Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

miércoles, 25 de julio de 2018

Anuncios Pesadillescos CCLIII: Los superquesos


Vamos hoy con un anuncio de quesitos. No de quesitos cortados en triángulo, que ya aparecieron alguna vez por aquí, sino de estos quesos de bola chiquititos tan famosos y que, hasta donde yo recuerdo, nunca han sido protagonistas de esta sección.

Supongo que la idea global de la campaña es conseguir que los niños vean comer queso como algo divertido. Siempre me ha llamado la atención eso de la “diversión” en la comida; la comida es comida y ya, no sé si tiene que considerarse divertida para deglutirla. ¿El entretenimiento está por encima del sabor? ¿Si enseñamos a un plato de lentejas a protagonizar un espectáculo de variedades, los niños se las comerán sin rechistar? A mí hasta me daría pena comerme algo que me ha proporcionado un buen show. Bueno, que me disperso, como es mi costumbre. A lo que iba.

Hace un par de años ya empezaron con esta idea y mostraban un quesito que se transformaba en superhéroe utilizando la cera protectora que lo recubre a modo de capa. Más tarde veíamos a un niño jugando con el quesito, fingiendo que el producto lácteo volaba por los aires al grito de “Soy Superquesoooo”. Dejé pasar el anuncio en su momento porque, aparte de comentar que en estos tiempos de móviles, tablets y consolas portátiles, me extrañaría mucho que un niño encontrase mucha diversión en hacer volar a un queso pero poco más podía añadir, por lo que la cosa me iba a quedar bastante escasa. A la vista está, dado que os he contado ese anuncio en medio párrafo.

Pero este año han vuelto a la carga con los quesos con superpoderes y, retomando aquella idea, han ido un paso más allá y vemos a una madre rebuscando en el mueble de la cocina. Unos quesos espían mediante una cámara desde su cuartel general (no puedo creer siquiera que acabe de escribir esta frase). Se percatan de que la madre no tiene ni idea de qué ponerles de merienda a sus infantes, por lo que los quesos salen volando (literalmente, con el envoltorio convertido en capa) y aterrizan sobre la mesa de la cocina, donde la madre los encuentra y decide que es algo ideal que meter en la mochila de sus hijos. O sea, tú te encuentras comida por arte de magia en la mesa y, sin ningún tipo de duda, se la pones de merienda a tus vástagos, sin dudar ni por un momento que algo surgido de la nada va a ser bueno para ellos.

El quesito va a parar a una bolsita donde vemos, además, una manzana, una botella de agua y un muñequito. Me preguntó quién metería juguetes entre la comida pero no soy madre así que, qué sabré yo.

Los quesos terminan locos de alegría al ver cumplida su misión y vemos a uno de los niños zampándose el quesito en la cocina.

Pues luego para la merienda sólo tendrá agua y una manzana. Que no se ande quejando después.

29 comentarios:

  1. me gustan esos quesitos, suelo comprarlos en el super. creo recordar un anuncio en el que insistían en su alto contenido en leche. pues hombre, sí, el queso es un producto lácteo. lo que me ha pillado más de sorpresa es que tengan superpoderes. :O a ver si se me contagia algo.
    besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que a mí también me gustan. Y usar la cera que los recubre para dar rienda suelta a la creatividad no está pagado. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  2. Y, ¿cómo llegan a idear estos anuncios? Es lo que me pregunto cuando los veo...Por cierto, están buenos estos quesitos.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, están buenos. Hay que reconocerles eso, al menos. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  3. A mí también me daría pena comerme una comida que me ha dado un espectáculo.
    Y los quesitos...en algún post antiguo cuento cuando un quesito "les dijo" a mis hijos que se iba porque no querían comerle y estaba triste y me di una torta que no veas, me tragué un bordillo y caí detrás de un contenedor así que odio los quesitos voladores o con vida propia.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que ese post me lo perdí... ¿En serio te pasó eso? Debería compadecerte pero confieso que me estoy riendo a mandíbula batiente. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  4. Es que los niños a veces son incluso más tontos que los mayores (si cabe). Recuerdo un cumpleaños infantil en el que había dos tartas, una normal y otra como un campo de fútbol con césped me mermelada. La normal llevaba el mismo bizcocho y la misma mermelada, pero no se la comió nadie.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo lo mismo me hubiese comido la normal por no estropear la otra. Pero es que yo siempre he sido rarita. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  5. Este anuncio sí le he visto. Me parece exagerado poner supe poderes a un quesito rojo, por bien que ese alimento es una fuente de energía estupenda.

    Muy bien descrito el anuncio en cuestión. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no creo que sea ni por la energía. Para mí que es porque no saben qué inventar y ya. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  6. A mí también me daría pena comermelo. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con lo que se lo ha currado, el pobre. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  7. Quesos cuya misión es ser comidos, que raro. ¿Esos pequeños se convertirán en publicistas cuando crezcan? No tiene nada que ver, pero lo pensé.
    Me parece muy rara esta publicidad.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sólo esta? A mí lo que me sorprende es encontrar una con sentido. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  8. Querer hacer la comida divertida supongo ayuda bastante con los pequeños.. Que gracioso unos quesitos con capa.. bien bizarro..
    Acá había una de queso cremón que era bastante divertida. Una madre que terminaba solucionando todas las preguntas de su familia con queso. Ejemplo, la abuela decía que el nieto no comía. Solución: queso. La hija adolescente iba con las amigas y había que darles de comer. Solución: queso (sobre una pizza) y asi..
    beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé, será que yo nunca fui muy tiquismiquis con la comida y, salvo alguna cosilla suelta que no me gustaba, comía de todo. Por eso será que no entiendo la necesidad de hacer que la comida sea "divertida". Besotes!!!

      Eliminar
  9. Jajaja, me parto con el "no puedo creer que acabe de escribir esa frase".
    Pues escrita ha quedado, tú verás en qué puede acabar esto.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que me obligan a escribir unas cosas... Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  10. Muñecos en la comida... yo pondria recaditos o estampitas jaja si no se comen el queso por lo menos lo comprarian por la estampa.
    Jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tú crees? Arriesgada estrategia de marketing la que propones. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  11. Me acordé de un queso que vendian aquo para niños.... apariencia asquerosa jaja pero era untable

    Y no sabia mal...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que este no tiene apariencia asquerosa y está bastante rico. Eso, al menos, hay que reconocerlo. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  12. hola! genial propaganda que en argentina no la conocemos, y mira que aqui se ve de todo! gracias por compartirlo, abrazosbuhos superpoderosos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de "genial" supongo que es ironía. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  13. Y el quesito (o superqueso) al recibir un mordisco, ¿siente orgullo o un dolor infinito?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No nos muestran sus sentimientos. Supongo que tampoco quieren que empaticemos demasiado con el queso en cuestión. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  14. Con eso de los quesitos extrañamente deseosos por ser engullidos, me recuerda cuando de chico me decían que si no me comía toda la comida del plato de algo que no me gustase, no sé, un pimentón; entonces ese pimentón iba a llorar (quéee). Yo pensaba que mejor así, le estaba salvando la vida!... Como ves, a los niños se les puede traumar con cositas tan cotidianas jaja

    Te dejo un abrazo, Álter.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaj, si, mi abuela me decia que el pollo iba a llorar si no lo comía... Raro, todo muy raro.

      Eliminar
    2. Vuestras abuelas eran muy raras... Mi madre era más del "come o te reviento". Jajajaja. Besotes a ambos!!!

      Eliminar