Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

jueves, 20 de febrero de 2014

El escalofriante caso de la rebeca de ultratumba

Hace mucho tiempo, en una de las tantas oficinas por las que nos hemos movido en la empresa donde trabajo que, como os he contado alguna vez, son muy dados a la mudanza y al cambio de aires, mi compañera V. y una servidora vivimos un caso de misterio al mejor estilo Agatha Christie.

Las únicas que quedábamos en nuestro pasillo en horario de tarde éramos ella y yo (bueno,  como ahora), y justo detrás de mí había un perchero. De ese perchero colgaba una rebeca verde. La rebeca siempre estaba ahí, lloviese o luciese el sol, fuese lunes o viernes. Y, claro, nos sorprendía que nadie la recogiese ni la reclamase nunca, por lo que empezamos a hacer cábalas sobre quién podía ser la misteriosa dueña de la prenda de vestir.

Lo que más plausible nos parecía era que hubiese pertenecido a alguien a quien hubiesen despedido o se hubiese ido por su propia voluntad en un ataque de furia, dejando la rebeca abandonada a su suerte tras de sí y no volviendo nunca a recogerla. Un tiempo más tarde, la señora de la limpieza (la que teníamos antes, no la cansina que tenemos ahora, de la que yo os hablé), le contó a V. que, la mesa donde ella se sentaba, otrora había sido ocupada por una chica que, por desgracia, había fallecido. Imaginaos, entonces, por dónde empezaron a ir nuestras teorías en cuanto a la procedencia de la rebeca. Incluso, un día de mucho frío, hacíamos apuestas sobre si, en caso de hipotermia, cogeríamos la prenda infernal o preferiríamos arrancar las cortinas. Se pasaba bastante frío en aquella oficina, sobre todo por las tardes, ya que a partir de las siete u ocho quitaban la calefacción y aguántate ahí hasta las once de la noche. Pero creo que definitivamente nos hubiésemos decantado ambas por las cortinas, que no estaban precisamente limpias pero tenían menos leyenda negra a sus espaldas.

Un día, V. me dijo “Álter, no te vas a creer qué vi ayer. Bueno, qué vi y dónde lo vi”. Ante mi manifiesta curiosidad, me contó que, en un momento dado, había mirado hacia la silla donde se sentaba R., un compañero de la mañana que ocupaba la mesa de al lado de V., y había visto la rebeca ahí colgada. Grima absoluta. Pelos como escarpias sólo de pensarlo.

Unos días más tarde, el misterio quedó resuelto. Le comenté a L., la compañera que ocupaba mi mesa durante las mañanas, el tema del frío que pasábamos a veces por la tarde y me dice: “Ay, pues si alguna tiene frío, podéis coger la rebeca que tengo ahí”. Yo no sabía si reírme, si llorar por haber sido tan tonta de no haber pensado en algo tan obvio o qué hacer. Opté por no decirle nada de la trágica historia que habíamos inventado para su rebeca y contárselo más tarde a V., no sin cierta pena al saber que nuestra historia de fantasmas tenía una explicación tan banal. 

58 comentarios:

  1. Jajajja, pues te ha quedado un relato de lo más escalofriante, yo que ahora estoy leyendo una novela de vampiros ya me imaginaba algo más siniestro, pero al final, la realidad ha resultado más prosaica :)
    Besos Alter!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que eso de que la realidad supera a la ficción no siempre se cumple. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  2. Como no soy nada miedosa, y muy escéptica con lo paranormal, ya me estaba imaginando el final (sobre todo porque yo siempre tengo una chaqueta en un perchero para cuando ponen el aire acondicionado) jajajaja.

    Besetes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, si la verdad es que lo decíamos un poco de coña... al principio. Luego ya nos lo habíamos empezado a creer. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  3. Noooo! porque le contaste la vdd a V? era la oportunidad perfecta para darle el susto de su vida, y luego traernoslo aqui como "una tarde de trabajo pesadillesco I"

    Bueno, para la proxima rebeca!

    Besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. No soy tan cruel... pobre V... Besotes!!!

      Eliminar
  4. Tíaaaaa!! tenías que haber omitido el final!! molaba mucho más la historia sin la parte realista, jolines!!
    Y que conste que tu compañera de la mañana ya podía de vez en cuando llevarse la rebeca y lavarla, digo yo. Un agüita aunque fuera. Y llevar otra. Que yo trabajé en una oficina donde hacía mucho frío y hacía lo mismo, pero cada semana la cambiaba... afición a la limpieza que se llama.
    En fin, misterio resuelto. ahora falta por ver si algún día la lavará o si la chaqueta terminará caminado sola.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. La sigue usando, aunque la verdad es que no sé si alguna vez se la ha llevado. Imagino yo que sí porque la chica, sucia no es. Besotes!!!

      Eliminar
  5. Es que esa prenda da mal rollo por el nombre, es lo que tiene heredarlo de una peli de Hitchkok :)

    Pero no rompas la magia, estas cosas de lo paranormal siempre acaban teniendo una explicación, pero pierden toda la gracia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí. Se pierde el encanto pero, por desgracia, estas cosas suelen suceder. La realidad no nos deja pasar miedo tranquilos. Jajajaja. Besotes.

      Eliminar
  6. Tienen mucha imaginación, igual me miedo a esta hora de la madrugada muajajaja. :/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si eres capaz de convivir con tus vecinos, no creo que una inocente rebeca pueda darte miedo. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  7. jajajjajaja.. me habéis recordado a mis chavales.. que de nada sacan una cacho película que se lo flipan que cualquiera les sigue!!!
    venga un gomet para tí por semejante alarde de iamginación.. jajjaja.. y reír siempre reír!!!!!!
    un besico!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bieeeen. No tengo minipunto pero tengo un gomet, a ver quién me dice algo ahora. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  8. Jajajajajajaja! Es lo que tiene hacerse películas...pero...¿y lo bien que lo pasa una? :P
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, por lo menos la tontería me dio para un post. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  9. Mira que le dais vueltas a la cosa mas normal del mundo... yo tambien tengo una rebeca en el trabajo... de hecho cuando llego me quito el abrigo y me la pongo, porque siempre hace frío en mi oficina...
    Mira que no pensarlo!!! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que ni se nos ocurrió. Como nunca se movía de ahí... Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  10. si es que cuando nos da por imaginar cuánto más truculento y escabroso sea mejor, aunque luego la realidad nos ponga en nuestro sitio jejejee
    yo tengo colgado un mantón de esos así gorditos tipo forro polar para los casos de frío extremo, que hemos tenido rachas sin calefacción y no veas lo mal que se pasa.
    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, es que el frío en la oficina es de lo más canino... Besotes!!!

      Eliminar
  11. Joooo, prefería la historia de fantasmas. Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo, Mandarica, y yo. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  12. Me has hecho acordarme de mi rebequita verde... donde estará? Igual está siendo causa de un montón de historias retorcidas, jejej.
    Muaks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. ¿La tuya también era verde? Ni una oficina sin su rebeca verde!!! Jajaja. Besotes.

      Eliminar
  13. Simpatico post! me encantaron las historias que se imaginaron.. digno de peli de misterio!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos un poco mal de lo nuestro. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  14. jejejeje menuda imaginación! aunque las historietas de fantasmas siempre dan vidilla en horario laboral y si teneis fresco por las noches ya os la podeis poner tranquilamente ;)
    Buen finde.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, de hecho desde entonces alguna vez sí que la hemos usado. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  15. Con lo miedica que yo soy, seguro que me habría apuntado a la historia paranormal. Tengo una rebeca verde y no sé yo si me la volveré a poner después de esto....
    Un besico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. No, mujer, póntela que al final parece que las rebecas verdes son inofensivas... Besotes!!!

