Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

lunes, 16 de febrero de 2015

Crónicas Felinas CXXII: Adiós, pequeñines

Marrameowww!!!

Cuando yo era cachorro y disfrutaba de toda mi anatomía sin pensar en el mañana, Luhay me miraba con aire condescendiente y me decía una y otra vez “Ya verás, ya”.

Y un día me llevaron a esa cámara de torturas conocida eufemísticamente como “Clínica Veterinaria” donde me drogaron hasta que me quedé roque para, al despertar, comprobar con inmenso horror que dos partes de mí ya no estaban ahí. Y ahí recordé todas las advertencias que me había hecho Luhay, animándome a escapar cuando aún estuviese a tiempo y entero.

A Munchkin no le avisé de nada. ¿Por qué? Pues porque debajo de esta carita de ángel y esta pose de niño bueno se esconde un ser perverso que siente cierto placer ante el sufrimiento ajeno. Así que no podía evitar una risita floja cada vez que lo veía caminar delante de mí con el rabo levantado, luciendo orgulloso sus dotes masculinas. Hasta hacía apuestas para mis adentros intentando calcular cuándo sería el día en que tuviera que decirles adiós para siempre.

Y ese día llegó el jueves pasado, queridos lectores. Cerca del mediodía la bruja sacó el transportín verde (a mí me siguen reservando el rosa para que pase vergüenza ante los gatos del barrio) y embutió en el mismo a Munchkin. Al ver que volvía un rato más tarde pero sin transportín, sospeché lo que sucedía.

Y no me equivocaba. Por la tarde, finalmente, apareció el consorte con el transportín, del que salió un Munchkin caminando como un pato y con cara de adormilado, lo que me hizo confirmar mis sospechas. Para disiparlas del todo, me acerqué a husmear y, efectivamente, lo que otrora había estado ahí, ya no estaba. “¿Qué me han hecho?”, preguntaba en su inocencia; a lo que respondí que acababa de dar el paso al mundo de los gatos eunucos. “Pero es que encima noto algo en el cuello. Me voy a fugar.”, declaró quejumbroso. Ahí sí que me dio un ataque de risa de los que hacen época. “¿Notas algo en el cuello? Pues olvídate de tus planes de fuga porque te han puesto un chip, que viene a ser como un dispositivo de seguimiento de los que les ponen a los delincuentes en libertad bajo vigilancia. No hay escapatoria posible; vayas donde vayas, te encontrarán” Muahahahahaha. Y mi risa maquiavélica retumbó en todo el edificio.

Ahora que lo pienso, creo que me he pasado un poco. Tal vez debería explicarle que esta vida de privaciones tiene sus cosas buenas, como no volverse loco cuando las hormonas acechan y no hay gata a la vista con la que desfogarse pero ya se lo explico en unos días, si eso, que yo ya tuve lo mío y de alguna manera tendré que cobrarle mi reintegro al destino, digo yo. Así que no me juzguéis demasiado mal. La bruja es muy aburrida, por lo que tengo que buscar fuentes de diversión alternativas, cosa para la que el imberbe parece mandado a hacer de encargo.

Prrrrrr.

46 comentarios:

  1. Jaajajaja me he reído muchísimo con esta entrada. Seguramentente piensen así en la realidad y no lo sepamos jajaja.
    Un besi!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Acaso crees que no pensamos?

      Prrrrrrrrrrrr.

      Eliminar
  2. Pobre Munchkin, tenías que haberles avisado hombreeeee

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y perderme la diversión? Jamás!!!

      Prrrrrrrrrrrr.

      Eliminar
  3. cuando yo pasé por eso la verdad es que llegué a casa ya bastante bien, me bajé de la mesa de un salto y cuando caí al suelo me quedé clavado, con las patas abiertas... digamos que el impacto no era precisamente lo que necesitaba en ese momento. Por lo demás, fue un alivio y al día siguiente ya estaba por ahí corriendo como loco.
    Lo del chip no sé, mi ama se lo ha pasado por el forro de las narices y yo no digo nada, si me libro, pues mejor. :)
    Un cabezazo y un lametoncillo para el peque, anda, que da penilla del pobre. Prrrrr
    RON.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también salí dando brincos del transportín. Molestias, ninguna, más allá del duelo de haber dicho adiós a mis atributos.
      Qué suerte tienes de no tener chip. Nosotros no tenemos escapatoria.

      Prrrrrrrrrrrrr.

      Eliminar
  4. BUENO ME RESCOJONO
    NORMAL QUE OS CAST-REN
    ESTÁIS PERVIRTIENRO LA RASA FELINA
    LOS GATOS COMUNES EUROPEOS REBÉIS EXTINGUIROS
    LOS ANGORAS TURCOS REBEMOS SER LA RASA P-REROMINANTE EN ESPANA

    SARPASO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, para que todos hablen como tú. Se nota mucho la superioridad racial, sí.

      Otro zarpazo.

      Eliminar
  5. Grrr tio!! ¡Como me recuerdas esas cosas! Yo lo pasé fatal, no me puede sentar en varios días... Al principio me encantaba ir a la clinica, me regalaban ratones, me dejaban jugar por todos los lados... hasta ese día, ¡ese fatilico día! Me tiré dos días sin mirar a la cara a mis amas humanas por llevarme allí... ¡que humillante! Aunque en este caso alguna de ellas siempre dice que me dejaron algo, que parece que no estoy eunuco del todo. Ingenuo de mi guardo esperanzas... Lito grr.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso le pasó a Luhay, según me contaron. Parece que él también tenía dificultades para sentarse, al principio. Nosotros lo hemos llevado mejor.

      Prrrrrrrrrr.

      Eliminar
  6. Animalito. Es el preecio de ser un gato casero. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que hay que hacer por un plato de pienso y una camita calentita.

      Prrrrrrrrrrrr.

      Eliminar
  7. Pobrecitos! A mi no me lo han hecho todavía, pero es que según mi dueña yo soy un poco raro, a las perritas ni las miro, ni aunque estén en celo, como mucho las huelo un poco, y a los perros les gruño, o sea que .... yo creo que me tocará, pero de momento estoy tranquilo :)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya te tocará. Los humanos no atienden a razones...

      Prrrrrrrrrrr.

      Eliminar
  8. Tiene cojones la cosa.
    :)))))

    (Pobret)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy gracioso. Muy gracioso.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  9. Siempre me aclaras y amplias la cosmovisión de mis tres gatunos. A uno de ellos (fetiche peluche) me resisto a rebanarle la dignidad... Pero es que ese si tiene dos gatitas cerca y mejor no arriesgarse

    A las otras dos foddie y arrumaco ya les llegara :/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La bruja dice que así estamos más tranquilos y no nos estresamos.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. Éste ya se había puesto gordote antes. Lleva camino adelantado.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  11. Ainnssss... he cerrado las piernas hasta yo!! Casi me mareo: esto se avisa!!

    Rascaditas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es una tortura china, no me dirás que no.

      Prrrrrrrrrrr.

      Eliminar
  12. No, sí lo tuyo tiene delito. Te regodeas en la desgracia ajena sólo porque tú ya la sufriste...
    Pobre... él no sabía nada
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada palo que aguante su vela.

      Prrrrrrrrrr.

      Eliminar
  13. Pobrecito minino tan pequeño y ya está aprendiendo lo ingrato de la vida.

    Beso gato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Malquerida. Nosotros también cargamos con nuestra cruz.

      Prrrrrrrrrr.

      Eliminar
  14. Que malo!!! disfrutando con la confusión y tristeza ajena. Aunque confieso que yo que no soy gato he disfrutado también al ver personas confundidas y tristes algunas veces. Saludos y que se acostumbre pronto a ese nuevo chip

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya está como si nada. Tiene rápida la capacidad de adaptación. Prrrrrrrrrr.

      Eliminar
  15. Bueno, oye, que algo malo tenía que tener lo de ser gato doméstico, tampoco vamos a hacer un drama. No va a ser todo putear a los dueños y al pequeñajo :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero el precio a pagar es bastante alto.

      Prrrrrrrrrrr.

      Eliminar
  16. Ya puedes respirar tranquilo, porque a ver si a falta de gata no iba a querer desfogarse contigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre mía. Me ha recorrido un escalofrío...

      Prrrrrrrrrrr.

      Eliminar
  17. jajajajja.. que bueno!! vigila.. no vaya a escaparse y a ver de quien te ríes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Éste no se escapa. Ni yo tampoco. La bruja nos tiene bajo una estricta vigilancia.

      Prrrrrrrrrrrrr.

      Eliminar
  18. Le ha tocado al pequeñin!! y bueno, no es para tanto jaja..
    Y es comun eso de los dispositivos para encontrarlos? Por aca nunca lo escuché...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí sí es común. En perros es obligatorio y en gatos no estoy seguro pero creo que también. De todas formas, aunque no fuera obligatorio, la bruja nos lo pone igual, para tenernos controlados. Menuda es.

      Prrrrrrrrrrr.

      Eliminar
  19. Vaya habito de esa bruja eh? eso de llevar a sus inquilinos a esos lugares espantosos :( no ha de recibir muchas visitas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La gente le tiene miedo. No te digo más.

      Prrrrrrrrrr.

      Eliminar
  20. Joer con la bruja, no me extraña que quieras amargarle la vida jejejejeje Cuanta crueldad gratuita (No se lo perdones jamas)
    Caricias en el lomo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hago como que perdono pero, en realidad, no olvido.

      En la barbillita me gusta más... Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  21. jijijiji como me he reido con esta entrada Forlán! mucho ánimo a Munchkin, dile que los gatos "eunucos" vivis más tranquilos y sin preocupaciones (y la bruja y el consorte ni te cuento!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahhh, te has reído... Tú eres de las mías.

      Prrrrrrrrrr.

      Eliminar
  22. ¡¡¡Qué dolor solo de leerlo!!! Qué dura es la vida del gato. No sé si compensa...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que sí compensa. O eso habrá que creer, al menos...

      Prrrrrrrrrrr.

      Eliminar
  23. Uy, me has traumado! Esta semana llevo a mi gato de casi 7 años a castrar, más vale que no piensen así o me va a odiar toda la vida!! Le mantuve su masculinidad lo más posible, pero se vive peleando y ya van varias veces que lo tengo que internar y todavía me lo van a matar en algún combate gatuno!! No hay más remedio.... jajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo nunca he estado en una pelea más que por el último grano de pienso o por algún juguete.

      Dile de mi parte que él al menos probó las mieles del pecado. Nosotros nunca sabremos lo que es eso.

      Prrrrrrrrrrrrrr.

      Eliminar