Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

jueves, 31 de marzo de 2016

¡Cuánto relax!

Hubo un día de estas pasadas vacaciones que el churri y yo decidimos ir a un spa. Para relajarnos, o eso se supone. Bueno, la verdad es que sí, que relajados salimos, aunque a veces me pregunto si no será que este tipo de actividades terminan relajando porque uno ya va con la mentalidad de que va a salir como nuevo porque, en realidad, si nos ponemos a pensar, hay multitud de elementos estresantes en un circuito acuático de esos.

Para empezar, yo soy incapaz de seguir el orden correcto de uso de las instalaciones. Al entrar viene una lista con la secuencia exacta que se supone que hay que seguir para que la experiencia sea de lo más fructífera, con sus tiempos y todo. Vamos a ver, si ya de entrada me tengo que aprender de memoria una secuencia de veinte pasos con sus correspondientes duraciones y, encima, estar pendiente del reloj, pues ya vamos mal. Otra opción sería llevarme una libreta waterproof para tomar notas a la entrada o bien estar volviendo a la entrada al finalizar cada etapa para ver qué es lo que sigue. Nada, pasando y a hacer lo que me dé la gana, como siempre.

Lo primero es la irónicamente llamada “ducha de bienvenida”. No sé si estáis acostumbrados a que os den la bienvenida a los sitios tirándoos agua helada encima pero yo prefiero que me inviten a un refresco y un sándwich de salmón ahumado con cebollino. Luego ya te puedes meter en una piscina de agua calentita que es una gozada, la verdad. Dentro de la piscina hay diversos elementos de tortura como unos chorros que te dan en la espalda a mala leche y unas sillitas con un montón de burbujas que molan un montón si no fuera porque yo peso poco más de cincuenta kilos y me lleva la corriente, como al camarón que se duerme, por lo que lo que puedan relajarme las burbujitas en las lumbares lo compenso con el esfuerzo sobrehumano que hago con el brazo al sujetarme a la barrita para no salir despedida al otro extremo de la piscina. Todo esto mientras cierro los ojos para que no me entre agua con cloro debido a las salpicaduras de los asistentes que están usando los chorros asesinos.

Hay también una mini piscinita con agua congelada donde metí el dedo gordo del pie. A día de hoy lo noto mucho más relajado. En la sauna finlandesa aguanté como cinco minutos pensando que en ese momento estaría más a gusto en Hoover Dam a la una de la tarde en julio (conté mi experiencia aquí). Pero como no sólo de sauna vive el hombre, también está la terma, donde ni siquiera entré porque, al abrir la puerta y ver el vapor hirviendo que salía de ahí dentro, pude comprender lo que siente un spaghetti  a punto de ser lanzado a la olla. Siento mucho más respeto por ellos ahora. Así que, mientras el churri se escaldaba, yo me fui al pediluvio, que consiste en caminar descalza por unas piedras mientras te sueltan chorros de agua fría en las piernas. Vamos, que si por circunstancias de la vida hubiese que caminar por un sitio así, una persona en sus cabales se pondría unas cangrejeras en lugar de ir descalzo pero en este mundo loco nos ponemos las cangrejeras en la naturaleza y luego pagamos por ir a caminar descalzos sobre las piedras.

Y luego llegó el momento del jacuzzi, que eso sí que mola, ahí no hay peros que valgan.

Para ir finalizando, te metes en lo que dan en llamar “ducha de contraste” que es lo mismo que pasa en casa cuando te estás duchando y alguien tira de la cadena. Ahora fría, ahora caliente… Y en casa chillaríamos algo como “¡dejad de fastidiar ya con el agua!” pero en el spa eso mola mucho.

Y ya, por fin, te sacas un té y te vas a una habitación que huele a incienso a tomártelo en una tumbona, preguntándote cuándo será el momento en que puedas volver.

Porque, curiosamente, quieres volver.

