Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

lunes, 15 de mayo de 2017

Crónicas Felinas CCXIV: El paluego

Marrameowww!!

En alguna ocasión os he comentado que Munchkin y yo somos aficionados a pastar una hierba que el consorte y la bruja plantan en una especie de macetita de plástico y que se supone que trae beneficios para nuestra salud. A nosotros eso nos da igual pero está rica y nos entretiene. Aparte, si dejamos de pedirla dejarán de comprarla y eso sería conseguir que nuestros humanos ahorren en algo, cosa que no se puede consentir. Uno de nuestros principales objetivos en esta vida es conseguir que inviertan en nosotros lo máximo posible. Si conseguimos dejarlos sin vacaciones o sin comprar ropa para que tengan que ir por la vida estresados y cubiertos de harapos, mejor que mejor. Por tanto, no sólo es el entretenimiento lo que nos motiva sino la consecución de objetivos mucho más elevados. Sería lo que comúnmente se conoce como “no dar puntada sin hilo”.

Eso sí, siendo francos, Munchkin es mucho más adicto a la planta (pese a que yo soy el vegetariano de la familia) y, en cuanto termina de comer, reclama ansioso su ración de hierba (supongo que será porque se queda con hambre), no dudando en clavar ansioso las uñas en las piernas de la bruja mientras ella intenta alcanzar la maceta, que está siempre encima de un mueble para que no podamos atacarla a todas horas.

Nuestra forma de comer es bien distinta. Mientras yo doy un par de mordisquitos  sutiles como “podando” la planta y practicando con ella el arte del paisajismo, Munchkin mete unos bocados tremendos, arrancando de cuajo los tallos, sin importarle para nada la sostenibilidad. Es como Atila, que donde pisaba no volvía a crecer la hierba.

A esto hay que sumarle que, todo lo que tiene de bruto, lo tiene de torpe. Tanto es así que el otro día, tras meterse un atracón de “postre verde”, se le quedó una brizna entre los dientes. Bueno, digo una “brizna” por ser sutil y no decir que se le había quedado ahí algo semejante a una secuoya. Juzgad vosotros mismos:

Gato con hierba


Y, como es torpe, no paraba de sacudir la cabeza intentando librarse del objeto intruso que tenía en las fauces, a lo que la bruja (que es un ser perverso) se liaba a sacar fotos muerta de risa al tiempo que preguntaba “¿Pero para qué tienes patas? Porque para arañarme por las mañanas y no dejarme dormir bien que te acuerdas de que las tienes pero para servirte de ellas en tu propio beneficio parece que te olvidas de su existencia”. Munchkin la miraba y sacudía la cabeza. De repente se olvidaba de que la tenía ahí y se quedaba un rato mirando por la ventana con el “paluego” colgando entre los dientes. Por fin, la bruja se apiadó de él (o se aburrió de sacar fotos) y se la quitó.

Por si acaso os lo estáis preguntando, la respuesta es no, no se lo agradeció y supo usar convenientemente su pata a la mañana siguiente para despertarla.

Prrrrrr.

28 comentarios:

  1. así que la araña por las mañanas?? madre mía, a vuestra humana la tenéis torturada entre los dos. :D
    a munchkin no le importa que pongas fotos suyas sin su consentimiento? bueno, realmente da igual, tú eres el que mandas. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con esas ínfulas de modelo que tiene, hay que decir que le ha sentado un poco mal que lo mostremos en una situación tan indigna pero, como dices, aquí mando yo. Tú sí que sabes.

      Prrrrrrrrrr.

      Eliminar
  2. Hola! Que cara pone Munchkin con el trozo colgando, jajaja. Tienes que enseñarle a usar las patas para su propio beneficio y no solo para despertar a la bruja, jajaja.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no estoy para enseñarle nada a nadie. Que le enseñe la bruja, que así hace algo.

      Prrrrrrrrrrr.

      Eliminar
  3. Que anecdota tan graciosa!!! y que bello que está el chiquitin.. esos ojazos! con palillo entre los dientes o sin eso es una belleza de gato!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí el único guapo soy yo. Y el "chiquitín" pesa más de cinco kilos. Ahí lo dejo...

      Prrrrrrrr.

      Eliminar
  4. Pues estaba guapo con el paluego colgando la verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué va a estar guapo. Aquí guapo sólo yo.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  5. Yo no como hierba. De hecho, en esta casa los humanos son muy histéricos y cada vez que me acerco a oler lo que sea me gritan ¡¡No te acerques a la planta!! Que casi te mata una flor!! Lo que le gusta el drama a esta gente no es normal. Total, que no me dejan comer verde ni olerlo siquiera. Una vez comí un poco de una cinta que había en la ventana, sólo por probar, y no veas la que me cayo. Total, que no puedo hacerme fotos como vaca a medio pastar al estilo Munchkin.
    Un cabezazo, prrrrr
    RON.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta es una planta especial que venden en el super para nosotros. La bruja también es muy histérica con todo lo que comemos.

      Prrrrrrrr.

      Eliminar
  6. A lo mejor la compensación de vuestra dieta es la excusa, pero... ¿te has fijado si la bruja la deja secar y se la fuma?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues parece que no. Ella no se droga. Es así. Lo cual es aun más triste.

      Prrrrrrrrrr.

      Eliminar
  7. Ayyyyyyyyyyyy es que no se puede ser y estar más adorable.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Perdona? ¿Y yo qué? Te voy a ronronear sólo porque hoy estoy de buen humor porque ha parado la lluvia.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  8. jajajajajajjaajaj tendrías que ver a mis nenes, pero ellos son más pijos: les gusta que les de las hierbas en la boca, pues no les gusta tomarlas desde la maceta.
    ¡los tengo muy mal criados!

    Besotes y felicidades por tu cumple!!!!!
    Tenemos muchas cosas que celebrar cuando nos veamos :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también a veces me hago el loco para que me den la comida en la boca. Es una forma genial de humillaros.
      Lo del cumple supongo que irá por la bruja porque yo hago los años en abril. Dice que muchas gracias pero te advierto que esta es la última vez que te hago de recadero.

      Prrrrrrrrrr.

      Eliminar
  9. Qué mono. A mi gato no le gusta la hierba. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al imberbe le gusta más que a mí pero no tiene ninguna fineza comiendo. No sé dónde le ves lo mono.

      Prrrrrrrrrrr.

      Eliminar
  10. Pero si es que está guapo hasta con con esa brizna... Y sí, que tú también eres muy guapo. No te pongas celoso...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Brizna? Eso es un sauce llorón, por lo menos.
      Y yo no es sea "también" muy guapo. Es que soy más guapo.

      Prrrrrrrr.

      Eliminar
  11. ¡Qué gracia! Precisamente tengo un post preparado que habla de la hierba, bueno es más una manualidad para la hierba, o para el gato, o para nosotros. Da igual, la hierba en casa al principio a Mixa le mola, sólo al principio luego pasa de ella y se va a comer los aloe vera...

    ¡Qué guapo que ha quedado en la foto! Parece una estrella de cine <3

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una estrella de cine que no sabe comer, dirás.

      No he entendido nada de lo de la manualidad. Habrá que verlo.

      Prrrrrr.

      Eliminar
  12. Me preguntaba porque le decís bruja, aparte de tenerlos a ustedes, que son gatos. Era por eso de plantar hierbas. ¿Esa plantita no será Hierba de gato? Explicaría el comportamiento tan alejado de la calma, de ustedes dos.

    Al final, la bruja se vengó porque se divirtió con uno de ustedes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no es hierba gatera, aunque de esa también nos da. Es una temeraria.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  13. jajajaja, pobrecillo. Pero está muy guapo.
    Tú más, por supuesto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así me gusta. Has sido la única que admite que yo soy más guapo.

      Prrrrrrrrrr.

      Eliminar
  14. Ay, qué risa, la bruja ha hecho bien dedicándose a hacer la sesión de fotos ¡y lo sabes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, mientras la víctima no sea yo... Aunque lo dudo, porque yo no soy tan torpe.

      Prrrrrrrr.

      Eliminar