Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

jueves, 5 de octubre de 2017

Reflexiones “made in Álter”

Una situación que viví hace un tiempo me hizo reflexionar. Bueno, yo lo llamo “reflexionar”; la gente normal como vosotros lo llamaría “una ida de olla”.

Mi trabajo queda bastante cerca de mi casa pero tiene la desventaja de que está muy mal comunicado. En su esquina únicamente para una línea de autobús por lo que, en caso de perderlo, tengo que caminar aproximadamente setecientos metros desde una conocida calle de Madrid, por la calle de mi trabajo. Pues bien, mi rutina es la siguiente: tomo un autobús en la esquina de mi casa y, cuando llego a cierta parada de la calle conocida (la llamaremos “parada estrella”), que es desde donde parte el autobús que pasa por la esquina de mi trabajo, me fijo si está por pasar (llevo preparada una aplicación en el móvil que me avisa del tiempo de espera para tal fin). En caso afirmativo, me bajo en esa parada y me espero al que me deja bien. En caso negativo tengo dos opciones:

A) Si el autobús que me deja en el trabajo está en esa parada, me espero dentro de mi autobús (porque más vale autobús en mano que ciento rodando) y, si lo adelantamos, me bajo en la parada siguiente y lo engancho ahí.

B) Si resulta que es mi ansiado autobús el que nos adelanta a nosotros, pues ya doy la batalla por perdida y me bajo dos paradas más adelante (la llamaremos “parada de consuelo”), hasta la esquina dela calle importante con la calle de mi trabajo, y ya desde ahí camino los dichosos setecientos metros.

 El caso es que, como la primera parada del autobús que me deja bien es la “parada estrella”, suele quedarse ahí un par de minutos parado hasta que inicia el recorrido por lo que, un buen día, llegaba yo en el que había cogido en mi casa y vi llegar el segundo autobús. Conté con que iba a estar un poco parado, por lo que me daba tiempo a bajarme y hacer el trasbordo ahí mismo. Se ve que justo ese día, mi segundo autobús llegaba con la hora pegada a las posaderas, por lo que, según subió la gente, arrancó y me dejó ahí, con cara de pánfila (con mi cara de siempre, vaya). Desde la “parada estrella” hasta mi trabajo tiene que haber más de un kilómetro. Vi en los cartelitos que anuncian los tiempos que faltaba apenas un minuto para que pasase otra línea que me deja en “parada de consuelo” y, al menos, con eso me ahorraba un trecho.

Pero no lo esperé. Fui andando desde ahí hasta mi trabajo, poseída por una sensación de autosuficiencia que no soy capaz de explicar. En serio, ¿por qué hacemos esas cosas? ¿A qué se deben esos momentos de orgullo estúpido donde el único damnificado sigues siendo tú pero aun así sientes qué has llevado a cabo una terrible venganza contra vete a saber quién. 

Y esa era mi reflexión. Ya veis qué profunda. 

36 comentarios:

  1. Muy profundo.. si que nos haces pensar...
    Setecientos metros no es mucho.. a caminar un poco, que la vaganza no hace bien a nadie jeje..
    Yo prefiero caminar a tomar dos autobuses.. es como una norma general.. de hecho lo hago todos los dias porque mi autobus me deja a nueve cuadras del trabajo. Ni se me cruza en la cabeza tomar otro para ese trayecto. Simplemente camino y eso hace bien! yeaaa..
    beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que tienes razón. Pero dudo que te vaya a hacer caso. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  2. Vamos que llegaste a currar literalmente con la lengua fuera No?? La verdad es que para los que nos movemos en bus esas aplicaciones son estupendisísimas a que sí?

    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque a veces se les va la pinza y te ponen tiempos que no tienen nada que ver con los reales. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  3. El otro día volvía a casa en autobús después de haber visitado un cliente. Cuando estaba próximo a llegar me llamó para decirme que me había dejado una carpeta en su casa. Me supo tan malo que me castigué yendo andando a buscarla. En este caso sí que sabía que me estaba vengando de mí mismo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que no sé por qué hacemos esas cosas... Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  4. bueno, supongo que fue una reacción de "estoy hasta el gorro de autobuses, voy andando aunque tarde más".
    eso es lo malo de los autobuses, que aunque te ahorren parte del trayecto, siempre tienes que andar antes y/o después.
    lo del tiempo estimado de espera es un avance. al menos sabes a qué atenerte.
    besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, también tienes que andar con el metro y, generalmente, los que tienen coche también andan porque no es fácil aparcar en la puerta.
      La solución es tener chofer. Jajajaja.
      Lo del tiempo de espera mola siempre y cuando a la aplicación no se le pire la pinza y te marque cualquier cosa, que eso también pasa. Besotes!!!

      Eliminar
  5. Ah, yo soy muy de eso. Me hiere el orgullo y en lugar de razonar pienso: pues ahora no me da la real gana, contras! Y me complico la vida demostrando... que soy idiota. Pero oye, me quedo de un a gusto!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. El ser humano es algo muy extraño. Besotes!!!!

      Eliminar
  6. Hola! Madre mía, ir a trabajar es como una "aventura" para ti, estudiando si llegas al otro autobús y sino que otras posibilidades te quedan, jajaja.
    Sobre tu reflexión, diré que me hago las mismas preguntas, ya que cosas así me han pasado más de una vez y hace poco viví algo parecido. Pero mejor no lo cuento que no se lo he dicho a nadie, jajaja.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jooooo. Ahora me dejas con la intrigaaaaaa.

      Besotes!!!

      Eliminar
  7. Ese tipo de orgullo lo tenemos todos en algún momento. Y mira que es tonto, pero una se siente bien, no sé por qué.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo no sé si me sentí bien. Encima llovía. Jajajaja. Besotes!!!!

      Eliminar
  8. Hay que ver cómo cambia la percepción de las cosas en según qué sitios. Para mí "cerca de casa" no es coger dos autobuses. Pero Madrid es Madrid. Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi oficina es que está mal comunicada, de todas formas. Ponle que entre esperar autobuses, lo que camino si me toca caminar y demás, tardo una media hora. Eso en Madrid es muy cerca, sí. Besotes!!!

      Eliminar
  9. ¿Y no es factible ir caminando? Así te ahorras complicaciones logísticas. :)
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tardaría como 45 minutos. Y ten en cuenta que por la mañana voy en plena noche. Ni loca hago eso con lo miedosa que soy. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  10. Madre mía, estoy muy espesa y me he tenido que hacer un esquemita de parada estrella, parada consuelo, camino 700 metros, autobus A, autobús B... Que lioooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja. Así es mi vida...

      Besotes!!!!

      Eliminar
  11. Yo a veces por no esperar el autobús también hago unas caminatas tremendas. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta no es tanta caminata pero es que soy muy vaga. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  12. Jajaja, me troncho contigo.
    NO SABES CUÁNTAS VECES ME HA PASADO ALGO PARECIDO.
    Al contrario que en Madrid, la aplicación móvil para los autobuses de Bizkaia está "falluca" y a veces te pone que tarda 2 min y ha pasado hace 10. Llegó un momento que odié a todas los compañías de bus, conductores y teleoperadoras, a todassss. TEnía 10kms al curro, lo de andar, como que no. SOy más de correr, pero maquillada y en tacones, como que no.
    Mi alternativa era llegar media hora tarde con el siguiente bus, y recuperarlo a mediodía.
    ¿Ahora? Tengo un trabajo nuevo a 900m andando de mi casa, por lo que ya no dependo de nada (más que de mí misma, cosa peligrosa por otra parte) y ya no llego tarde.

    Toma chapa y toma ida de olla, jaja.
    besitossss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te creas, que aquí la aplicación es infalible. A veces también me pillo unos rebotes importantes. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  13. Me recuerda a los colectivos que pasan por Hurlingham. Especialmente la Empresa de Oeste.
    Se supone que iba a funcionar mejor con el cambio de dueños, pero funciona igual de mal, incluso peor. Se suman ramales, con la misma cantidad de colecivos. Así que se puede esperar un rama del tal numero, que pasa que pasan todos los colectivos de los otros ramales. Así se puede estar unos 40 minutos esperando un colectivo. No siempre pero puede pasar.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyy, el transporte. Es el mal de cualquier ciudad. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  14. Hola Álter,

    sí me ha pasado con el tranvía pero no para ir a currar (trabajo a 5 minutos caminando de casa) sino después de 4 horas caminando te dices coge el tranvía, y al final no lo esperas para ir de heroína y acabo como echa trizas.

    La estupidez del ser humano no tiene límites...

    Feliz sábado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos un poco atolondrados a veces. Jajajaja. Trabajar a cinco minutos de casa es un privilegio. Y eso que yo no me quejo, que tengo compañeros que tardan más de una hora en llegar a sus casas. Besotes!!!

      Eliminar
  15. En este caso yo creo que es la rabia que te entra cuando no salen las cosas como esperas, que la matas andando porque quedarte quieto es imposible...

    Un abrazo Alter

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Sí, creo que sí. Hay que descargar tensión de alguna manera y pillar a patadas la parada del bus no está bien visto. Besotes!!!

      Eliminar
  16. Aquí no hay tan buenas comunicaciones, tampoco las distancias son tan grandes. Pero yo por no esperar y por un kilómetro me iba andando fijo.
    Despejas la mente, mueves el culo y seguro que a esas horas ves bonitos amaneceres...
    Muaks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo veo amanecer en pleno verano. Ahora ya estoy entrando a trabajar de noche. Un horror. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  17. tengo las neuronas fundidas, necesito un dibujito xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dice Madre Desesperada que se hizo uno. Dile que te lo mande. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  18. A mi no me pasan estas cosas, como viajo en mochila. Creo que Junior tendría más que decir porque a veces le pide a la Mixa que le lleve a la cama y la Mixa le lleva cuando le sale del orto, muchas veces lo deja tirado por el camino o lo que es peor lo esconde debajo del sofá, en esa esquina en la que sólo se limpia en la limpieza de primavera...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, ahí por lo menos tendrá alimento. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar