Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

lunes, 7 de noviembre de 2016

Crónicas Felinas CXCIII: Juegos de otoño

Marrameowww!!!

Parece que el otoño ya está aquí. La bruja se pasa el día como alma en pena lamentando la ausencia de sol, el frío y el exceso de lluvia. Dice que todos son desventajas. Hay que ponerse más ropa que terminará más apelotonada en el tendedero y, como consecuencia de la humedad reinante en el ambiente, tardará más en secarse, con el consiguiente desbaratamiento de su férrea organización de días dedicados al planchado. Vamos, que no hay quien la aguante.

Nosotros, sin embargo, estamos de parabienes. Por fin se ha ido el calor asfixiante y ya no tenemos que tirarnos en el suelo cual babosas, con lo poco elegante que queda eso. Ahora nos acurrucamos en el sofá, como gatitos de bien y hasta levantamos algún suspiro a la bruja cuando me tumbo encima de ella y la miro con ojitos de gusto. Ella dice que es porque la miro con cara de amor; en realidad es que lleva una manta encima y no ha nacido quien diga que no a una mantita en el sofá en una tarde de otoño.

Otra ventaja que tenemos ahora que han bajado las temperaturas es que ya podemos jugar a perseguirnos sin que nos parezca un esfuerzo sobrefelino. El viernes pasado por la noche, después de la cena de los humanos y luego de conseguir el trozo de merluza por el que habíamos estado dándole la brasa a la bruja, nos pusimos alegremente a jugar al pilla-pilla.

Pero lo que cualquiera vería como un entrañable momento lúdico terminó en tragedia (para la bruja) ya que, en un momento dado, nos dio por subir a pelearnos al sofá. Pero el sofá no estaba vacío. Sobre él reposaba la bruja cuan larga es viendo alguna tontería en la televisión. Munchkin y yo empezamos a pelearnos encima de la bruja porque a nosotros lo que diga el protocolo nos es indiferente. Por un zarpazo mal dado, ambos perdimos el precario equilibrio que manteníamos sobre ella y, lógicamente, de alguna manera teníamos que evitar dar con nuestros huesitos en el suelo. Así que optamos por aferrarnos con las uñas a lo que teníamos más a mano; dícese: su pierna.

El resultado fue un chillido indescriptible y el consorte echando agua oxigenada y soportando alaridos para curar un boquete que le hice yo mismo en el muslo con mi pata delantera y otros tres que le proporcionó el imberbe en la pantorrilla.

Total, que la hemos dejado como un colador. A la “pobre” se le acumulan las desgracias. Todavía no se le ha quitado una marca que le dejó Munchkin en verano sobre un tobillo porque decidió que era muy divertido jugar con un pie que se movía bajo la sábana y ahora tiene más heridas de guerra por las que preocuparse.

Eso sí, esto no fue óbice para despertarla religiosamente a las ocho y media de la mañana del sábado reclamando nuestro alimento, porque tanta carrera nos había hecho gastar muchas calorías y no conocemos el arrepentimiento.

Prrrrrr.

48 comentarios:

  1. ahora caigo tu gato es gato y no gata como pensé en entrada anterior, y tu eres "la bruja", y tu gato que se muy bien que es gato y no gata, y prometo no volver a pensar que era gata tu gato, ya me perdí entre gato y gata, pero te dice "bruja" y es un gato negro..... upsss!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos mejor peeeero: YO soy el gato negro y ELLA es la bruja. Y la bruja jamás comenta en estas entradas porque son mías y sólo mías.

      No te lo tomo a mal, sé que eres humano.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  2. me ha molado lo del 'esfuerzo sobrefelino'. :D claro, sobrehumano es para los humanos, lógica aplastante!
    pero qué brutos sois, no hacía falta que os agarrarais a la pierna de ella, si los gatos siempre caéis de pie! un día la vais a desangrar entre los dos. :O

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso de que caemos siempre de pie no se cumple siempre. Sobre todo si hay poca distancia entre la superficie sobre la que estemos y el suelo, como en este caso, porque no tenemos margen de maniobra.

      Podrías escribir de eso en tu blog.

      Prrrrr.

      Eliminar
  3. Pobrecita la bruja... me ha dolido a mi solo de leerlo. Cría cuervos y te sacarán los ojos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y para qué quiero un cuervo?

      Prrrrrrrrrrr.

      Eliminar
  4. Hola! Seguro que ahora tenéis que aguantar sus quejidos intentando que os sintáis culpables, jajaja. La verdad es que sí, pobre, le haríais mucho daño, pero entiendo que no quisierais terminar en el suelo, era vosotros o su pierna, jejeje.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú sí que nos entiendes.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Pues tú te lo pierdes. La bruja, en el fondo, muere de amor.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  6. Uf! Mantita, sofá, y a dejarse querer. Vivís de lujo, Forlán. Eso sí, pobre brujilla agujereada.

    ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que se fastidie. No haber estado en nuestro patio de juegos.

      Prrrrrrrr.

      Eliminar
  7. Jajajaja, desde luego!!!! Un día haré un post con mis cicatrices por culpa de esas peleas tontas que acaban en drama, y siempre para mí, que os agarráis sin mirar y luego pasa lo que pasa.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí miramos. Pero nos da igual.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  8. ¡Buenos días señorito Forlán! Vas a tener que pensar alguna forma de disculparte a tu brujita, ¿no?

    Un dibujo, algún regalito...

    Un beso,

    Noa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, en eso estaba yo pensando.

      Prrrrrrr.

      Eliminar
  9. Esta humana vuestra tiene una paciencia astronómica con vosotros... Yo os bajaba la ración de pienso una semana.
    Miau!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero los veterinarios sois mala gente. Eso es sabido por todos.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  10. si es que "la bruja" es una santa.... en otra casa os habrían dejado a dormir en la terraza a la fresca, seguro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Estás loca, con el frío que está haciendo?

      No tienes corazón.

      Toma bufido.

      Pffffffff.

      Eliminar
  11. Pobrecita la bruja!!! Mas cuidado con esas uñitas!!! jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero ¿para qué vamos a tener más cuidado? Si nos da igual...

      Prrrrrrrr.

      Eliminar
  12. La bruja no es una bruja, ¡es una santa!
    Ahora que lo del esfuerzo sobre felino me ha hecho mucha gracia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué va a ser una santa... Cómo se nota que no la conoces.

      Prrrrrrrrrr.

      Eliminar
  13. Pobrecita. Que te mejores. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que se fastidie. Los buenos deseos déjalos para su sección.

      Prrrrrrrrrr.

      Eliminar
  14. Vaya tela! yo se lo que duele eso, una vez se cayó mi gata a la piscina y yo quise (para que no pasara frio) secarla con el secador...bendita ocurrencia,bahhhh, se me tiro en plancha ...ay! gatos desagradecidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca me han querido secar con secador pero sospecho que no me gustaría.

      Prrrrrrrrrrrr.

      Eliminar
  15. Que quede claro que no soy humano, soy un demiurgo.

    Pensaba que las brujas se llevaban mejor con sus gatos negros.
    Parece ser usado como campo de batalla de dos gatos tiene su riesgo.
    ¿Gatos perdiendo el equilibrio? Que no se diga, ni que estuvieran en contacto con Hierba de gato, como el colega de ustedes en Srek 2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por norma general supongo que las brujas sí se llevarán bien con sus gatos negros. Pero con esta es que es imposible.

      Pues sí, a veces perdemos el equilibrio. Sobre todo si nos dejamos llevar por el fragor de la batalla.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  16. ¿Un sábado a las 8 y media de la mañana? ¿Pero qué lujo es ese? A mí Mello a las 6 ya me empieza a dar cabezazos XD

    En fin, cosas que pasan cuando uno tiene gatos. Ya se sabe ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿A las seis ya se puede? Pues tomo nota, a ver si va a ser que nos estamos pasando de educados.

      Prrrrrrrr.

      Eliminar
  17. Después de los arañazos creo que se ha merecido alguna mirada de esas de amor o de lo que sea. No os hagáis los duros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le damos la de cal y la de arena. Hay que tener medianamente contenta a la mano que te da de comer.

      Prrrrrrr.

      Eliminar
  18. Hazle mimos a la bruja anda, lo merece.


    Miauuu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En fin, me aguantaré el asquito.

      Prrrrrrrrrr.

      Eliminar
  19. Un día os va a tocar darle algún mimo a la pobre. En el fondo la adoráis (incluso más que al consorte)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que al consorte jamás. Él es mucho más fácil de convencer para obtener alimentos prohibidos.

      Prrrrrrr.

      Eliminar
  20. jajajaja que hijos de....que sois, sobretodo tú que además te alegras. Si yo fuera ella te ponía botitas para que no fueras arañando por ahí XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a ver cómo me pilla para ponerme botitas. Le deseo mucha suerte.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  21. perdida de equilibrio dice... para mí que todo es un plan para acabar con la ropa de la bruja... ya que no han podido con la que cuelga ni con la del armario han ido a por la que lleva puesta... x)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En casa siempre anda en chandal o similar. No le preocupa demasiado su estilismo indoors.

      Prrrrrrrrrr.

      Eliminar
  22. Pobre bruja, mira que sois brutos!!!
    Últimamente no entro siempre a los blogs, espero volver al ritmo normal pronto.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No somos brutos. Es puro instinto de supervivencia.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  23. jajajaja pobre de la bruja, y aun así se levanta a darles el desyuno, son malos, malos y sin corazón.

    Pero tengo que aceptar que coincidimos en eso de estar más a gusto en el otoño, ya no hace calor infernal y todo es felicidad

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La bruja prefiere el verano pero ella es tonta. Sólo por eso se merece los zarpazos.

      Prrrrrrrr.

      Eliminar
  24. La verdad es que Forlán tu bruja es buena. Porque soy yo y leo esto sobre mí, y te saco a la terraza cuando llueva para que abtes de criticarme entiendas bien lo qué me ocurre, y así no habría habido el incidente del sofá.

    Yo soy una bruja piruja que no veas.

    No sé como se despide una de un gato, pero yo te envío un escobazo y listo...jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La terraza está cerrada. Te fastidias.

      Toma bufido.

      Pfffffffff.

      Eliminar