Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

martes, 23 de octubre de 2012

Ustedes Dirán XIV: Gamberradas (Sugerido por Madre Desesperada)


La Madre Desesperada me ha mandado un correo con su aporte para esta sección.

En este caso, se trata de que os relate gamberradas que haya cometido en mi infancia y/o adolescencia. Realmente, ella me pregunta por la más simpática o graciosa pero, como todo lo hago con gracia y simpatía (que no, que no tengo abuela) pues no sé decantarme por una en concreto así que relato alguna que otra:

Cuando tenía unos cuatro o cinco años, recuerdo que vi un par de películas de Cantinflas. Yo es que era muy vintage ya desde pequeña. El caso es que parece que me hizo mucha gracia que en alguna película saliera con los calcetines rotos en la punta por lo que yo, ni corta ni perezosa, un buen día cogí unas tijeras y me dediqué a recortar las puntas de todos mis calcetines, quedando de esta manera como una especie de homeless que podía haber ido tranquilamente a pedir limosna a la esquina.

Mi madre, al ver el desaguisado, puso el grito en el cielo y me dijo que no me iba a llevar al cine a ver Blancanieves. Me preguntó de dónde me había sacado yo la idea de hacer eso con los calcetines. Creo que dejó de ver cine mexicano en aquel momento.

Por cierto, sí fui a ver Blancanieves.

También más o menos a la misma edad, descubrí los milagros de la comba. Cuando tenía seis años nos mudamos a una casa con jardín pero por aquel entonces vivíamos en un piso en Argüelles, de manera que el salón de mi casa se había convertido en mi circuito de salto particular.

El caso es que iba yo de un extremo del salón a otro, salto va, salto viene, hasta que llegaba a la estantería y repetía el proceso a la inversa. Peeeero en una de éstas, cuando llegué a la estantería, empecé a pensar si tenía, o no, espacio para un salto más. Entre los adornos que mi madre había colocado en la estantería se encontraba una inocente teterita con el pitorro apuntando hacia afuera. Así estaba  yo, inmersa en mis cavilaciones de “¿Engancharé o no engancharé la teterita?”. Al final me decidí a comprobarlo empíricamente, que es así como se hacen los grandes descubrimientos. Bye-bye teterita. Hello bronca padre.

Ya de adolescente, recuerdo otra que, hasta donde yo sé, mi madre aún desconoce. Madre, si lees esto, recuerda que te quiero mil…

Como toda adolescente, había entrado yo en la etapa “hablo por teléfono día y noche aunque no tenga nada interesante que contar”. Al ver las facturas astronómicas que habían empezado a llegar, mi mami me cerró el grifo. Llegó al punto en que, si tenía que salir de casa, se llevaba el teléfono en el coche. Pero, como dijo el Chapulín Colorado “no contaban con mi astucia”. Un buen día, al ver que mi madre se disponía a llevarse el invento de Bell nuevamente de paseo le dije “Ay, mamá. Todo el día con el teléfono para arriba y para abajo. Llévate el cable, que será menos engorro”. Mi madre me dijo que tenía razón y se llevó el cable. Según salía ella por la puerta salí yo detrás a comprar un cable.

Mami, lo siento. Vale, soy una tramposa pero ¿a que soy la mar de ingeniosa?

P.S. Esta sección no existiría sin vosotros así que, a proponer temitas. 

47 comentarios:

  1. No se por qué, pero creo que todos suponían ya que de pequeña seguramente serías bastante trasto XDDD

    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues de mayor soy muy buenecita... Al menos cuando duermo, jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  2. Que graciosas tus travesuras! La de las medias muy divertida!
    beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi madre no le hizo tanta gracia pero bueno... Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  3. jajaja! me han encantado. todos las hemos hecho parecidas, romper cosas, esconderlas, hacer estropicios con la ropa... lo que me ha matado es tu madre con el teléfono a cuestas de un sitio para otro, jajajaja. es genial!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la pobre estaba desesperada. No veas lo que rajaba yo por teléfono (y ahora me aburre soberanamente hablar por teléfono). Besotes!!!

      Eliminar
  4. Reconozco que yo estuve tentada alguna vez de hacer lo de los calcetines pero no tuve el valor, no se porqué me gustaba lo de los tomates en los calcetines, a lo mejor se lo vi a Cantinflas porque a mi padre le gustaban mucho sus películas, y cuando se me hacía uno no se lo decía a mi madre para que no lo cosiera y llevar el dedo asomando jejeje
    La comba en casa estaba totalmente prohibida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, lo mismo también fuiste víctima de la nociva influencia de Cantinflas para los niños. Jajajaja.

      Besotes!!!

      Eliminar
  5. Pues mira que casi cuadramos con la ocurrencia del telefono, solo que yo llamaba a todo lo que aparecia anunciado en el periodico, y alguna vez que me enganche a una linea donde contaban chistes, la factura se fue al cielo.

    Mi madre (ademas de hacerme pagarle el dinero años despues), me regalo un libro de chistes (para que asi ya no llamara), y al darmelo me lo estreno en la cabeza con tremendo "librazo" que me quito las ganas de volver a llamar XD

    Me gustaron tus ocurrencias :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. ¿Te dio con el libro en la cabeza? Qué crack... Hay que ver la paciencia que tienen las madres. Un besote.

      Eliminar
  6. Que peligro que tienes!!!!! jajajajajja
    Todo es buenísimo pero lo del cable...que jodía!!! eras...o eres ¿?¿ un mini demonio!!!

    La Alpaca se despide con:

    Si le coges manía la vida, la vida también te la coge a tí

    Autor: Película "La gran vida"

    Mooogggaaaksrfff

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, un mini demonio es mucho decir... Traviesilla era. Ahora ya no tanto. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  7. Vade retro niña bicho! fu! fu! A saber las que liarás todavía, si se te nota en la cara que lo sepas, cara de buena pieza tienes tú.
    Luahyyyyyyy! a partir de ahora seré más comprensiva contigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tengo cara de buena pieza? Pues soy muy buenecita, en serio...

      Besotes!!!

      Eliminar
  8. Recuerdo que una amiga...o sus padres, le onían un candado al teléfono, que era de rueda.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  9. Creo que al comentario anterior le faltaba un montón de letras, lo repito, para los que no sepan leer en bloque (jeje)
    Los padres de una amiga bloqueaban el teléfono, que era de rueda, con un candado.

    Ahora sí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues solo le faltó la "p" de "candado". Jajajaja.

      Lo del candado lo he visto yo en las pensiones, hace como mil años... Besotes!!!

      Eliminar
  10. Excepto las trastadas típicas de un niño activo no hice grandes estragos, excepto quemar media terraza con aguarrás porque quería hacer un circuito de fuego, andar por los tejados, múltiples accidentes de bicicleta (sin romperme nunca nada), saltar de un árbol de espaldas emulando a vamos lo normal de un pequeño delincuente ingenioso.
    :)

    (creo que me estás inspirando para un post)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, si ya veo que eras bastante tranquilito... Jajajaja. Un besote y estoy ansiosa por leer ese post.

      Eliminar
  11. Que ingenioso lo del cable, no se me hubiera ocurrido nunca (yo es que soy de inocentona como tu madre). ¿De pequeña vivías en Argüelles??? yo también!! creía que la zona no me gustaba nada hasta que me fui de Madrid, entonces lo echaba muchísimo de menos. Lo mismo eramos vecinas de pequeñas que fuerte! ("jo tía que fuerte" jajajaja)
    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, super fuerte, tía... Viví allí hasta los seis años. En la calle Martín de los Heros. Un besote!!!

      Eliminar
  12. Solo estas gamberradas??? No me lo creo!!! Seguro que tienes muchas mas que contar!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. No te creas que era tan trasto... De todas formas, seguro que algún día me acuerdo de alguna otra. Ya la cuento si me acuerdo. Besotes!!!

      Eliminar
  13. Jaaaaaajajajaja! Lo del cable es brutal! Menudo bicho! Jajajaja!
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adolescente alocada, que le dicen. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  14. Pero si eras una niña muy buena. Esas gamberradas eran "accidentes" totalmente ajenos a tu escasa mala idea. A ver: ¿A quien se le ocurre dejar unas tijeras a tu alcance a tan tierna edad, la tetera estaba pidiendo a gritos "rómpeme... rómpeme..." y a que inocente madre le da por fiarse de su hija adolescente. Son las circunstacias que se aliaron contra ti. Claramente. Eso sí, lo que me he podido reir con tus peripecias. Espero que tu mami sepa apreciar la broma del teléfono (seguro que alguna regañina a posteriori te cae :S)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues de momento no me ha dicho si lo ha leído (y por aquí no ha comentado nada, que a veces comenta) pero bueno estaría que me caiga la bronca veinte años más tarde. Jajaja. De traca... Besotes!!!

      Eliminar
  15. Jajaja yo lié una grandísima en el colegio con 11 años junto con mis amigos. Creo que todavía se acuerdan de éso...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, no. Esto no puede quedar así. Si empiezas la historia, la terminas así que... a postear. Besotes!!!

      Eliminar
  16. Por lo que me cuentan, yo fui una niña "algo" traviesa... con lo buena que soy ahora, no lo entiendo... :-)
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo realmente creo que no fui tan trasto. Hice de las mías pero creo recordar que tampoco era indomable. Soy peor ahora, jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  17. Jejeje eras de armas tomar...
    Yo, la verdad no tengo anécdotas del estilo que contar, snif, snif
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ninguna? Seguro que alguna hay... Besotes!!!

      Eliminar
  18. jajajaja. me ha encantado lo del cable... y lo de los calcetines es tremendo!! Que pillina.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Era un poco bicho pero, ahora que lo pienso, tampoco he sido tan mala, creo... Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  19. Querida Alter, más que gamberra yo te encuentro traviesilla.

    Me encanta lo del teléfono en la adolescencia. Debe ser como el acné, hay que pasarlo (aunque yo me librara de él. Ni un granito, oiga!)
    Recuerdo que mi amiga llamaba, y a la media hora colgaba y llamaba yo, total para decirnos nada. Y respecto al candado, un amigo confesó hace tiempo que a él le pusieron uno en su casa, y se lo quitaban cinco minutos al día, para cada hermano.
    Qué tiempos!!

    Besotes casigatos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco tuve acné. Una maravilla, oye!!!

      Mi teléfono es que era de botones, no se le podía poner candado, por suerte para mí. Jajajaja. Un besote!!!

      Eliminar
  20. Lo del cable es genial ¿y tu madre nunca se dio cuenta?

    Madre mía, la necesidad activa la imaginación ;)

    Ahhhh una cosa, el invento de Bell ya no es invento de Bell sino de Meucci :P

    Besetes guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si se dio cuenta prefirió callarse. No lo sé... Creo que todavía no ha leído el post porque no me ha dicho nada. Jajaja.

      Sí, la verdad es que Bell sólo la patentó, aunque ya estaba inventado. Las cosas como son. Pero para mí siempre será el invento de Bell. Que Meucci hubiera estado al loro. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  21. Leo que retraso, que llevo unos días algo ajetreados, pero me mondo! A mí me pasó algo parecido con el teléfono cuando pasé por esa msima fase de hacer más horas al teléfono que una teleoperadora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya lo estás contando... Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  22. No se por qué no me ha sorprendido nada el hecho de que de pequeñas fueras algo "movidita" jajaja. Hay cosas que se vislumbran de lejos ;bb
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No era tan "movidita". La verdad es que no he hecho tanta trastada. Los he visto mucho peores. Jajaja. Besotes.

      Eliminar
  23. Jajajajaj...si que lo eres, sino que se lo digan a los publicistas. Buena tecnica, el señor bell, era el señor bell. Mi madre tambien penó con alguna factura en mi adolescencia. Me has rescatado ese rinconcito donde soliamos tener el telefono y los buenos momentos enganchada a él.

    Un beso, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mitad de las veces para no decir nada, pero ahí pasábamos las horas. Cómo se nota que en aquella época no teníamos facebook ni messenger ni ná de ná. Jajajaja. Besotes!!!!

      Eliminar
  24. Jajajaja, lo del cable del teléfono es lo más. Un besito y voy a por las otras anécdotas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No aprendía nada bueno. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar