Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

martes, 21 de febrero de 2012

Dismanualidades

Merengaza me ha servido de inspiración gracias al post de este domingo, de aburrimiento mortífero.

Ella, en su inocencia, me proponía hacer manualidades para escapar al tedio dominical. Ayyyy, nena, no sabes bien lo que dices…

Mi habilidad para las manualidades es… ¿cómo definirlo? ¿escasa? No, “escasa” se queda escaso. Más bien nula. Pero no nula de simple nulidad. Nula de “eres un auténtico insulto a las reglas de la estética”, de “lo tuyo es la antítesis de las manualidades. Felicidades, gracias a ti ha nacido el término “dismanualidad”. Yo  le pongo voluntad, ¿para qué negarlo? Y mi idea, en la cabeza, es bonita y todo, porque no es que esté carente de ideas, son estos deditos que me han dado. Mi cabeza va por un lado y mis deditos por otro, a su aire. Me encantaría saber hacer cosas de estas porque veo las monadas que hace la gente y lo que se entretienen con ello y me da muchísima envidia.  Creo que aún no he aprendido a colorear sin salirme del dibujo. Diréis que soy una exagerada pero no. Pictóricamente no he pasado de los monigotes y las casitas (con chimenea humeante en un alarde de virtuosismo). ¿Recortar en línea recta o sin picos? ¿Qué es eso? ¿Pegar algo sin dejarme un trozo de epidermis? Ni pensarlo. Hasta mi letra manuscrita es espantosa. En el cole me dejaron por imposible en lo que a caligrafía se refiere.

Ahora que nombro el cole, una de las cosas que rememoro con mayor pavor es la clase de manualidades. Era los viernes, lo recuerdo como si fuera hoy. La mayoría de la gente iba contenta porque la clase de manualidades era como un recreo. Para mí era una tortura. Iba super lenta porque me costaba un triunfo y, además, no me motivaba nada aquello de hacer un portarretratos con pinzas de la ropa, o un payaso de trocitos de papel charol. Me parecía una tarea absurda. Molaba cuando nos mandaban algo para hacer en casa porque ahí le encasquetaba la tarea a mi madre, que siempre ha sido muy mañosita. Digo yo que la profe se tenía que dar cuenta porque no es normal pensar que, siendo torpe como soy, en casa se me quitase la torpeza. Esto también me hace preguntarme a quién salgo. En mi familia todos son habilidosillos (mi tía ganó la beca Guggenheim, entre otras, sin ir más lejos). Debo ser adoptada.

La peor etapa fue como en séptimo de EGB (que sería, creo, como primero de la ESO, para los más jovencillos) donde, en vez de clase de manualidades, teníamos clase de “Pretecnología” (una visión de futuro apabullante tenían las monjas de mi cole. Eran unas auténticas visionarias). La clase de Pretecnología era, como su propio nombre indica, dar un salto de décadas hacia atrás en el tiempo y aprender a hacer dobladillos, coser botones…, que no digo que no sea útil pero, hoy en día continúo pensando que tendría que ser optativo. Suspendí. Por primera vez en mi vida (siempre fui una empollona asquerosa) tuve que ir a clase de recuperación de algo. Mis dobladillos eran algo indescriptible. Parecía que  hubiesen atado un hilo al trasero de una hormiga y le hubiesen dejado darse un garbeo por la tela. A las que íbamos más retrasadas nos dejaron llevarnos  la labor a casa. Mi madre hace unos dobladillos preciosos.

Por mi parte, a día de hoy sigo sin saber y ya he desistido de intentar aprender a hacer nada porque lo único que consigo es acabar nerviosa, cabreada, frustrada o las tres cosas a la vez. Demasiado para mi pobre cuerpecito. 

20 comentarios:

  1. Jajaja, perdona que me ria pero ya con las hormigas no he podido resistirlo, jajaja. Que te puedo decir que no te hunda mas en la miseria, porque siempre he sido super habilidosa para estas cosas, hasta el punto que mis compañeros me sobornaban con chuches para que les haria sus manualidades. Sin envargo para otras cosas soy necia como la que mas, mira mi ortografia sin ir mas lejos, parece que no leo o algo, pero que no me entra, no retengo que va con "b" o con "v" o con "h"...en fin que cada uno de que pie cogea...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, no se puede ser bueno en todo. Y lo de que tú eres habilidosa, no hace falta que lo jures, que ya veo las maravillas que haces. Ahora comprenderás por qué nunca comento en tus posts de manualidades. Es porque estoy llorando de impotencia, jajaja. Besotes.

      Eliminar
  2. cuanto me identifico contigo, yo en vez de manos tengo zarpas, yo creo que Berenice lo hace todo mejor con 6 anos. Hace poco le cogi unos bajos menos mal que son bajos, y no se ven a simple vista jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo un truco para los bajos, aunque lo mismo ya lo conoces. Se llama fiselina y la venden en las mercerias. Es como una gasa que lo único que tienes que hacer es meterla en el bajo que quieras coger y pasarle la plancha por encima. Puedes lavar tranquilamente el pantalón que eso no se despega ni queriendo. Para mí, uno de los grandes inventos de la humanidad. Bueno, el lenguaje y después eso.

