Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

lunes, 7 de octubre de 2013

Crónicas Felinas LXII: Y los raros somos los gatos

Marrameowww!!!

Cosas muy inquietantes están sucediendo últimamente en esta casa. Más inquietantes que de costumbre, tendría que añadir.

Andaba yo tan campante por el pasillo el otro día cuando, de repente, me topo con una silla. ¿Una silla en medio del pasillo? Me llamó poderosamente la atención y no es que sea yo mucho de sentarme en sillas pero, ya que estaba en un lugar poco habitual, aproveché para hacer uso de ella mientras oteaba a ver qué se cocía en el dormitorio.

En el dormitorio se cocía el consorte haciendo movimientos estrafalarios encima de la cama. Levantaba una pierna, levantaba otra, levantaba las dos y luego juntaba los piececillos y separaba las rodillas, adoptando una extraña pose de rana con la que tuve que aguantarme la risa (no está bien visto reírse de quien le da a uno de comer). Después empezó a subir y bajar y bajar y subir y yo no daba crédito. Los ojos como platos. Así, como os lo cuento.

Para colmo, la bruja entró al dormitorio a cambiarse de ropa y no le dio mayor importancia al asunto. No se sorprendió, ni le preguntó nada, ni se rió en su cara, oye. Impertérrita, la tía… Se puso a hablar con él tan campante mientras él seguía en su particular baile de San Vito.

Al rato me hizo levantarme de la silla y la empezó a usar él para mover el cuello en todas direcciones. Parecía que le habían dado cuerda al hombre.

Lo gracioso de todo esto es que yo acostumbro a tumbarme en el suelo con las patas traseras hacia arriba, las patas delanteras apoyadas en la pared y la cabeza hacia atrás y siempre me dicen que vaya pose, que parezco un renacuajo retorcido.

Pues éste parecía… Mejor ni digo lo que parecía, pero nada bueno. Yo tenía que averiguar a toda costa qué era lo que estaba pasando en esa casa para que el consorte se comportase de forma tan inusual. Y en una conversación que mantuvo con la bruja, por fin lo comprendí así que ahora paso a contároslo para que vosotros también estéis informados (soy el gato del visillo).

Resulta que el consorte llevaba un tiempo muy fastidiado con dolores en el cuello que le provocaban hasta mareos y, como no era plan de andar sufriendo por la vida, lo mandaron a ver a un especialista (fisioterapeuta, creo que le llaman, ahí es nada con el palabro…). Pues bien, el fisioterapeuta éste le dio unas cuantas pautas y luego le dio una “tabla de ejercicios”. No sé por qué le llaman “tabla” si se lo dieron en un papel, ni que fueran los diez mandamientos… En fin; el caso es que con esto quedó desvelado el misterio. Parece que con las tablas famosas se siente mejor y ya no anda palideciendo por las esquinas, que cualquier día se nos daba el trastazo padre y pa´chasco, que él es mucho de caerse, y así estamos más tranquilitos todos. Otra incógnita resuelta.

Prrrrrr.

42 comentarios:

  1. Lo que tenemos que sufrir los gatos!! Yo quedaría quieta y ojiplática si viera a papi haciendo esas cosas... Aunque mami a veces hace movimientos raros subida a una cosa blanca delante de la tele..
    Ay forlancito!! Para cuando la huida??
    Lamiditos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que darse prisa, amada mía. Esto pinta cada vez peor...

      Prrrrrrr.

      Eliminar
  2. jajaajaja el gato del visillo...qué genial!!
    que se mejore el consorte que esos mareos son muyyy fastidiados
    Besos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí.Yo quiero que se recupere porque la bruja es muy sosa jugando.

      Prrrrrr.

      Eliminar
  3. Si es que te relacionas con una gente muy rara, minino. Empiezan haciendo eso, le cogen gusto y pasan a los 100 abdominales o al lanzamiento de gatos por la ventana. Yo huiría de esa casa antes de que sea demasiado tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tú crees que corro peligro? No me había dado cuenta pero estaré ojo avizor, por si acaso.

      Prrrrrr.

      Eliminar
  4. Estos humanos son bien complicados en la vida que llevan,la ideal es la nuestra comer y dormir ,o una variante dormir y al despertarse comer,no hay manera que algo tan facil y tan rico les entre en la mollera ....Saludetes de Inocencia y de mi hermana Merlina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que no escarmientan. Con lo a gusto que se puede llegar a vivir...

      Prrrrrr.

      Eliminar
  5. Ay madre, seguro que fue por el día que se cayó por mi culpa!!!
    Consorte, te dedico esta canción de Bustamante:
    Perdóooooooooooooooooooooonameeeeeeeeeeeeeeeeeeeee, perdóooooooooooooooooooooonameeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee
    perdónameeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo. Ya llevaba tiempo fastidiado. No obstante, le diré a la bruja que le cante la canción de tu parte. En el trabajo. Así hacen los dos el ridículo a la par.

      Prrrrr.

      Eliminar
  6. Dale ánimos, que es algo muy cansado lo de hacer la tabla de ejercicios, que por eso se llama tabla y no papel, porque es muy pesada aunque no lo parezca :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahhhh. Es por eso... Gracias por sacarme de la duda.

      Prrrrrr.

      Eliminar
  7. Jajaja, el gato del visillo jaja, es lo que te faltaba ya Forlan. Me parto!
    Dile que se ponga en tu postura extraña para hacer estiramientos, seguro que le viene de maravilla.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llega a hacer eso y se queda en el sitio. No está para trotes, el hombre.

      Prrrrr.

      Eliminar
  8. Que se mejore pronto!! Odió las tablas de ejercicios esas a mi me las mandaron una vez para un esguince y no hacia mi una!!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Él las va haciendo pero no sabemos si le mejoran algo...

      Prrrrrr.

      Eliminar
  9. Tú tranquilo, mientras no lo veas intentado lamerse la nuca.... :P
    ¿Así que el gato del visillo...?
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento no le ha dado por ahí, pero todo se andará. Ya no me extraño con nada...

      Prrrrrr.

      Eliminar
  10. Oye, pues a ver si se pone bueno enseguida! Que los humanos doloridos son de lo peor...y lo primero que dejan de hacer es comprar latitas, que lo sepas, jejejeje...
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me digas, ¿en serio?. ¿Le ayudaré en algo si le camino con mis patitas por la espalda, en plan masaje a cuatro manos?

      Prrrrrr.

      Eliminar
  11. Jajaja imagino el susto que llevaste al no saber que le pasaba a tu papi, caso resuelto del detective Forlán ! Rascaditas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que era todo muy raro. Ahora ya me he acostumbrado a verlo. Más o menos.

      Prrrrr.

      Eliminar
  12. Ay Forlán... que te veo en unos días teniendo que realizar ejercicios a ti también. A mi gatito lo tengo que hacer correr porque tiene medio kilo de sobrepeso así que cuídate que esto es contagioso, empieza por un miembro de la familia y al final no se salva ni el gato.
    Un beso gatuno!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Me estás llamando gordo? Pero si estoy estupendo!! Hoy te toca bufido.

      Pfffff.

      Eliminar
  13. Pues tú ten cuidado, que luego empezará a buscar un partenaire para hacer los ejercicios y verás como estés por allí cerca, no te escapas seguro.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo jamás haré el ridículo de semejante manera. Bastante ejercicio hago persiguiendo mis juguetes.

      Prrrrrr.

      Eliminar
  14. Jajajajaja desvelaste el misterio Forlán... y yo que creía que se estaba preparando para las olimpiadas gatunas.. dale muchos mimitos pobre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Pero así, gratis? ¿Sin sacar nada a cambio? No sé yo...

      Prrrrr.

      Eliminar
  15. Verás, Forlán, llega un momento en la vida de todo humano en el que un miembro de la sanidad, ya sea pública o privada, le dice que tiene que moverse, que se está volviendo un globo, o en su defecto que se va a quedar oxidado, lo que le ocurre al consorte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que él sí se está quedando oxidado. Bueno, y la bruja también, lo que pasa es que ella se queja menos.

      Prrrrrr.

      Eliminar
  16. Ánimo a ese consorte, que seguro que con esos ejercicios pronto se mejora ;)

    Y tú, Forlán, pórtate, que esta pachucho :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sabemos si mejora. Dice que se siente igual de mal. Va a tener que ir a consultar otra vez. Si es que los humanos os estropeáis muy fácilmente.

      Prrrrrrr.

      Eliminar
  17. Pobre consorte!!! Dale algunos mimos Forlán, que hay que cuidar a quien te da techo y comida... ji!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero si él me lo da de manera altruista, mujer... ¿No?

      Besotes!!!

      Eliminar
  18. Oye, que no es por fastidiar pero igual ha sido de meterse bajo el sofá a por tus juguetes, lo habías pensado?
    Vamos, digo yo...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser. La bruja también anda fastidiadilla así que puede tener alguna relación... Eso sí, si pretendes que me sienta culpable por ello, no lo conseguirás.

      Prrrrrrr.

      Eliminar
  19. jajajaja ole el gato del visillo! que gracia me ha hecho. Comprende Forlán que los dolores de cuello son muy malos y si al consorte le han dicho que ponga posturitas para mejorarlo no hay que reírse, como bien dices, no debe uno burlarse de la mano que le da de comer. Espero que mejore pronto!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí sigue el hombre. Y sí, tendré que disimular un poco mi hilaridad...

      Prrrrrr.

      Eliminar
  20. Menos mal que eres un gato pero aun así comprendes las palabras humanas... Porque si a los movimientos le añades otro tio y no lo explicas bien... jajajaja no me hagas mucho caso que aun no he tomado la medicación! Muaks!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te pensabas que estaba jugando a las zarpitas?

      Prrrrr.

      Eliminar
  21. Jo..menos mal Forlán, de lo malo... es que pensé que el consorte se estaba convirtiendo en la niña del exorcista ¡qué susto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que yo también respiré aliviado cuando me enteré del motivo de su nueva faceta de saltimbanqui.

      Prrrrrr.

      Eliminar