Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

jueves, 29 de junio de 2017

Bienvenida, Linfy

Bueno, pues hoy podréis despejar todas vuestras incógnitas. Prometo que mi intención la semana pasada no era dejaros con la intriga pero a veces la vida es así y, cuando piensas que un tema se ha dado por zanjado, resulta que todavía te espera alguna otra sorpresa. Que sí, que también podía haberme callado y ahorrarme la segunda post data para no teneros muertos de impaciencia, también lo admito pero ¿quién desaprovecha un buen cliffhanger? Hoy me va a quedar un post largo pero como diga que hago una tercera parte no van a quedar de mí ni los higadillos.

Recapitulemos: el viernes 16 de junio sucedió todo lo que os relataba en el post del jueves pasado. El bultito se fue y pasé en paz todo el fin de semana. El lunes 19 me fui a trabajar tan pancha y todo el día transcurrió sin incidentes.

Por la tarde, cuando ya disfrutaba en casa de mi merecido descanso y tachaba un día más en el calendario echando cuentas de los días que me faltaban para las vacaciones, noté una sensación extraña en el ojo y me dije, “ay, no, otra vez no”. Pero sí. Fui a mirarme al espejo y ahí estaba el bultito, mirándome de forma insolente desde el otro lado del cristal.

Decidí compartir mi indignación mandándole un mensaje al churri para comentárselo. Craso error. Su respuesta fue que me fuera al ambulatorio a esperar pacientemente a que me atendieran. Puse mil excusas: que era muy tarde y ya no me iban a atender, que iba a llover, que no podía volver  a casa muy tarde porque si no, no iba a dormir nada, que seguro que se me iba a volver a ir y que iba a hacer el ridículo frente a otra rama científica… pero fue en vano. El churri me dijo que en cuanto llegase al barrio me esperaba en la parada de taxis para ir hasta el ambulatorio (porque me conoce y sabe que, si no me lleva de los pelos, no voy motu proprio al médico salvo que me esté muriendo).

Así que para el ambulatorio nos fuimos. No tardaron tanto en atenderme como yo me esperaba y, por suerte, cuando la médica me vio, el bultito seguía así y respiré por no terminar el día en un pabellón psiquiátrico. Me dijo que no tenía pinta de ser nada grave pero que, por si acaso, me iba a dar un volante para que fuera a urgencias oftalmológicas al hospital.

Siguiente parada, el Ramón y Cajal. No encontrábamos un taxi ni de casualidad porque mis predicciones se habían cumplido y, efectivamente, llovía pero, finalmente, dimos con uno y allí que nos personamos.

Le cuento mi historia a la de recepción y le doy mi volante. Me entregan un sobre con un montón de papeles, pegatinas y una pulserita para que no me pierda si me tienen que dejar ahí por siempre (que digo yo que la pulserita te la deberían dar una vez que deciden que van a dejar ingresado a un paciente, porque si nos la dan a todos es un gasto inútil del contribuyente; la mía sigue aquí en casa, muerta de risa). Espero un rato largo en una sala con dos puertas preguntándome qué habría detrás de cada una; como en los concursos de la tele. Me llaman. Le cuento mi historia al chico que está detrás de la puerta 1, que fue la que me tocó (lo mismo en la otra puerta me regalaban un viaje al Caribe, también es mala suerte). Mandan al churri a otra sala de espera más grande y a mí me dirigen por un montón de pasillos a otra sala de espera donde estamos todos los que ya estábamos en la sala de espera original. La diferencia es que aquí hay más puertas. En una de ellas se lee “Oftalmología”. Rezo para que seamos cuatro gatos los que vengamos con algún problema en los ojos y, por suerte, en eso llevo razón y me llaman rápido.

Me hacen sentarme en un taburete con ruedas. Casi me piño al ir a posar mis nalgas sobre él porque el taburete quería irse a vivir su vida. Apoyo mi delicada barbilla en una máquina infernal y me chutan un rayo de luz en el ojo. Miro a la izquierda, miro a la derecha, miro para arriba, miro para abajo (como los gorilas, uh, uh, uh) y la oftalmóloga sentencia “Eso tiene pinta de ser una linfangiectasia sin importancia”. Pensé que se había atragantado pero no, en el parte que me entregaron pone lo mismo. Por cierto, no lo busquéis en Internet porque por las fotos os va a parecer que tengo el ojo en unas condiciones deplorables y juro que es apenas un puntito y que, como lo tengo muy en el rabillo del ojo, apenas si se ve.

Como es un hospital universitario, me echó un líquido amarillo en el ojo para que me brillase en la oscuridad y me vieron dos estudiantes. Había por ahí una tercera a la que preguntaron “¿lo quieres ver?” y sí, quería. Cuando ya me habían observado bastante cual mono de feria, la oftalmóloga me dijo que me comprase lágrimas artificiales y que me fuese ya a mi casa y no siguiese malgastando el erario público. Como vi que tenía prisa por despacharme le pregunté “Pero, entonces, ¿se me pasará solo?”. Su respuesta literal fue “O no. Tal vez te esté yendo y viniendo o se te quede así para siempre”. Guay, súper guay.

No veáis qué risas en casa cuando me eché las lágrimas artificiales y por la mejilla me corrían ríos amarillos.

Y sí, ese día me acosté tarde pero con un nuevo elemento en mi organismo.

Le he puesto Linfy. 

38 comentarios:

  1. lo de las lágrimas artificiales digo yo que será para lubricar...
    lo de apoyar la barbilla en un soporte y hacerte mirar a un punto fijo me resulta familiar. al haber llevado gafas casi toda mi vida, tengo cierta experiencia de oculistas.
    espero que no sea nada grave y que se te pase con los remedios que te han dado.
    me parto con lo del viaje al caribe al abrir la puerta y con el guiño al baile del gorila de melody. :D
    besos y ánimo, que te recuperes pronto!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, si yo también llevo gafas desde los 9 años, así que tampoco era la primera vez que me ponían en un cacharro de esos. Jajaja.
      Bueno, lo de los remedios es un decir porque en realidad no me han dado más que las lágrimas en caso de que me moleste (y me costaron 16 euros, las condenadas, y no veas lo rápido que caducan).

      Besotes!!!

      Eliminar
  2. Lo bueno es que te lo tomas con humor.. espero que Linfy se vaya y no vuelva a molestarte.. beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace un par de días que no la veo pero seguro que en algún momento hace su aparición. Besotes!!!

      Eliminar
  3. Si es que tenéis unas enfermedades en los ojos las de la nobleza: linfagiectasia. A la chusma nos sale un cacharrico en un ojo y ya está.
    El partido que puede sacarle Forlán a esto.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo le llamaba "bultito" porque en el fondo tengo alma de plebeya. Fue la oftalmóloga la que se encargó de ponerle título. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  4. Madre! Que susto! Esas contestaciones de los médicos de la seguridad social también me las conozco yo. Yo tengo unos bultitos en el pecho benignos, pero que duelen a veces y que tampoco saben si se irán o se quedarán para siempre conmigo. Yo no les he puesto nombre jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ponles nombre, mujer. Te hace sentirte más en sintonía con tus males. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  5. Ay Álter, me ha dado la risa floja con lo de Linfy, no veía conexión por ninguna parte entre título y texto y el descubrimiento ha sido la leche.

    Sigue ahí?

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, estos últimos días no, pero ha estado y tal vez vuelva. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  6. Oh! y yo sin saber nada....!!!
    Ojalá que a la linfangiectasia esa le dé por el yendo para siempre y no el viniendo
    (da para pensar ese ojo con algo amarillo.....¿no? ¡Es increíble!)
    Besos.
    Na perastiká!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final el otro día no te lo conté porque no me daba tiempo... Pero ya ves que igual te enteras de todo. Jajajaja.
      Los chorretones amarillos fueron bastante desagradables...
      Evjaristó polí!!

      Eliminar
  7. Hola! Madre mía que ánimos dan los médicos, dan ganas de irse saltando de alegría por sus diagnósticos. Si le has puesto nombre es porque sigue ahí contigo, no?? A ver si poco a poco desaparece y sobre todo que no te dé ninguna molestia.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, cuando escribí el post seguía. Ahora hace un par de días que no está pero, según la oftalmóloga, puede volver en cualquier momento. Besotes!!!

      Eliminar
  8. Sabes ?
    ese o si , o no .. me cabrea en demasía, son tan tan cortitos que no llegan a entender que NECESITAMOS estar informados de lo que nos pasa
    bueno, pues bienvenida Linfy ... pero OjO vigilala como a un niño travieso ... vale?

    me salté el post anterior lo leere en otro momento, la verdad este post me interesaba más

    Bueno así que ahora somos uno mas en tu blog !

    :P

    feliz noche sin lagrimas , !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, pero supongo que cuando te dicen que puede que se vaya o puede que no será porque es así. Tampoco te van a mentir...
      Puedes saltarte los posts que desees. No hay obligación de leer. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  9. Jajaja, y yo creyendo qu eal salir del hospi te habías encontrado un gato y le habías puesto linfy.
    Besos y esperemos qu ese equivoquen y se vaya para no volver.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. No me dejan tener más gatos, que si no tendría algún otro. Besotes!!!

      Eliminar
  10. Bueno, pues si no es nada malo y no te molesta demasiado, digo como tu: Bienvenida Linfy. Aunque mejor que se vaya pronto :)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho, mucho, no molesta. Hubo ratos en que molestó bastante pero la verdad es que con las lágrimas artificiales mejora. Ahora hace un par d días que no está. Besotes!!!

      Eliminar
  11. Hija, pues quién lo iba a decir. Me encantan las soluciones de los médicos. "Esto se cura solo... o no. No suele ser grave... o sí. A veces se va y otras vuelve y otras se queda y otras no sale nunca más..." Oiga, que a esas conclusiones igual ya podría haber llegado yo sin estudiar tantos años.
    En fin, me indignan.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ves que no era orzuelo? Jajajaja.
      Bueno, como le digo a María supongo que será que cuando te dicen eso es porque realmente no te pueden decir otra cosa...
      De todas formas, para eso me podía haber quedado en mi casa y haber comprado directamente las lágrimas artificiales en la farmacia...

      Besotes!!!

      Eliminar
  12. Jajajajaja! Así que eso era! Cachissss... El test de fluoresceína es chachi piruli, mujer, los perritos salen de la consulta con pinta de zombiperros. :)
    Me ha encantando la paranoia de las puertas.
    Y por cierto, creo que he sido tu visita 500000 al blog! (tanto cero me ha deslumbrado)
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, fluoresceína... Ya he aprendido un palabro nuevo aparte de linfangiectasia.
      ¿Has sido tú? Vaya, tenía que haber tenido algo preparado para que sonasen fanfarrias. Enhorabuena, no obstante!! No sé por qué pero enhorabuena, jajaja.

      Besotes!!!

      Eliminar
  13. Y le vas a dar voz en el blog? le tenemos que hacer una fiesta de despedida cuando desaparezca? Volverá a casa por navidad? Esa doctora es más guionista de serie que doctora!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dudo que le dé voz en el blog. Al enemigo, ni agua. Jajajaja.
      Fiesta de despedida no le haré porque siempre puede volver y a lo mejor vuelve más a menudo sabiendo que tendrá fiesta cuando se vaya. Jajajaja.
      Yo seré muy buena pero sigo pensando que, si me dijo eso, es porque no me podía decir otra cosa. Besotes!!!

      Eliminar
  14. Con nombre todo se lleva mejor, claro que sí!

    Linfy es un nombre un poco de bultito de vida alegre, pero dado que te ha entrado por los ojos y que viene y va, le va que ni pintado (de amarillo)

    Enhorabuena a Mo y su quininientosmilidad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Linfy es un poco casquivana pero habrá que aceptarla así...
      Vamos a hacerle a Mo una fiesta!! Jajaja.

      Besotes!!!

      Eliminar
  15. Querida mía, la haces parecer muy gracioso y no lo es porque con que soltura te contestan así. Se pasan de listos, si su sueldo lo pagas tú. En fin , espero estés mejorcita. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya estoy mejor, gracias!! De todas formas, como digo por ahí en otros comentarios, supongo que habrá veces que la única respuesta que se pueda dar sea esa...

      Besotes!!

      Eliminar
  16. Como dicen, puede que no sea nada grave (aunque el nombre tan rimbombante haga parecer que sí). A pesar del daño menor que te provoca, menos mal que no revisaste en Google a qué se debe ese bultito porque para Google todo tiene relación con los tumores malignos, el cáncer y el sida. Es muy fatalista el tipo este. El oftalmológico fue la mejor opción, la más tranquilizadora, y ya no más te queda seguirla visitando y hacerle caso.

    Saludos y saludes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que lo peor que se puede hacer cuando tienes algo que no sabes que es, es buscarlo en Google. Lo busqué después, cuando ya tenía diagnóstico. Jajaja.
      En principio no tengo que volver, así que una cosa menos. Besotes!!!

      Eliminar
  17. Msdre mia que profesional la doctora para contestar así, vaya tela!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, a lo mejor no podía decir otra cosa... Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  18. jajajajjaa buenísimo!!!! Ya tiene nombre. Ahora falta saber si es niño o niña!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la he feminizado. Porque es LA linfangiectasia. Los médicos sois el mal. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  19. 500000 y una linfa de vida casquivana... juas! En este blog hay brillantez en cada esquina!!! Ah! Y los médicos siempre tan esclarecedores...

    Abrazos!!!
    ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Has visto? No me privo de nada. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar