Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

miércoles, 6 de junio de 2018

Anuncios Pesadillescos CCXLVI: La trilogía de la limpieza (partes 1 y 2)


Ya una vez recuperados de la resaca de la entrega de los PAPA, toca poner el contador a cero y comenzar nuevamente a acumular candidatos para el premio 2019 (esto es un no parar).

Vamos hoy con una trilogía (a lo mejor son más, pero yo he encontrado tres). Se trata de una marca de electrodomésticos que, creo recordar, ya fue protagonista alguna vez en esta sección pero, como continúan haciendo méritos para figurar, no seré yo quien les niegue el privilegio.

La trilogía está basada en Misión Imposible (supongo que porque habrán financiado la película, cosa que está muy de moda últimamente).

En el primero que he visto, un hombre se descuelga por el frontal de un edificio con ventanales, ayudado de un arnés, mientras suena la consabida musiquilla. En su mano lleva un hidrolimpiador (vamos, un cacharro que escupe agua a presión, no tiene más misterio). Va moviéndose por toda la fachada mientras suelta agua a lo loco en las ventanas y en la parte que no tiene ventanas (desconozco si es hormigón, ladrillo o qué, que una no es arquitecta ni constructora ni nada). Lo curioso de todo esto es que, para avanzar por las cristaleras según va limpiando, va apoyando los pies en las ventanas. O sea, que no sé para qué limpia tanto si al final va a ir dejando huellas de zapatillas por toda la fachada. Y a ver cómo explicas a los invitados que tus cristales tienen huellas de pies. Yo prefiero que se vean los churretones de la lluvia (esa que no nos abandona últimamente) porque al menos tiene una explicación fácil: eres una dejada que no limpia nunca los cristales.

En el segundo, lo primero que vemos es a una señora que cuelga del techo cabeza abajo, como si fuese un murciélago. Poco después vemos que va sujeta por la espalda con unos cables que se descuelgan hasta que casi se da de morros contra el suelo. Desconozco por qué se descuelga cabeza abajo si tiene los cables en la espalda; supongo que será una licencia creativa. Luego ya vemos que lleva en la mano una limpiadora de cristales no tan “bestia” como la del anuncio anterior. Esta consiste en una esponjita para enjabonar y una parte de goma que, al mismo tiempo, aspira el exceso de agua. No entiendo el motivo por el que tiene que estar suspendida del techo para limpiar los cristales pero, si sólo viéramos a una señora limpiando los cristales, no habría forma de relacionarla con Misión Imposible, así que había que meter una referencia a la película, aunque fuera con calzador. En un momento dado, se le escapa una lagrimilla (no sé si por el esfuerzo o de la emoción de ver los cristales tan limpios) y la aspira antes de que toque el suelo, no vaya a ser que luego sus lágrima corrosivas dejen marca en el parqué.

El tercero es tremendamente surrealista, por lo que quiero dedicarle atención exclusiva la semana que viene.

20 comentarios:

  1. Hola! Si estos ya me parecen bastante surrealistas no me quiero ni imaginar como será el tercero que has dejado para que tenga una entrada para él solito, jejeje.
    Me quieren sonar pero no recuerdo estos anuncios, como siempre digo creo que mi cabeza no los retiene durante mucho tiempo por mi salud mental.
    Por cierto, si en el primero limpia los cristales y luego pasa las zapatillas por ellos... se va a pasar todo el día limpiándolos, jajaja.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un bucle sin fin. A lo mejor es porque tiene tanta afición a limpiar los cristales que tiene que tener una excusa. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  2. Uys, que no me suenan ninguno. Si es que apenas veo tv últimamente...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No los echan demasiado. Por suerte... Besotes!!!

      Eliminar
  3. hace poco limpiaron la fachada de mi casa, y de repente veías pegado a la ventana a un tío... da un vértigo horrible, aun sabiendo que van bien sujetos.
    besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí en un hotel el limpiacristales me dio un susto que para qué. Encima salía yo de la ducha tan contenta... menos mal que llevaba puesta la toalla. Lo que no me pase a mí... Besotes!!!

      Eliminar
  4. Por la emoción de estar tumbado en el sofá sin preocuparse de que los cristales estén como los chorros del oro también se puede soltar alguna lagrimita.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo obsesiones tengo muchas pero la limpieza de los cristales no es una de ellas, por suerte. Besotes!!!

      Eliminar
  5. No los he visto. Tengo que buscarlos. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿De verdad quieres hacer eso? Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  6. Lo de la lagrimilla ha terminado de descolocarme, es que no lo entiendo pero a la vez me fascina, no sé, muy raro todo.
    Besos y esperando estoy el más surrealista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es el más surrealista para mí. Lo mismo no. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Y yo que me alegro, oye. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  8. deseando del tercero!! jajajaj mare mia! besitos!

    ResponderEliminar
  9. Tengo una manía a las versiones absurdas de "misión imposible"!! Y no es porque me guste la película.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, pero ¿que hay más? Cuenta, cuenta... Besotes!!!

      Eliminar
  10. los anuncios son desastrillo, pero creo que convencería a mi mamá, que adora las ventanas limpias (de hecho, las de mi casa solo se han limpiado cuando ella ha venido y lo ha hecho xD)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las mías se limpian cuando no se ve al otro lado. Y a veces ni eso porque total, para lo que hay que ver... Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar