Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

martes, 19 de febrero de 2013

Ustedes Dirán XXVII: Erase una radio con parche en el ojo (sugerido por Rocío, Trax, La Alpaca e Inmagina)


Cuando comenté a la pasada que había colaborado en una Radio Pirata en este post, cuatro personitas me pidieron más detalles. En concreto, Rocío de “De lluvias y paraguas”, Trax de “Estrellas en los ojos”, nuestra Alpaca, la Alpaca de todos, de “Siempre positiv@” e Inmagina de “Territorio sin dueño”.

De manera que he considerado incluir esta petición multitudinaria (ejem) en ésta vuestra sección.

Para explicar toda esta historia, tengo que remontarme a mis catorce o quince años. Existía en Montevideo una radio de la que yo era fan muy fan. Digamos que era una radio bastante informal (podía considerarse informal en Sudamérica así que ya podéis irlo imaginando). Debido a lo informal que era, me permitían pasarme allí las tardes dando la brasa y hasta me dejaban decir alguna chorradilla al aire. Creo que fue ahí donde surgió mi amor por los medios de comunicación y, en concreto, por la radio, aunque desde más pequeña ya me daba a mí por grabarme diciendo pavadas en mi radiocassette rosita (lo mío siempre es rosita).

Un buen día la radio se vendió y, al ser los nuevos empresarios más serios y responsables que los anteriores, me dijeron que adiós muy buenas. Que yo ahí no pintaba nada. Me sentó como un tiro, ya no sólo porque dejase atrás una etapa en la que me había divertido muchísimo. Dejaba atrás amigos y un montón de cosas. Pero la vida continuaba y el disgusto inicial se me fue pasando.

Con diecisiete años empecé a estudiar Periodismo (soy técnica, no licenciada, por si las cuentas no salen) y, al terminar el segundo año, uno de mis proyectos de fin de curso fue un estudio sobre la radio en Uruguay. Esto me sirvió para conocer a muchas voces emblemáticas de Montevideo, a quienes entrevisté para el proyecto. Pues bien, hubo una señora que me recibió en su casa, porque estaba de baja médica en esa época (una mujer increíble). Me vio tan enamorada del medio que me dijo que estaba necesitando alguien que le hiciese de co-conductora en su programa de los sábados por la mañana y que si quería probar.

Claro que quería probar. Además, nunca había estado en AM y eso de llegar a nivel nacional tenía su encanto. Me pagaban el autobús, en plan becaria total pero yo estaba que daba palmas con las orejas.

Paralelamente, empecé a colaborar (también gratis, a mí me ven la cara de pringada, pero ése es otro cantar) en una institución que, entre otras cosas, organizaba un encuentro de radios y demás asuntos relacionados con ellas.

El encuentro duraba tres días y, el segundo, se pusieron a hablar conmigo dos chicos que se habían hecho con un stand vacío para poner la publicidad de su radio pirata, que aún no estaba ni montada. Me hizo tanta gracia el asunto que ni me chivé. Hablé un montón con ellos y me cayeron de lujo. Terminó el encuentro y no intercambiamos teléfonos ni nada, así que ahí quedaba la cosa.

Mientras tanto, yo iba presentando proyectos a diferentes radios, para tener algo mío. El problema es que yo soy como soy (ya sabéis como soy, no hace falta que ahondemos en el tema) y la respuesta siempre era que estaba bien pero que era demasiado informal, que no encajaba con el perfil o la política de la radio, que bla bla bla… Vamos, que era una rayada.

Andaba yo un día caminando por la principal avenida de Montevideo cuando, por casualidades de la vida, me encuentro con V., uno de los chicos de la radio pirata (ventajas de vivir en una ciudad pequeña). Nos pusimos al tanto de nuestras vidas y, esta vez sí, intercambiamos teléfonos.

Total, que me llamó un día y me dijo que la radio ya estaba y que si quería colaborar con ellos. Y no me lo pensé dos veces. Obvio que no iba a cobrar un duro tampoco pero me iba a quitar el mono de hacer lo que me saliese de la punta del peroné. Mi propuesta sí encajaba con el perfil y la política de la radio. La habían montado más o menos por los mismos motivos. No les aceptaban el proyecto en ningún sitio e hicieron como Bart Simpson cuando se montó su propio casino. Si Mahoma no va a la montaña…

Así que ahí que me metí. A veces en el estudio y otras por teléfono desde mi casa (la radio no estaba en Montevideo, sino en una ciudad en las proximidades). Mil anécdotas sucedieron. Recuerdo en concreto que, al principio, con el miedo, sólo se subía la antena al techo cuando se iba a emitir (la ciudad donde estaba la radio es de casas bajitas y la antena canteaba mucho) y luego se volvía a bajar. Un buen día, ya hasta las narices de subir y bajar la antena, ahí se quedó. Resulta que al poco tiempo, se puso en circulación un vehículo con luces psicodélicas que se llamaba “El guardián del espectro” o “El policía del espectro” o algún rollo parecido, que lo que hacía, básicamente, era captar señales no autorizadas para desmantelar radios pirata. Pues bien, había dos en esa ciudad y los detectores de espectros lo sabían. La otra cayó y la nuestra, no. Lo que nos reímos pensando que si, en vez de tanto radar futurístico les hubiese dado por mirar un poco para arriba y buscar la antena, seguro que hubiesen dado con nosotros.

En fin, cuando me vine a España terminó mi aventura piratona y ellos, también por diferentes circunstancias, hubo un día en que no emitieron más.

Pero los equipos aún funcionan así que, ¿quién sabe?

38 comentarios:

  1. Estaba alucinando que sin enterarme, te sugiero temas jaja
    Pero sí que recordaba ese comentario.
    Vaya aventura chula con la radio, y qué pena haberlo dejado!
    Yo veo que para esto vales! Pirateamos??
    No sé por qué cada vez que leo esta palabra imagino a alguien con un parche en el ojo. Así que hoy te visualizo con el parche, jaja
    Muaks

    ResponderEliminar
  2. Una increible trayectoria por el mundo de las ondas.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una carrera meteórica la mía, sí. Jajaja. Un besote!!!

      Eliminar
  3. Jajaja para haberte visto xDDD
    Radio Álter Ego, ¡si te hubieran pillado tus gatos por banda!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En aquella época no tenía gatos pero, de haberlos tenido, los ponía a maullar al aire. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  4. Es genial gracias por contarlo!!

    ResponderEliminar
  5. cómo mola!!! una radio pirata!!! y escondiendose del guardian de las frecuencias... jajajaj no sabia yo q eso podía existir.
    desde luego, toda una experiencia!!

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, existía. Lo que no exista en Uruguay... Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  6. Jeje, guay! Mi chica subversiva, como me gusta!

    En Barcelona en mi adolescencia había una radio pirata, bueno, habría más, pero yo me enganché con ésta, Radio Pika se llamaba y emitía desde un barco creo recordar, la interceptaban, volvía a aparecer, y así iban.
    Yo me sentía subversiva sólo de escucharla, imagina si hubiera podido participar, gracias a ella escuché maquetas de grupos punkis que ni dios conocía, y me hice anarquista de corazón hasta que la madurez me fue poniendo en su sitio, pero aquella rebeldía sigue por ahí, escondida en algún rincón.
    Besos, y gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, pues sí que me suena la historia... No escuché nunca la radio pero me suena mucho lo del barco.

      A ver si te crees que hacíamos reivindicaciones políticas o algo. Hacíamos el chorra y punto. Jajajaja.

      Un besote!!

      Eliminar
  7. Qué experiencia más chula... me habría encantado oiros.
    Un besote piratilla!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo no te encantaba tanto. Éramos muy payasetes. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  8. Estoy indignada, realmente indignada porque rechazaran tus proyectos, mira...no saben lo que perdieron y no saben lo que ganaron los piratas teniéndote de su lado.

    La peña no sabe apreciar lo bueno, está claro

    Moaggssfffffff

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Hay que pasarse al lado oscuro... Besotes!!!

      Eliminar
  9. Jajajaja! Qué buena la antena de quita y pon!!! Desde luego, toda una experiencia...Y como dice la Alpaca, que penica que no curres en la radio, tu programa sería lo más!!!!!
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Pues hala, montamos una radio entre todos aquí... Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  10. Que buena historia!! Lastima que no te pagaran en ninguna de esas etapas. Como se aprovechan de la gente! En fin, pasa en todos lados.. lo bueno son todas esas experiencias que te llevaste, que por lo que contas han sido divertidas!
    beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que tiene trabajar por amor al arte... Jajajaja. Por lo menos uno se lo pasa bien. No se consuela el que no quiere XDDD. Besotes!!!

      Eliminar
  11. Me encantan las personas que saben entregarse a lo que les gusta.

    Una experiencia envidiable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue muy divertido. La verdad que no me puedo quejar. Un besote!!!

      Eliminar
  12. Que interesante! tu historia de la radio, no tenia ni idea y eso que soy muy fans de tu blog,
    Deberías volver a probar con la radio en España, se que la cosa está fatal y que es casi imposible pero no pierdes nada, me ha encantado concoerte un poco más a través de este post y coincido con Alpaca, los que rechazaron tus proyectos no saben lo que se pierden, capullos! Tanta formalidad no da más que disgustos un poquito de frescura en la radio vendría muy bien (que ya la hay pero poca).
    Cuéntanos esas anécdotas que te acontecieron en tu etapa radiofónica, estoy deseando!!
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uffff. Ya no es sólo que la cosa esté chunga. Los medios me decepcionaron mucho, mucho y, aunque mi actual trabajo no tiene nada que ver, tengo que reconocer que me gusta mucho. A lo mejor monto una radio online. Jajaja. Besotes!!

      Eliminar
  13. Y qué importa si eran gratuitas o no...seguro que te llevaste tu experiencia...y a los que no te apoyaron, ellos se lo perdieron, vaya que no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú que me ves con buenos ojos. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  14. Que chulo! Cuando seas pirata avisa para que te sigamos en secretillo.....

    ResponderEliminar
  15. A mi también me hubiese gustado oíros. Muy chula la historia, y sí, quién sabe...

    ResponderEliminar
  16. jajaj me ha hecho mucha gracia mi sugerencia inconsciente. Una historia genial, te pega el rollo radio!!! Me ha gustado que siguieras buscando un sitio acorde contigo y no te dejaras llevar por imposiciones. Nunca es tarde Alter, a mi me encantaría escucharte desde el otro lado :) Besitos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Como decía por ahí, la vida da muchas vueltas, aunque a estas alturas creo que ya queda más bien en anécdota. Un besote!!!!

      Eliminar
  17. Si ya decía yo que de algún sitio te tenía que venir el carrete.
    Qué anécdota tan divertida. Me hubiera encantado escucharte a través de las ondas.

    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Fue muy divertido, sí... Un besote!!!

      Eliminar
  18. Menuda anécdota, me encanta! y ahora entiendo mas el comentario que me has dejado sobre lo que harías en un escenario jajaja
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Es que una es muy artista... Besotes!!!

      Eliminar
  19. Ya sabes que doy toda mi toda aprobación a estas historias... vuelve a hace algo de esto, en serio... :-)

    ResponderEliminar