Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

jueves, 7 de julio de 2016

Juntos, pero no revueltos

Hoy vengo con otro post de reflexión trascendental.

El otro día me dio por pensar cuándo y con qué propósito se habría inventado la cama de matrimonio. Supongo que lo ideal sería buscar en Internet y así desasnarme pero yo prefiero montarme mi propia película para no estar influenciada por datos reales, que eso mata siempre la ilusión y la frescura.

Duermo en cama matrimonial pero más de una vez me he planteado poner dos camas individuales, como los matrimonios puritanos. Para esto hay varios motivos. El primero y fundamental es que al churri le gustan los colchones blandos porque los duros le destrozan la espalda mientras que a una servidora le sucede justo a la inversa. El colchón que tenemos (que habrá que cambiar en breve porque ya tiene casi diez años) es más bien duro porque era el que tenía yo en mis épocas de soltería. Esto trajo serios conflictos (para el churri; para mí no porque dormía como una reina) hasta que mi prima nos reveló que existían unos toppers para poner encima del colchón que lo hacen más blando o más duro, a voluntad, así que esto quedó resuelto comprando uno blandito en tamaño individual y colocándolo en su lado de la cama. Ahora también hemos descubierto que existen colchones con una mitad dura y otra blanda. Valen una pasta gansa pero sería nuestra solución ideal. Se ve que no somos los únicos con este problema.

El segundo motivo, no tan fundamental pero de solución más difícil, es que el churri se despatarra mucho y como yo no ocupo gran cosa siempre termino durmiendo en una esquinita, en el poco espacio que me dejan él y los gatos, muy dados también a ocupar mi espacio vital.

Siempre que visito castillos medievales y sitios así veo que ya de entonces existía la cama matrimonial. ¿Cuál es el motivo por el que se inventó algo en lo que, normalmente, alguno termina durmiendo incómodo porque hay otro que da más vueltas que una peonza? Porque la pasión arrebatadora bien puede vivirse en un colchón individual y luego cada cual a dormir a pierna suelta en su camita. Yo creo que el motivo es que en la antigüedad no existía la calefacción central y con lo complicado que era calentar esos casoplones, por lo menos durmiendo acurrucados se combatía mejor el invierno. Pero en verano esto termina siendo un problema; no soy yo demasiado partidaria de que me planten un brazo sudoroso encima. Dicho sea de paso, en invierno también existe un inconveniente y es que, si la otra persona se pone de lado, sucede el fenómeno que yo identifico como “el tunelcillo” y que consiste en que queda un hueco por debajo de la manta o del nórdico, por donde se cuela todo el aire frío.

Así que yo sigo abogando por las camas individuales. Se perderá el romanticismo y pareceré una mojigata pero iba a poder dormir de lo más cómoda, calentita o fresquita según mande la ocasión.

46 comentarios:

  1. Jajajaja bueno para eso hay los dos tipos, para que cada uno elija la cama que más le conviene. La cama matrimonial, tiene sus ventajas e inconvenientes!!

    Besitoss!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo cada día abogo más por las camas individuales. Soy una reaccionaria. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  2. ¡Muy bueno! Estoy de acuerdo contigo, juntos pero no revueltos (que es un agobio).

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la idea romántica de la cama matrimonial está sobrevalorada. Jajajaja. Besos!!!

      Eliminar
  3. Yo hace años que pasé a dos camas individuales. Harta de dormir incómoda y como dices, para la pasión en la cama pequeña te sobra. Las tenemos juntitas, eso si, pero cada uno gestiona su almohada, su colchón y su edredón. Lo recomiendo muchísimo.
    Me has convencido con lo de que la cama de matrimonio surgió por la falta de calefacción.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que no hay nada como la autogestión del lecho. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  4. Jajaja yo tb creo que lo de la cama de matrimonio debió ser por lo del frío 😊
    O quizás fue por lo de la pasión arrebatadora, que pereza terner que mudarse después de ella 😉

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco da tanta pereza si uno sabe que después va a poder dormir a pierna suelta. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  5. antes me preguntaba quién podía preferir un colchón duro, pero ahora no lo quiero de otro tipo, cuanto más duro mejor.
    yo soy de los que dan vueltas y deshacen la cama. eso será un problema el día que viva en pareja, a menos que ella sea como yo en ese aspecto. :D
    yo creo que las dos camas son una buena solución, dormir bien es prioritario.
    besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como digo, ahora existe lo del colchón con diferentes durezas pero seguimos teniendo el problema de las sábanas y los edredones. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  6. jajajaja no se me había ocurrido que los hubieran inventado en las eras en que no había calefacción, suena lógico.

    Pues a mi también se me hace que es buena idea eso de cada quien en su cama, bueno porque a mi no me gusta tener gente en un lado y eso de escuchar respiraciones ajenas en la noche da mucha incomodidad

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, de las respiraciones y los ronquidos no te vas a ver libre a menos que duermas en una habitación separada (y, a veces, ni eso). Besotes!!!

      Eliminar
  7. Cada cual es su cama, oliendo sus propios olores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, lo de los olores ya no tanto, que en mi casa somos muy limpitos. Jajajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  8. A ver, si razón tienes. Pero yo qué sé, me da cosilla lo de poner dos camas. además, no llegaría para dar patadas cuando ronca. Pero que molestan... pues sí, un montón. Que se duerme mejor solo, pues sí. Que a veces los tirarías por un puente... pues claro. Pero hija, luego voy a un hotel y hay dos camas y las terminamos juntando porque se nos hace raro.
    Qué complicado todo.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es cierto. Cuando me toca dormir con el churri en camas separadas me parece un poco extraño pero, oye, yo creo que en cuanto me acostumbrase sería la gloria. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  9. Jajajaja, me veo muy reflejada.
    Entre mi marido y los gatos yo acabo en la esquina, no es justo. Hace unos años fuimos de crucero y teníamos literas individuales y dormí como nunca, fue ahí cuando empecé a pensar en lo de la cama individual. En invierno, a pesar del tunelcillo, que yo también noto, me gusta dormir acompañada, peor en verano mi marido se destapa, yo necesito dormir tapada, los gatos se ponen encima d e a manta que mi marido aparta y acaban destapándome a mí...ufffff.
    Un besín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo en verano me suelo tapar con la sábana (salvo los días de mucho calor) y es cierto que el churri se tumba encima y al moverse me destapa. Y luego es imposible tirar de ella para volver a taparme. Qué complicado es todo. Veo que no soy la única que ha barajado la idea de las camas individuales. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  10. 2x2. Me tuve que comprar una cama de 2x2, porque mi churri pesaba casi el doble que yo, también hacía la peonza y, como resultado, más de una vez me tiró al suelo mientras dormía... Pues nada, sigue sin funcionar. El que tiende a dormir en plan estrella de mar, cuando tiene espacio, se estira más aún. Total, que lo mismo me planteo lo de las dos camas, ¿eh?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me tiró de la cama una vez!! Al final vamos a terminar todos optando por las camas individuales. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
    2. Y a mí, y menudo golpe, que me salió un chichón en la frente.

      Eliminar
    3. Yo evité el chichón porque me desperté en el aire y pude amortiguar la caída. Jajajaja.

      Eliminar
  11. Un dilema para los gatos. No sabrán a quien molestar.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, se pueden ir turnando y lo hacen más entretenido. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  12. A mí me mola dormir acompañada, jejejeje... Pero tengo la suerte de que Mr. X y yo coincidimos en preferencias colchoneras y además no nos movemos demasiado... Una solución pal tunelcillo, muy típica en el país de mi padre, y que me parece del todo acertada, es tener dos edredones individuales, así no hay lucha de poder. XD
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También he pensado lo de los edredones individuales. Lo mío es el individualismo. Jajajaja. Besotes!!!!

      Eliminar
  13. Como dice un amigo mío que romántico no es: "camas separadas y, si me apuras, cuartos separados"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y hasta casas!!! ¿Sabes qué gozada sería llegar a casa y encontrar todo donde lo dejé al irme? Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  14. La solución la tienen los austriacos. Aquí la gente tiene una cama de matrimonio con dos colchones, o sea, es una especie de cajón de madera donde se meten los dos colchones. Te podrías comprar una por internet :P
    Besos y feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no es mala idea, aunque no sé cuánto me puede costar traer una cama desde Austria. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  15. Hola! Pues en verano yo si optaría por camas individuales porque muero de calor todas las noches, pero en invierno... necesito abrazarme a mi chico y no separarnos que soy muy friolera y él una estufita, jajaja.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El churri también es estufita pero el problema es el efecto tunelcillo con el edredón. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  16. Yo estoy soltero y no comparto mi cama de matrimonio, pero es a verdad que he pensado lo mismo que tú muchas veces, y más cuando pienso que en verano no paro de dar vueltas en la cama de una esquina a otra buscando el rincón más fresquito.

    La Estupenda

    Kiss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que hace el churri y yo al final termino en un mini-rinconcito. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  17. Necesitas una cama más grande para cuatro. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se las apañarían para despatarrarse y yo seguiría durmiendo en un rincón. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  18. Supongo que tenían frío en tiempos ancestrales y confiaban en el calor humano.
    Bien argumentado lo tuyo
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo es que no contaron con los calores estivales. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  19. jajaj bueno no es para tanto, en lugar de uno grande pon dos pequeños, dos de 90 por ejemplo, cada uno a su gusto y viste la cama como si fuera uno solo, cada uno duerme en su lado con el colchón que le gusta y cuando haya que cruzar fronteras se cruzan jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso solucionaría el problema de la dureza de los colchones, pero no el del tunelcillo invernal.

      Besotes!!!

      Eliminar
  20. Lo mejor es una cama de matrimonio, pero para cada uno, así los dos duermen a sus anchas :)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para eso necesitaríamos un dormitorio el doble de grande. Jajajaja. Besotes!!

      Eliminar
  21. jaja.. a mi me gusta eso de tener al otro al lado.. me gusta la cama matrimonial :-)
    Pero para gustos..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es que según he ido perdiendo romanticismo he ido ganando en gusto por la comodidad. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  22. Me acabas de recordar mis primeros años de casada. Yo estaba acostumbrada a mi almohada "Paris" blandita y de fibra, con una consistencia inigualable y a mi chico le gustaba una latex, al principio yo cedí por las sabanas que eran todas de una almohada por lo que compramos una grande a su gusto...pero imposible, yo no podía...y al final hubo que comprar dos distintas.

    No me parece descabellada tu proposición, despues de todo el dormir es algo muy personal e intimo, yo tambien estoy hartita de que el mio saque la sabana bajera de tanto bregar y me quede durmiendo media madrugada en la funda del colchón...jajjajaj.

    Un abrazo, guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La almohada es otro motivo de discusión. A mí me gustan blandas y, al churri, duras (al revés que el colchón). Ahora ya tiene su propia almohada y tenemos un problema menos.

      Besotes!!!!

      Eliminar