modo bucle o que la cancioncilla era más larga que un día sin pan porque aquella tortura no tenía fin.

De repente, se calló y preguntó, en voz igualmente alta, destripando al mismo tiempo el rico idioma de Garcilaso “¿Ka pasao?”.

Yo no cabía en mí de gozo. Se le había roto. Se le había roto!!! Mis rezos habían surtido efecto. Prometí ser mejor persona a partir de ese momento.

Mi promesa duró menos que una promesa electoral porque, a los dos minutos, se ve que consiguió poner nuevamente en marcha el aparatejo y la gente siguió muriendo cada día.

Me pregunto si morían porque se les reventaban los tímpanos.  

24 comentarios:

  1. jo, qué pánico ¿no? no sólo por la canción si no por el tipo en sí...Si hubiera estado yo me cambio de vagón :{

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo pensé pero a saber qué me encontraba en otro vagón. Esas horas son muy malas!!! Besotes.

      Eliminar
  2. Jajajaja, poco ojo clínico tuviste eligiendo al enchaquetado!! xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, me falló el instinto!!! Un besote.

      Eliminar
  3. Dios, qué horror. Hay que tener los huevos cuadrados para ponerse a darle el coñazo a la peña cantando en alto, y encima mentando calamidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Ya te digo. Estos comerciales de aspiradoras... Un besote.

      Eliminar
  4. Para raro yo que no tengo ni móvil; y por más cosas también.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no das la lata en el cercanías, te elegiría sin dudarlo como compañero de vagón. Un besín.

      Eliminar
  5. La gente no tiene vergüenza???? O es que yo tengo mucha??? Alucino...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los comerciales de aspiradoras, no. Están hechos a todo.

      Yo siempre he sido muy artista pero a mí que me pongan mi escenario, mi vestuario, mis luces... Vamos, lo que necesitamos las divas para brillar. El vagón del cercanías no es el mejor marco para un espectáculo.

      Un besote.

      Eliminar
  6. Lo mismo con el ruido de las aspiradoras se ha quedao pelín sordo y por eso gritaba tanto (eso, o que no se había tomado la medicación, a saber...jajaja) El próximo día ponte al lado de un chulazo, que lo mismo también está loco pero por lo menos te recrearás la vista :D
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este no te creas que era feo... Pena esa vocación frustrada de cantante. Jajaja. Un besote.

      Eliminar
  7. jajaj, me parto con el comercial de aspiradora!! No tuviste ojo esta vez! Pero os leo, y la de historias que salen del transporte público!
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, no lo sabes tú bien. Un besote, guapa!!!

      Eliminar
  8. Pues hoy he ido a sellar el paro y me ha pasado algo parecido, estaba en la cola esperando para entregar el papel y había muchisima gente, cuando justo al lado de mi oreja escucho un estruendo muy heavy y me veo a un tío con un transistor (lo juro, con su antena y todo) pegado a la oreja... se vé que no le llega el presupuesto para los auriculares enormes que se ha echo con élsolo, el más cool jajajajaja.

    Aunque como todo en esta vida es muy relativo confieso que mi abuelo es uno de los que van con el transistor pegado a la oreja, pero el pobre tiene 87 años, creo que está en todo su derecho de hacer el ridículo, ah! y su hermano sí que lleva auriculares con la mini radio jejejeje.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Todavía existen los transistores? Yo pensaba que eso ya era una pieza de museo... jajaja.

      Y tienes razón, a los abuelos se les perdona todo. Un besote.

      Eliminar
  9. Pues hoy he ido a sellar el paro y me ha pasado algo parecido, estaba en la cola esperando para entregar el papel y había muchisima gente, cuando justo al lado de mi oreja escucho un estruendo muy heavy y me veo a un tío con un transistor (lo juro, con su antena y todo) pegado a la oreja... se vé que no le llega el presupuesto para los auriculares enormes que se ha echo con élsolo, el más cool jajajajaja.

    Aunque como todo en esta vida es muy relativo confieso que mi abuelo es uno de los que van con el transistor pegado a la oreja, pero el pobre tiene 87 años, creo que está en todo su derecho de hacer el ridículo, ah! y su hermano sí que lleva auriculares con la mini radio jejejeje.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira, dos veces. Si es que eres de un vehemente... jajaja

      Eliminar
  10. Pero donde se mete esa gente tan simpática?? :( Aquí vas en el autobus o te mueres de aburrimiento o te mueres de las ganas de meterles de ostias a la mitad del autobus jaja Jo de verdad que suerte.. por lo menos vas entretenida y una cosa no tiene que ver con la otra seguramente era muy buena gente jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tengo una suerte loca. Qué ser tan afortunado soy, tralalalala. Jajaja.

      No, si buena gente sería el muchacho pero si piensa abandonar las aspiradoras por el canto, le aconsejaría que se lo piense bien. Un besote.

      Eliminar
  11. Ja,ja,ja... qué divertida anécdota. Me he divertido mucho, tus rezos surtieron efecto, me imagino tus oídos.
    Un abrazote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado pero no, por lo visto no surtieron efecto, jajaja. Un beso.

      Eliminar
  12. Yo cuando me encuentro este tipo de especímenes lanzo mi conocida mirada "alucino contigo, tío!", pero, o no la tengo bien perfilada, o los sujetos en cuestión son inmunes a ella...Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es que no miro a nadie, no vaya a ser que sea un psicópata o algo, lo que no me sorprendería dado la canción tan alegre que cantaba y la falta absoluta de remordimientos al atronar los oídos de los demás... Besos.

      Eliminar