Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

jueves, 16 de marzo de 2017

Fui chica Almodóvar (Parte 1)

A raíz de un comentario que me dejó Laura en el post del jueves pasado,  me dio por recordar la situación de mi vida en la que más he sentido estar atrapada en una película de Almodóvar. Como la historia, pese a haber sucedido en un lapso de unas tres horas, es más larga que un día sin pan y no quiero cerrar la semana aburriéndoos porque luego seguro que me lo echáis en cara, vamos a dividirla en dos posts. Tiene ventajas para vosotros porque se os hace más amena la lectura y para mí porque me saco dos entradas de la misma tontería y parece que mi vida es más intensa de lo que en realidad es.

La historia que nos ocupa sucedió en Santiago de Chile, allá por el año 2006 (sí, ya estoy con mis batallitas de abuela cebolleta pero es lo que hay). Para los que no lo sepáis, me tocó ir a Santiago durante tres meses por temas de trabajo. Fue una gran experiencia pese a las palizas de quince horas diarias de trabajo que me metía. Como trabajábamos mucho, los fines de semana intentábamos desconectar un poco, saliendo por ahí a turistear lo poco que podíamos.

El caso es que un fin de semana largo que tuvimos (el único en tres meses, así que había que explotarlo al máximo), nos invitaron a mi jefa, a un compañero y a mí a ir a una casita que tenía en Valparaíso un chico chileno que trabajaba con nosotros. Para poder movernos con más comodidad y no andar pendientes de autobuses y demás, decidimos alquilar un coche. Pues bien, el día que íbamos a alquilar el coche, decidimos que era una estupenda idea ir primero a lavar la ropa. Como teníamos poco tiempo libre y había que optimizar, chantajeamos emocionalmente a la chica de la lavandería pidiéndole que, cuando terminase la lavadora, nos metiese la ropa en la secadora mientras nosotros íbamos a comer. Porque se suponía que teníamos que esperar a que terminase la lavadora para meterla nosotros en la secadora pero le dijimos que nos hiciese el favor, que acabábamos de llegar de Madrid. La chica accedió pero comenté mientras comíamos que ya se nos podía haber ocurrido otra excusa porque la chica iba a comentar entre sus conocidos que los españoles éramos unos guarros que hacíamos viajes transatlánticos con la ropa sucia. Ahí, dando buena imagen de España.

Recogimos la ropa y un cuarto compañero, que no iba a ir a Valparaíso pero había venido a la lavandería  y a comer con nosotros y a quien llamaremos J., dijo que se volvía para el hotel.

Y de cómo continúa la historia os hablaré el jueves que viene. Pues sí, os dejo con la intriga pero tened en cuenta que si hubiese escrito un post eterno, a estas alturas hubieseis perdido el interés. Si lo único que hago es pensar en vosotros. Soy un espíritu generoso y altruista de los que ya no quedan.

36 comentarios:

  1. Pero bueno...una semana esperando, eso no se hace.
    Besos y feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, me estoy acostumbrando a esto... Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  2. había leído "chantajeamos emocionalmente a la lavadora". ya me parecía raro, puede que en el futuro las máquinas piensen y sientan, pero ese día creo que aún no ha llegado. :O ya nos seguirás contando tu aventura chilena! ;)
    besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si eso se pudiera hacer, chantajearía a la mía para que ya me sacase la ropa seca y planchada. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  3. La verdad es que sí. Eres como una madre para nosotros. Somos como tus gatos virtuales.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy no, si fueseis como mis gatos me torearíais más.

      Besotes!!!

      Eliminar
  4. Pues te lo agradezco, más que nada porque ando algo espeso y a estas alturas ya no sé si os fuisteis al hotel a por detergente, o si os echó de allí la mujer de Don Limpio... por guarros. Dios qué intriga...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Pues hubiese sido lo que nos faltaba ese día... Besotes!!!

      Eliminar
  5. Hija que nos has dejado ahí que no sé ni qué decir... me imagino a la de la lavandería haciendo una pitada y mezclando la ropa por colores para que toda os saliera Rosa. Jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. No, la de la lavandería fue buena gente. Ya te enterarás. Besotes!!!

      Eliminar
  6. Jajajajajajaja! Esto es un cliffhanger en toda regla bribonaaaa!
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Has visto? Voy aprendiendo. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  7. No puedes hacernos esto!!!! No, no!!! quiero saber como sigue!!!!
    Es que no la puso en la secadora y tuviste que ir con todo mojado?
    O la puso y se encogio? Te ha perdido las prendas y no tenias que ponerte?
    Demasiada intriga para el fin de semana. Que sepas que si no puedo dormir estos días es por tu culpa! Jajaa
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Ya te enterarás. No seas ansiosa. Besotes!!!

      Eliminar
  8. Muy buenas, nos conocimos en el blog de Mini Fu y ya era hora de pasarme y comentar. veo que tienes un blog muy apañado, así que iré leyéndote con gusto. Sobre esta curiosa historia pues hay que decir que ya estás tardando en subir la continuación, no? jaja. Un saludo desde La Roca más Diamante del mundo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Sara!! Muchas gracias por tu visita. Ya mismo me doy una vueltecilla por tu blog.
      La semana que viene sabréis el desenlace. Muahahahaha.

      Besotes!!!

      Eliminar
  9. Hola! Como siempre nos dejas con la miel en los labios, como te gusta, jajaja. Aquí estaré el jueves para saber como termina todo, jejeje.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te pasas antes tampoco me ofendo. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  10. Joer, nos dejas con la miel en la boca...
    Voy atrasadísima. Sigo con el post anterior.
    Besotes y feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, soy un ser muy cruel. Jajajaja.

      Besotes y feliz finde para ti también.

      Eliminar
  11. Toda la intriga en el cuerpo una semana!!! Eso es muy Forlán...jajaja!

    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que al final creo que soy yo la que está aprendiendo de él. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  12. Pero bueno. Si lo has dejado nada mas empezar 😂😂😂
    Yo me esperaba algo larguisimo y de repente... Hala hasta el proximo post jajaja
    Pues me dejas con la intriga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tiene la misma extensión que cualquier post mío de toda la vida. Si lo escribía todo junto iba a ser el doble de largo y, por ende, un aburrimiento.

      Besotes!!

      Eliminar
  13. Soy de Santiago, así que cualquier cosa extraña que te haya pasado, pues te la voy a creer!

    Saludos y saludes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Yo guardo un recuerdo precioso de Santiago, pese a todo. Aunque tal vez sea porque viví muchos años en Montevideo y ya estoy acostumbrada. Jajajaja. Besotes!!

      Eliminar
  14. jajajjajaajjajajajajajajaajajjaajjajajaja

    ME ENCANTAS....

    MUCHO!!!!
    Y PUNTO PELOTA!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhhhh. Cuánto dices con tan poco... Jajajaja.

      Besotes!!!

      Eliminar
  15. Mish!!! Usted en Santiago de Chile y bajo al puerto, se comió su buena chorrillana???, o la empanada chilena un domingo temprano???, tomo vino tinto en caja???
    A la espera de la segunda parte...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí comí chorrillana y también comí empanada (aunque no sé si en domingo o no). Lo del vino tinto en caja lo dejo para otra vez. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  16. Me voy directa para el otro post. A curiosear.
    Suerte que te leo y ya esta el otro publicado.

    pd. lo de batallitas de abuela cebolleta me ha descojonado...jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que creo que me hago mayor. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  17. Muy buena la historia cebolleta... Juego con ventaja, y me leo ya la segunda parte.

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que a veces se cumple eso de que los últimos serán los primeros. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar