Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

lunes, 5 de marzo de 2012

Aferrándome a las viejas costumbres


Debo parecer una antigua pero me resisto a dar el salto al e-book. 

Cierto es que les veo muchas ventajas como que pesan menos, son más ecológicos y se puede tener doscientos libros ocupando el espacio que ocuparía un cuaderno pero yo estoy segura de que, si transigiera, ya no sería lo mismo.

Me gusta la sensación reconfortante que da sentir el peso de un libro entre las manos. Sentir el olor a libro nuevo (si es olor a libro viejo ya, directamente, entro en éxtasis), escuchar el ruidito de las páginas al pasarse… Es decir, que al leer un libro “de los de verdad”, intervienen prácticamente los cinco sentidos (el gusto no, de momento no me ha dado por chuparlos, aunque seguramente de pequeña también lo habré hecho) pero con un e-book sólo utilizas la vista. Leer un e-book no mantendría ocupados al resto de mis sentidos y seguramente un día se sentirían celosos y poco estimulados y se rebelarían diciéndome “Tenemos que hablar. Hace un tiempo que te notamos distante. Sabemos que nos engañas con un e-book”.

Al margen de esto, hay que tener también en cuenta el dilema decorativo que esto supone. La mayoría de la gente apaña una gran superficie del salón con una librería. Y lo monos que quedan ahí todos los libros en fila, como soldaditos… ¿Qué pasaría si, de repente, todos tuviésemos libros electrónicos y dejásemos de comprar libros de papel? ¿Qué mueble vamos a poner en el salón?

Más razones que me tiran para atrás. A la pelu siempre me llevo un libro porque las revistas del corazón me ponen nerviosita perdida. Por suerte, en mi peluquería ya me conocen y, a estas alturas, ni se les ocurre ofrecerme revistas. Si, en una de estas, por fuerza de la costumbre, la chica de recepción (que se llama Sandra pero a quien llamaremos María para mantener su anonimato) me pregunta “¿Quieres una revista?” en seguida mi mirada asesina la saca de su error y rápidamente añade “Ah, no, no, que te has traído tu libro”. Qué maja es María.

Bueno, a lo que iba, que me voy por las ramas. El caso es que, mientras espero a que me suba el tinte (qué expresión tan curiosa esa de que los tintes “suben”, más bien se fijan. Si subiesen se evaporarían) estoy yo sentadita en el lavabo con mi libro. El problema está en que, siempre salpica algo de agua de los lavados de cabeza que tengo a mi alrededor o se escurre alguna gota traicionera de mi propio tinte, dando de lleno en mi libro. Da un poco de rabia tener luego un libro con una mancha roja, o negra, o morada (yo soy muy discretita para los tintes) pero si cae algo húmedo y con componentes químicos sobre un aparato electrónico carísimo, eso ya tiene que ser para infartar. Empezaría yo a rayarme pensando “¿y si a esto ahora le pasa algo? ¿Tendrá arreglo? ¿Veré las letras de colorines?”

En resumen, que me quedo con mis libros de toda la vida. Me destroza la espalda llevarlos en el bolso pero me dan muchas más satisfacciones que un aparatito. Lo mismo que nos pasa cuando nos planteamos cambiar a nuestro churri por un vibrador. 

22 comentarios:

  1. Apunto un par de razones más para no pasarse al e-book.
    Los libros son únicos para aplanar fotografías. Los introduces entre sus páginas y si puedes colocas el libro en la estantería más repleta. ¡La de fotos que tengo perdidas por casa, vete tu ha saber en que libros!
    ¡ Y el polvo que llegan a acumular ! Eso no tiene desperdicio; uno ya no sabría vivir sin tanto ácaro en casa.
    Y lo bonito que hace ver las estanterias combadas de tanto peso en papel.
    ¡ Todo esto y lo que has expuesto tú, no lo supera ningún librejo electrónico!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y guardar las flores regaladas por nuestros pretendientes para que se sequen. ¿Quién va a meter una flor en un e-book? De todas formas, ¿detecto cierta ironía en tu comentario o es cosa mía? Besines.

      Eliminar
  2. Bueno, quizás viéndolo desde el punto de vista ecológico, y que se talarían menos árboles. Además, los he probado y no molesta a la vista...yo ya no sé dónde voy a meter más libros, así que, me parece que va a caer...
    Uy, que Cerveriño me ha quedao; no-ala-tala-no-ala-tala ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. ¿Me quieres decir qué narices contesto yo ahora a esto? XD. Besossss (sigue así, que me encantas aunque me dejes sin palabras)

      Eliminar
  3. Jajaja eso de "cambiar al churry por un vibrador" te quedó genial. Con respecto a los e-book, yo tb pienso que un libro pone en juego la mayoría de nuestros sentidos,que no hay nada como un libro, pero tb pienso que habiendo ya una manera de evitar que se sigan talando tantos árboles, toda mi retiscencia se desvanece, prefiero tener que acostumbrarme a esas pequeñas desventajas a sentir la culpa que ya de por si siento...además que a mi todos estos aparatejos me vuelven loca, por el momento no pienso comprármelo, pero sólo porque ahora no está el presupuesto para ello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que la parte ecológica sí que es una gran ventaja pero es que me resisto, me resisto. Que hagan libros de papel reciclado!!! Besos.

      Eliminar
  4. Gran dilema el tuyo. Yo me lo plantee el año pasado, y acabaron regalandome un e-book. Una maravilla!!!! Me lo llevo a todas partes y una agradece no dejarse la espalda. Eso sí, para quitarme el mono de libro, de vez en cuando saco uno de la biblioteca o cojo el primero que pillo de la estantería (sí, yo también tengo la mía), y a disfrutar con todos los sentidos posibles.
    Besines!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, lo de echar mano de biblioteca para quitarse el mono de palabra impresa no es mala idea... Lo pensaré. Besos.

