Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

jueves, 2 de marzo de 2017

Decidido: Voy a ser emprendedora

Hablaba con mi madre por Skype el otro día y, no sé por qué razón, nos pusimos a conversar acerca de restaurantes modernos (y caros). No preguntéis por qué. Nosotras somos muy de divagar y tal vez lo que originó esa conversación fue el precio del transporte público o el nivel de lluvias de la última semana a ambos lados del charco o cualquier otra cosa no relacionada con la hostelería.

El asunto es que mi madre juraba y perjuraba haber leído algo de un restaurante que tiene una sola mesa, de tal manera que tú reservas y el restaurante abre solo para ti. A mí eso de tener a todo el personal del restaurante pendiente de mí me da un poco de agobio. Cualquiera lo diría, con lo fan que soy yo del protagonismo pero lo que me gusta es que me rían las gracias, no que estén pendientes de si me falta un dedo de vino en la copa. Creo que sólo iría si me prometen que me van a poner una pared de ladrillo y una banqueta para que yo pueda soltar ahí un monólogo y no tengan más remedio que reírse de mis chistes porque para eso estoy pagando.

A raíz de eso yo recordé otro que te sirve (y te cobra) aromas. Sí, aromas. Te traen algo que dicen que es, por ejemplo, aroma de bosque, que supongo que consistirá en un montón de hierbajos y un cacho de madera ardiendo para que tú huelas el humito, con el consiguiente tufo a barbacoa en el pelo. Tú hueles eso, pagas a precio de oro y después te vas a un Burger porque algo habrá que cenar.

Y luego mi madre me habló de otro que, cree recordar, está en Grecia y que está completamente a oscuras para que disfrutes al cien por cien del placer sensorial de la comida en tu paladar. Esto sí me pareció un buen negocio. Puedes saltarte a la torera las normas de bromatología. Nadie se va a quejar de que había un pelo en la sopa o de que te han dado las sobras del comensal anterior. Todo el mundo saldrá encantado porque ojos que no ven, corazón que no siente.

Ya me imagino al maître comentándole al chef “Me han dicho los de la mesa seis que les ha parecido sublime el efecto crocante en la salsa de fresas del postre”. El chef, con un guiño cómplice al maître, le revelaría que en realidad se trataba de cucarachas bebé.

La siguiente escena sería el maître llevando la cuenta en una bandejita de plata, con lágrimas en los ojos de intentar contener la risa y diciendo para sus adentros “Hay que ver cómo es este Jean-Pierre”, al tiempo que movería la cabeza de un lado a otro.

Así que me he propuesto abrir un restaurante de estos. Todo son ventajas. Puedes hacer el guarro a placer y las risas están aseguradas. ¿Qué más puedo pedir de un puesto de trabajo?

60 comentarios:

  1. Por aca yo se de algún restaurante en donde se come en completa oscuridad y cuya idea es sentir con los otros sentidos, degustar, tener presente los aromas, etc. Nunca fui, aunque me parece sería una experiencia interesante.
    Lo que también existe es lugares que abren su casa para que se vaya a comer. Una especie de restaurante exclusivo, aunque nunca supe de uno que sea solo para una mesa. Me imagino que es para los que conocen de su existencia, y han hecho la correspondiente reserva. Pero nuevamente es algo que toco de oídas, nunca he ido.
    Hoy en día hay muchas tendencias nuevas. Quien sabe, es cuestión de encontrar el nicho apropiado para tu negocio! Jaja
    beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sé yo si a mí me molaría comer a oscuras. Me daría desconfianza eso. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  2. Ay nena a mi me vas a perdonar pero yo no iría a ninguna de esas picadas eh? Si ya lo paso mal en las BBC cuando tienes al camarero pendiente de ti para rellenarte la Copa...

    Yo soy más de comer, beber y ya, si quiero algún plus o extra ya si acaso me lo busco yo jaja.

    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo igual, la verdad. O sea, no descarto ir a un restaurante guay si tuviera el dinero para eso pero todo tiene un límite. Besotes!!!

      Eliminar
  3. yo alguna vez he comido fuera sobre la una del mediodía, y me sentía un poco como en ese restaurante que abre sólo para ti, porque aún no había nadie. en otros países de europa, comer a esa hora es normal.
    y tener toda la atención para mí todavía puede estar bien si hay una camarera monísima, pero si encima es un maromo... :P
    besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí eso me ha pasado alguna vez pero a la inversa. Vamos, que he ido muy tarde y me han odiado mucho. También acaparé mucha atención. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  4. Jajajajaja, si es que hay cada idea...yo al de Grecia, si algún día vuelvo al país no pienso ir que tengo pánico a la oscuridad.
    Por cierto hoy vi con mi madre el anuncio de ayer y menuda risa, primero porque me dio un ataque de risa que no podía controlar acordándome de lo que ayer contabas y mi madre flipaba porque no le veía la gracia y luego porque no quise que me creyera una loca que se reía de absurdeces y le resumí tu post, reto de capoeira a la vecina incluido, jejeje.
    Un besito y feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. No, si al final el mío va a ser un blog para toda la familia...

      Un besote!!!

      Eliminar
  5. Lo malo del oscuro es que se te vayan sin pagar. O que te paguen lo que les dé la gana, con la excusa de que no se ve.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para eso seguro que llevan una linternita. Menudos son... Besotes!!!

      Eliminar
  6. Creo que de esos a oscuras hay uno en Madrid... Tengo que mirarlo, pero juraría que vi la "noticia" hace un tiempo. Y pensé algo parecido, además. Me gusta ver lo que como. Y la cara del otro comensal. Y lo que me quieren cobrar. Llámame desconfiada, pero yo necesito la vista. De todas formas, si montas en negocio, me apunto. Hacer el mal y no ser visto suena a villano de cómic y me mola muchísimo la idea.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí no me molaría nada tampoco eso de no ver lo que como. Ya sin pensar en guarrerías, imagínate que pides pescado y te llevas a la boca una espina kilométrica. Quita, quita...

      Pero si es por hacer dinero saltándome las normas de sanidad, bienvenido sea. Muahahahaha (risa de villana)

      Besotes!!!

      Eliminar
  7. Hola! Inocente de mi, de los tres restaurantes que habías hablado me gustaba el de Grecia pero después de caer en todo lo que podría pasar al comer algo a oscuras me he dado cuenta que no había reflexionado bien mi elección, jajaja. Me quedo con los de toda la vida, jejeje.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me quedo con los de toda la vida. Que ahí, por lo menos, si hay cucarachas las ves. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
    2. Qué panda de cobardes somos. Jajajaja. Besotes!!

      Eliminar
  8. Buenísima idea, jajajaja. La verdad es que hay mucha "tontería" en la hostelería hoy en día! Pero bueno, al parecer acudir a estos restaurantes te dan cierto caché, pero a mi lo que me sigue encantando son los chipirones que te sirven en el chiringuito de la playa!!!! Soy muy plebeya y tampoco me gusta el exceso de atención!!!! Más que bien servida, te sientes vigilada!! jeje

    Feliz finde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo reconozco que a mí sí me gusta comer pijadas. Pero una cosa es eso y otra cosa es que ya se pasen de snobs. Besotes!!!

      Eliminar
  9. A mí no me gustan ninguno de esos, en especial el último, porque la comida entra por los ojos. Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se supone que justamente la idea es que prescindas de ese sentido para potenciar los otros pero nada. Yo prefiero ver, aunque sea con mis dioptrías.

      Besotes!!!

      Eliminar
  10. A mi no me pillarían en ninguno de los dos, además, creo que también se come con los ojos. La vista ayuda a disfrutar de la comida, o al menos a mi me pasa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mí, pero se ve que piensan que potencias los otros sentidos si prescindes de la vista. Yo prefiero no prescindir de nada. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  11. Qué horror. Se me ha quitado el hambre. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me han dado ganas de un bocata de chorizo o algo así. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  12. Pues ya nos contarás si tu plan sigue para adelante, jajajaja :)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya tuve la idea de los jelly-beans de fabada y aquí sigo, sin llevar a cabo mi idea. Jajajaja. Besotes!!

      Eliminar
  13. Yo también he visto uno en el que cenan o comen colgados de una especie de andamio, por darte otra idea. Y creo que en Nueva York hay otro en el que no se permite hablar.
    No digo más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Colgados de un andamio? Eso es capaz de sentarte mal al estómago y todo.
      Lo de no permitir hablar no lo veo tan mal. Hay veces que hay que oír cada chorrada, que mejor calladitos todos. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  14. Juas! La gente se 'atreve' a probar cualquier cosa. Yo no podría ni aunque me pagarán.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, a mí si me pagan, lo mismo sí. Está muy malita la cosa. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  15. Me ha encantado la forma en que tu madre y tú encontráis temas para hablar y divagáis hasta llegar a cualquier tema, mi madre y yo somos igual jajajaja. Oí hablar de ese restaurante a oscuras....no lo veo yo eh (nunca mejor dicho jaja) mira que si en vez de comerte lo que toca terminas comiendo otra cosa (y no pienses mal) no sé, casi prefiero un restaurante con luz íntima pero con luz jajajaja, que eso de meterme en la boca cosas que no veo (joder que cabeza más calenturienta tengo yo hoy)
    Besossss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Ya, si a mí como cliente no me convence tampoco. Pero como empresaria lo veo, pese a la oscuridad. Siempre habrá alguien lo suficientemente snob como para ir y no tengo que andarme preocupando por la presentación de los platos ni por las normas de sanidad. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  16. Eva la madre del angora4 mar. 2017 20:00:00

    Ninguno me convence, pero no hay cosa que me de más rabia que comer a oscuras jajaja odio la luz apagada para todo!

    Besis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también necesito luz para todo. Por cierto, ¿los camareros cómo llegarán hasta la mesa sin tirarlo todo? Jajajaja.

      Besotes!!!

      Eliminar
  17. Lo bueno de esos oscuros es que puede ir con una fea y nadie te critica

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los feos también tenemos derecho a comer con luz...

      Besotes!!

      Eliminar
  18. Jajajaja, pues a mí lo de a oscuras me mola...Se dejan de tonterías de presentación de platos... mira tú.
    Me recuerda a esa atracción de los parques acuáticos (black-hole) que no sabes en qué momento vas a caer ni hacia dónde... jajaja Factor sorpresa...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí es que no me molan los parques acuáticos pero sí, entiendo el símil. Y me da mucho miedo. Jajajaja.

      Besotes!!!

      Eliminar
  19. A la gente con recursos le encanta, mejor dicho le fascina, pagar por experiencias que el resto de la plebe con suerte puede imaginar. Aunque esas experiencias los dejen en ridículo.

    Digo esto, porque hay restaurantes, digamos, de la clase alta, donde sirven (voy a exagerar) dos ramas entrecruzadas, un caracol al medio y piedras de colores alrededor, le ponen un nombre extravagante/artístico al plato, y listo: a comer. Y a cobrar un dineral.

    Ahí tienes otro negocio: junta lo que tengas en el jardín, ponle un nombre francés a tu creación, y véndelo por comida conceptual. No van a faltar los idiotas que te hagan millonaria jaja

    Más saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo primero sería hacerme con un jardín pero lo mismo en el parque de abajo de casa puedo abastecerme. Jajajaja.

      Besotes!!!

      Eliminar
  20. Buena idea, yo no faltaría en ese restaurante :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ten cuidado con lo que deseas. Jajaja. Un besote!!!

      Eliminar
  21. Bienvenida al mundo del emprendedor!!! jajajjaja
    Deberías poner un terrario con las cucarachas bebé para que el cliente las elija, como en las marisquerías XDDDD
    pero eso sí, lo del restaurante sensorial, lo veo, a oscuras, pero lo veo XDDD

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si las dejo a la vista me parece que no voy a triunfar. Lo importante es el factor sorpresa. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
    2. jajajajjajajajjajajaja por cierto, pon cámaras nocturnas, para ver sus caretos tanteando por la sala, sería brutal jajajajja

      Eliminar
    3. Hombre, eso por descontado. De otra forma, mi trabajo no tendría razón de ser. Por cierto, ¿cuándo nos tomamos algo? Sin cucarachas, de ser posible...

      Eliminar
  22. chica, yo de ti me fio.. iría sin dudarlo! jajajaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiada confianza tenéis depositada en mí...

      Besotes!!!

      Eliminar
  23. Seguro que te forras.
    El de una sola mesa, a no ser que cobre a precio de oro no tardará en cerrar. No tiene sentido a no ser que cobres 200€ ,si no ya me dirás. Qué locura.
    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que imagínate cuánto cobrarán. Alta cocina y encima sólo para ti. Eso tiene que costar un fortunón. Vamos, que con un cliente ya cubres gastos para todo un mes. Besotes!!!

      Eliminar
  24. Jajajaja yo no sería capaz de comer a oscuras, soy muy mal pensada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí creo que me daría grimilla también. Y más después de toda la película que me he montado...

      Besotes!!!

      Eliminar
  25. Y caro, que se mucho más caro aún de lo proyectado. Es la pera lo de los restaurantes
    La pera
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, sí. Yo sólo por las risas no me lanzo a emprender. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  26. Jajajaja yo después de lo que has contado no sñe si iría, que a mí las cucarachas me dan un asco horribleeeee

    Me has recordado que una vez, en un hotel chateau, decidimos quedarnos a cenar en el mismo hotel y nos metieron en una habitación de museo sólo para nosotros. Venían a servirnos como en las pelis. Que palo daba. Yo no comí tranquila con tantas atenciones. En la habitación de al lado, oíamos a un grupo de personas comiendo. Se ve que metían a cada comensal en una habitación comedor porque les sobraban y así le daban un must a su restaurante, pero yo prefiero charlar con quien vaya y pasar más desapercibida... Encima los camareros hablaban en francés. Uy que tela...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uffff. A mí también me da mucho palo eso de que estén tan pendientes de mí. Aparte, uno no puede hablar de sus movidas porque estarán ahí con la oreja parada enterándose de tus miserias. Quita, quita...

      Besotes!!!

      Eliminar
  27. Aquí hay uno de esos de comer a oscuras y nos llama la atención, pero somos unos cobardes!

    Lo que sí nos pasó es ser los únicos huéspedes un fin de semana en un hotel campestre... todo el personal estaba por nosotros, tanto que no tuvimos que ir ningún día al restaurante sino que nos llevaban la comida a donde estuviéramos xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, a mí si me traen la comida y después se van, no me importa. El asunto es que estén ahí pendientes...
      Al restaurante deberías ir, que tú eres más osada y así nos lo cuentas.

      Besotes!!!

      Eliminar
  28. Jajajajajajaja! Jean Pierre, me meo!!
    Por aquí ya hay uno de esos, pero no le veo la gracia. :)
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me estaba contando Remorada. Yo no es que no le vea la gracia, es que me da miedo. Además, a oscuras lo mismo no me encuentro la boca...

      Besotes!!!

      Eliminar