Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

jueves, 9 de julio de 2015

De olores y sabores

En casa somos grandes amantes del queso. Me refiero al producto lácteo, no a que seamos fetichistas de los pies. Por eso, con una buena tabla de quesos, podemos apañar una cena en un momento y nos sabe a manjar de los dioses.

Pero hay que reconocer que hay quesos que, por muy ricos que estén, huelen a mil demonios. Y uno los prueba y los come porque están muy buenos pero el otro día me dio por pensar que uno los prueba porque ya alguien te ha dicho que está muy bueno y que lo pruebes pero, ¿qué pasa cuando cierto tipo de queso se elabora por primera vez?

Los que alguna vez hayáis probado el Appenzeller, coincidiréis conmigo en que tiene un olor que tira para atrás y te hace pensar en cualquier cosa menos en algo apetecible. Vamos, que dan ganas de salir corriendo sin mirar atrás. Pues me imagino que, la primera vez que hicieron ese queso, o bien estaban intentando hacer otra cosa y el resultado no fue el esperado, o bien sí intentaban hacer un queso nuevo pero no contaban con que el olor fuese a ser tan “intenso”, por decirlo de alguna manera. Pues ya hay que echarle huevos para ir a comprobar tu creación, ver que huele a pies de troll putrefacto y decir “voy a probarlo, a ver qué tal sabe”. Ole ahí, qué valor. Esos son los auténticos pioneros que necesita la historia de la humanidad.

Ni qué decir tiene de los quesos que presentan larvas, gusanos o demás fauna. O sea, tú elaboras un queso y de repente dices “Uy, se me ha llenado de gusanos. Venga, para adentro que lo que no mata, engorda”. Vamos, que no lo veo. Y encima te deleitas con tu queso agusanado y le llevas un trozo a tus vecinos, conminándoles a probarlo bajo la premisa “No os dejéis amilanar por los seres vivos que habitan en su interior. Eso es proteína pura” y ahí que se dan todos el gran banquete, sacando unas aceitunitas y un vinito de la región no sé si para acompañar o para ponerse de vino hasta las trancas y que ya les den igual los gusanos, los olores y las invasiones extraterrestres.

De más está decir que el amor por el queso no me ha llevado a probar estas variedades; que una tiene sus escrúpulos y siempre se puede comer con una pinza en la nariz para evitar los malos olores pero no sé de dónde sacaría valor para meterme larvas vivas en la boca. Todo tiene un límite.

En resumen, que estas cosas me desconciertan. Supongo que un día a alguien se le cayó al fuego un grano de maíz y así tuvimos la primera palomita. Pero es que una palomita es esponjosita, blanquita y prácticamente inodora; no me extraña que quien las descubriera las probara. Pero el tema de los quesos es un misterio para mí.

Y sobre esto meditaré todo el fin de semana. 

50 comentarios:

  1. Los que somos de familia numerosa comemos de casi todo, sin embargo a mí el olor de determinados quesos me tira para atrás. Y ya no te digo el olor y el sabor de la fondue de queso. Mezclado con el vino me parece asqueroso. No entraré en buscar semejanzas.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Pues a mí la fondue me gusta un montón. Mejor no las busques, que se me van a quitar las ganas... Besotes!!!

      Eliminar
  2. Oye, pues serán inodoras pero a mí el olor a palomitas me chifla, confieso :P

    Soy de tierra de quesos, y alguno de ellos olorosos, así que compartimos afición, jajaja

    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, ese olor a "cine" mola un montón. Pero una palomita sola no huele mucho, ¿no? Es más bien el conjunto. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  3. ¿De verdad hay quesos con gusanos?

    Mierda, estoy a punto de echar la cena de lo imaginatívo que soy. O sea, los quesos fuertes que tienen moho y que casi hay que abrirlos en el balcón me gustan pero me cuestan (como a todos) y ya tengo claro que probablemente el equilibrio se encuentre en el cabrales, pero... ¿gusanos? ¿larvas?

    Mira, yo fui a China y me creí muy aventurero con las comidas: pude comer tortuga, insectos, estrellas de mar y lagartos. No caté ni uno, aunque creo que comí un plato con paloma por error. Gusanos no, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí los hay, por increíble que parezca. Mira, este queso italiano tiene larvas de mosca: https://es.wikipedia.org/wiki/Casu_marzu

      De los platos chinos que comentas, tal vez me atreviera. Menos con los insectos. Por ahí no paso. Y las palomas me suelen dar mucho asquito... Besotes!!!

      Eliminar
    2. Las palomas dan un asco que te mueres, más si las ves desplumadas y colgadas en ramilletes de un gafio. Las tortugas dan mucha pena, servidas en su caparazón. Pobres tortus :_(

      Eliminar
    3. Joder, hermana. Joder. ¿Qué problema tienen los italianos? Es decir, ¿en serio? ¿La nueva moda de la gastronomía es la comida pútrida y descompuesta, aprovechada ya por las larvas? ¿Cuál será la nueva tendencia? ¿Comida vomitada por un hervívoro tras pasar por su primer estómago?

      Joder, ¿larvas de mosca? ¿No encntraron un insecto más molesto? ¿Aún no han metido avispas vivas? No se me ocurre nada mejor que ser picado por una avispa en la boca cuando trato de alimentarme, ¡qué concepto tan novedoso!

      Eliminar
    4. No, en serio. No vuelvas a italia. No te puedes fíar de nadie que se coma su comida después de los gusanos. Menos mal que tengo un Kiwi en la doble pantalla para aliviar tensiones, o me muero.

      Eliminar
    5. Una vez bebí licor de cobra. Era una botella india, con una ícor de sabor horroroso con una cobra dentro de la botella. Era terrible, no estoy seguro de haber probado nunca nada cuyo sabor defina tan completamente la palabra "mal". Pero al menos ningún insecto se lo había bebido antes que yo.

      Eliminar
    6. Inclsuso una vez bebí tekila con una oruga dentro. Pero joder, parecía un gusano de seda. Podría llevar la camisa más molona de color crema pasada si hubiera guardado toda la seda de mis gusanos. Pero quiero matizar que hay una diferencia. El gusano estaba puesto dentro a propósito, muerto, para que hombres idiotas como yo le den un trago a la botella para mantener una pose estúpida -'Jejeje que macho soy, qué rico estaba. ¿Puedo morirme ya?'-

      A nadie le gustaba y todos hubiéramos preferido que la oruga hubiera metamorfoseado a mariposa tranquilamente en su plantita. Todos hubieramos preferido secretamente que el dueño de esa botella nunca hubiera vuelto de México, creo.

      Pero aún asi, hay una diferencia. Todos lo bebíamos. Todos los sufríamos. Todos fingíamos que eramos hombres de verdad de pelo en pecho que sudaban gasolina, pero -y esto es lo importante- PERO todos sabíamos que todos eramos unos jodidos farsantes que se arrepentían de haber salido de casa esa noche. Y además, el dueño de la botella también bebió. Y más que nadie, por que fijo que invitó a más gente los días sucesivos.

      Fijo que el elaborador de ese selecto manjar aspirante a ambrosía se descojona en su yate contando sus millones.

      Eliminar
    7. Jajajaja. No me gusta el tequila. Ni con gusano ni sin él, así que no tendré ese problema. De la cobra creo que voy a pasar también.

      Lo del queso con larvas creo que viene de antaño. Creo que en Italia su venta no es legal. Con eso te digo todo... Besotes!!!

      Eliminar
  4. Ayyyyy mi niña, soy de Colonia, Nueva Helvecia, Uruguay tú que estuviste por este país verán que es una zona quesera por excelencia, por lo que los quesos sea la variedad que sea, con bichos o no, ME ENCANTAN!!!! Como siempre me divierto y entretengo mucho con tus entradas, besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía que eras de Colonia. Qué ricos los quesos por allí!!!

      Lo de los bichos ya es como demasiado para mí. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  5. Aquí otra amante de los quesos que piensa lo mismo. De hecho yo soy de comer a través de los sentidos. Si no me gusta la pinta de algo o el olor, ya puede ser un manjar, pero es bastante improbable que yo no lo pruebe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es un misterio cómo les habrá dado por probarlo. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  6. Jajajaj, tienes toda la razón.
    Mi familia es de una zona cerca de Cabrales y cada año nos íbamos a una quesería a comprar y ya te puedes imaginar comoo olía, y yo nunca quería entrar, y una vez me preguntó la señora de la tienda que por qué no entraba y yo le dije que porque olía mal, y ella por lo bajo me dijo; - Tú sí que hueles mal,jajajaaj, supongo que le ofendió mi respuesta( y con razón).
    Yo tampoco he probado quesos con larvas, es que me da un mal.
    Un beso guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, que esté rico no quita que huela mal. Hay que ser objetivos en esta vida. Jajajaja. Besotes!!!!

      Eliminar
  7. Buena reflexión. Yo no como más que quesos semicurados. Los otros no me apetecen. Será que los he probado poco. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O que no te gustan, sencillamente. Jajaja. Un beso.

      Eliminar
  8. Los quesos con gusanos me tiran para atrás y mira que me gustan los quesos..
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que eso ya es como demasiado... Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  9. A mi también me gusta mucho el queso, pero reconozco que hay algunos que echan para atrás. Recuerdo uno que compraba mi madre, (no se cual era) que si me lo ponía en el bocata para el cole, me daba hasta vergüenza abrirlo,porque parecía que llevara una rata muerta jajajaja :)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hay quesos que es mejor disfrutarlos en la intimidad. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  10. Yo soy fanatica de los quesos.. y me encanta entrar a esas fiambrerías donde cuelgan las patas de jamones, donde ves las hormas de quesos, y sentir ese olorcito particular.. dan ganas de comerse todo!!
    Buen finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, el "olorcito particular" a veces tira para atrás. Jajajaja. Pero están riiiicos. Besotes!!!

      Eliminar
  11. Hola. eres auténtica... pues toca reflexionar sobre el origen de los quesos y sus olores. La verdad es que es un producto que no soporto... ni lo pruebo porque un buen olor es esencial para mí. Eso sí en mi casa les gustan a todos y disfrutan mucho con la variedad que hay pese a los olores... Ya nos irás contando tus percepciones... seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que hasta ahora el más apestoso que he probado es el Appenzeller. Es el genuino olor a pies. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  12. A mí es que no me gusta el queso en absoluto. No paso de tranchete... Quizás sea porque, y sobre todo el de grullere, a más queso más agujeros, a más agujeros menos queso... luego a más queso menos queso... de locos.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cantidad de agujeros es inversamente proporcional a la de queso, sí. Es la paradoja láctea. Besotes!!!

      Eliminar
  13. Estoy totalmente de acuerdo. Si lleva gusanos o insectos no pruebo nada, ya sea queso o cualquier otra cosa. Con el único super oloroso que no puedo es con la Torta del Casar. Los demás me encantan.

    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adoro la torta del Casar. No es, ni de lejos, el más apestoso que he probado. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  14. Yo lo que no entiendo es como algo que huele tan mal luego está bueno, a ver un trozo de carne que huele mal está malo y punto y así con todo salvando el queso, por qué justamente él se ha saltado la regla básica de la comida?? Mi no entender. Yo no soy muy quesera la verdad, mientras menos curado más me gusta (soy la oveja negra de mi familia, lo sé) pero vamos ya lo de los insectos es que me supera la situación, unos valientes los que probaron por primera vez aquello y sobrevivieron, porque sobrevivieron no??? Misterios de la humanidad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que sobreviven, sí. Aunque no sé cómo tienen valor para comerse eso. Yo por ahí sí que no paso. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  15. Es digno de meditar lo del olor malo pero sabor bueno. ¿No se supone que ambos van unidos? Aunque el jabón huele bien pero no te lo comerías. A mí me gusta el queso pero si es muy fuerte ya no, igual no me gusta tanto. Desde luego con gusanos, ni me acerco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que lo de los gusanos ya son palabras mayores...

      Cierto lo del jabón. No me había parado a pensarlo. Un besote!!!

      Eliminar
  16. Holaaaaa amiga, pues es un gustazo pasar de nuevo por aquí después de mucho tiempo, sigo trabajando en el colegio como Técnica Deportiva y entrenadora de vóley para niñas, mientras tanto ya soy Bachiller en Derecho, falta titularme, no te imaginas mi agenda y vida en correrías, pero ya está, hice pausa para escribir un ratito.
    Me ha encantado tu post, yo adoro el queso, en especial el semimantecoso, es delicioso. Tenemos el queso de cabra que lo usamos para la crema de la papa a la huancaína, ya te invitaré cuando vengas a Perú, que espero se de en algún momento.
    Gracias por tu cálida visita a mi blog, siempre es lindo tener noticias tuyas y más saber que sigues escribiendo.
    Besotes. ,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene que estar buena la papa esa. Ya me has dejado con ganas de probarla... Un besote!!!

      Eliminar
  17. Lo cierto es que es un sabor que me resulta totalmente ajeno ya que nunca he probado el queso. Eso sí, la torta del Casar huele que atufa toda la casa. Puag
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Nunca has probado el queso? ¿Por alergia o porque no te llama?

      Besotes!!!

      Eliminar
  18. A mí me dan migraña los quesos fuertes, pero los quesos normalillos me flipan, con el Comté ya soy requetefeliz!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ese creo que no lo tengo probado, ya ves tú...

      Besotes!!!

      Eliminar
    2. Pues pruébalo.. está de muerte.
      ¿conoces la tienda Poncelet? El paraíso de los quesos. Y su Cheese-bar en José Abascal.. caro, pero un paraiso quesil!

      Eliminar
    3. Tomo nota!!! Gracias por el dato, guapa. Besotes.

      Eliminar
  19. yo lo digo siempre: cuanto más apestoso mejor sabe!
    Has probado el Munster? ese es apestoso de verdad pero de sabor suave, nunca lo dirías solo con olerlo. Ahora lo hacen con leche de vaca pasteurizada pero cuando se elaboraba con leche cruda dicen que olía más a pasto.
    Lo de los quesos con larvas.. va a ser que no. Mohosos sí, bichos no.
    A mí me encantan todos los quesos de hecho con lo que más sufrí en el embarazo es privarme de alguno por no saber si estaba pasteurizado o no. Y por supuesto me gustan más los de leche cruda, así que fue lo único que eche terriblemente de menos en el embarazo.
    Los quesos cremosos son mis preferidos y tomarlos con mermeladas y compotas varias es un manjar!
    Besotes y un refrán que se dice mucho en mi familia: Uvas con queso saben a beso!!
    Muack!

    ResponderEliminar
  20. Y por cierto.. un debate que me encanta: Tengo varias amigas a las que no les gusta el queso! y siempre discuto con ellas porque cómo se puede decir no me gusta "el queso"... hay mil millones de quesos, cada uno con su sabor. Entiendo que no gusten los apestosos, o los azules, o los de leche de cabra, o de vaca, o los suizos (que son los que menos me gustan a mí, el de los agujeros, emental, o el gouda holandés etc) pero TODOS???
    La mozarella, el queso de burgos... no saben a ná... los tranchetes y los de la vaca que ríe, no tienen nada que ver con los quesos franceses apestosos..
    En fin, lo de no me gusta el queso es una cosa que me trae loquita...
    Más besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, qué ganas me están dando de comer queso... A mí también me extraña que haya gente a la que no le guste ningún tipo de queso. Con la de variedades y texturas que hay... A mí me gustan hasta los de la vaca que se parte de risa. No tengo remedio. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  21. Una reflexión muy pertinente ;-)
    De pequeña lo odiaba y ahora me encanta, a pesar de su intenso olor a veces insoportable. La torta del Casar o algunos azules son mortales, pero están tan ricos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mí la torta del Casar no me parece de las cosas más asquerosas que he probado. Jajajajaja. Besotes!!!

      Eliminar