Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

jueves, 2 de agosto de 2012

Subidón, subidón


Esta semana he vuelto al trabajo.

El lunes y el martes, pues lo típico. Un montón de cosas acumuladas en las dos semanas de ausencia que hicieron que mi estrés post-vacacional alcanzara niveles insospechados. Ayer miércoles ya lo había dejado todo controlado y pude respirar tranquila… por escaso tiempo.

Estamos todos trabajando en silencio, muy modositos, cada cual a sus cosas cuando, de repente, se empieza a oír la alarma de incendios. La tenemos justo en la puerta de entrada a nuestra oficina así que se oía y se oía bien.

No subía nadie a avisar que teníamos que salir por patas y, como una vez ya sonó sin motivo aparente y la cortaron a los dos minutos, seguimos tan tranquilos. Muchas luces no tenemos, no. Cualquier día va a ser como el cuento del lobo. El día que haya un incendio de verdad no vamos a salir hasta que veamos que nos van a consumir las llamas (las de fuego, no las primas de las vicuñas).

En fin, que como aquello no paraba le digo a mi compañero J. “Vamos a bajar a ver si el de Seguridad nos dice algo”. Informo a mi compañera V. (ya por todos conocida) que si pasa algo la llamo y la dejo encargada de mi bolso (hay que salvar el brillo labial aun arriesgando la vida).

Bajamos y el buen hombre nos dice que no pasa nada; que van a hacer obras y que han quitado una botonera (no preguntéis, nosotros tampoco entendimos ni papa) pero no dice nada de si piensan parar la alarma o no.

Volvemos a subir y contamos la incomprensible historia de la botonera. Trabajar con una alarma de incendios sonando constantemente saca de los nervios a cualquiera pero, no conformes con esto, de repente empieza a sonar un teléfono en un departamento que está justo al lado y donde no hay gente desde las cuatro de la tarde. El teléfono suena y suena, haciéndole los coros a la alarma. Le digo a V. que, si lo llego a saber, llamo a los asiduos de la Fabrik y de Radikal y montamos una Rave en un momento dado. Subidón, subidón.

Me puse música en el MP3 pero de fondo seguía oyendo la alarma, cual acompañamiento cutre-musical. Nuestro compañero D. se levanta y cierra la puerta que conduce al pasillo, con lo que se amortigua un poco el sonido. Viene el vigilante de seguridad (no sé si a mirar la famosa botonera) y, al salir, deja otra vez la puerta abierta. V. resopla y va a cerrar la puerta otra vez. Al rato, una chica que trabaja en otro proyecto en nuestra misma planta (no sabemos ni quién es) se va a su casa, dejando la puerta abierta. Esto ya es vacile. V. resopla más fuerte y cierra la puerta por tercera vez. Esto ya empieza a afectar a nuestros nervios, es como una tortura china.

Cerca de hora y media estuvo sonando la alarma. Vuelvo a bajar con J. a fumarnos un cigarrito y, al subir, constatamos que ya no suena. Hay como una turbina dando vueltas pero ya no emite sonido alguno. Columbramos que se ha roto y lo comentamos con nuestros compis al entrar.

 - No, no, no – Dice nuestro compañero M. – He sido yo, que la he hackeado.

- ¿Cómo que la has hackeado?

- Sí, la he inclinado y ahora, como no hace contacto, no suena.

A grandes males, grandes remedios. Sólo espero que la haya vuelto a dejar como estaba, que ya me veo el resto de nuestros días sin alarma… 

18 comentarios:

  1. Uff, yo también la hackearía, ¡es que esos ruidos me ponen los nervios de punta! xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estábamos todos atacados, ya. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  2. Lo mismo pensé yo, que espero que lo haya dejado tal cual estaba que al final va a ser verdad lo que dices de que les terminará pasando como con el cuento del lobo ;)
    Besos y que te sea leve la reincorporación

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy por suerte ya no había ruidos infernales... Besotes!!!

      Eliminar
  3. Impresionante, ante peligros con el churri sales corriendo estropajo en mano y te salvas sin que importe nada más, pero ante una alarma de incendios os quedáis todos tan tranquilos y encima mandas a tu compi a que te salve el bolso... A veces me confundes jajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Es que como ha sonado más veces, ya no nos impone respeto alguno. Jajaja. Besazos!!!

      Eliminar
  4. Lo que me parece increible es que intenten “cambiar la botonera“ no sin antes silenciarla, digo yo...porque lo que ha provocado ¿ hora y media hasta ladearla? Yo directamente no podría haber trabajado...no puedo con los sonidos tan fuertes.
    En cuanto he llegado a Rave me he dado cuenta de lo mayor que soy...no tenía ni idea de lo que era y he tenido que buscarlo...ains.
    Besitos.... y poned bien el aparatejo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue infernal, no te digo más... Lo de la rave me lo sé porque tuve una compañera de trabajo que sí que era asidua. Si habré conocido gente peculiar en esta vida... Besotes!!!

      Eliminar
  5. Jajaja, muy bueno lo del hackeo!
    No sé cómo aguantasteis tanto rato con la alarma ON, a mí me da un algo...
    Espero que la rentrée no sea muy dura!
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, ahora que ya no hay sonidos espantosos parece que lo voy llevando mejor. Besazos!!!

      Eliminar
  6. Jaja, hackeado! Genial! Aunque espero que hoy no se le ocurra a nadie incendiar algo por ahí...
    A mi lo que hubiera levantado es una jaqueca insoportable!
    Buen finde reina!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por suerte, la jaqueca ya la traía de mi casa y como me había tomado un ibuprofeno (bendito sea) me pilló inmunizada.

      Besotes!!!

      Eliminar
  7. y digo yo... el segurata cuando subio no podia haberla quitado?? o decirle al electricista de la obra que la desenchufara... pero cuanto listo hay en nuestro pais!!!
    Para rato aguanto hora y media con la alarma puesta, menuda jaqueca!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso pensábamos nosotros, que iría a quitarla, pero no. Se ve que como desde la garita de Seguridad apenas se oía... Besotes!!!

      Eliminar
  8. Qué horror, nosotros tenemos obras, puede venir tu compañero a cargarse la máquina de taladrar...me están entrando los siete males.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Pues mira, se lo digo. Lo mismo le ha pillado e gustillo al hackeo de máquinas infernales. Jajaja.

      Eliminar
  9. El curro, esa gran fuente de historias bizarras...XDDD

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando me toque el Euromillón me voy a plantear seriamente seguir trabajando, sólo por continuar teniendo material para el blog. Jajaja. Besos.

      Eliminar