Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

lunes, 19 de agosto de 2013

Crónicas Felinas LVI: Lo han conseguido una vez más

Marameowww!!!

Hace un par de semanas me llevaron a vacunar y por eso procedo hoy a manifestar mi indignación. Me da lo mismo que quieran comerme la oreja con eso de que es por mi bien, por mi salud y blablablá… Es una tortura.

Lo malo es que yo soy de naturaleza curiosona y eso me supone una desventaja con respecto a Luhay, quien montaba el pollo ya desde que veía aparecer el transportín. Yo no. A mí me dejan el transportín abierto en mitad del pasillo y, antes o después (más antes que después, por norma general), me meto dentro a ver si encuentro un tesoro. Tesoro nunca hay y lo que sí hay es una bruja que se acerca sigilosa por detrás y me cierra la puerta, dejándome prisionero en su interior. Ya empezamos mal. Una vez que veo que soy el Gato de Montecristo comienzo a maullar desesperadamente a ver si les doy penita y me abren pero son tan crueles que no atienden a razones y me sacan de mis dominios.

Por el camino yo sigo maullando como si el transportín estuviese infestado de tarátulas venenosas para ver si consigo hacerles pasar vergüenza ante los viandantes pero esto tampoco me da resultado así que, cinco minutos más tarde y bajo un sol de justicia, me tienen en el suelo de la clínica esperando a ser atendido, mientras el gato de la dueña, que pesa como siete kilos, me olfatea desde el otro lado. A mí me da miedo, no sea cosa que le dé por devorarme o algo (ése tiene pinta de comerse cualquier cosa).

Pero lo peor es cuando nos llaman. Suben el transportín a una mesa de acero más fría que el Océano Ártico. Menos mal que aquí por lo menos la bruja es buena y me pone mi toallita para que no me apoye en el frío metal. Una vez hecho esto, me sacan a tirones del transportín. Yo intento aferrarme con todas mis fuerzas a los bordes porque sé la que se me viene encima pero no hay manera.  Entre el consorte, la bruja y el veterinario son tres. Juegan con ventaja.

Luhay era famoso entre los veterinarios de España (y parte del extranjero, supongo) por montar unos escándalos horrorosos. Maullaba, gruñía, bufaba, soltaba zarpazos, mordiscos, hilillos de baba por la comisura y ponía una mirada asesina que para mí era digna de admiración. El pinchazo, al final, se lo llevaba lo mismo pero por lo menos dejaba constancia de su total desacuerdo con dicha práctica.

Yo no puedo. El miedo me paraliza y me quedo hecho una bolita, mirando de reojillo al veterinario y esperando que la tortura pase lo antes posible. Cuando por fin paso el mal trago, el veterinario se dedica a comentar lo suave que soy y los ojitos tan bonitos que tengo cuando yo en mi fuero interno deseo con todas mis fuerzas convertirme en una fiera indomable como Luhay y dejarle la marca de mis zarpas de recuerdo en un moflete, pero no hay manera.

Por lo menos, cada vez que voy me regalan un ratoncito de juguete. Porque como soy tan bueno y adorable y tengo unos ojitos tan bonitos…


Prrrrrr.

40 comentarios:

  1. Bufff Minino se vuelve indomable! Como un gato callejero, Ary es mas miedosa, mas parecida a ti, beninés guapetón !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues como un gato callejero se ponía también Luhay. A mí me daba una envidia... Pero es que no puedo, no puedo.

      Prrrrrrr.

      Eliminar
  2. Ay mi Forlancito!! Yo como Luhay, no me acerco a menos de diez metros del transportin! Pero una vez consiguen meterme, no salgo!!
    Y en el vete, como tú, me quedo hecha una bolita, eso sí, arrimadita a mi mami.
    Ay lo que hubiera dado por estar acompañándote!
    Lamiditos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Contigo hubiera sido más llevadero, ma chérie...

      Prrrrr.

      Eliminar
  3. Huy, estilo Ron total... a él lo del transportín se la pela. Él entra y sale y se duerme dentro, como si tal cosa. Y guarda dentro sus peluches. Y viajar no le molesta. Ni siquiera el veterinario le cae mal. Ni maulla ni nada. Eso sí, cuando ve que le viene la vacuna o lo que sea, se hace una bola y agacha las orejas, metiéndome el hocico en el sobaco a modo avestruz. El veterinario le adora, claro, no hay cosa menos agresiva que mi Ron. Aunque cuando se hizo lo de las patitas soltó un par de gruñidos dignos de un una pantera y nos hizo recular al vete a mí, sorprendidos más que otra cosa, la verdad.
    Bueno, que ya ha pasado el susto, hala :)
    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no meto el hocico en el sobaco de nadie pero, por lo demás, igualito. Me quedo hecho una bolita y no digo nada, no sea que la cosa vaya a ser peor si protesto...

      Prrrrrrr.

      Eliminar
  4. Querido Gato de Montecristo, mi veterinario se echaba las manos a la cabeza cada vez que mi difunto Jean entraba por la puerta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro como Luhay, entonces. Creo que los de la veterinaria, cuando apostaban, al que perdía le tocaba una consulta con él.

      Prrrr.

      Eliminar
  5. Ay pobre gatuno!!!
    menos mal que al menos te portas bien en la clínica que eso otros de los tuyos no saben hacerlo.

    Pues ea, ya estás vacunado...ahora a trotar por ahí!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es que me porte bien. Eso dicen ellos pero lo que me pasa es que me paralizo de miedo. Mi mente, sin embargo, piensa toda clase de maldades.

      Prrrrr.

      Eliminar
  6. Tu ten cuidado que en una de estas visitas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso ya sucedió. Supongo que ya no me harán nada peor.

      Prrrrr.

      Eliminar
  7. Para consolarte un poco, te diré que lo de pincharse a los humanos tampoco es que nos haga mucha gracia. Tendrías que verme a mí y los mareos que me pueden llegar a dar si tengo la absurda idea de desviar la mirada hacia la aguja en el momento cumbre xD Eso sí, me dan comida de verdad. Más que nada porque como me pongan un bollo de pega puedo coger una jeringilla y empezar a tomar rehenes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La bruja como si tal cosa, oye. Hasta cuando le sacan sangre se queda viendo cómo sale aquello. Para algo es bruja.

      Prrrrr.

      Eliminar
  8. Ay adorable criatura, extrañaba tus crónicas felinas. Estoy segura que la brujita es buena y sólo quiere lo mejor para tí, así que mucha paciencia con ella, ya sabes que por naturaleza eres súper audaz, pero no te pases de la raya, talvez ella no se dé cuenta de tus travesurillas... jijijijii.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se da cuenta pero prefiere hacerse la loca.

      Prrrrr.

      Eliminar
  9. Recuerdo las vacunas de Luhay. ¿Para que resistirse Forlan? si no te vas a librar, mejor así y con tu ratoncito que te vuelves.
    Ya pasó. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ea, ea... Sí, la verdad es que me vengo menos pero parece que el disgusto pasa antes.

      Prrrrr.

      Eliminar
  10. Te quiero tanto que te capo para que en vez de irte por ahí a follar te quedes conmigo gozando de mi compañía. Debería darme una medalla la Sociedad Protectora de Animales por mi humanidad.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Pobret! Pues Cloe es tan chafardera como tú y entra en el transportín sin complicaciones, una vez encerrada a maullar, pero luego se transforma en Luhay y le tienen que echar una manta por encima y ponerse unos guantes hasta los codos para ponerle la inyección! Es una tigresa!!!! Madre mía, cuando la veo no la reconozco y siempre pienso ¿eres tú? Da miedo de verdad, es alucinante!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así mismito era Luhay. No había forma ni de meterle en una jaula de contención. A leche limpia había que andar con él. Yo hago el proceso más fácil.

      Prrrrrr.

      Eliminar
  12. A estos dueños tuyos ya no hay quién los engañe. Piensa que es por tu bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me dicen pero yo no lo tengo tan claro...

      Prrrrr.

      Eliminar
  13. Jaja.. justo hoy tengo pensado llevar a Ciro a que le den una vacuna.. vamos a ver que tal se porta! Las veces pasadas fue bastante buenito. Ya veremos.
    Buena semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te fíes. Luhay también era buenito de pequeño...

      Prrrrr.

      Eliminar
  14. Pobrecito... consuélate Forlán, que estoy segura de que a Álter le duele en el alma hacerte pasar por ese trago.. pero también mira el lado bueno, ahora no te vas a poner malito y eso significa que en un tiempo no hay más visitas al veterinario.

    Y Álter mujer, ponle algún tesorito al pobre en el transportin, por lo menos que no le quede esa sensación de que fracaso...
    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, si el cuento ése de que es por mi bien me lo han contado muchas veces... Pues mi bien es muy molesto!!

      Prrrrr.

      Eliminar
  15. Jajajajaja Que lástima de gatito! Si eso la proxima te meas en la mesa horribilis esa, que me parece de lo mas cruel!
    Una rascadita tras las orejas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me sale ni gota con el susto.

      Prrrrr.

      Eliminar
  16. Tu amigo el Rata, la única vez que ha salido de casa hace tres años,para caparlo, para meterlo en el transportín fue imposible y tuvo que venir el veterinario a sedarlo a casa y casi le tenemos que tirar la jeringuilla con un tirachinas.
    Ahora viene a casa y ya entre todos lo inmovilizamos y mmientras él bufa, araña, gruñe, maulla...
    Y aquí no hay ratoncito que valga, si quiere uno, que lo cace :P
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que veo, el Rata es peor que Luhay... ¿Por qué yo no puedo ser así?

      Prrrrr.

      Eliminar
  17. Esta como mi Simba es que se deja domar totalmente, con un poco de caricias ya esta!! Lo bueno de todo esto forlan es que te premian y te vas a casa con un juguete jaja

    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, bueno. A estas alturas ya lo he roto. Es que soy muy intenso con mis juegos...

      Prrrrrr.

      Eliminar
  18. Pues ya pasó... lo de ponerse arisco tiene su peligro, que puede que te pinchen la aguja de malas maneras... por lo menos, con el miedo, todo pasa antes...

    Rascaditas de comprensión...

    ^.^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El proceso es menos traumático para todos, para qué negarlo. Pero me gustaría sacar algún día el carácter de Luhay, sólo por ver qué se siente.

      Prrrrr.

      Eliminar
  19. Respuestas
    1. Mis consejos siempre son buenos, querida...

      Prrrrr.

      Eliminar
  20. Pues así hago yo, la bola aplastada.
    Me da la impresión de que si me encojo, se fijan menos en mi. Mera impresión o ilusión, porque no es cierto. Se fijan.

    Y Efi como Luhay, o como un doverman ¡lo que gruñía!
    A mi no me dan ratón, pero ya en casa me dan latita de premio ¡y mola!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, bueno, pero es que con la latita ya cuento yo. Bueno estaría que no me dieran latita... Ahí sí que se iban a enterar...

      Prrrrrr.

      Eliminar