Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

jueves, 7 de septiembre de 2017

Vacaciones tranquilitas IV: Turismo gastronómico y verbenilla

Una mañana en Playa Santiago
Playa Santiago
Al día siguiente de visitar el Parque Garajonay, nuestros doloridos músculos sólo pedían un poco de descanso y optamos por quedarnos todo el día en el hotel haciendo el vago, que es un lujo que una persona sólo puede permitirse en vacaciones. Así que pasamos la mañana en la piscina de agua salada del hotel (que era una gozada) y cuando ya estábamos suficientemente mojados y tostados por el sol, fuimos a comer al restaurante de la piscina. De postre me pedí una copa de helado que venía preciosamente adornada con un loro ataviado con una pluma.  Al verlo, le dije al churri que me lo pensaba llevar de recuerdo, a lo que el churri comentó “Mira que te gusta juntar moñadas”. Pues sí, me gusta.

Mi vergüenza era verde y se la
comió un perro
Una vez con la pancita llena, decidimos ir a echarnos la siesta porque, ya que estamos en plan vagancia, hay que hacerlo a lo grande. A la que íbamos volviendo a la habitación el churri me hizo percatarme de la pinta de domingueros que llevábamos y yo, que soy como soy, le dije “es mejorable”, procediendo a colocar en el sombrerito de paja el loro con pluma del helado. Le pedí que me sacara una foto para el blog porque este es el tipo de imagen que quiero que tengáis de mí (la sacó en vertical con el móvil, me disculpo en su nombre). Lo mejor vino después, cuando me dijo “¿a que no hay huevos a llegar con eso a la habitación?” Y los había, claro. Me recorrí todo el hotel con el loro ese en la cabeza, pasando por la piscina principal, que estaba a rebosar de gente. Cabeza alta, muy digna, segura de que iba a marcar tendencia este verano. Creo que el churri pasó más vergüenza que yo. Eso le pasa por desafiarme.

A la noche fuimos a cenar también en el hotel. Las fiestas de Playa Santiago estaban en todo su apogeo, por lo que los camareros intentaron infructuosamente que fuésemos a la verbena después de cenar. Nuestros maltrechos cuerpecillos no estaban para festejos (aunque ellos iban a ir después de currar y tenían que entrar otra vez a las ocho de la mañana pero yo estoy ya muy mayor).

Relajándonos en La Chalana
Creo que esta es LA imagen de mis vacaciones
Esto no duraría mucho tiempo, no obstante. La mañana siguiente la pasamos en la playa y, para comer, optamos por ir al bar La Chalana que es un sitio donde no os podéis fiar del aspecto. Es decir, tú lo ves de fuera y parece un chiringuito de playa sin más  pero os puedo asegurar que he comido como nunca en mi vida. Se pone hasta arriba, así que se disculparon por ponernos en un banquito donde estábamos sentados uno al lado del otro… frente al mar. Una afrenta terrible, sí. Estábamos bajo una sombrilla pero mi pie derecho quedaba al sol y me lo quemé. No hay dolor. El queso frito gomero, las gambas (con más queso) y las croquetas de atún me aliviaron todos los males. Tal vez la jarra de sangría también hizo lo suyo. Me quedé alucinada con la atención. Cuando pedimos los cafés, al chico se le volcó un poquito en el plato (cosa que en Madrid es de lo más habitual).Pues nos ofreció traer otro; yo no daba crédito a mis oídos. Obviamente, dijimos que no, que no pasaba nada. Pues se ve que aun así se quedó con cargo de conciencia y nos invitaron a los cafés. Ole por esa gente maja de La Gomera. No me extraña que en “The Times” le hayan dedicado un artículo.

A la noche, fuimos a cenar al Junonia (Avda. Marítima, 58) donde sólo pedimos ensalada porque el queso frito aún estaba siendo digerido pero la presentación, lo rica que estaba y, una vez más, lo majísimo que era el camarero, me hizo plantearme atarme a un cactus con pinchos y todo y no querer irme nunca más de esa isla buena.


Playa Santiago engalanada, esperando la noche
Y sí, tras las cena fuimos a la verbena. Asistimos a un concierto de un grupo tinerfeño de rock llamado “Ni 1 pelo de tonto” que hacen covers de los ochenta. Lo que me divertí, con lo ochentera que soy, no tiene precio. La energía y el buen rollo que tenía esa gente no se puede describir con palabras. Eso sí, me di cuenta de que ya pertenezco a la franja etaria para los que antaño se ponían los pasodobles. Había por allí un grupito de chicas de unos 16 años, empeñadas en que el cantante interpretara “Despacito” (por suerte, se negó rotundamente) y eso me hizo percatarme de que yo ya estoy “en el otro grupo” pero me dio igual; disfruté como una enana y me fui a dormir enamorada de Playa Santiago, de su gente y de los canarios en general.  

Aquí os dejo más fotitos hasta la semana que viene:

Álter en Playa Santiago
Cansada pero feliz

Una mañana en Playa Santiago, julio de 2017
Otra vista de Playa Santiago

Playa Santiago, julio de 2017
Y otra más

30 comentarios:

  1. te queda simpático el sombrero con la pluma! la seriedad dejémosla para los ingenieros industriales de la politécnica de madrid. ^_^
    a mí los pies no se me queman, pero son lo primero que se me pone moreno. tengo una marca de las chanclas que me va a durar hasta noviembre o por ahí.
    en cuanto a los gustos musicales, yo justo ahora estoy escuchando a mecano, así que vamos parejos.
    besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, mi churri también es ingeniero y es bastante pavo, la verdad. Jajajaja.

      Cuando estuve en California andaba siempre con unas sandalias de tiritas que me resultaban de lo más cómodas. Ni te cuento las rayitas que me quedaron en los pies. Jajajaja.
      Si es que ya tenemos una edad...

      Besotes!!!

      Eliminar
  2. Gomera, qué maravilla! Cuéntanos más! Yo estoy en Graciosa ahora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me han hablado maravillas de La Graciosa. Tengo que ir a conocerla. Seguiré contando la semana que viene. Un besote!!!!

      Eliminar
  3. El churri a veces parece nuevo. De todos es sabido que los hombres, en general, comos mucho más vergonzosos que las mujeres. Y encima provocando.
    Estás estupenda con la pluma en el sombrero.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cogí del brazo mientras hacía el paseíllo para que no pudiera fingir que no me conocía. Jajajaja. Besotes!!

      Eliminar
  4. La verdad es que me están dando ganas de ir por todo lo que cuentas, parece que vienes del mismo paraíso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De ahí mismo vengo, sí. Jajajaja. Besotes!!!!

      Eliminar
  5. Hola! Cuando nos desafían con alguna cosa, siempre son ellos los más avergonzados, jajaja. Por cierto, esas "moñadas" a mi también me encantan. Las imágenes son geniales, muestran lo bonito que es todo aquello.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que no escarmientan. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  6. Qué ganas me han dado de ir para allå. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo de lo único que me arrepiento es de no haber ido antes, así que ya sabes... Un beso.

      Eliminar
  7. Pues que bien os lo habéis pasado! Y lo del gorro con el lorito me encanta, estabas muy chic :)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que soy de lo más glamourosa. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  8. Soy tu fan, yo también hago esas memeces si me retan.
    Me encantan las fotos, la atención de los camareros y el grupo ochentero, por cierto, mi hijo con su grupo hace covers de rock de los ochenta, deben ser unos rarunos porque prefieren una canción de ACDC o Metallica que Despacito.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que no todo está perdido en materia musical. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  9. Qué buenas vacaciones!!!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  10. No te quedaba mal, parece un estilo de verano.
    Que buen lugar para comer, donde los incovenientes consisten en comer frente al mar.
    Un aplauso para el cantante que se negó a cantar Despacito. Y viva el rock ochentero. Viva el rock.
    Interesante crónica.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estilos de verano ha habido muchos. Que sean elegantes ya es otra cosa. Jajajaja.
      Y sí, que viva el rock.
      Besotes!!!

      Eliminar
  11. Me encanta el sombrero, y lo guapa que estás. Yo me quemé un día el empeine con unas sandalias de tiras dando un paseo por la costa de Girona.

    Dolor no había pero tirantez un rato largo que incomodidad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y luego cuando te duchas el agua te quema. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  12. hay algo que siempre me contagia de ti

    tu buena actitud tan sincera y la sonrisa


    ah y el cabello tambien tu cabello

    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oyyyy, pero qué cosas tan rebonitas me dices. Muchas gracias!!

      ¿El pelo? ¿En serio? Tengo muy poquito y muy finito... Besotes!!!

      Eliminar
  13. Yo este año no he tenido vacaciones
    Lloro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhhh, no me digas!! ¿Y no te vas a pillar unos días aunque sea fuera de período estival?

      Besotes!!

      Eliminar
  14. Qué buena vida... qué bien se está de vacaciones, y qué ganas me han entrado de ir a a Gomera :-)
    Yo también habría hecho lo de la pluma, para bochorno de mi propio churri... si es que no saben donde se meten :-P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso les pasa por desafiarnos. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  15. Que lindo! Me gusta la anécdota del loro en la cabeza.
    Acá escribiendo desde el aeropuerto de Barcelona. Pues si, se terminaron las vacaciones y nos volvemos a casa.. muy lindo lo hemos pasado por estos pagos :)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué ganas de que nos cuentes!! Viajar es un placer incomparable. Un besote!!!

      Eliminar