Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

jueves, 12 de junio de 2014

El Overlook chileno

Escuchando la radio el otro día, preguntaban a los oyentes anécdotas que les hubiesen sucedido en hoteles. No llamé porque estaba liada limpiando mi casita cual ratita presumida y yo, cuando me concentro en algo, no hay quien me haga desviar la atención de mi tarea.

El caso es que sí tengo anécdotas con hoteles. Una de ellas ya os la conté aquí. No debería poner el enlace. Son ganas de pasar vergüenza una y otra vez por el mismo motivo pero una es así.

La otra, un poco más inquietante, me sucedió en Santiago de Chile. Para quienes no lo sepáis, estuve allí tres meses por motivos laborales. Tres meses en un hotel donde ya estaba como en casa y, si estaba fumando en la puerta, los recepcionistas salían a avisarme de que me llamaban por teléfono. Pero no es de este hotel del que quiero hablar.

El día que volvíamos mi compañero y yo a Madrid, resultó que la compañía aérea, que llevaba ya meses al borde de la quiebra, decidió no volar. De tal manera, nos ofrecieron hotel hasta que el vuelo se decidiese a partir. Al principio nos querían ofrecer la misma habitación para los dos pero dije yo que naranjas de la China, que yo necesitaba mi intimidad, hombre ya.

Debería haber aceptado el ofrecimiento ya que el hotel en cuestión era bastante siniestro. Una vez traspasado el umbral, daba la sensación de que en su día intentaron hacer algo más lujoso pero se quedaron a medias. En el salón comedor (que no se usaba) había un piano que nadie tocaba y ya estaba yo imaginando que aquello empezaría a sonar solo en mitad de la noche. Todo tenía un aire de decadencia que daba bastante miedito, la verdad.

Los demás pasajeros del avión que fueron alojados en el hotel eran muy raros (esto me dio que pensar acerca del aspecto que tendríamos nosotros). Me causaba especial desazón una mujer con cara de desquiciada que  se paseaba pasillo arriba y abajo canturreando “Necesito agua para mi bebé”. Mi compañero me dijo que seguro que el bebé era un muñeco, logrando que se me erizaran los pelos de la nuca. Gracias al cielo, no. Luego lo vi y era un bebé de verdad. Un bebé con una madre un poco extraña, pero un bebé.

Un hombre nos preguntó cómo tenía que hacer para volver a donde estaba el recepcionista. Fue surrealista tener que explicarle cómo se usa un ascensor. A propósito del ascensor; se paraba siempre en la cuarta planta. Tanto si había gente esperándolo como si no. Muy divertido.

Para colmo, descubrí que el balcón de mi habitación se comunicaba con todos los demás balcones de la planta. La puerta corredera no tenía cerrojo, no. Dormí con un ojo abierto toda la noche no fuera cosa que de repente me despertase un susurro en el oído diciendo “Dame agua para mi bebé”.

A la noche siguiente salió el vuelo, por suerte para mi salud mental.


N. del A.: Para quien no haya leído el libro o visto la peli, el “Overlook” era el hotel de “El Resplandor”, de Stephen King. 

56 comentarios:

  1. Seguro que al poco de irte de ese hotel lo reinauguraron como Casa de los Horrores jijiji.... un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no me extrañaría. Ahí tenían material para un buen tour. Jajajaja. Besotes!!!!

      Eliminar
  2. Hoy he tenido dos entradas. Ah, se siente. Si no querías que la leyéramos, no haber puesto en enlace. Muy graciosas las dos.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te hayan gustado!!! Para eso estamos, aunque sea para que os riáis de mí. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
    2. Contigo, que no es lo mismo.
      Besos.

      Eliminar
    3. Eso es un eufemismo. Jajajaja. Besotes!!!!

      Eliminar
  3. Esssstupendo. Dan ganas de ir, sí. Y te digo una cosa, con la loca del bebé, ya hubiera dado igual el hotel que fuera. Vaya horror.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que la loca se llevaba la palma pero si, encima, la poníamos en un marco tan idílico... Jajajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  4. Jajajajajaja Álter, méxomeeeeeeeeeeeeee!!!
    Por cierto, exijo post con las mentiras de tu chilena madre.
    DAME AGUA PARA MI ANGORAAAAAAAAAAAAA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi madre no es chilena, es uruguaya. Y no hay mucho que contar, era algo parecido a lo que contaste tú. Besotes!!!!

      Eliminar
    2. Eso, no sé por qué puse chilena, coño!!!

      Eliminar
  5. Si es que lo que no te pase a ti... :) Desde luego, lo de la mujer por los pasillos buscando agua para su bebe no deja de ser inquietante. Yo no he tenido estas experiencias en hoteles, han sido mejores o peores, pero de lo más normalito.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues qué suerte has tenido porque te prometo que lo pasé fatal. Con decirte que a partir de las seis de la mañana ya no pude pegar ojo... Besotes!!!!

      Eliminar
  6. andannnndaaaaaaaa..... yo me veo en una de esas... y no sé lo que haría... de todas formas, altercica... te pasan unas cosas muy raras!!!! ajjajajjaja...
    un besico!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El surrealismo me persigue donde quiera que voy. Jajajaja. Besotes!!!!

      Eliminar
  7. ¡Madre mía! Se me han puesto los pelos como escarpias... ainnsss que miedito!! Yo prefiero pasar la noche en un parque que en ese hotel con esos raritos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una de las situaciones más extrañas que he vivido en mi vida. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  8. Anda que se te cuela en la habitación la tipa del bebé con un muñeco de plástico y canturreando lo del agüita y lo flipas, jajajajajaja!
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que yo tenía terror de que a ella también le hubiese tocado una habitación con terraza. Jajajaja. Besotes!!!!

      Eliminar
  9. yo le habría tocado la puerta al compañero y me habría instalado allí!

    oh, wait, para qué tocarle la puerta pudiendo entrar por el balcón? pues eso xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja. Es que quise parecer fuerte y valiente pero a partir de las seis de la mañana ya no pude pegar ojo. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  10. Da yuyu ese hotel, tia.... XDD
    Yo recuerdo haber utilizado un tejadillo de parking para pasar entre habitaciones de hotel, pero si ya teníais balcones, mucho más seguro ;)
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, con balcones le facilitamos mucho la vida a los sátiros. Jajaja. Besotes!!!!

      Eliminar
  11. jajajajaja, me parto!!! En esas circusntancias además... los planetas se alinean para que todo sea cada vez más surrealista. A mí me pasa sola en casa a veces... menos mal que está el Umpa para que ante el ruido extraño piense: habrá sido el Umpa... Lo malo es cuando lo tengo pegado...

    Yo no tengo muchas situaciones en hoteles, porque no he estado en muchos... jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no he estado en demasiados, tampoco. Pero, ya ves, el surrealismo me persigue. Jajaja. Besotes!!!!

      Eliminar
  12. Por favor!!! Yo no hubiera pegado ojo!!!!!!!!!!!!! Parece hotel de asesinatos encadenados!! Buff, pelos de punta!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dormí fatal. Te lo puedo asegurar. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  13. Alter:
    Que miedito me dio.... De paso podrías revelar el nombre del hotel, no vaya a ser que algún día me toque quedarme en el y ya sabría decir: ni loca!!!! jajajaja.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me acuerdo del nombre. Creo que mi mente hizo por olvidar. Pero estaba por Providencia. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  14. Uy, yo he trabajado en hoteles y créeme que casi podría escribir un libro con las anécdotas. Créeme que la señora con el bebé en la mano pidiendo agua no es nada, jajaja.

