Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

lunes, 17 de septiembre de 2012

Crónicas Felinas XII: De caza


Meowww a todos!!!

El sábado pasado lo dediqué a la caza de alto riesgo. La bruja mala y su consorte habían comprado muffins para merendar (no entiendo por qué les llaman “muffins”; a mí me siguen pareciendo puñeteras magdalenas). Yo andaba por ahí rondando, poniendo ojitos pero no me caía nada con aquello de “No, Gordi, no comas chocolate que no es bueno para ti”, “No, Gordi, no te voy a dar muffin”.

Yo me acercaba todo lo que podía y, cuando veía que el muffin se alejaba de mi alcance, estiraba la pata (en el sentido literal, no en el figurado) e intentaba arrancar una molla con la uña. Sin embargo, la verdadera oportunidad la tuve cuando el consorte se puso a hablar con la bruja. La muy pava bajó la guardia unos instantes que aproveché para, directamente, meterle un bocado a su muffin. La bruja hacía aspavientos y me decía que era un atrevido y que cómo se me ocurría y no sé que más porque entre la masticación, la deglución y el posterior relamido me perdí parte de la perorata.

Ese trozo de muffin habido ilegalmente me supo a gloria y, lo que es peor, consiguió despertar mi apetito. Me pasé todo el día buscando nuevos manjares. Por suerte, la providencia estuvo de mi parte y, por la noche, una inconsciente polilla tuvo la mala idea (para ella) de colarse por una ventana.

Forlán y yo, según la vimos, nos volvimos como locos y anduvimos persiguiéndola para darle caza. Parecía que el ganador iba a ser Forlán porque es más joven, más flaco y está más ágil. Sin embargo, la polilla se dio a la fuga del salón y acabó en el pasillo. A Forlán le pudo la vagancia y prefirió quedarse en el salón. Yo fui tras ella y, tras unos cuantos saltos, fui capaz de hacerme con ella.

Cuando estaba a punto de zampármela, apareció Forlán reclamando su parte del botín. Le dije que unas narices. Que se lo hubiera currado, a ver si voy a andar yo cazando para el señorito. Me la comí enterita y, mientras me relamía por segunda vez en la jornada, empecé a mirar hacia arriba, no fuera cosa que la polilla hubiese venido acompañada de sus amigas o de sus primas. Pero no. Venía sola, así que no pude seguir deleitándome con el delicioso sabor del lepidóptero.

No pongáis esa cara de asco. Vosotros coméis bichos con patas a los que les chupáis hasta la cabeza y nadie os dice nada.

Prrrrrrrr.

32 comentarios:

  1. Mi mad-re me ra re toro. Lo único que no le gusta es que me coma la comira re Perfidita, pero el resto sí.
    Nosotos casamos muchas moscas en verano.
    Ferny

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las moscas son una delicia sin igual, casi tanto como las polillas. Te las recomiendo si no las has probado.

      Prrrrr.

      Eliminar
  2. Di que sí Luhay, con la de guarrerías que comen los humanos...
    Espero que la bruja no te dé magdalenas por un motivo de peso, nunca mejor.dicho, no hay peor cosa que la tacañería, aún así qué paciencia tienes que tener, tanto con tu dueña como tu compañero de fatigas que quiere aprovecharse de tus dotes de cazador.
    Besitos guapo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Pero no dice la bruja que estoy gordo? ¿Entonces qué más le dará un poco de muffin?

      Soy muy sufrido, sí...

      Prrrrr.

      Eliminar
  3. jajajajajaja. Tienes razón.. eso son madalenas y PUNTO!!! =)

    Y has hecho bien en quitárselo a la brija, seguro que no le viene mal... jaja :p

    Bravo por la polilla. A mí me parece bien que os zampéis la caza!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, no voy a estar cazando polillas por placer. Uno caza como medio de subsistencia. Cazar por cazar es crueldad...

      Prrrrr.

      Eliminar
  4. Pues mira, la verdad, los muffins también me rechiflan...de las polillas no te puedo decir nada porque hasta el día de hoy no las he probado...me pillan desganada...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te las recomiendo. Son una delicia.

      Prrrrr.

      Eliminar
  5. Pues entre muffins y polilla, yo tengo muy claro con qué me quedo! Pobre polillita, sniff...
    Miau!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La polilla resultó ser un postre ideal para el trozo de muffin malhabido.

      Prrrr.

      Eliminar
  6. En mi defensa diré que a mi lo de chupar las cabezas me da mucha grima... pero tienes toda la razón!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te invito a polillas cuando quieras, guapetona!!!

      Prrrrr.

      Eliminar
  7. A mi me encanta el yogurt de fresa y los dulces de leche, aunque claro, apenas y si los pruebo. Si es que estos humanos, se dan la gran vida y a nosotros quieren tenernos a croquetas y agua (puaj), para ellos variarnos la comida es darnos de vez en cuando una mísera lata ¡Y luego se quejan de que no queremos comer!. Mi platillo favorito, las moscas sin duda. ¡Soy la campeona atrapándolas! La chica que me alimenta pone cara de asco, jum, me va a venir a decir a mi, como si yo no la hubiera visto zampándose cada cosa asquerosa. Besitos Luhay.

    Luna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las moscas están buenísimas!!! ¿Y qué me dices de las arañas? Es como comer cangrejo.

      Prrrrr.

      Eliminar
  8. Ja ja, pero que bueno! Que original lo de poner a narrar a tu gato, los he visto, he visto las imágenes, tengo dos gordos también, mi Rovelló y mi Pelucha, y nos hacen pasar ratos divertidísimos.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que nosotros siempre hacemos pasar ratos divertidísimos. Somos la caña de la montaña.

      Prrrrrr.

      Eliminar
  9. Qué suerte Luhay, dos manjares un mismo día. Pero te comiste el postre primero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te creas. Los gustos culinarios de los gatos son muy complejos. Preferimos el insecto de postre.

      Prrrrrr.

      Eliminar
  10. Aggggg sí pongo cara de asco! no vayas a comparar una gamba con una polilla ... además seguro que tú tampoco le haces ascos ¿no?

    Pobre Forlán...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no, la verdad es que tampoco le hago ascos. Sin embargo, a Forlán el marisco no le va nada pero las polillas sí, aunque la mía ni la cató.

      Prrrr.

      Eliminar
  11. Pues la comida de los humanos es un asco!! puajjj, me da igual muffin, que paella, asco, asco, asco!!
    Yo me quedo con la polilla, los moscones esos cansinos, y las arañitas, mmmm. Además, mi papi como es mu tonto, yo le pongo ojitos, y él me los caza, jajaja. Y cuando los tengo en la boca, me acerco a mami para disfrutar viéndole con esa carita de asco!
    Maaauuuu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te los caza tu papi? Tú sí que estás mimada... Qué envidia te tengo. Si yo quiero insecto me lo tengo que currar.

      Prrrrr.

      Eliminar
  12. Meooow Luhay!! yo aún me acuerdo de la cara de la Alpaca (yo no se como le gusta este apodo aún, pero vamos...) cuando vió mi compañera la cuca cuando vinieron de vacaciones y lo mismo pensé yo acaso no se zampa las gambas y le chupa la cabeza de cuatro en cuatro??

    Yo no pillo ni una, los c... no se dejan nunca nada, pero me dan jamón dulce aunque con la crisis cada vez están más estiraos...

    Me alegro de tu tan sabroso manjar y dí que sí, si te lo curras es pa tí

    Murphys

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, primo Murphys!!!

      Las cucas son un manjar exquisito. A la bruja le dan los siete males cuando las ve y más todavía si me ve zamparme alguna. Por desgracia para mí, pocas cucas se cruzan en nuestro camino.

      A mí me gusta cuando viene la madre del consorte de visita, porque nos da jamón serrano. Madre consorte mola mil...

      Prrrrr.

      Eliminar
    2. Hola Luhay... y mi comentario?... buuuuuuu.
      Rascadita de orejas, otra vez.

      Eliminar
    3. Hola, Nuria.

      Los comentarios se publican cuando la bruja los aprueba, por eso no los ves en cuanto los mandas.

      Prrrrr.

      Eliminar
  13. Asi que nos hemos puesto las botas Luhay¡ A la estirada de este blog siempre se le olvidan mis latas gourmet y no m deja comer los muslitos de pollo cuando los tira a la basura,bien que ella los relame! Por cierto: tu madre salia mucho? es q somos muy parecidos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Welcome!!! (soy un gato políglota)

      Son unos asquerosos. No nos dejan catar ni lo que van a tirar a veces, con eso de "te va a sentar mal". Yo creo que es una excusa para practicar su sadismo infinito.

      Mi madre, como buena gata, era muy casquivana así que vete a saber cuántos hermanos tengo por ahí que no conozco.

      Dice la bruja que ahora se pasa a conocerte.

      Prrrrr.

      Eliminar
  14. Jajajajajajaja Luhay, tú sí que te las traes. Celebro tu gran astucia para atrapar polillas... qué agilidad. Me encantó leer tus aventuras gatunas.
    Besos a la temida brujilla!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegro de que admires mis dotes como cazador pero como pienses por un momento que voy a ir a darle besos a la bruja, vas lista...

      Prrrrr.

      Eliminar
  15. Que gracioso!!! Me gustó eso del robo furtivo al muffin.
    Tuve cuando vivía con mis padres un gatito que una vez se robó una milanesa entera. No estaba cocinada todavía, era el corte de carne nomás. Pero se lo comió todo de un tirón, y guay de que quisieras sacarselo!
    otra de las gatitas que ellos tienen (la cual aun vive) es cazadora de cucarachas. Si hay alguna por la casa de seguro va a parar a sus garritas. Me parece que las toma de juguete (que asquito!)
    beso

    ResponderEliminar
  16. Yo le robé una vez un filete a la bruja, pero me esperé a que lo hubiese cocinado que uno es muy fino y me hacía más gracia verla trabajando para mí.

    Las cucas, como comentaba más arriba, son un auténtico manjar. Crujientitas... Mmmmm. El mejor de los snacks!!

    Prrrrr.

    ResponderEliminar