Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

lunes, 14 de noviembre de 2016

Crónicas Felinas CXCIV: De publicidad engañosa

Marrameowww!!!

Hoy vengo a relataros algo que me tiene preso de la indignación. Sé que la bruja ostenta el monopolio de hablar de anuncios en este blog pero, como le gano por goleada en lo que a estilo literario se refiere, procedo hoy yo también a aportar mi granito de arena en cuanto a la publicidad.

No voy a centrarme en un único anuncio, como hace ella, sino que voy a hablar en general de un tipo concreto de anuncios: Los de pienso para gatos.

Yo reconozco que la bruja es muy bruja y tal vez existan por ahí humanos de naturaleza más generosa pero, sea como fuere, esto no hace sino ofenderme sobremanera. Me refiero a que, hasta la fecha, no he visto un solo anuncio donde el  humano pese la comida antes de echarla en el platito como hace la bruja. Ni siquiera sirven una cantidad calculada a ojímetro con la ración que se supone que nos corresponde en función de nuestro peso y constitución. No. En los anuncios de pienso, los humanos sirven alimento hasta que el plato rebosa. Si esto no es cierto, me molesta que nos hagan creer que los humanos son así de dadivosos y que los que nos han tocado en suerte son unos agarrados de cuidado, que andan midiendo hasta el último grano de comida con tal de tener que comprar menos, aunque su excusa sea evitar que nos terminemos convirtiendo en bolitas ambulantes.

En caso de que sí sea cierto, entonces es que efectivamente me ha tocado la humana más roñosa del universo, lo cual me hace enfadarme todavía más y preguntarme “¿por qué a mí?”. ¿Quiere esto decir que yo podría estar comiendo montañas de pienso y tengo que conformarme con los granos contados (y pesados) que me proporciona la bruja?

De todas formas, tengo que decir que yo no soy de comer en grandes cantidades y, si me sobra pienso, ya no quiero el sobrante porque con el paso de las horas se queda como resequillo y ya no me mola. Yo soy así. Pero, más allá de esto, quiero disipar mis dudas en cuanto a si la bruja es así de avara o si la publicidad nos engaña haciéndonos creer que esos humanos generosos realmente existen.

Y otra cosa más. Que no os lleve a engaño esa típica escena de gato corriendo a la puerta cuando ve llegar a su humano. Os lo intentan vender como que estamos de lo más felices de veros y no, no es eso. Lo que tenemos es hambre y queremos que nos echéis algo en el plato, ya sea medido con cuentagotas como en cantidades dignas de banquete romano, pero algo.

Ese, y sólo ese, es el motivo de nuestras demostraciones de afecto cuando traspasáis el umbral, que parece que la publicidad de pienso quiere engañar tanto a los humanos como a los felinos y no se puede consentir.

A ver si unos y otros aprendemos a decir no a la publicidad engañosa.

Prrrrrr.

42 comentarios:

  1. lo de pesar el pienso le pegaría más al consorte, ya que él es de ciencias al igual que un servidor. ;)
    el mundo de la publicidad es muy idealizado, ya se sabe. de todos modos tú no necesitas que te llenen el plato hasta arriba. munchkin quizá sí, que es más comilón. ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La bruja también es muy de pesar. A ella le dicen que son cincuenta gramos diarios y no hay ni uno más. ¿No digo que es una agarrada?

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  2. Ya me parecía a mí que son mucho más cariñosos y desinteresados los perros. Vuestra ventaja es que no hay que sacaros a pasear con una bolsa de plástico para recoger inmundicias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Esa es nuestra única ventaja? No hay que bañarnos, no os babeamos... Piénsalo.

      Prrrrrrrr.

      Eliminar
  3. A ver Forlán que yo sé que a ti te puede la gula pero aunque no lo creas la Bruja lo hace por vuestro bien, para cuidar vuestra línea que no tengáis sobrepeso y seáis los gatos más sanos y longevos del universo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero si Munchkin tiene sobrepeso igual. Ya ves tú, tanta balanza para lo que ha servido.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  4. Tienes razón en todo jajaja se pasan con las raciones, jajaja aunque yo se de algún gato que va a la puerta a esperar aunque no sé si es para hacerle caer porque se enreda en las piernas jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa también es una posibilidad.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  5. Jajaj, yo soy como la bruja y lo mido con un cacharrito qu eme ha dado el veterinario, pero mi marido, que es especialista en cebar y engondar animales lo estropea y rellena los comederos sin ton ni son, hasta que rebosa, y el pienso no se reblandece porque literalmente se acaba y desaparece, así que no hay opción al reblandecimiento, jejeje.
    Besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, a Munchkin no se le resecaría ni se reblandecería tampoco.

      Prrrrrr.

      Eliminar
  6. Buuuf pues yo soy de las que le pone un montaña de pienso a Fantasma y, lo peor de todo. Hasta que no se le acaba no le pongo más, así que si quiere comer pienso "jugoso", primero se tiene que comer el reseco. Lo cierto es que no lo desprecia. Debe estar acostumbrado porque cuando nos vamos de viaje le dejamos montañas y montañas de pienso para que le dure para varios días...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso hacía también la bruja cuando nos dejaba a Luhay y a mí. Pero con este tragaldabas es imposible porque yo moriría de inanición.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  7. Hola! Pues la verdad no sé si decirte que la bruja es roñosa o no porque yo también le mido la comida a mi perra en este caso, pero mi hermano si le llena el bol a su gato y lo tiene siempre para cuando quiere comer, así que a lo mejor te gustaría más vivir con él, jajaja. Por cierto, el suyo hace lo mismo que tú, si le sobra pienso no lo quiere, quiere que le pongan nuevo. A lo mejor os llevaríais bien y todo, jajaja.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me lo pensaré. ¿Anda pensando en adoptar otro?

      Prrrrrrrrrrrr.

      Eliminar
  8. ¡Estoy de acuerdísimo contigo Forlán! Que no te engañe nadie.

    ¡Muack!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que hay que andar con mil ojos.

      Prrrrrrrrrr.

      Eliminar
  9. En el caso de mi gatito no tengo que medir nada ya que no es muy glotón que digamos. Mas bien le sobra siempre, asi que trato de mantenerle siempre lleno su platito y que coma cuando quiera. No tiene problemas de peso, asi que no tengo que preocuparme en medir raciones.
    Desde este punto de vista, tan engañosas no son esas publicidades jeje.. creo que depende del gato!
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy seguro de que, a pesar de eso, no le pones una montaña de pienso haciendo que eso rebose.

      Prrrrrrrrrrr.

      Eliminar
  10. Mira que no sé si sólo es tacaña o si la situación está de tratar de ahorrar. Pero deberías verlo por salud, un gato obeso debe ser menos ágil.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ella dice eso pero yo creo que es tacaña y punto.

      Prrrrrrrr.

      Eliminar
  11. Jus! Mi hermana tiene un gato negro, hermoso y de buen ver, "Croqueto" se llama. Pues pese a su nombre, come siempre lo mismo aunque le pongan siempre una montaña. Es así. Lo único que le miden son las latitas, de esas comería como si no hubiera un mañana. Irá en el gato. Con el pequeñajo por medio todo se te complica Forlán.

    ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que ha venido a complicarme la vida... Aunque reconozco que es divertido.

      Prrrrrrrr.

      Eliminar
  12. Yo tampoco le peso la comida y no tiene problemas de peso de momento. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí no me la pesaban hasta que vino éste a perturbar la paz del hogar.

      Prrrrrrrrrr.

      Eliminar
  13. En los anuncios ponen mucho para incitar al consumo desmedido, con lo listo que tú eres, no te dejes engañar por un plato rebosante.
    Prrrrrrrr

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero si yo nunca he comido desmedidamente. Lo único que quiero es que me den la oportunidad de elegir.

      Prrrrrrrrrr.

      Eliminar
  14. Jajajaja la publicidad siempre es engañosa, nosotras le damos su platito lleno a la coneja y ella se lo como como mejor le parezca, a veces se lo acaba temprano y a veces deja para la cena. Y si le sobra no le hace el feo, así se lo come.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Empiezo a pensar que la bruja es la peor del mundo.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  15. Oye, yo pienso lo mismo. Y no, tu bruja no es roñosa... la mía sí lo es!! Toda la vida contando los granos, los pedacitos de comída húmeda... siempre igua. Y diciendo cosas como "no, no le des jamón que antes se comió un par de chuches". Por favor, qué obsesión. Yo no he visto un plato rebosante en mi vida. Por eso será que a la puerta voy cuando me place, no siempre. Hala.
    Un cabezazo, prrrrr
    RON.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros sí vamos, pero porque tenemos hambre. Si los humanos salen a hacer un recado y ya hemos comido, cuando vuelven no los recibe nadie.

      Prrrrrrr.

      Eliminar
  16. Jajajaja solo he tenido perros pero los gatos siempre me han gustado mucho. Es gracioso no sabía que se midiera el pienso, eran mis padres quienes se encargaban de las mascotas jejeje pero es lógico que sino se pueden poner cebadicos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí antes no me lo medían pero desde que está Munchkin en casa y se come todo lo que encuentra, como no podemos comer juntos nos pesan todo lo que comemos para asegurarse. Porca miseria.

      Prrrrrrrrrrrr.

      Eliminar
  17. La publicidad es engañosa, eso es asín, pero lo de tus humanos es interés en que mantengas tus lorzas a raya. Agradecido deberías estar! :)
    Miau!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pero si a Munchkin le han pesado la comida desde siempre y está hecho una bola! Esto tiene que haber sido cosa del veterinario. En serio, sois el mal.

      Pfffffffff.

      Eliminar
  18. Pues la mía no lo pesa, lo pone a ojo, aunque como yo del pienso paso bastante, pues tampoco me importa mucho la verdad. A mi lo que me gusta es la comida que comen ellos, y al final, por pesado siempre me cae algo :)
    Lametones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué suertudo... A nosotros, la rara vez que nos cae algo de comida humana, es siempre una porción minúscula que no pasaría ni por canapé de fiesta de postín.

      Prrrrrrr.

      Eliminar
  19. Nah mi Calixto nunca corre cuando me ve. Camina hacía mi garboso y con la cola parada. Con la nariz empuja mi mano para que tome su cepillito y lo acaricie un rato. Después le doy de comer, le acaricio el rabo y se pone a comer.

    Cuando me voy estira la manita y ¡Mocos! siempre termina por rasguñarme sin querer. También soy de las que les da poco de comer a sus bichos jaja, no se vayan a poner como bolas de pelos con garras.

    Un saludo gato. Cariños al bicho menor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Calixto tiene pinta de ser un gato elegante, como yo.

      Prrrrrrr.

      Eliminar
  20. Oye, Forlán... pero son guapetones los gatos de los anuncios o no? Porque últimamente yo los veo a todos con unos pelos... que no entiendo de modas, vaya, pero no me gustan demasiado.
    En cuanto al resto, todos comemos menos de lo que sale en los anuncios y más de lo que se ve en las series de tv Jajajaja
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para gustos, colores, pero yo no sé si podría vivir con tanto enredijo de pelo.

      Prrrrrrrrrr.

      Eliminar
  21. Ya sé que ustedes son así. Sé de un gato afecto a la comida para perro, que reclama para que le den. Y si no le gusta, con una pata da vuelta el plato con la comida. Y empieza a reclamar. Los perros son más cariñosos o tal vez son más disimulados.

    Y algún día alguien va inventar algo absurdo, un absurdo más, como personal trainers para mascotas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los perros no saben reclamar lo que es suyo por derecho. Aguantar humanos es muy duro.

      Espero que si aparecen los personal trainers, a la bruja no le dé por contratar uno para nosotros.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar