Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

jueves, 17 de octubre de 2013

Ochocientos veintisiete elefantes aceleraban sin cuidado con la curva

Mucho se habla a veces de lo sacrificado de algunos trabajos. Que si deshollinador, que si limpiador de alcantarillas, que si estilista de la Merkel… Pero para mí, el trabajo sacrificado por antonomasia es el de conductor de autocar en excursiones infantiles.

No soy de niños. Ya lo sabéis de sobra, no vamos a ahondar ahora en mi escaso instinto maternal y mi naturaleza de Cruella de Vil, que aquí se trata de echarnos unas risas y no de terminar sintiéndome mala persona. Pero soy una bruja sin sentimientos, básicamente.

Pues eso, que como soy una bruja sin sentimientos se me ponen los pelos como escarpias sólo de imaginarme conduciendo un cacharro con cuarenta niños chillones dentro mientras hago por enésima vez el recorrido hacia el Valle de los Caídos (no sé dónde van ahora de excursión los niños. Yo fui a un colegio de monjas en los ochenta así que sabréis disculpar que toda mi referencia excursionista sea ésa).

Yo me pongo en la piel de ese hombre y me tiemblan las canillas, en serio. Me veo ahí, intentando concentrarme en la carretera y en mi cinta de José Luis Perales (o de los Cantores de Híspalis, según tenga el día) y no pudiendo hacerlo por estar todo el trayecto escuchando gritos, peleas, burlas a la parejita que se ha sentado junta (“Paquito y Martita se gustan… Que se den un besito”) y, lo que es peor, sonidos sospechosos de alguno que a todas luces se ha mareado durante el viaje.

Pero en esta excursión infernal los horrores no han hecho más que comenzar. Hay alguien peor que los niños: el profe, tutor o quien sea que le haya tocado la china de acompañar a los infantes desbocados. Y digo que es peor porque, imagino que un ataque de mala leche, decide vengarse y hacer sentir en sus carnes al pobre conductor lo que es lidiar a diario con esa caterva de salvajes y, en un momento dado, les arenga a ponerse a cantar. Adiós José Luis Perales, Cantores de Híspalis y la madre que los parió a todos. El ambiente se transforma en un campamento de monos aulladores al son de “Para ser conductor de primera, acelera, acelera”, que el pobre hombre estará pensando “Sí, claro, y ya me diréis quién me va a pagar a mí la multa por exceso de velocidad”. Cuando se cansan de pedirle que acelere y que tenga cuidado con las curvas, pasan sin hacer un intermedio a contar elefantes. El tic en el ojo aparece a partir del decimosexto elefante; los instintos asesinos, sobre el centésimo cuarto, elefante arriba, elefante abajo, que el conductor es un hombre muy paciente.

Es de esta manera que, si me dieran a elegir entre limpiar alcantarillas o conducir a niños excursionistas por esos senderos de Dios, me faltaría tiempo para preguntar dónde están las botas de goma. Que total, ahí abajo el silencio es sepulcral y los Cantores de Híspalis adquieren otra dimensión escuchados en MP3.

74 comentarios:

  1. jejeje, soy una santa por lo visto, jajaja. La verdad es que yo prefiero un autobús lleno de niños y no de adultos...y aclaro, no tengo síndrome de Michael Jackson, sino que siento que los adultos son más difíciles que los niños, y en los viajes largos se vuelven más insoportables que los niños, puesto estos últimos con dulces, pelis y música son felices, xD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mis épocas no nos ponían pelis. Va a ser que el truco es llevarlos abducidos frente a la caja tonta. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  2. Jaja entre otras cosas porque no tienes carné!!
    Como hija de autobusero te diré, que no lo pasan tan mal. Anda que no traía anécdotas. Eso sí, era un trabajo voluntario, vamos, que te dejaban elegir ruta, niños, adultos o linea. Al menos antes.
    Qué cantarán ahora los niños? O irán absortos en sus consolas?
    Muaks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Según dice Valeria por ahí arriba, ahora les ponen pelis. Yo creo que van absortos... Jajaja.

      Y sí, no tener carnet también sería un handicap. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  3. jajajajja ni te cuento si los niños son ya mayorcitos y se tiran todo el cmaino eructando y tirándose cuescos para hacer la gracia.... :P
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ésa es otra, sí. Ahí ya tienen que pedir un plus de peligrosidad por inhalación de vapores tóxicos. Besotes!!!

      Eliminar
  4. Jajaja... que ideas tienes... jajajaja...

    ResponderEliminar
  5. Ufff, yo también soy muy muy poco de niños. Los aguanto un rato y a quienes son de mi familia, vamos, pero me agobio enseguida. Yo no recuerdo que fuese tan cansino, pero es que tengo mala memoria :)

    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que todos hemos sido cansinos, en mayor o menor medida. Y cuando vamos en manada, todavía más. Jajaja. Besotes!!

      Eliminar
  6. jajaaja es una tortura con instinto maternal o sin él...
    de hecho después de los viajes con niños el instinto roza los mínimos históricos como madre...
    ah! y si no se entretienen cantando alguno vomita, doy fe
    Besos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hay todo tipo de entretenimientos para no aburrirse... Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  7. Jajaja Nunca lo había visto así. Yo pensaba que disfrutaban con nuestras inocentes vocecitas entonando "Un flecha en un campamento chiss chisss, un flecha en un campamento chiss chiss..."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La de la flecha no me suena. O mi mente ha hecho por olvidar o en mi cole no cantábamos ésa. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  8. Pues ahora que lo dices... vas a tener razón. Y eso que a mí sí que me gustan los niños. Bueno... algunos. Los que tienen al menos una pizca de educación y les han dicho NO alguna vez en su vida.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero es que cuando van en manada se asalvajan y niños que de natural son tranquilitos se convierten en mini-hooligans. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  9. Nosotros cogíamos el bus delante de mi casa y cuando íbamos por la curva de abajo, el conductor ya estaba hasta los webs, las mochilas volando y las collejas aterrizando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Pobre hombre. ¿No le hicistéis un monumento, o algo? Ahora que andas en plan Paco Lobatón buscando a las personas que marcaron tu infancia, lo mismo puedes dar con este santo varón. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
    2. Eran varios, uno de ellos mató a una persona con el bus en una rotonda, encima el más sufrido. Tengo que hacer un post sobre el bus y sus conductores.

      Eliminar
    3. Uy, madre mía... Pues ya nos lo estás contando... Besotes!!!

      Eliminar
  10. Mi instinto paternal es mas o menos similar al tuyo, asi que comparto tus condolencias hacia este empleo.

    Hoy por la mañana pase en el coche afuera de una guarderia, una niña estaba pegada a la reja, mas que llorando, berreando porque su mama volviera y se la llevara, todo esto mientras su profesora (o cuidadora) estaba detras de ella, con una cara de santa, tratando de calmarla y de convencerla de entrar. Yo en su lugar le habria disparado un dardo tranquilizante a la niña y la habria despertado cuando sus papas estuvieran en camino a recogerla.

    Imagina mi lado paternal :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Yo no llego a tanto pero de paciencia con los niños ando más bien justita. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  11. Jajaja, mira yo en esto de excursiones colegiales hago un master! Yo prefiero evitar sí cualquier menor de 13 años y viajar siempre en el mejor autobús (y con los estudiabas menos necios sí eso es posible)
    Que te voy a decir, no eres la única con el mal,de herodes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Somos varios los seres perversos sin sentimientos por aquí. Van saliendo todas las miserias... Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  12. Ay nena, lo que me reí contigo ayer por la noche antes de dormir. Lo peor, peor que todo eso, es ir en un bus donde los niños atrás fumaban porros y delante cogen el micrófono para cantar las canciones de estopa como si aquello fuera un karaoke: "Acelera un poco más, porque me quedo tonto y vamos muy lentos" (efectivamente, ese bus era el que me llevaba al instituto xddd!). Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, por lo menos se han modernizado. Aunque no sé qué preferirá el pobre conductor... Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  13. esa es una profesion de riesgo.

    y 40 "enanos" juntos una pesadilla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son como una banda callejera. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  14. Pues cuidado con los cocodrilos de las alcantarillas.

    A mí me llevaban a las Dunas de Corrubedo y a la Casa de las Ciencias de A Coruña, pero a ver cositas de franco nunca. Y eso que también era un colegio de monjas. No cantábamos, pero rezábamos antes de partir, no sé si para que no nos empotrásemos o para que sí.

    Nuestro autobusero ponía Pimpinela, tenía un gusto finísimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Pues las mías sí nos llevaban a ver cositas de Franco, ya ves tú... De pequeño no te das cuenta pero cuando creces... Ay, cuando creces...

      Lo de Pimpinela ya es otro paso en la escala evolutiva. Se pueden hasta interpretar las discusiones entre el lado derecho e izquierdo del bus:

      - ¿Quién es?

      - Soy yo.

      Y así. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  15. jajajajajaaja nunca lo había visto así, la verdad pobres autobuseros. El momento canción tiene que ser para abrir la puerta y tirarse en marcha, ese momento en que el adulto responsable coje el micro creyéndose la pantoja cuando en realidad no canta sino grazna "qué buenas son qué buenas son que nos vamos de excursión"
    jajajajaajaj
    Besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Es que yo me pongo en la piel de ese pobre hombre y me dan ganas de hacerle un monumento. Besotes!!!

      Eliminar
  16. Pues yo al conductor de la escuela de Springfield no lo veo que sufra mucho, incluso atemoriza a Bart Simson.
    :)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero eso es porque va fumado. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  17. Pues no lo había pensado nunca...Aunque con lo poco que me gusta conducir, no creo que acabe yo con esa profesión, jajajajaja!
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco firmaría, no. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  18. Ja,ja... si serias una conductora única!!! los llevarias a todos mas rectos que un palo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué va... Si luego soy una pusilánime... Besotes!!!

      Eliminar
  19. jajajaja!!! un día me ofertaron un curro de acompañante de conductor escolar para vigilar y controlar a los niños....
    no valgo para todo, eso lo sabía XD

    besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Tenías que haber aceptado y así nos lo contabas... Besotes!!!

      Eliminar
  20. Jajajajaja, yo solo llevo a mis dos fieras detras y no veas la movida que montan a veces asi que no quiero imaginarme ir con veintilargos adolescentes conduciendo un mamotreto. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que eso tiene que ser para ejercitar la paciencia a tope. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  21. Pero como se te ocurren estas cosas!!! Me parto! Besos y a seguir escribiendo!! Jajaja. Muac!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad está ahí fuera, querida Mamá Ciruela. Jajaja. Besotes y muchas gracias. En éstas seguiremos hasta que os canséis. Besotes!!!

      Eliminar
  22. En parte debo darte la razón...pero sólo en parte.
    No podría con un autobús lleno de niños maleducados y a gritos pelados, prefiero, aunque no soy partidaria, ponerles pelis por un tubo.

    Peeeerooo, menos aguanto todavía un autobús de adolescentes, que ésos sí, no saben hablar como no sea para que se entere el amigo de la primera fila, cada uno a su bola, conversaciones de besugo, música estridente por una banda y por la otra, romanticismo a tope con escenas de películas clásicas, discusiones sobre cualquier tontería y preguntas de un extremo a otro del autobús.... ¡eso me ha pasado a mí! .... y siendo así, ¡prefiero los niños!!, jajaja. lo de las alcantarillas, no sé.... me lo pensaría, tengo un olfato muy delicadito, jaja.

    Besos apretaos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo porque he puesto este ejemplo pero lo de los adolescentes ya es de juzgado de guardia. Los montaba a todos con el Hermano Mayor y a ver quién se atreve a chistar. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  23. En mi época, si teníamos suerte, nos ponían alguna peli. A mí sí que me gustan los niños, pero de uno en uno, por favor ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Una peli? Qué afortunados... Será que eres más joven que yo. Jajaja. Yo con uno puedo llegar a lidiar un poquito. Pero como vengan en jauría, salgo por patas. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  24. jaja¡ Cierto es que es para tirarse con el autocar en marcha¡ Aunque creo que ahora los niños no cantan tanto,van con sus móviles high-tech anonadados con you tube...
    Buen finde guapisima¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tal vez ahora vayan alienados y no den tanto la barrila. No sé que es peor, si llevar monos aulladores o zombies. Jajajaja. Besotes y muy buen finde para vosotras también!!!

      Eliminar
  25. No quiero ni imaginarlo... Porque he lidiado con tres energumenos de esos en viaje en coche de 2 horas (odio a los niños) pero esta aversión tan sana me llego tarde, cuando el mediano le habrio la cabeza a la pequeña exactamente. Lo dicho... Tarde.
    Un besazo desde mi infierno (creo que cada vez entiendes mas lo del infierno jejejeje)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, ahora lo voy pillando... Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  26. Jajajajaja, yo te lo voy a presentar mejor:
    50 tios y tias en edad de..... emborracharse mucho, pero mucho mucho, (entre 18 y 30 años) y con ganas de meterse (dónde no les llaman) en un viaje de fin de curso por españa... en autobús of course, al cuarto día de borrachera y de meterse (dónde no les llaman) protestando porque son las 9 de la mañana, hace media hora que se han acostado y quieren dormir....

    No es que protestaran... es que tus monjitas hubieran muerto de infarto de miocardio con las cosas que se dijeron en ese autobús, casi llegan a las manos jejeje.
    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Señor... En todos lados se cuecen habas, por lo que veo. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  27. Como te entiendo!
    A mi me gusta la gente mayor, mucho más que los niños que gritan y algunos hasta muerden!
    Y digo yo.... eres muy sargento? :-P
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues realmente no. Ése es el problema. Que encima soy una pusilánime y no me hago respetar. Así que mejor no me acerco porque acabarían haciendo conmigo lo que quisieran. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  28. Bueno, el trabajo de autobusero de niños es malo la mitad de las veces, cuando vuelven de la excursión de turno mola porque van todos descojonados y tranquilitos, alguno incluso dormido.

    Pero en general trabajar con niños tiene su mérito, si tú ya te las ves para domar a dos es ponerte a pensar en 40 y flipas :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto. Cuentan con toda mi admiración, sin duda... Besotes!!!

      Eliminar
  29. Qué lástima, tú en las alcantarillas y yo en el bus, con lo bien que lo pasaríamos juntas en el buga cantando hasta quedarnos afónicas...yo al volante y tú con el micro (que he leído por ahí que no tienes carnet). Bsssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues carnet no tengo, no. Pero oye, si se trata de hacer el payaso y no tener que responsabilizarme de ningún otro ocupante del bus, yo me apunto. Jajaja. Besotes!!

      Eliminar
  30. Lo mejor amiga mía es darle gusto a los infantes aulladores y acelerar la carcacha a digamos 160 mas o menos , esperar que una buena curva se presente para clavar los frenos y derrapar como Fernando Alonso para enfilar acelerando al maximo la recta ,así damos gusto a los chavales y agarramos mínimo mientras tratan de desenredarse del amasijo en que se han convertido las inocentes victimas.Consejo emitido gratuitamente por Merlina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Me quedo con el dato por si alguna vez me toca dedicarme a esos menesteres... Besotes!!!

      Eliminar
  31. Yo excursiones pocas, pero para ir al colegio tenía que coger diariamente el autobús fletado para la ocasión. Aquello era un remanso de paz porque la encargada de mantener el órden tenía solo dos dedos en una mano y nadie se arriesgaba a recibir una de sus collejas. Aquella mano me perseguirá hasta la muerte...
    Ah, y yo no creo que seas una bruja sin sentimientos :)
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A nosotras (sí, lo digo en femenino) no nos daban collejas pero nos cogían de la oreja. Inenarrable...

      Lo de que soy una bruja sin sentimientos, digamos que es una licencia poética. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  32. Tía no lo había pensado nunca. No tengo alma ni empatía ninguna si no me he apiadado hasta ahora de los conductores de autobús de excursiones. Si se llega a dar el caso, me voy a limpiar alcantarillas contigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí es que me surgió como una revelación. Se ve que llega un momento en tu vida en que ves la luz.

      Me pido las botas rosas. Besotes!!!

      Eliminar
  33. Jajaja, me parto y me mondo contigo!! Se te ha olvidado decir el peste y basurilla que dejan tras de si la patrulla de cantarines. Dos días y medio para que el autobús sea el mismo, el conductor no volverá a serlo.... Ese necesitara grandes dosis de psicólogo....jajaj

    Besos guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Ay, pobre hombre... Si es que no puedo ni pensar en él. Se me encoge el corazón... Besotes!!!

      Eliminar
  34. Jajaja, pobre conductor. No te preocupes a mi me pasa lo mismo con los niños, tampoco aguantaría tanto elefante y tanto griterío, y eso que el elefante es mi animal salvaje preferido. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eyyy, has vuelto... Es que eso tiene que ser algo insufrible, por mucho que te gusten los elefantes y las canciones populares. Jajajaja. Un besote!!!

      Eliminar
  35. jajajajajajajajaj según lo versionas dan ganas de volverse un poco Cruela de Vil como dices! A mi si me gustan los niños, pero no en masa, y las cancioncitas del autobús son para pegarse tiros, aunque recuerdo que de niña me encantaba cantar en las excursiones (lo de a "Paquito le gusta Martita" siempre a sido un hit entre los escolares jajaja)
    Aunque también te digo, entre conducir un bus escolar y ser estilista de la Merkel...lo primero sin duda! ;)
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ufff. Es una decisión dura. Por lo menos con la Merkel viajarás más lejos que al Valle de los Caídos... Besotes!!!

      Eliminar
  36. Jajja qué bueno, qué recuerdos de esos días en autobús y sí, nunca me puse en la piel del conductor pero tiene que ser algo horripilante ahora que lo pienso ajajjaj. YO era de las que me desgañitaba cantando, vamos, la joyita de rizos blancos pa olvidar ajajajaj. Un besazo guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Yo reconozco que también cantaba de lo lindo. Con lo que me gusta a mí de siempre sacar a relucir mis dotes artísticas... Besotes!!!

      Eliminar