      Eliminar
  16. Eso te pasa por tener esa imaginación desbordada y...bueno...no comentaré nada de en que empleáis tu compañera y tú el horario laboral...no diré nada, no...
    Besitos, guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Oye, que somos muy responsables pero ante tamaño misterio era imposible resistirse. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  17. rebeca...me encanta esa palabra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me parece raruna. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  18. Mecachis y yo que estaba superenganchado , vamos eso no se hace ,tenias que haber dejado un suspenso y cada quien poda hacer conjeturas .Merlina con los pelos parados saludos terrorificos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me habéis dicho unos cuantos pero si no hubiese perdido toda la gracia porque os dedicaríais a decir que estoy loca del todo. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  19. Jajaja, acabo de aterrizar por aquí y veo que me quedo. Me ha encantado esta historia. Y como dice Inma, es que yo tengo un no se qué con la palabra rebeca, y siempre me hizo gracia. Y las chicas que se llaman Rebeca aún más. Jajajaja, me estoy riendo yo sola.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. A mí también me hace mucha gracia esa palabra... Ya mismo paso a conocerte. Un besote!!!

      Eliminar
  20. Jajaja qué risa tía Felisa!!!
    Es como cuando los niños llevan al cole otra muda por si se mean!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues más o menos andamos así nosotros, aunque el control de esfínteres ya lo llevamos dominado. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  21. A un paso de haber llamado a Iker Jiménez habéis estado :P

    Si es que al final lo de la Navaja de Occam se cumple siempre!

    Besines! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hacéis tirar de Wikipedia cosa mala, ¿eh? Me encanta. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  22. Yo le hubiera preguntado si no le daba vergüenza apoderarse de los objetos personales de los difuntos, porque la rebeca era de la difunta. Ni se te ocurra desmontarme la historia.
    Por cierto que la palabra "rebeca" viene de la prenda que Joan Fontaine lleva en la película de Alfred H. con ese nombre.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sí? Sois un pozo de sabiduría. Lo que aprendo con vosotros, madre mía...

      Y sí, tendría que haberle dicho algo como "¿Te has adueñado de la rebeca de la muerta? Una terrible maldición caerá sobre ti...". Jajaja. Besotes!!

      Eliminar
  23. Jaja... yo tengo un echarpe beige para cuando se pasan con el aire... igual los del turno de tarde están paranoicos montándose películas sobre su procedencia!!! Jajaja...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Prueba a moverlo un día a un sitio insospechado, a ver qué pasa. Besotes!!!

      Eliminar
  24. Las cosas mas normales del mundo, pueden volverse historias de todo tipo, me gusto mucho, sigo pasando.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado!!! Ya me paso a conocerte. Un besote!!!

      Eliminar
  25. La imaginaciòn nos hace ver lo que no hay....una bonita y extraña historia.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre todo, extraña... pero así somos. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  26. Juraría haber comentado que esto es como cuando en el cole llevabas una muda por si te meabas :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo comentaste, Eva, lo comentaste. Ayyy, esa demencia. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  27. Si es que os montáis unas pelis de miedo con cualquier tontería.... ya os enteraréis de verdad cuando se os presente un alma atormentada "muerta" de frío pidiendo la rebeca para abrigarse, jajaja.

    Por cierto, por aquí abajo, también se le ha llamado siempre rebeca al jersey abierto con botones, algún día, me encantaría saber qué fue lo que originó el nombre.....¿no te has dado por aludida?....porfiiiii.......

    Besos apretaos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. ¿Te imaginas al fantasma apareciendo furioso clamando por su rebeca? Sería un puntazo.

      No es por declinar responsabilidades, pero ya nos ha sacado Macondo de dudas un poquito más arriba. Un besote!!!

      Eliminar
  28. Esto me recuerda a que una vez, cuando iba al gimnasio, me topé con unos pantalones iguales a unos que yo tenía. Pasaron como dos o incluso tres semanas hasta darme cuenta de que eran los míos. Debió ser que ese día pasé de cambiarme y me fui directamente a casa, y allí quedaron. Qué burra fui, de verdad... Aunque no puse nada sobrenatural de por medio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Ah, pero es que si no le buscas rollito sobrenatural no mola. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  29. Mucho mejor la historia de la rebeca de ultratumba, 'nde-vas-a-parar, mucho más entretenida y morbosa que la chaqueta de la compañera de al lado, como cuando comes guindillas que no hay quien las trague pero están ricas de narices . Yo también arrancaba las cortinas antes de tocar la rebeca y eso que no soy supersticiosa (ejeeeem) .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. Si desde un principio hubiésemos sabido que la rebeca era suya, ni hubiese escrito este post ni nada. Una sosez. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar