Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

lunes, 2 de febrero de 2015

Crónicas Felinas CXX: Redefiniendo alianzas

Marrameowww!!!

Vengo a relataros hoy unos hechos que me tienen con los bigotes encogidos.

De sobra es sabido que, tanto Munchkin como yo, preferimos normalmente al consorte porque es más blandito y permisivo, por lo que es más fácil sacarle lo que queremos. Así que, para estar a bien con él, la mayoría de muestras de cariño por nuestra parte suelen ir dirigidas a su persona.

Pero sucedieron el sábado pasado unos sucesos escalofriantes que nos han hecho plantearnos la posibilidad de redirigir nuestras atenciones hacia la bruja, que es más borde pero menos patosa.

La cosa fue así. El sábado, como digo, el consorte se va a hacer la compra mientras la bruja, que es una vaga, se queda en casa leyendo cosas en vuestros blogs. Vuelve el consorte con el carrito de la compra y yo me siento en el pasillo a fin de seguirlo hasta la cocina para cotillear si nos ha traído algo rico, que es una costumbre de la que soy muy gustoso de practicar.

Avanza el consorte por el pasillo y la bruja sólo tuvo tiempo de decir “Cuidado, el r…” El “r…” en cuestión era mi rabo, que se vio atropellado sin remedio por una rueda del carrito. Salí corriendo como alma que lleva el diablo y, tras comprobar que no había que lamentar males mayores ni partes amputadas de mi hermosa anatomía, decidí subirme a la encimera de la cocina, desde donde poder espiar sin miedo a que una rueda atacara otro de mis miembros.

Estaba yo husmeando cuando a Munchkin le dio por saltar desde el armario de enfrente también a la encimera. Como ya he hablado de su legendaria torpeza, se resbaló, sobresaltando primero al consorte que, con el bote que pegó le terminó pegando un codazo a Munchkin en plena caída y, en segundo término, a mí, ya que con el bote antedicho del consorte, también tiró un tupper del armario, que no tuvo mejor sitio donde caer que no fuera encima de mi cabeza.

Al final yo me congratulé con el consorte y dormí la siesta con él pero Munchkin prefirió ir a sentarse en el regazo de la bruja mientras ella escribía no sé qué. Creo que es la primera vez que veo al imberbe sentado encima de la bruja, así que me da a mí que al consorte le va  costar recuperar la confianza de mini-minino.

Que sí, que uno intenta pensar bien y razonar que el humano lo hizo sin maldad pero no sé hasta qué punto compensa andar jugándose la integridad física a cambio de recibir una chuchería o un trocito microscópico de jamón. Hay que admitir que lo nuestro es capricho más que auténtica necesidad y, visto lo visto, tal vez sea más conveniente despedirse de ciertos vicios superfluos y conformarse con el pienso que la bruja nos sirve sin rocambolescos accidentes.

Ya sé que dicen que tenemos siete vidas pero no está demostrado empíricamente y no ando yo con demasiadas ganas de comprobarlo.

Prrrrrr.

44 comentarios:

  1. Jajaja parece un capítulo de Mr Bean. Genial el consorte en su interpretación, Oscar para Forlan como secundario por su rabito maltratado y un Goya para Munchkin, que no sirve para mucho internacionalmente, pero un premio es un premio ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De interpretación nada, que esto es una historia real como la vida misma.

      Prrrrrrrrrr.

      Eliminar
  2. Jajajaja pobres!! Pero ya volverá el pequeñin una vez que vuelva a tener confianza en el consorte (esta palabra se me hace bien graciosa) por lo pronto esperemos no pasen más accidentes

    :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ha vuelto. Le ha durado poco la desconfianza.

      Prrrrrrrrrr.

      Eliminar
  3. EL CONSORTE ES LA MUJER RE LA CASA

    MENURA RESEST-RUSTURASIÓN

    EL POB-RE BIEN MALA SUERTE TUVO CON ESA MUJER TAN VAGA Y TAN POCO RE SU CASA

    T-RASMÍTELE MI PESAR

    SARPASOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves. Nos crían en una familia desestructurada y así nos va.

      Prrrrrrrrrrr.

      Eliminar
  4. Munchkin parece hijo biológico del consorte. Ha heredado su poca destreza para evitar golpes y caídas. Probe.

    Besos

    38+2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un poco patoso, sí. Cuando se juntan todos son como los tres chiflados.

      Prrrrrrrr.

      Eliminar
  5. Ups, he vuelto a escribir con el Nick del angora...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hablando de torpezas...

      Prrrrrrrrrrr.

      Eliminar
  6. Vaya peligro con el consorte, eh? esperemos que no posea una licencia de manejo, porque si así causa estragos con un carrito...

    Por si las dudas, para futuras ocasiones, consigue un buen rincón donde estés a salvo del paso de los humanoides.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no, no conduce, por suerte para los viandantes y otros conductores.

      Yo no me vuelvo a poner en la trayectoria de ese carrito nunca más.

      Prrrrrrrrrr.

      Eliminar
  7. Jajaja el consorte se parece a mi que tambien soy un rato patosa, el otro dia derramé una taza de cafe en el ordenador así sin preámbulos ni nada, menos mal que no estaba Isi en medio, si no se hubiera puesto mas hileractivo de lo que ya es...ni pensarlo quiero jaja ya veo que tu por lo menos no se lo has tenido en cuenta al pobre pero que ruín Munckin que a la mínima le da la esoalda. Y dices que os han llamado ya del circo del sol?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todavía no nos han llamado pero todo se andará.

      Yo bebí café una vez y después sentía que tenía superpoderes. Fue muy divertido.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  8. Te entiendo querido amigo... mi rabo también ha sufrido numerosos ataques y luego para colmo me echan la culpa a mí porque dicen que estoy en medio... ¡Humanos! grr. Lito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que no se fijan. Van por la vida a lo loco.

      Prrrrrrrrrrrrr.

      Eliminar
  9. Hola: me siento identificada con tu consorte porque soy un poco patosa... me reí mucho con tu historia... seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los humanos sois patosos en general. Bueno, y Munchkin, pero ése es otro cantar.

      Prrrrrrrrrrr.

      Eliminar
  10. Si ya me tropiezo con un gato, me imagino con dos... Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que caminar siempre mirando para abajo, que nunca se sabe dónde estamos.

      Prrrrrrrrrrrrr.

      Eliminar
  11. Jajajaja... ni en el circo!!! Vais a tener que pedir pienso extra por peligrosidad!! Juas!

    Rascaditas!!
    ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sufrimos mucho. Nadie nos entiende.

      Prrrrrrrrrrrrr.

      Eliminar
  12. Respuestas
    1. Te hará gracia a ti. A mí me pisaron en el rabo y me cayó un tupper en la cabeza.

      Toma bufido: Pffffffffffffff.

      Eliminar
  13. Habría que haberlo visto. Tranquilos mininos fueron solo una serie de desafortunados ac-ci-den-tes.. nada más y nada menos.
    Besos a los cuatro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que como encime me entere de que hubo premeditación aquí arde Troya.

      Prrrrrrrrrrr.

      Eliminar
  14. Larga vida a los patosos entre los que me encuentro, lo reconozco! :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te encuentras entre ellos ya sólo por pertenecer al género humano.

      Prrrrrrrrrrr.

      Eliminar
  15. Jaja me imagino la escena, el consorte debe haberse asustado más que ustedes.
    Rascaditas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, claro, pobrecito consorte. Al final la víctima será él.

      Prrrrrrrrrrr.

      Eliminar
  16. jajaja que genia. Me hiciste reir!

    Un besot!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genio. Soy muy machito. No me confundas con esa bruja narigona.

      Prrrrrrrrrrrrrr.

      Eliminar
  17. Los gatos son olvidadizos, al rato el bicho vuelve con el amo sin problema.

    Cariños minino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ha vuelto. Le duró poco el rencor. Aunque de olvidadizos, nada.

      Prrrrrrrrrr.

      Eliminar
  18. Eso de que caiga un bote y te dé en la cabeza sin evitarlo de un salto no es normal es un gato. ¿No estarás perdiendo facultades? A ver si te estás haciendo mayor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo vi venir. Me quedaba a las espaldas. Estoy jovencísimo.

      Prrrrrrrrrrrr.

      Eliminar
  19. Jajajajaja lo que me he reído!!!
    Ya os veo alerta por el pasillo temiendo lo peor!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que andar con mil ojos, que con la torpeza humana nunca se sabe.

      Prrrrrrrrrrrrr.

      Eliminar
  20. Jajajajaja Si es que lo estoy viendo... ¿De que me suena? a si, mis perros también suplican y salen escaldados! Caricias :D

    ResponderEliminar
  21. Nosotros jamás suplicamos. Ante todo, dignidad.

    Prrrrrrrrrrr.

    ResponderEliminar
  22. jejejeje me lo imagino y me parto de risa, parece un capítulo de las series esas de humor americanas! XD
    Un accidente lo tiene cualquiera hombre, dile al pequeño que recuepere la confianza en el consorte (aunque si viene de la compra, mejor bien lejos...;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya la hemos recuperado. Al fin y al cabo, él es quien nos da chuches.

      Prrrrrrrrrrr.

      Eliminar
  23. uy, se ve que están mimentizándose... si hay dos torpes tiene que haber dos brujos, ya sabes la parte que te toca x)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya aprenderé a echar maleficios...

      Prrrrrrrrrr.

      Eliminar