80 comentarios:

  1. Me he reído con tu post. Yo también prefiero el refesco de bienvenida :)
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad? El agua fría no la veo yo muy acogedora. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  2. Eso es muy extremo!! Algún día tengo que hacer algo así para no morir con las ganas... eso si aguanto los cambios de temperatura del agua y los chorros salvajes, porque para esas cosas soy medio delicada jajaja

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no haz como yo, métete sólo en lo que te interese y pasa del resto. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  3. jajajaja, brutal! Nosotros hemos estado un par de veces y suscribo todas y cada una de tus palabras. La minipiscina helada yo sí la probé, le eché ovarios, pero no volvería a hacerlo, lo veo una parida y pasar un mal rato pa na. Lo mejor, como bien dices, el jacuzzi y el té del final.
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El churri también se metió un poco en la minipiscina, aunque creo que sólo hasta la cintura. Eso es una tortura. Besotes!!!

      Eliminar
  4. tuve una época de mucho stress en la que fui varias veces a un spa que hay cerca de mi casa. lo que peor llevaba era la gente que iba en pareja y estaban todo el tiempo comentando la jugada a grito pelado. y salpicando con el agua, como bien apuntas.
    me acuerdo del pediluvio, jeje. eso es casi como los colchones de fakir que salen en los tebeos.
    y las duchas... nunca he sido capaz de ducharme con agua fría sin sufrir, es superior a mis fuerzas. ^_^
    besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que no sé por qué tiene que estar fría la ducha del principio. Capaz de darte un pasmo ahí mismo según llegas. Jajajaja. Besotes!!!

      PS. Prometo que nosotros no dimos voces.

      Eliminar
  5. Lo del dedo gordo y el respeto a los spaguettis me ha hecho muchísima gracia jajajajaja. Te puedes creer que yo nunca he ido a uno?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues aquí tienes una fantástica guía de supervivencia si un día te animas a ir. Jajajaja. Besotes!!!!

      Eliminar
  6. Jajajaja...lo has descrito de lujo.
    ¡que locos estamos pagando por torturas así! la verdad es que a mi lo que me gusta de los spas son los masajes...jjijiiji...bueno tambien la sensacion de despues del circuito,la piel está extra suave.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me molan para ir de vez en cuando pero hay cosas que no las entiendo, la verdad. Jajajaja. Besotes!!!!

      Eliminar
  7. Tal cual Alter, muy bien contando!.
    A mi también me molan y me gusta volver aunque en el momento hay ratos que te sientes absurda por someterte voluntariamente a tanto trajín acuático.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que hay cosas que deberían estar consideradas tortura. Jajajaja. Besotes!!!!

      Eliminar
  8. Hola! Yo también necesito ir a un spa, jajaja. Creo que me pasaría como a ti, iría a mi bola y desde el principio al jacuzzi, jajaja.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, lo malo es que tampoco se puede acaparar el jacuzzi si no quieres que el resto de gente se te lance al cuello. Jajajaja. Besotes!!!!

      Eliminar
  9. Jajajaja, me encanta cómo lo cuentas!!!!! La ducha de bienvenida es una faena,por no decir otra cosa.
    Un besín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que menuda bienvenida, la verdad. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  10. Yo fui hace ya tiempo y la verdad es que no me gustó mucho. El agua fría no me gusta, la sauna no me gusta, los chorros en plan manguera de la policía para dispersar multitudes no me gustan... total, que no me sentí muy relajada, no. Y encima con gorro de piscina, que no sé si hay algo más humillante.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, el gorro. No hay cosa que le siente peor a nadie... Jajajaja. Besotes!!!!

      Eliminar
  11. Mi vida es un relajo, por tanto ¿para que quiero un relajamiento?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso que te ahorras. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  12. ¿Y no puedes pasar al jacuzzi directamente y quedarte ahí todo el rato?
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no quiero que los demás me coman los higadillos, mejor no. Jajajaja. Besotes!!!!

      Eliminar
  13. Me queda la duda de si, finalmente, saliste relajada de allí o más estresada de lo que entraste. Lo de las piedras me parece un ejercicio de masoquismo...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, como digo, parece algo increíble pero en el fondo quieres volver. Tiene sus momentos de tortura pero hay otros en que te sientes en la gloria. Jajajaja. Besotes!!!!

      Eliminar
  14. Comparto tu opinión. Es pagar por la tortura. :) Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero el que caso es que al final funciona. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  15. Solo he estado una vez y la verdad que no lo disfruté mucho... salí mas tensa de lo que entré... Qué poco me gustan esos sitios!!! Fijate que alguna vez me han regalado una entrada y yo la he regalado a mis cuñadas... Paso de volver!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, pues a mí sí me gusta, a pesar de todo. Será que tengo una vena masoquista. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  16. Me encanta como has descrito la experiencia jajaja La verdad que es un poco sinsentido, yo me atreví a meterme en la piscina de agua helada, y luego casi me da algo al meterme en una de agua muy caliente que había justo al lado. Exagerado, creí que me desmayaba ahí mismo.

    Y lo del camarón que se duerme a mi también me pasa, apenas peso 10 killos más que tú.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que creo que en la del agua fría hay que meterse después. Aunque no me hagas mucho caso, porque ya te digo que soy incapaz de seguir las instrucciones. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  17. Jajajajaaja!!! Qué arte tienes para hacer monólogos!!! Me parto contigo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De aquí a Comedy Central tengo un pasito. Jajajaja. Besotes!!!!

      Eliminar
  18. Jajaja, yo tengo un vale regalo para un finde en un hotel-spa aquí en Austria. Pero si es súper guay! Lo único lo del té, yo prefiero vinito o una cerveza ;)
    Besos y feliz finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En uno que estuve yo hace años tenían zumitos. Yo hubiese preferido un zumo antes que el té pero no tenían.
      A pesar de lo que pueda parecer por la entrada, a mí también me molan. Un besote!!!

      Eliminar
  19. La única vez que estuve en un spa me rompí la muñeca, no es broma, el suelo estaba muy resbaladizo...también fue en unas vacaciones de Semana Santa. Hace ya como seis años pero todavía me acuerdo y no con cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, yo es que tampoco querría volver si hubiese tenido una experiencia tan accidentada. Un besote!!!!

      Eliminar
  20. Ya vamos mal si me tiran agua fría es un reclusorio y por ahí Anita la huérfanita hará aparición jajajaj

    Es un spa o pruebas de tortura :p

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo tengo muy claro, la verdad. A lo mejor me metí en un casting para un reality. Jajajaja. Besotes!!!!!

      Eliminar
  21. Ya estoy por aquí!! Me alegro que hayáis descansado.
    Qué quieres que te diga!! Ante la duda, mejor ir y repetir, siempre que haya silencio, porque no entiendo que vayas a un spa y la gente se piense que esté en las piscinas públicas... `pero ese sería otro tema.

    Ahora me apetece a mí spa!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No eran demasiado ruidosos los que había, la verdad. Algo es algo. Jajajaja. Besotes!!!!

      Eliminar
  22. Hola. compartí hace un año esos mismos momentos de tortura y decidí no volver aunque tienes razón que a esos sitios vamos con mentalidad de relajarnos. Al final dormimos como bebés... seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que dormimos bien porque salimos como si nos hubiesen dado una paliza. Jajajaja. Besotes!!!!

      Eliminar
  23. Jaja, lo has contado como una historia de terror, pero lo unico que creo que ha faltado es un masaje, lo de las piedras me dio miedo porque soy medio torpe y seguro que si caigo. Saludos y hazlo mas seguido lo mereces

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Noooo. Una historia de terror tampoco. A mí me gusta ir pero es que si lo analizo no entiendo muy bien por qué me gusta. Jajajaja. A la próxima me lo pillo con masajito y todo. Besotes!!!!

      Eliminar
  24. Ese pequeño paraíso se ve 110% relajante. Solo faltó que te echen viento con hojas de palmera y te sirvan la uva directo a la boca jaja.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja. Lo estás idealizando demasiado... Besotes!!!!

      Eliminar
  25. Juas! Yo paso también del circuito y solo entró a la piscina y el spa. Lo demás son torturas... jis!

    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El jacuzzi es lo mejor. Eso sí que mola. Besotes!!!!

      Eliminar
  26. Si nada mas entrar ya me tiran agua fria mal vamos , pero en fin que al final yo saldria mas estresada de lo que he llegado..... en din yo me quedo con el masajito ultimo, ese si me mola.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso no nos dimos masajito. A ver para la próxima... Besotes!!!

      Eliminar
  27. Jajajaja me partooooo. Cuando he ido a un spá paso del itinerario y me pego todo el tiempo en la piscina de chorros y el jacuzzi. Listorra que es una jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es básicamente lo que hice yo... Jajajaja. Besotes!!!!

      Eliminar
  28. Pues a mi me encantan!!
    De hecho ahora mismo estaba hablando con marido para organizar uno para este mes.
    Incluso meterme en la piscina helada, o echarme el cubo de agua fría después de la sauna.
    Viviría en un spa jaja
    Muaks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me gustan, la verdad, pero hay cosas de las que paso olímpicamente. Yo me voy derecha a lo que me relaja de verdad. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  29. Yo esta Semana Santa he estado en un recinto hotelero con spa. Como siempre, cuando viajo con mi hermana, reservamos el spa y nos damos un masajito también.

    Yo como tu disfruto mucho del spa, pero al contrario que a ti lo único que no me gusta es el jacuzzi, me recuerda a algo perverso-sexual...y con mi hermana al lado, como que no. Los sillines con chorros es verdad que te hacen sacar unos músculos increíbles en los brazos, ya que como a tí, a mí también me levanta y me arrastra la corriente...y lo del agua asesina de ojos..TODA LA RAZÓN.

    La Estupenda

    Kiss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí el jacuzzi me encanta. Sí que es cierto que suelen tener fama por todo lo que se ve en las pelis y demás pero vamos, yo me concentro en las burbujitas y me relaja cosa mala.

      Los sillines esos deberían ser regulables en base al peso. Jajajaja. Besotes!!!!

      Eliminar
  30. Si quieres volver es que ese agua llevaba droga :)
    A mi no me gustan nada los spas sin embargo disfruto mucho en los sitios en los que, de forma natural, hay aguas termales o cosas similares (con respecto a esto te recomiendo visitar la ciudad de Orense).
    Eso si, lo que no perdono es un buen masaje, ahí si que dejo de ser yo misma y me abandono y lo que surja :P
    Siempre me haces reir con tus descripciones de todo :)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sabes que nunca he estado en aguas termales naturales? Es uno de los grandes pendientes que tengo en esta vida.
      Los masajes son una pasada. Hace mucho que no me doy uno...

      Besotes!!!!

      Eliminar
    2. Pues si algún día podeis y quereis hacer el viaje informaros de lo de Orense, es chulísimo (y súper barato, algunas son gratis). :)

      Eliminar
    3. Me apunto el dato, ¡gracias! Un besote.

      Eliminar
  31. Hola,

    lo que me estoy riendo con tu post.

    La idea de la libreta waterproof deberías patentarla...

    Nunca he hecho el circuito termal, pero hice en un spa un pack de tratamientos y claro ahí eliges lo que te gusta.

    Hice una cosa que se llama cabina de colores que eso no relaja nada. Qué agobio pasé una y no más Santo Tomás, jajaja.

    Y por supuesto no me importaría la ducha de bienvenida, ahora la de contraste ni loca. El agua caliente no me gusta mucho.

    Gracias por escribir tus experiencias me divierto mucho leyéndote (te leía antes con mi otro blog).

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cabina de colores? Tengo que averiguar qué es eso. Nunca deja una de aprender cosas nuevas. Jajajaja.

      Pues lo que no me gusta nada a mí es el agua fría. Es que soy muy friolera, así que prefiero estar en lo calentito.

      Un besote y me alegro de que te haya gustado, Tania!!

      Eliminar
  32. yo estuve una vez, pero no soporto la sauna, y el jacuzzi me da repelús, me quedé con las piscinas de chorros y el solarium, aún así me relaje jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que, increíblemente, funciona. Jajajaja. Besotes!!!!

      Eliminar
  33. jajjjajjjajja... el agua relaja! eso es así.
    un besete!! sugus.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será por aquello de que nos pasamos 9 meses metidos en agua. Besotes!!!

      Eliminar
  34. Me encantan los spa. Aunque también voy en desorden saltando como trucha en río de instalación en instalación y patinándome con todo. Lo que me deja además son unas agujetas y un cansancio que parece que he ido a tirar de sacos de arena. Terrible lo que cansa eso del relax
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que en realidad no es relax. Es agotamiento puro y duro y por eso dormimos como bebés. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  35. Me mondo en la parte que explicas cómo te agarrabas de la barra para no salir despedida hacia el otro lado de la piscina, jajaja ¡qué bueno!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que soy muy canija... El churri me decía "Tienes que apoyar bien el culo en el asiento antes de que empiece a burbujear" y yo le hacía caso pero no había manera, oye. Jajajaja. Besotes!!!!

      Eliminar
  36. Ja ja ja, tiene mucha gracia lo que cuentas y cómo lo cuentas. Fíjate que lo del pediluvio yo lo pienso siempre, porque cuando voy a una playa con chinos me quejo una barbaridad y luego siempre le digo a mi costillo, luego voy al spa y me encanta el pediluvio, para matarme. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. A mí me resulta un poco incómodo el pediluvio pero me meto igual. Somos seres extraños...

      Besotes!!!

      Eliminar
  37. jaaaaa TAL CUAL!!! yo paso de todo lo frío, me hago la loca y me quedo en la piscina calentita!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que las cosas frías son para masocas. Jajajaja. Besotes!!!!

      Eliminar
  38. Hola!
    A mi me encantan los spa, de echo soy una adicta. Quizás no has encontrado el que te gusta igual, los hay de ir a tu bola también.
    Fíajte que yo me acostumbré cuando vivía en Budapest, que tiene unas aguas termales divinas...al aire libre!! Así que todo lo que cuentas le ańades la nieve que te cae en la nariz mientras tu cuerpo está sumergido en una piscina como una bolsita del té. Y luego ponerte un albornoz y salir corriendo a los vestuarios!!
    Y oye, en tres sesiones como nueva, ni me dolía la espalda, ni te deprimes(otro efecto es el psicológico)y encima agarré muy buuena musculatura en la espalda para levantar a mis hijas.
    Y estoy deseando tomar un tren y volver, de vez en cuando me escapo hasta allí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, si a mí me gustan. Lo único es que hago sólo lo que me gusta hacer y de las cosas frías paso, que eso no me relaja nada. La sola idea de salir por la nieve en albornoz me da tiritona. Jajajaja.
      Yo viví muchos años en Uruguay, donde también hay aguas termales naturales (sin nieve) y ¿puedes creer que nunca fui? A ver si para la próxima vez que vaya me quito la espinita... Besotes!!!

      Eliminar
    2. Uruguay!. Pues va a ser que nos hemos cruzado y todo en algún viaje!.
      Spas no recuerdo, pero sí zonas electromagnéticas como Piriápolis, interesantísima la historia de su fundador, Piria.
      Y las termas de Arapey. Y claro, en los hoteles de lujo en Punta del Este.

      Eliminar
    3. Me refería justamente a las termas del Arapey o a las del Daymán, que también soy muy famosas.
      Qué ilusión me hace dar con alguien que conozca Uruguay... Jajajaja. Besotes!!!!

      Eliminar