Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

lunes, 24 de febrero de 2014

Crónicas Felinas LXXXI: Menos risitas

Marrameowww!!!

Hoy no os traigo vídeo, que ya está bien de hacer el vago, hasta para un felino. Pero bien podría haberlo traído la bruja que, por suerte para mí es un poco atolondrada y no estuvo lo suficientemente rápida de reflejos para inmortalizar el momento vergonzoso que protagonicé hace un par de sábados. Os lo voy a contar porque hay confianza y porque he visto en Internet que no soy el único gato al que le ha sucedido esto alguna vez pero que sepáis que sólo de pensarlo me da un bochorno tremendo.

La cosa fue tal que así: Como digo, era sábado por la noche y la bruja y el consorte habían decidido comprar una caja de alitas de pollo para que toda la tarea a realizar fuese calentarlas en el horno y no tener que cocinar (bueno, para que no tuviera que cocinar el consorte. La bruja sólo pisa la cocina cuando se desorienta de camino a otro sitio). Total, que el consorte calentó las alitas, las cenaron delante de la tele chupeteando los huesitos en una ausencia total de modales y de glamour y, por supuesto, me dieron algún que otro trocito ante mi mirada lastimera de gatito desvalido.

Como era sábado por la noche, ya que estaban  vagos, pues estaban vagos para todo, por lo que el consorte dejó la cajita vacía sobre la encimera de la cocina con el firme propósito de tirarla más tarde (o al día siguiente o cuando se empezasen a manifestar las moscas a su alrededor) a la bolsa de los cartones y papeles.

Y la cajita olía bien. Y yo quería cerciorarme de que aquello estaba vacío, no fuese cosa que se hubiesen dejado abandonado algún trocito microscópico del que yo pudiese dar debida cuenta. Así que, sin pensármelo dos veces, metí la cabeza dentro. Y la cabeza entró.

Pero no salió.

El consorte entró a la cocina justo a tiempo de cogerme al vuelo al caer yo desde la encimera mientras daba pasos hacia atrás intentando deshacerme de mi particular sombrero. Como es un poco cruel, en vez de quitarme la caja de una buena vez, llamó a la bruja para que me viera, partiéndose de risa. A estas alturas yo ya iba por el final del pasillo dando pasitos para atrás.

La bruja también se rió bastante pero, para mi sorpresa, enseguida le dijo al consorte: “Ay, quítale eso, pobrecito…”. He de admitir que, viniendo de la bruja, este ataque de humanidad sin precedentes me sorprendió sobremanera. Casi diría que podría empezar a verla con otros ojos a partir de ahora pero tampoco vamos a ablandarnos tan fácilmente.

Y casi me parece estar desde aquí escuchando vuestras risitas. Me jugaría lo que fuera (menos la cabeza, que ya peligró lo suficiente el otro día) a que vosotros también habéis hecho el ridículo alguna vez. Y nosotros, por lo menos, siempre contamos con el manido recurso de “es que soy un animalito y no sé”. ¿Cuál es vuestra excusa?

Prrrrrr.

64 comentarios:

  1. Bueno Forlán eso no es para sentirse abochornado y menos para reirsejajaja , perdona se me chispoteó ,a mi también me ha pasadojajaja, hummm..una vez quise ver que había dentro de una gaveta del escritorio de papi que había quedado abierta (claro estaba mas pequeña) y cuando me metí zas la gaveta se cerró , menudo susto porque no venia nadie y tuve que maullar para que me sacaran . Aunque si lo pienso bien con respecto a tu incidente , no te has puesto a pensar que pudo ser una emboscada para luego reírse .Sospechoso no .Saludos cariñosos de Merlina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que lo hayan hecho a propósito. El ingenio no les da para tanto. Les falta astucia felina.

      Prrrrrrrrrr.

      Eliminar
  2. SI REGA A SER MI MAD-RE, PIMERO ME HASE UNA FOTO Y LUEGO ME SOCOR-RE
    LO ÚNICO ES QUE MI MAD-RE NO COME ALITAS RE POLLO PORQUE LE RAN GUIMA LOS HUESESILLOS
    CHOCADA RE PATAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La bruja es que se da cuenta tarde de las cosas. Por cierto, porque si no que hubiese publicado el vídeo...

      Prrrrrrrr.

      Eliminar
  3. Ay Forlancito!! Que me estaba enfadando tanto, que pensaba en darle un buen zarpazo en la cara a la bruja. Pero he visto, que en el fondo te cuidan.
    No eres ridículo, esas cajas están hechas por humanos, grrr
    Lamiditos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, en el fondo tienen su corazoncito, aunque parezca que no...

      Más lamiditos, ma chérie...

      Eliminar
  4. Jajaja no recuerdo ninguna cosa ahora que me avergüence jaja.


    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Qué más quisiera yo que mis estelares momentos ridículos fueran tan poco ridículos como ése. Además has tenido el sentido del humor de contarlo, lo que te hace ganar muchos puntos de cara a tus lectores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es que yo soy un animalito y no sé...

      Prrrrrrrr.

      Eliminar
  6. Ridículo?? Pues cuando estás subiendo una escaleras con gracejo y salero y tu pie choca contra el escalón, en un mal cálculo. Agarrarte a los peldaños, con las manos y los dientes como si no hubiera un mañana...levantarse, ante un público considerable, y no ponerte rojo es tarea difícil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabía yo que los humanos eráis capaces de superar esto.

      Prrrrrr.

      Eliminar
  7. jajaja yo no tengo excusa... ya no las busco
    Aishhhh como te quieren!!!!! ummm alitas :)
    Miau-besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaban buenas, sí. De hecho, en el fondo de la caja no quedaba nada. Doy fe.

      Prrrrrrrr.

      Eliminar
  8. ¿Qué hago, qué hago?, por un lado no puedo dejar de reírme pero no quiero que me dediques bufido. Además, en el fondo a mí también me da un poquito de pena de pensar en el susto que te llevaste con la dichosa cajita. Con razón dicen por ahí que la curiosidad mató al gato.
    Rascaditas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso dicen, sí. Y te has ganado ronroneo por, al menos, haberlo intentado.

      Prrrrrrrrrrr.

      Eliminar
  9. Ay Forlán qué rico eres. Cuando yo era pequeñita, se reían de mí porque al mismo tiempo que comía, el plato iba avanzando. Esto pasó hasta que al final aprendí a meter mi patita dentro del plato para que no se escapara. Mi excusa es que nadie nace sabiéndolo todo. También se ríen de mí cuando intento engañarles pidiendo mi ración de pienso a otro que no me haya dado aun, por si no lo sabe. Pero yo les dejo que se rían, porque, "ande yo caliente...", además, alguna vez han picado! Mi compi Cecilia está peor. Suele tener bastantes lapsus. Hace poco que se ha sacado el carné de conducir y al principio se salía del coche dejándolo encendido. Luego, confusa, buscaba las llaves para cerrarlo. Su excusa, pues no sé cuál será, supongo que la misma, que nadie nace sabiendo. Puede que tú consigas encontrar una forma de escapar de esas cajas atrapa-cabezas, que las alitas están riquísimas. Yo me habría comido hasta la caja, pero eso sí, sin hacer ruido, que si me pillan me regañan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de empujar el plato con la cabeza lo hacía Luhay. Es que era de pueblo y no tenía modales...

      Pues anda que tu humana parece que se luce, sí.

      Las alitas estaban muy buenas.

      Prrrrrrrr.

      Eliminar
  10. jajajajaja me río pero para dentro, pobrecito que mal rato pasaste jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Para adentro? Pues lo estoy oyendo desde aquí...

      En fin, te lo pasaremos por hoy.

      Prrrrrrrrrr.

      Eliminar
  11. Te confieso... ¡Que yo también hubiera metido la cabeza! Consuélate, al menos no te confundieron con la última alita de pollo y te hincaron el diente juas juas juas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que era porque ya estaban llenos, que si no...

      Prrrrrrr.

      Eliminar
  12. No te preocupes colega, a mí me pasó parecido con una bolsa, estaba jugando y metí la cabeza por un asa, pero luego no me la podía quitar, anduve por toda la casa correteando asustando y tropezándome con la bolsa que me colgaba del cuello. Y mi ama se moría de la risa. Jo.
    Y el asunto es, ¿al final había pollo o no había pollo dentro del cubito?
    Un cabezazo.
    RON... prrrrr

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso de la bolsa me ha pasado a mí!! Varias veces, en realidad...

