Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

jueves, 21 de septiembre de 2017

Vacaciones tranquilitas VI: Cómo sobrevivir a un día en el aeropuerto

Abandonando La Gomera
Diciendo adiós a La Gomera
Y definitivamente había que volver a los Madriles. Nuestro vuelo de vuelta salía a las siete de la tarde pero, como no habíamos conseguido una combinación de ferry-vuelo que nos sirviera, tuvimos que ir saliendo del hotel a las nueve de la mañana.

Camionetita por carretera sinuosa una vez más (Álter con el corazón encogido también una vez más) y viaje en ferry de cuarenta minutos hasta llegar a Tenerife. Me mola el ferry como medio de transporte. Te pones en la parte de fuera y te va dando la brisa marina (bueno, brisa o más bien un vendaval pero es de lo más agradable). Es que me gusta ver agua, qué le vamos a hacer.

Llegando a Tenerife desde La Gomera
Llegando a Tenerife
Nos vino a buscar el taxista al puerto para llevarnos al aeropuerto de Tenerife Norte. Teníamos intención de dejar el equipaje en consigna para poder pasear un poco hasta que saliera nuestro avión pero habíamos buscado en Internet y hasta llamado por teléfono a Aena y todos nos decían que dicho aeropuerto no contaba con consignas. Como yo no daba crédito, lo pregunté de todos modos en el mostrador de información, donde me sacaron de dudas definitivamente. En el aeropuerto de Tenerife Norte no hay consignas. Muy mal, aeropuerto de Tenerife Norte.

Así que nos tocaba estar atrapados allí durante unas ocho horas (seis, si contábamos con que a las cinco ya se podía facturar el equipaje y, al menos, recorrer el Duty Free Shop). Me compré un par de revistas de pasatiempos y nos sentamos a ver la vida pasar. No os cuento el dolor de cuello con el que terminé de estar en una silla incómoda completando crucigramas y sudokus. De a ratos me levantaba y daba una vuelta por allí. Si necesitáis saber dónde está algo en ese aeropuerto, os puedo dibujar hasta un croquis.

Fuimos a comer cualquier porquería ya que en los aeropuertos nunca tienen delicias locales sino platos precocinados de dudosa procedencia. Como idea de negocio yo propondría montar restaurantes chulos en los aeropuertos, que a veces uno se ve ahí atrapado y le apetecería darse un homenaje de buena comida con su sobremesa, su copa y su puro.

Por fin facturamos el equipaje y tengo que decir que el Duty Free, con tantas ganas que le tenía, resultó ser una decepción. Era pequeñito y no tenía nada demasiado interesante. A lo mejor es que me había creado unas expectativas muy altas.

Aeropuerto de Tenerife Norte
Ese no era nuestro avión, pero
a esas alturas me hubiese subido
a cualquiera
Aprovechamos para conocer los baños de la zona de embarque porque los de la zona de llegadas ya los teníamos muy vistos y para tomarnos un café mientras yo mandaba a mi madre el decimoquinto mail del día.

Arribamos, por fin, a la T2 de Barajas. Llegamos tardísimo y ya habían cerrado todos los sitios donde se pudiera comer (sí, en la T2 cierran todo aunque llegan vuelos a todas horas, son unos genios). En casa no teníamos nada que cenar porque habíamos vaciado la nevera, así que nos tocó ir hasta la T4, donde nos habían dicho que había un Burger abierto 24 horas. No había más opciones. Mi experiencia culinaria iba decayendo según se terminaban las vacaciones.

Pero bueno, que me quiten  lo bailado. Había pasado una semana estupenda y no iba a permitir que una vulgar hamburguesa y el hecho de haber hecho un viaje más largo que si me hubiese ido a ver a mi madre a Montevideo me arruinase las vacaciones. Aparte, esta vez no me accidenté ni me enfermé a la vuelta, como suele ser mi costumbre y ya os he contado en relatos anteriores.

Y si el viaje de vuelta hubiese ido sobre ruedas, tal vez no hubiese tenido nada que escribir para hoy. 

28 comentarios:

  1. ufff, ocho horas es mucho tiempo. yo tengo una extraña memoria visual para recordar cualquier lugar cerrado en el que haya permanecido un cierto tiempo, desde una sala de espera hasta una estación. cierro los ojos y visualizo el lugar con muchos detalles. si estuviera en un sitio tantas horas, seguro que ya no se me olvidaría jamás.
    pero bueno, al final esas cosas se recuerdan como una anécdota. y si no te mareaste ni nada de eso, pues es lo principal.
    besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no me mareé y por suerte esta vez al churri no se le cortó la digestión. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  2. Hola! Madre mía seis/ocho horas allí, con razón terminaste con dolor de cuello, a mi me habría pasado lo mismo aparte de volverme loca, jajaja. Pero bueno, como bien dices esas vacaciones ya no te las quita nadie.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces las cosas tienen sus inconvenientes, qué le vamos a hacer. Besotes!!!

      Eliminar
  3. Que disyuntiva, evitar los contratiempos o tener algo interesante para escribir.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Parecerá mentira pero sí que pensé que, al menos, tanta espera me daría para un post. Besotes!!!

      Eliminar
  4. Como mis vacaciones de este año han sido cortas, estoy viviendo las vuestras. Las tuyas han desprendido esa desconexión que por encima de toda suele buscarse en ellas.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que lo necesitaba como el comer... Besotes!!!

      Eliminar
  5. Bueno un poco accidentada la vuelta... Pero te ha dado para un post tantas horas espera.

    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hay que pensar con mentalidad de blogger. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  6. Las largas esperas en aeropuertas y estaciones de tren, son un coñazo. Hacen que la vuelta de un buen viaje deje un pelin de sabor amargo...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí no me dejó ningún sabor amargo. Esas vacaciones tan fantásticas no había quién las estropeara. Besotes!!!

      Eliminar
  7. Qué casualidad. Yo también pasé seis horas de aeropuerto. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Dan para mucho esas horas de espera...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O para poco, según se mire. Jajajaja. Besotes!!

      Eliminar
  9. Con los aeropuertos hay que hacerse de paciencia, sobre todo si hay que pasar varias horas.
    Este viaje estuve unas cuantas en el de Buenos Aires cuando ibamos a salir (mi chico no queria llegar tarde asi que despues tuvimos unas seis horas de espera!). Tambien en Amsterdam que como salia muy temprano también estuvimos con tiempo para poder ir en el tren. Imaginate que a las tres de la mañana ni tiendas para ver..
    beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tienes razón. La paciencia es parte de la virtud del buen viajero. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  10. Buena idea esa de montar un negocio de comida rápida más o menos aceptable para hacer más amena la espera ( se hace eterna, por cierto). Yo creo q hasta montar un escenario con títeres triunfaría.. Jajajajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a mí a esas alturas me hubiese valido cualquier entretenimiento. Jajajaja. Lo mismo también se puede montar una sala de ocio dentro del aeropuerto. Lo malo es que seguro que invierto en el negocio y van y ponen consigna, como si lo estuviera viendo. Jajaja. Besos!!

      Eliminar
  11. venga, a lo bueno de verdad.. confiesa... cuantos toblerones cayeron??? eh ehhhh?? jajajajja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ni uno, la verdad sea dicha. No estaban precisamente baratos. Besotes!!

      Eliminar
  12. Eso es consolarse. Sí. Viva el optimismo. Ha sido una mierda pero oye, que lo cuento y nos reímos jajaja
    Lo entiendo, eh? yo hago eso en twitter con los madrugones
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a tener que empezar a dar los buenos días en Twitter también. Podemos hacer competencia a ver quién se levanta antes. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  13. Pufff... me da un parreque! Me pongo de los nervios con lo de dos horas antes! Me lo apunto, para cuando vuelva por las islas lo de los horarios del vuelo y el ferry.

    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es bastante rollo, la verdad. Todo se solucionaría con que pusieran consignas...

      Besotes!!!

      Eliminar
  14. En el aeropuerto de Lima hay un restaurante de comida peruana delicioso, de la cadena Tanta ^^ (También hay uno en Madrid!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, eso lo tengo que buscar yo, con lo que me gusta la comida peruana. Jajajaja. Besotes!!

      Eliminar