      Eliminar
  3. Odiaba con todas mis fuerzas la clase de plástica de los viernes. Mi maestra, la Señorita Carmen, no se cansaba de repetirme que yo era una "ambrollera". Se trata de un término manchego cuya definición te dejo aquí para tú deleite:

    AMBROLLERO

    Definición: Dícese de la persona que hace las cosas deprisa, de forma torpe y mal rematas.

    "¡Ay Juana! Que ambrollera que eres, te paece como ha dejao la paer de enjalbiegue. Si te descuidas lo dejas peor que estaba..."

    Por otra parte, en mi post "Al hilo de imposible" dejo al descubierto mis habilidades como madre craft.

    Y no quiero terminar mi breve comentario (parece que estoy agradeciendo un goya) sin mencionar que salí llorando, literallmente, de la primera clase de dibujo técnico en primero de BUP. Mis experiencias con el rotring mejor ni las comento, sólo recordarlo me tiemblan las canillas.

    Hala, ya he escrito mi post de hoy en tu blog, jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues el dibujo técnico, curiosamente, sí se me daba bien. Supongo que sería porque todo consistía en medir y no había que hacer nada a mano alzada. ¿De qué parte de La Mancha eres? Mi chico es de Albacete y dice que nunca lo ha escuchado... Besotes ambrolleros.

      Eliminar
  4. Un trabajo manual que odié de pequeña fue hacer un grifo con bolitas de papel de plata, que previamente habíamos "limpiado" del patio del cole. Sí, mi cole era así, un tres en uno; me limpian el patio, pierdo un ratito de horas lectivas y me hacen un trabajo manual con coste cero.
    Menos hacer bolitas, me gusta la idea de las manualidades, un defecto, tengo muy poca paciencia y los resultados los necesito al instante.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, por lo que veo en tu cole eran muy prácticos... A todo esto, ¿el grifo funcionaba o era mera decoración? ¿O hablamos de un grifo mitológico? Me he quedado con la intriga. Besos.

      Eliminar
  5. jajaja yo también era un poco pésimo para las manualidades y la plástica en general, aprobaba por los pelos... ahora con mis peques, me da un poco igual porque no les importa mucho si dibujo bien o mal, solo quiero que disfruten.
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema vendrá cuando te superen. Ahí sabrás lo que es la frustración XD. Besossss

      Eliminar
  6. Creo que soy la única persona que conozco que no tuvo Pretecnología xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alabada seas. Te aseguro que no te perdiste nada. Bueno, sí, te perdiste el cabreo. Besotes.

      Eliminar
  7. Alter, por favor, que estas hablando de la experta en costurones del anatómico forense... quieres que te enseñe la costura de mi sábana plastica??? en serio, puedo ponerte una foto y ves de qué pasta estás echa. Y con manualidades no me refiero a coser o pegar algo, porqué no haces un mandala??? ahí no hay directrices, tú haces lo que tú quieras. Anda que no me relajaba yo cuando llenaba folios de margaritas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni te digo yo la paz que me va a dar hacer un mandala. El tema no es que pueda hacer lo que yo quiera. El tema es que me veo forzada a hacer lo que quieran mis dedos, que tienen voluntad propia. Así no voy a alcanzar el Nirvana. Jajaja.

      Eliminar
  8. Pues aquí otra nula de las manualidades, aunque siendo sinceras, tú me ganas!! jajaaj. Al menos un botón lo sé coser. Lo mio creo que es más una cuestión de falta de paciencia, pero vamos, que no me llena nada hacer estas labores.(gracias a dios tengo una madre modista, jajajaj)
    Y yo tampoco tuve pretecnología.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otra afortunada. Lo de los botones lo llevo un poco mejor pero supongo que será porque el nudo queda por detrás y no se ve el desaguisado que monto... Besotes.

      Eliminar
  9. Yo tambien soy del club manos tijeras, las manualidades no es que no me gusten..pero es que el nivel de perfección que tenia la idea en mi cabeza, no se asemeja al resultado..con lo cual, no esta maaal, pero no termina de de gustar...y para hacer una cosa a medias..la compro, que de algo tiene que vivir los chinos.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, por lo menos lo tuyo no está mal. Lo mío ya te digo yo que sí está mal. Mal de mal. Besitos.

      Eliminar
  10. Niña, olvidaste algo: el burrito en punto cruz, que después de un año entero de labor en el Cole habías logrado hacer unas 20 o 25 crucecillas y que por supuesto te mandaron terminar el trabajo en casa y oh,sorpresa! lo que no hiciste en un año lo lograste en una semana!!!
    Sería por arte de birlibirloque???
    De paso te digo que aún está guardado en casa por si te lo quieres llevar junto con el Pinocchio y su naso de bugie y el bouzouki con Zorba....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, el burrito de punto de cruz no me lo voy a llevar, mami. Me trae recuerdos traumáticos. Besotes.

      Eliminar