      Y no, no había más pollo. Tanto sufrimiento para nada.

      Prrrrrrrr.

      Eliminar
  13. Jajajaja, los instintos callejeros os pierden! A tí también te gustan las olivas? A mis dos gatas les encantan y hay que tener cuidado de no dejar el bote abierto o tienden a querer meter la cabezota como tú!!! Un beso gatuno!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmmmm. Olivaaaaas. Son mi perdición. Ya me han dado ganas.

      Prrrrrrrr.

      Eliminar
  14. Pues yo le dejo la caja un ratín más y me lo grabo en video para enseñárselo a sus cachorritos cuando los tenga, si no has tenido la desverguenza de castrarlo claro :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te comunico que sí tuvo la desvergüenza de castrarme. Es mala, mala. Lo peor.

      Prrrrrrrr.

      Eliminar
  15. Pobre Gatete! si es que te van dejando trampas cada vez más humillantes!!!
    deberías darles un susto mientras duermen, no sé... tirar algo al suelo que haga mucho estruendo...

    no me rio gatete. Las brujas son malas XD

    un mimito :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú sí que me entiendes...

      Prrrrrrrr.

      Eliminar
  16. Querido, yo ridículos he hechos muchos en mi vida, pero tú has hecho bueno el refrán "La curiosidad mató al gato" porque si no es por el Consorte, te metes un costalazo del treinta. :P
    Un placer volver por esta casa. ¡Ya era hora!
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya echaba yo de menos pelearme contigo, querida Dolega. Pero esta vez tienes razón, por poco me escachuflo en el suelo.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  17. Que gracioso!! Pobrecito!!! pero debe haber sido de lo mas divertido verlo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mí no me parece nada divertido, Estrellita. Nada divertido.

      Prrrrrr.

      Eliminar
  18. Meter la cabeza en una cajita no es nada Forlán, que te parece ir conduciendo tu a hacer las compras y subirte con las bolsas del lado del acompañante...claro que me hice la bo...da y me puse a buscar "algo" me bajé y me subí del lado del chófer jeje.
    Ronroneos para tí

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A este tipo de cosas me refería. Pero, por lo que veo, eres de las pocas humanas valientes que confiesan sus ridículos.

      Prrrrrrrrrr.

      Eliminar
  19. Jajajaja, me dejas que un perro se ría un poco de ti? A mi también me han pasado cosas así no te preocupes, y claro las risas son lo primero. A la hija de mi bruja particular, el otro día le dio por ponerme un bañador de cuándo ella era pequeña de La Sirenita. Tu te crees, una macho como yo, con una bañador de Ariel? En fin, que le vamos a hacer, hasta que un día nos plantemos...
    Lametazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te dejaste poner un bañador? Los perros sois unos pusilánimes...

      Prrrrrrrrrrr.

      Eliminar
  20. Una foto de ese moment azo hubiera sido genial pero como ves tu mami es muy buena y quiso que te quitaran el sombrero rápido ! minino tuvo un par de sustos así menos mal que lo pillamos la vuelo como el consorte!ary es más ágil !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me sorprendió que quisiera socorrerme tan rápido pero el hecho de que no haya fotos se lo achaco a que no se dio cuenta en el momento, porque es así de pavota.

      Prrrrrrrrrr.

      Eliminar
  21. Jajaja... pobrecillo!!! Eso merece un premio la próxima vez que haya alitas (con salsa barbacoa y miel están... ricas ricas!)

    Mimitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Éstas eran más simplonas pero estaban buenas, igual. A ver si a la próxima no me dejan trampas mortales por ahí.

      Prrrrrrr.

      Eliminar
  22. Muy gracioso y ocurrente, pobre gato igualmente.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ocurrente? Fue una tragedia. Creí que me moría o que iba a tener que vivir para siempre con una caja en la cabeza!!!

      Prrrrrrrr .

      Eliminar
  23. Lo ves como de bruja no tiene ni una verruga??? Con lo que a ti te quiere...
    Yo el ridículo lo he hecho en numerosas ocasiones, pero no te voy a dar el gustito, que lo sepas, jajajaja!
    Miau!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, no. Eso no vale. Cuenta, cuenta. Que conocer las miserias de un veterinario tiene bonus en la esfera felina.

      Prrrrrrrrrr.

      Eliminar
  24. Bueno, yo hace no mucho saludé a no sé quien por la calle y cuando me di la vuelta me zampé literalmente un árbol, ¿eso cuenta?

    La maldad atrae maldad, Forlán. El karma te ha puesto su trampa con olor a alita de pollo y has caído :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así me gusta. Otro valiente que cuenta sus momentos ridículos. ¿Qué maldad habías cometido tú para que el karma te castigase estampándote contra un árbol?

      Prrrrrrrr.

      Eliminar
  25. Pues me he reído un montón, sobre todo recordando el gato de un amigo que metió la cabeza en una bolsa de carrefour y jamás he visto correr tanto un felino!
    Besos, sombrerero loco!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con bolsas he tenido ya varios accidentes. Son un invento del demonio.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  26. El ridículo lo he hecho mucho, pero la mitad de las veces me da que ni lo noto.

    Pobre Forlán, y ni un trocito de pollo te pudiste llevar a la boca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo me habían dado antes pero la comida robada sabe mejor.

      Prrrrrrr.

      Eliminar
  27. Ahh claro, yo he hecho el ridiculo muchas veces, desde llegar en saldalias a una fiesta de etiqueta, a dejar pegada la lengua en el congelador (la nevera), asi que me solidarizo contigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los gatos no tenemos problemas con la vestimenta pero tengo que decir que lo de la lengua pegada en el congelador se lleva el premio, de momento.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  28. Eso te pasa por glotón y ansioso, hijo, que no tienes. enmienda, si yo hubiera sido la bruja te dejo un rato más con la caja puesta, ver si así escarmientas y dejas de hacer trastadas.
    Pero de todas formas, esta vez me he reído se ti...digo contigo, perdón.

    ¡ala!...ahora venga ese bufido, que ya estoy acostumbrada, Jaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que te los ganas a pulso, hija mía.
      Toma: Pffffffffffffff.

      Eliminar
  29. Jajajaja, me ha encantado la historia, y sí, me he reído del pobre gatito.
    Para bochorno el que pasé hace poco, que se me ocurrió hacerme una sesión de fotos sexis envuelta en jamón serrano (es una coña particular que no viene a cuento), y para que no se viera demasiada lorza, me tumbé en la cama mientras un amigo me hacía las fotos. En estas que noto que uno de mis pezones queda descubierto, y que es mi perro, que se ha subido a la cama, y se ha llevado la loncha que cubría mi teta! En fin...los animalicos, qué majos son.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que a mí se me aparece alguien envuelto en jamón serrano y no respondo!!!! Aunque sea la bruja...

      Prrrrrrr.

      Eliminar
  30. Si hubiera habido prueba gráfica, foto o video, diría que lo dejaron ahí para ver cómo metías la cabeza y te quedabas atascado, pero como no ha sido así, creo que simplemente "la curiosidad mató al gato" o casi jejejejeje
    Besines guapo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento no han sido tan crueles dejándome trampas a propósito para sacar fotos pero todo se andará.

      Prrrrrrrrrrrr.

      Eliminar
  31. Yo hago el ridi cuando me place, pero es cierto que se deben reunir una serie de condiciones...
    Forlan, tienes mucha suerte, la bruja es super buena...yo no se si me hubiera dado la risa y te hubiera dejado un ratitin más con la caja...jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Super buena? Se nota que no la conoces bien. Aunque hay que reconocer que esta vez me sorprendió.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  32. Ay Forlán si es que te pasa todo a ti! jajajaja pero te entiendo, es difícil resistirse a meter la cabeza en una caja de alitas de pollo (yo de hecho si pudiera también la metería, que placer!) Si te consuela una vez metí el dedo en una lata de coca cola, no recuerdo por qué, y acabé con un tajo que me dieron hasta puntos..si es que somos unos ansias! ajajajaj
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Metiste el dedo en una lata de coca cola? Lo dicho, los humanos sois peores...

      Prrrrrrrrrrr.

      Eliminar