Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

lunes, 9 de julio de 2018

Crónicas Felinas CCLXI: El camino a la locura


Marrameowww!!!

Una forma de poner nerviosa a la bruja, como he contado alguna vez, es hacer que se levante a darnos de comer a horas intempestivas en fin de semana. Sobre todo porque, una vez que se levanta de la cama, ya no es capaz de volver a ella, así que mola eso de conseguir que no pueda dormir ni siquiera los días destinados a ello. Tengo que reconocer que, este fin de semana pasado, la cosa no me salió demasiado bien. El sábado la hice levantarse a las ocho y media, lo cual estuvo bastante bien pero el domingo, la verdad sea dicha, se me fue la pata. Empecé a molestar a las seis y media de la mañana y, por lo visto, a esas horas no estaba dispuesta  a levantarse por nada en el mundo. Al final se levantó el consorte, nos dio de comer y se volvió a acostar (porque el consorte sí que no tiene problemas para conciliar el sueño). A las nueve empecé a molestar otra vez y ahí sí se levantó la bruja. Fue un pequeño triunfo pero igual pienso que no estuve fino del todo en la ejecución de mi plan. Todo buen líder estratégico debe ser capaz de aprender de sus errores. Lo dijo Maquiavelo, o Sun Tzu o tal vez lo leí en un sobre de azúcar.

Pero todo esto no importa porque esta semana ya me había marcado un buen tanto en mi misión de desquiciarla. Una de estas tardes, la bruja volvió de trabajar, nos saludó como hace siempre (como si a nosotros nos importara) y se fue a cambiarse los ropajes y quitarse las cuatro capas de revoque que se echa en la cara, dejando a la vista el monstruo del inframundo que realmente es. Para cuando salió del baño, me buscó y no me encontró. Dio vueltas por la casa, mirando primero en las habitaciones que estaban abiertas. Al no hallarme, pasó a revisar las que estaban cerradas, por si me hubiese yo colado en un despiste. Como seguía sin encontrarme, repitió el proceso con los pasos (y la respiración) cada vez más acelerados, mirando también dentro de los armarios porque conoce mi afición a arañarle la ropa y demás pertenencias. Yo no aparecía por ningún lado y yo la oía farfullar “Tiene que estar en casa porque lo he visto al entrar y la puerta la he cerrado. Porque lo he visto, de eso estoy segura. Lo he visto, ¿verdad?, ¡¡¿¿verdad??!!”.  Entre frase y frase de su soliloquio, intercalaba “Pequeeeeeee” y “pspspspspspsps” (dicho sea de paso, no sé para qué hacéis ese sonido los humanos, si nunca hacemos ni caso).

Finalmente, me descubrió al asomarse a la estantería de la entradita y encontrarme agazapado tras los libros, los cuales había sido yo capaz de saltar sin descolocar ni uno.

Una vez descubierto y viendo que la bruja ya estaba tranquila, ya no tuve tanto cuidado y los descoloqué al salir, que así la tenía otro ratito entretenida.

Prrrrrr.

26 comentarios:

  1. estabas entre libros, siempre te he tenido por un gato intelectual. a veces los humanos agitamos la caja o bolsa de pienso para hacer salir al gato de su escondrijo. no sé si ella también tiene ese truco. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intenta no usarlo porque el imberbe no admite bromas con ese tema.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  2. Hola! Por un momento he llegado a pensar que te habías metido en algún bolso, jajaja. Tienes razón, por mucho que hagamos el sonido de pspspsps no sirve de nada, jejeje.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, en el bolso sólo le hago pis, como ya conté una vez.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  3. Anda, mira que la haces sufrir a la pobre... Pero lo que más me ha dolido es que le descoloques los libros...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ahí se tiró un rato volviéndolos a colocar. No soporta ver nada que no esté milimétricamente cuadrado.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  4. Por tu comportamiento se diría que más que un macho felino eres un macho caprino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bonito juego de palabras pero la orientación de mis pupilas da fe de que no lo soy.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  5. Mi gatito también es maestro del camuflaje. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo reconozco que a veces fallo y se me ve el rabo o las orejas. Aunque el imberbe falla siempre, así que ni tan mal.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  6. Mira que he tenido un gato loco en casa, dos años, ahora lo tiene mi hijo mediano, quien lo trajo a casa, pero el tuyo es maquiavélico donde los haya. :-)

    Son muy suyos, tanto que nosotros, sus humanos y por tanto de su propiedad, o tenemos paciencia o nos vuelven locos, pero de verdad :-). Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no soy un gato loco. Soy un gato perverso (y, según cumplo años, cada día más).

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  7. Jajajaja qué maldad la tuya, me has recordado a cuando mi hermana y yo hicimos creer a mi madre que nos habíamos caído por la ventana, eso es de mala gente.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todavía no me ha dado por fingir un accidente pero tengo que practicar en ese aspecto.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  8. Lo que hay que hacer para que no se aburra verdad?

    ResponderEliminar
  9. " Ser del inframundo", pero bueno, Forlán, qué malo eres, no todos podemos ser tan bellos como tú.
    Muy bueno el escondite, y sin mover los libros, tiene su mérito.
    Prrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me voy perfeccionando con los años (en cuanto a belleza también).

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  10. Si que eres malo gatito, eh!!! Flor de susto le habrás dado así a la bruja…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que hace puro teatro para dar pena. Es mala persona.

      Prrrrrrr.

      Eliminar
  11. Lo de esconderse y ver a los humanos desquiciarse es divertidísimo. Y cuando te encuetran al fin, pones cara de inocente, como que contigo no va la cosa. Me hace gracia ese debate que tienen entre comerte a besos por la alegría de verte o darte un azote por haberte escondido y no responder al pspspsps...
    Mi escondite favorito es el carro de la compra, pero creo que empieza a estar visto, tengo que pensar alguno mejor.
    Un cabezazo, prrrrr
    RON :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Detrás de los libros es buena opción, visto el resultado. Yo ahí lo dejo.

      Prrrrrrr.

      Eliminar
  12. Parece que lo estás logrando, por lo que Alter escribió como presentación de tu entrada.
    Tenés talento para la escondida, te felicito.
    Y ahora entiendo de donde salió esa mención a Maquiavelo, por un inclinación literaria. Por lo menos usaste a los libros como escondite.
    Bien contado.

    PD: Lo de lo gatos y lo escondite tiene su tradición el cine. Como muestra una escena de Alien, que termina en con un plano detalle de los ojos de un gato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La bruja no escribe nada en mis entradas. Es todo mérito propio.

      Soy un gato muy culto, aunque no lo parezca.

      Prrrrrrrr.

      Eliminar
  13. Me pasa lo mismo pero con mis perritos, y me sienta fatal , besotes ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es que están haciendo bien su trabajo.

      Prrrrrrrr.

      Eliminar