Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

martes, 27 de noviembre de 2012

Ustedes Dirán XIX: Que la loza no sea menos (sugerido por Rachel)


En esta vorágine de manuales de instrucciones que llevamos últimamente, Rachel, del blog “Cómo ser mamá y no morir en el intento” me comunica que ha adquirido un nuevo lavavajillas con las instrucciones en alemán por lo que me ha implorado (bueno, esto es un poco exageración mía pero me gusta sentirme imprescindible) que le explique las instrucciones del mío.

Tengo que aclarar que el piso nos lo entregaron con lavavajillas pero no lo hemos usado nunca porque para dos que somos terminamos antes lavando a mano. Nunca antes he tenido lavavajillas por lo que vamos a descubrir juntos los maravillosos secretos de este electrodoméstico.

La parte de las recomendaciones previas y los mensajes apocalípticos referentes a la instalación nos los saltamos, que son un rollo, aunque nos recuerdan que no dejemos abierta la puerta porque podríamos tropezar con ella. Esto también puede aplicarse a la puerta del horno. Por tanto, vamos directamente a la chicha. ¿Cómo lavamos?

El dispensador de detergente y el dosificador de abrillantador están situados en la parte interna de la puerta: a la izquierda se encuentra el dispensador y a la derecha el dosificador: Recordadlo, amiguitos. A la izquierda, dispensamos. A la derecha, dosificamos. No  podíamos hacerlo todo junto, no.

Excluyendo el programa de REMOJO, ants de cada lavado se deberá colocar en el dispensador la dosis adecuada de detergente. El abrillantador para la operación de aclarado se deberá añadir únicamente según las exigencias de la máquina: ¿Ya empezamos con exigencias? El lavavajillas y yo vamos a acabar mal, ya os lo digo yo.

El abrillantador acelera el secado de la vajilla y previene la formación de manchas y depósitos calcáreos; la máquina añade el producto de forma automática durante el último ciclo de aclarado, tomándolo desde el depósito correspondiente, situado en la parte interna de la puerta.: ¿Lo hace solito? Qué listo es mi niño…

Para agregar el abrillantador:

*Abra la puerta: Sí, si el depósito está en la parte interior de la puerta me parece un sabio consejo, a no ser que vayamos a abrillantar con algo tan corrosivo que podamos atravesar la puerta directamente pero no creo que sea el caso.

*Gire el tapón del depósito efectuando ¼ de vuelta hacia la izquierda y retírelo de su lugar: Lo que viene siendo “quite el tapón” ¿Que pa´un lado no te va? Pues pa´l otro sin hacer el borrico.

*Vuelque el abrillantador hasta llenar el compartimento. El indicador óptico situado al lado del tapón se debe oscurecer completamente: Pero ¿el tapón no lo tengo en la mano? El indicador estará al lado del agujerico, digo yo…

*Vuelva a colocar el tapón girándolo hacia la derecha: O sea, pa´l otro lao.

*Elimine con un paño eventuales residuos de abrillantador que podrían provocar espuma durante el funcionamiento: Yo lo dejo así, a ver si me puedo dar un baño relajante en la cocina.

El lavavajillas se suele suministrar con una regulación media efectuada en la planta de producción: Se suele suministrar. No significa que en tu caso lo hayan hecho. Prueba a ver.

De todas formas, Ud. estará en condiciones de regular la dosificación girando el selector presente en el dosificador, hasta alcanzar la posición necesaria: ¿Estaré en condiciones? ¿Estás seguro? Mira que yo soy muy torpona…

La dosis será proporcional a la posición del selector: Pero ¿directa o inversamente proporcional? No me explicáis nada…

Aquí nos cuentan que para modificar eso hay que volver a abrir el taponcito de marras (pa´l lao que fuera) y lograr la posición deseada (que no sabemos cuál es) con un destornillador.

Para abrir la tapa del dispensador de detergente pulse levemente el pulsador. Coloque el detergente y vuelva a cerrar la tapa con cuidado. Durante la fase de lavado, la tapa se abrirá de forma automática: Qué cosa más lista de aparato, oye… Sobre todo porque hay que pulsar el pulsador, quién lo hubiera dicho. 

Y luego ya vienen los tipos de lavado y los botoncitos pero es un cuadrito muy largo y muy aburrido. De momento ya sabemos poner el abrillantador y el detergente. Ya aprenderemos a lavar otro día. 

28 comentarios:

  1. El espacio dedicado a *abra la puerta es buenísimooooo !!!!!! bueno, todo, pero con este me meo!!!

    Alpaca se despide con:

    No hay nadie que pueda darte un consejo más sabio que tú mismo

    Autor: Frase Zen

    Mooogggaaaksrfff

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Es que me pareció surrealista lo de la puerta... Besotes!!!!

      Eliminar
  2. Yo el lavavajillas lo entiendo mejor. A la lavadora ya no llego, pero con el lavavajillas me entiendo y tó xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo, como digo, de momento lo tengo de adorno. Un besote!!!

      Eliminar
  3. Bufff pues lo veo un poco complicado el tema del abrillandator, vas a tener que darnos una clase extra de refuerzo, jejeje
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está chungo, sí. Voy a tener que practicar... Besotes.

      Eliminar
  4. "El lavavajillas se suele suministrar con una regulación media efectuada en la planta de producción, De todas formas, Ud. estará en condiciones de regular la dosificación girando el selector presente en el dosificador, hasta alcanzar la posición necesaria y
    La dosis será proporcional a la posición del selector" ----- lo siento no me he enterado de nada, pero vamos, nada de nada... jaja
    De todas formas esto del abrillantador y tal... con las pastillas esas super tres en uno que venden ahora no hacen falta.

    Y una duda que me surge... los lavavajillas de toda la vida también tenían dentro del mismo un bujero en el que se echaba sal (sal de lavavajillas no de la del mar) con ayuda de un embudito muy mono... no dice nada de eso tu manual?? ya no se usan con sal?? yo es que uso las tres e uno en las que se supone con uno de los "ingredientes" es la sal....

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, de la sal también ponía algo pero era una parte muy sosa (a pesar de hablar de sal...) Besotes!!!!

      Eliminar
  5. Pues oye, que si lo tienes de sobra, en mi cocina hay un hueco estupendo para colocar lavavajillas. Que sí, que solo somos dos, pero qué pereza fregar los cacharros! Ya ni te cuento cuando me lio con la resposteria... hay trato??
    Prometo que abriré la puerta antes de colocar el jabón, jajaj.
    Muaks.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por mí, encantada. El problema es que no es mío y dudo que el dueño del piso esté por la labor... Un besote!!!

      Eliminar
  6. Yo no podría vivir sin mi lavavajillas...Bueno, vale, sí podría, pero no quiero, son más listosss! ;)
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo mejor a mí no me llama la atención porque no he probado sus encantos... Un besote.

      Eliminar
  7. Dios mío, no sé dónde me he perdido. Vamos a ver, para poner la lavadora abres la tapa, pones detergente, cierras la tapa, seleccionas lavado y das a inicio, ya está. No podía ser así de sencillo el lavavajillas? En fin... Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues se ve que no. Les gusta confundirnos y dominar nuestras mentes... Un besote.

      Eliminar
  8. Ja ja, Pero ¿el tapón no lo tengo en la mano?, ja ja ja, las instrucciones no tienen desperdicio, pero tus acotaciones son la leche.
    Yo tampoco tengo lavavajillas, ni secadora, soy pobretica, pobretica.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El lavavajillas, como digo, no es de mi propiedad y secadora tampoco tengo. También soy pobretica... Besotes!!!

      Eliminar
  9. Entonces... ¿cuándo tengamos un nuevo electrodoméstico te pasamos el manual de instrucciones y nos lo resumes? :)
    Jejeje!! Creo que no me he leído uno EN MI VIDA!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Venga, pues tú pásamelo. Ya me estoy volviendo una experta a estas alturas... Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  10. CAMPEONAAAA!!! me encantooooo pero es complicadillo de entender, con lo facil que es meter la pastilla 3 en 1 de calgon...pero digo yo si uso la pastilla esa tengo que poner el abrilantador o no...
    Igual eres la reina de los manuales!!!! y yo no vivo sin lavaplatos con suerte este fin de semana me instalan la nueva cocina con su nueva maquinaaaaaaaa
    besoso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado y, si te sirve de consuelo, yo tampoco me he enterado mucho, la verdad. Jajaja. Que disfrutes de tu nueva cocina!!!

      Eliminar
  11. Ya le vale a Rachel..¡será vaga! en vez de pegarle al diccionario te esclaviza a ti. jajaja, ¡via el lavavajillas!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo por vosotros hago lo que sea... Un besote!!!

      Eliminar
  12. Jajajaj, pero éstas cosas quien las redacta!!! Por cierto, Rachel me las podría haber mandado a mi, se las hubiera traducido :-P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, pues todavía estás a tiempo de decírselo, creo que no se lo han traído todavía... Besotes.

      Eliminar
  13. Lo que más rabia me da del lavavajillas es reponer la sal cuando está todo montado y te informa el piloto al iniciar el lavado de que no queda. Grrrrrrrrr!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es que, como todavía no lo he usado, no tengo ni idea de los dolores de cabeza que me puede provocar... Un besote.

      Eliminar
  14. Joé, estos lavavajillas modernos traen de todo...el mio es de antaño maricastaño (como me gusta usar esta expresión!!) y además individual, por lo que trae dos botones y punto, aun así se me complica muy a menudo. Donde esté el estropajo con su simplicidad, su verde esperanza y su cartoncito con "made in china"...
    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad que sí? Y las cosas secadas al aire quedan mucho más bonitas. Dónde va a parar... Besotes!!!

      Eliminar