    Eso sí, creo que no eran tan siniestros como este que nos retratas. Pero cosas raras, pasar, pasan (insértese carcajada diabólica)

    Besotes, ya verás que bien duermes en el próximo hotel :) xDDDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por suerte sólo he tenido una experiencia así de terrorífica en un hotel. Si no, no vuelvo a pisar uno. Jajajaja.

      Deberías contar anécdotas. Esas cosas molan. Un besote!!!!

      Eliminar
  15. !Que valiente eres!, ¿dices que dormiste hasta las 6 de la mañana?, yo no hubiera pegado ojo en toda la noche jaja
    La verdad que lo que no te pase a ti......
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las circunstancias extrañas me persiguen. Jajajaja. Me desperté a las seis pero me dormí como a las tres así que... Besotes!!!!

      Eliminar
  16. jajajaja!!! aaaayyyy Hoteles!! esos lugares donde se reúne lo mejor de toda la sarna social, a veces o las veces en las que he me he hospedado.
    Si es que como en casa en ningún otro sitio XD

    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que hay hoteles donde se está a gusto pero, lo que dices, como en casa no se está en ninguna parte. Besotes!!!!

      Eliminar
  17. Jajajaja, muy bueno, a mi lo peor que me ha pasado en un hotel ha sido basicamente producto de mi torpeza, os lo conté aquí: http://im-perfectas.blogspot.com.es/2010/02/malos-entendidos-por-chelo.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Qué fuerte lo tuyo... A mí me pasa eso y me da algo. Besotes!!!!

      Eliminar
  18. En una excursión a Italia en el instituto unos sicilianos iban pedo por el hotel, pero poco más, en mi caso.

    Pues ya podías darle agua a esa pobre y demente madre, mala mujer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tenía agua, tenía sólo coca-cola y no creo que fuera plan. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  19. Yuyuuuuu!!!
    Yo me hubiera trasladado a la habitación de mi compi, y a la mierda mi intimidad!!
    Muaks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es que no nos llevábamos demasiado bien, tampoco. Jajajaja. Besotes!!!!

      Eliminar
  20. Con cosas mucho peores han constituido hoteles temáticos.
    Ya lo que veas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Daría para escribir una novela... Besotes!!!!

      Eliminar
  21. Te ocurre cada cosa, no me imagino en mitad de la noche en tan lúgubre escenario, ¡Miedito!


    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú con tus vecinos ya estás acostumbrada.Nada que temer. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  22. Le avisaré a Stephen King que venga a leer esta entrada, y seguro se pondrá de acuerdo contigo para el intro de su próximo libro XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ahora ha sacado una secuela. Lo mismo la tercera parte le puede ambientar en Chile. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  23. Que no, mujer que eran actores y había cámara oculta...búscalo en Youtube ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Pues no me extrañaría porque la cosa era cada vez más surrealista... Besotes!!!!

      Eliminar
  24. Que miedito! los pelos como escarpias, yo hubiera compartido con el compi seguro ( a no ser que le huelan los pies o ronque, entonces mejor la madre desquiciada sin duda! jajaja)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que no sé si roncaba ni si le olían los pies pero es que no nos llevábamos demasiado bien. Jajajaja. Besotes!!!!

      Eliminar
  25. Yeeee que miedo he pasado al final esta noche sueño con ese bebé seguro jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El bebé no daba miedo. Era la madre la que ponía los pelos de punta. Jajajaja. Besotes!!!!

      Eliminar
  26. Que miedo me dio! que hotel es ese? lo peor es el balcon, yo también hubiera dormido con un ojo abierto, si es que hubiera podido dormir. Espero algo bueno te haya dejado Chile y no solo terror!!

    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Por supuesto que me dejó muchas cosas buenas (aparte de hoteles siniestros y jornadas laborales de quince horas. Jajajaja). Me llevé grandes amigos de allí!!!
      El hotel no recuerdo cómo se llamaba pero estaba por Providencia. Un besote!!!

      Eliminar