      Eliminar
  5. Me encanta el sentido y originalidad que tienes para contar y detallar cada cosa que te sucede... realmente fascinante y lo del churry por el vibrador... no te imaginas como me he reído.
    Excelente entrada.
    Abrazotes desde Perú!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, calla, calla, que me voy poner colorada... Muchas gracias. Un besito.

      Eliminar
  6. A ver vamos por partes:
    1. No eres la única, yo también me resistía, hasta que dejé de mirar las rebajas y ví el auténtico precio de los libros ¿30€ por 450pags? Eso a mí me dura un suspiro y a la biblioteca como que no voy.
    2. Obvio que a un libro de papel no llega nada, peeeeero aparte del ecologísmo (si compras ediciones de bolsillo son todos de papel reciclado y huelen genial), el peso del bolso (dependiendo de a dónde vaya meto un libro también no sea que me quede sin batería) y que si te informas te sacas un aparatito bastante versátil, yo te lo recomiendo. El mío es e-book+MP5, así que si no tengo ganas de seguir leyendo, pues veo una peli, o puedo irme a la cama con un vídeo de crochet para ver los patrones etc...
    3. Y si te informas bien, no son tan caros. Dependiendo del modelo y de lo que quieras gastarte los tienes desde 60€ ¿A quien no le da dinero la gente por reyes? toma, comprate lo que tú quieras... un ebook!!!
    Claro que si te lo compras de e-ink, pues no molestan para nada la vista, peeeeero al no tener retroiluminación necesitas gastarte el dinero en una pincita para engancharla y que te ilumine el aparato y esos sí que son más caros.
    4. ¿Has pensado lo que és leer en la cama sin molestar al churri? que no es lo mismo la lámparita de la mesilla que la pantalla del ebook.
    Y paro ya, que si nó te escribo aquí un post, pero piénsalo, el que tengas un ebook, no significa que dejes de comprar en papel, es cierto, comprarás menos, pero cuando lo hagas será muy gratificante, ya lo verás. Pásate al lado oscuro....
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Pareces un comercial!!! Si yo todo eso sí que lo veo pero, no sé, me resisto. Tal vez sea cuestión de tiempo. Suelo tardar en dar el salto a las nuevas tecnologías (ni me acuerdo del tiempo que anduve con mi discman cuando ya se veían muchísimos MP4 por ahí), pero llegará un momento en que todo el mundo tenga un e-book y al final no me quedará otra que transigir. Al churri no le molesta la luz porque duerme con una almohada en la cabeza (aquí todos tenemos nuestras manías) pero, sin duda, lo que me ha hecho plantearme la situación ha sido lo de los patrones de crochet. Jajaja. Un besote!!

      Eliminar
  7. PUes mira, yo estoy contigo! Donde esté un libro, o montones de ellos! Oler sus páginas nuevas, y mejor si son usadas. Esas cositas que vamos encontrando cuando releemos, viejos separapáginas, tarjetas de embarques de algún vuelo, alguna foto o entrada de algún sitio de una de tus vacaciones...
    También es verdad que yo leo en mi casa, y no cargo en el bolso con ningún libro. Pero me parece lo más bonito del mundo una estantería llena de libros, desiguales, con su polvo y todo, jajaja.
    Aunque, como no es incompatible un churri y un vibrador, tampoco lo será lo otro.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Pues sí, supongo que será cuestión de equilibrar... Besitos.

      Eliminar
  8. Por una vez me han hecho sentir normal y no raro. Un estudio de no sé qué universidad, asegura que la lectura en una pantalla se distrae mucho más que en papel impreso, justo lo que me pasa a mí. Puedo estar leyendo una hora seguida un libro, o más, pero leyendo en una pantalla, ya sea de ordenador, tableta, ebook, no aguanto más de cinco minutos seguidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, pues no lo sabía. Lo mío no es por un tema de concentración sino más bien de puro romanticismo. De todas formas, si lo que buscas es normalidad, no sé si has acudido a la mejor fuente... Un besito.

      Eliminar
  9. Jajajja, pues yo soy como tu, las páginas hay que pasarlas, tocarlas, olerlas, ni retroilumnación ni nada de nada :-)

    Las manchas molestan, pero creo que también le dan su "historia" al libro... Luego lo relees, ves la mancha y recuerdas que ese día te teñiste el pelo, y luego a lo mejor te pasó algo... Bueno, que me lío. Tu última frase, lo más :-) Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad que luego las manchas (o los zarpazos, que de esos también tengo), te hacen recordar cosas, o a la familia de alguien, jajaja. Me alegro que te haya gustado mi reflexión final. Si es que, cuando quiero, puedo ser de un profundo... Besitos.

      Eliminar
  10. Estoy contigo, no hay como disfrutar del placer de tenerlo en las manos...y Mr. X me ha tentado en varias ocasiones con el aparatito de marras. Por una parte estaría bien que mi bolso no pesase tres kilos y dejar de buscar escondites para los libros en casa (de la estantería ya rebosan), pero no, no me compensa...Y por cierto, gloriosa la última frase (además, me la has robado del pensamiento, ¡jajajaja!). ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Veo que ha triunfado la frasecita!!! Al final parece que somos mayoría los que seguimos prefiriendo la palabra impresa. Besos.

      Eliminar
  11. Jamás de los jamases tendré un ebook. Yo sólo leo en papel xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es mi niña!!! Rebelémonos. Un besote.

      Eliminar