Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

martes, 28 de enero de 2014

Ustedes Dirán LXXII: La adolescente que se fue (sugerido por Cecilia)

Como os comentaba la semana pasada, vamos a tener Cecilia para rato porque estuvo sembrada mandándome ideas.

En esta segunda propuesta, me preguntaba textualmente “¿Qué restos crees que les queda a la gente adulta de cuando eran adolescentes?”. Ahí es nada con la preguntita, oye. Venga, que no se diga que me acobardo.

No sé qué restos le quedan a la gente adulta de su adolescencia pero, en mi caso, espero que sean pocos. Si bien no tuve una adolescencia muy al uso porque, por circunstancias, me tocó madurar un poco antes de la cuenta, no por ello una deja de ser adolescente y pava. Lo de ser pava seguramente sea el rasgo que más perdura en mi vida adulta pero, por suerte (creo) sólo me queda la pavada de poder hacer el mongol en cualquier lugar y circunstancia y no ponerme ni colorada, aunque tal vez eso vaya más dado por la personalidad (pava) que por otra cosa ya que se supone que muchos adolescentes son más bien tímidos y no soportan el miedo al ridículo. A mí, gracias a la vida, eso siempre me la ha traído bastante al fresco y tengo un complejo de diva que provoca que, cuanto más pueda llamar la atención, mejor. Me estoy desviando del tema, ¿verdad? Os aguantáis, que así somos las divas.

Centrándonos. A mí de adolescente creo que me queda poco. Si antes podía tirarme horas al teléfono hablando sandeces ahora hablo las mismas sandeces pero lo hago cara a cara, tal vez porque la cuenta del teléfono ahora la pago yo; es lo malo de no tener quien asuma tus gastos. Si antes era capaz de enamorarme de quien más me hiciese sufrir, llegó un punto en mi vida en que seguía sin saber lo que quería pero empecé a tener muy clarito lo que no quería. Si antes lo veía todo negro y la vida era una birria y no estábamos en este mundo más que para padecer, ahora soy la persona más feliz del mundo porque así lo he decidido. Si antes era lo que en mi tierra se conoce como una “calderita de lata” (o sea, que a la mínima te calientas y estallas de la ira) ahora soy un remanso de paz y buen rollismo y es muy pero muy difícil verme enfadada de verdad y, en los extraños casos en que eso sucede, a los siete segundos se me ha pasado. De la misma manera, en esos enfados ya no sale a relucir mi ascendencia italiana montando unos escándalos tremendos y haciendo alarde de un amplio repertorio gestual sino que hablo bajito y tirando a dar. No molo nada enfadada, no.

Resumiendo, que antes era antes y ahora es ahora (toma obviedad) y creo que poco o nada queda de la adolescente que alguna vez fui. Lo que sí me quedan son amigos, tanto de la adolescencia como de la infancia, porque yo suscribo contratos de amistad de muy larga duración. Y que sigan.

P.S. ¿Os da envidia tanto protagonismo de Cecilia? Pues tomad ejemplo y a enviar ideítas.

56 comentarios:

  1. A mí me queda el mal pronto un poco domado pero nada más por suerte. Tuve una adolescencia malaaaa, malaaaaa, tanto que estoy ahorrando por si un día tengo hijos y heredan mi adolescencia, poderlos mandar a un internado leeeejos leeeeejos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Yo fui tranquilita, dentro de lo que cabe... Besotes!!!

      Eliminar
  2. No se yo, que quien tuvo retuvo jaja
    A mi también se me ha calmado el caracter y he aprendido a no montar bronca sin antes respirar.
    Pero esos momentos pataleta delante del espejo, ya sea por grano inoportuno, porque el peinado no me sale, o el pantalón me queda fatal, los sigo teniendo. Y que te pillen lejos jaja
    Muaks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. ¿Ves? Yo es que ni eso. Como mucho puedo hacer pucheritos en esas situaciones... Besotes!!!

      Eliminar
  3. A mi lo que me da envidia es el cambio tan grande que nos cuentas. Yo creo que pava sigo igual, pero los arrebatos de mal genio y de pesimismo, por mucho que me pese, siguen conmigo, jejejeje, ahora soy pava y además a veces un poco histérica (vaya manera de darme propaganda que tengo)
    Si que he cambiado en cosas, pero en lo principal creo que sigo igual, soy un alma joven jajajaja.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. No te preocupes, que yo también hablo abiertamente de mis defectos y, de los que no hablo, ya se encarga el gato de contarlos. Jajaja. Tener un alma joven mola mucho. Un besote!!!

      Eliminar
  4. Gracias por ese protagonismo q me das!! Espero q sirva para picar a la gente a enviarte preguntitas que se las traigan jajajaja. Se me ocurrió esta porque en ese momento estaba estudiando la adolescencia y resulta que es una época en la que digievolucionamos temporalmente a algo que nosesabequées que trae de cabeza a todo el mundo. Así que creo que tanta metamorfosis, por muy temporal que sea nos tiene que enseñar algo. Por lo que cuentas, quizá nos dé la oportunidad de experimentar, de equivocarnos para aprender de nuestros errores y así poder madurar siendo un poco más sabios. Qué te parece??
    Pd: yo también soy bastante pava pero luego me pongo roja cuando me doy cuenta de lo que he hecho. Lo de decir sandeces pensaba que lo había patentado yo. Mi novio les llama ceciliadas.
    Besitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por las propuestas!! Y creo que sí, que de la adolescencia se aprende lo que no queremos ser. Jajaja. Decir sandeces mola mil. No sé qué sería de mí sin mi dosis de pavada diaria. Un besote!!!!

      Eliminar
  5. Que bien que ahora seas mas extrovertida, no te imagino seria ni enojada.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Extrovertida fui siempre pero tenía mucho peor carácter que ahora, eso sí. Y, la verdad, estoy contenta con el cambio. Un besote!!!

      Eliminar
  6. Uff pues ya me explicarás el proceso de pasar de una "calderita de lata" a un remanso de paz. Yo quiero... Y en mi los años no hacen efecto.
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es que no lo sé. Supongo que me di cuenta de que montando esos pollos no llegaba a nada más que a destrozarme la garganta con tanto chillido. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  7. Cosas de las que avergonzarme. Eso me queda de mi adolescencia. También tengo menos mala hostia, pero poco menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú todavía eres jovencilla. Aún hay esperanza. Jajaja.Besotes!!!

      Eliminar
  8. Yo espero tener poco y nada de mi adolecencia, no porque haya sido mala, sino porque era tan bruto que no se como sobreviví esa etapa de mi vida.

    Me quedo más o menos como tú lo planteaste, con las pavadas que aun hago y disfruto hacer :P

    Besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que las pavadas no deben morir nunca!!! Un besote.

      Eliminar
  9. A mi de la adoslescencia no me quedan ni los amigos, estar están, pero cada uno a lo suyo. Yo también suscribo amistades a largo plazo, pero los demás no, que le vamos a hacer, a la gente no le acaban los cangrejos extraterrestres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no lo entiendo. Se tiene que fardar un montón diciendo que cuentas con un cangrejo extraterrestre en tu círculo de amistades. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  10. Evolucionando constantemente...eres una chica muy completita ;) Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si completita o que no me conozco ni yo. Debería hacer una retrospectiva dentro de 15 años a ver que queda de la yo de los 35. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  11. Pues me encanta tu yo adulto, sobre todo tu capacidad de pasártelo bien, jajajajaja! :D
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que eso no se debe perder nunca... Un besote!!!

      Eliminar
  12. Me confirmas mis percepciones de que eres una niña encantadora.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueeeeno. Digamos que me he civilizado. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  13. Es cierto... yo fuí muy pava y también me la traía al fresco la gente... jajaja... que recuerdos!! A mi me quedan alguna amiga, las ganas de diversión siempre, la curiosidad de por vida y el gusto por viajar!!

    besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, es que habría que ver qué es lo que realmente te da la adolescencia y cuánto hay de tu personalidad en ello. Un besote!!!

      Eliminar
  14. A mí también me tocó madurar pronto pero, de una forma u otra, la edad del pavo siempre llega. Me ha gustado mucho esta entrada, a ver qué más te pregunta Cecilia :) Que por cierto, me voy a pasar a conocerla, que me está cayendo bien. Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cecilia es súper maja. Pásate, que no te vas a arrepentir.

      Y sí, la edad del pavo, de alguna forma siempre te llega. Un besote!!!

      Eliminar
  15. Yo creo que sigo siendo la misma, también tengo que decir que yo no fuí la típica adolescente, siempre fuí excesivamente madura y responsable, nunca hice ninguna locura, ni me enamoré de quien no debía y siempre tuve las cosas excesivamente claras y eso hacía que mis semejantes me miraran de reojo.
    A día de hoy como adulta me siguen dando igual los comentarios o críticas de los demás, sigo yendo a mi rollo, y soy en esencia la misma... aunque si te toparas con algún antiguo conocido de aquella época te dirían que no soy la misma jajaja, pero eso es porque yo no me daba muy a conocer y porque entonces yo era la rara por ser madura y responsable y ahora el serlo es lo normal...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco fui una adolescente muy al uso, la verdad, pero sí que hice mis bobadas de adolescente... Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  16. Yo era la popular del colegio. La extrovertida, la sociable. La habladora. Y ahora nada de eso, cuanto menos llame la atención mejor, y me cuesta más hablar porque me he dado cuenta de que hablamos demasiado sin saber. En fin, que ahora mismo yo tampoco sé lo que me ha quedado de mi adolescencia, tendría que pararme a pensar más rato... jajja
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también hablaba mucho y ahora hablo menos. ¿Será que uno se cansa? Jajaja.

      Eliminar
  17. Alter, pues a ver que me siento súper identificada con la parte de que de adolescente tenías claro que habíamos nacido para sufrir, yo es que lo veía todo negro y pensaba que todos eran malos conmigo. Menos mal que en algunos aspectos, uno cambia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que el pesimismo en un rasgo muy común en la adolescencia. Nadie te entiende, todos te odian, etc.. Qué rollo. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  18. Pues yo tambien conservo parte del pavo adolescente,
    aunque ya lo voy controlando, que los años son muy cucos y como bien dices, nos van cambiando. Aunque la esencia es la esencia, pero es cierto que nos volvemos más prácticas y relativizamos más los problemas.

    Un besote, Alter.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy, es que en la adolescencia todo es un mundo!! Que si fulanito no me ha llamado, que si menganita me ha mirado torcido... Qué estrés. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  19. Pues yo me siento más "adolescente" en determinadas cosas ahora más que antes. Mi adolescencia ha sido llevada con bastante empane y pa' mí que me duró hasta los 30 y pico...jajaja.

    A ver si es que he nacido en otra época y no me han informado bien???? jajaja.

    Besotes, "niñata" (léase con toda la guasa)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sigo siendo muy empanada todavía. Sobre todo en lo que se refiere a fiarse de la gente. Tiendo a confiar... soy así.

      Y creo que ya estoy entrando en una edad en la que el hecho de que te digan "niñata" se considera un halago. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  20. Lo que son las cosas...yo he luchado siempre por dejar atrás una infancia que tuvo muy pocos buenos ratos y de adolescencia fueron pocos años buenos, de adulta volví a los negros años de infancia y ahora de madurita, no cambio nada por ningún año pasado, soy mas feliz ahora.

    Beso apretaos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también soy más feliz ahora. Sin duda. Besotes!!!

      Eliminar
  21. Yo era bastante llorona y susceptible, ahora no tanto pero debe quedarme algo porque hay películas que me hacen llorar a mares.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sigo siendo llorona. Hay cosas que no cambian. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  22. Yo siempre he dicho que soy la misma desde que cumplí 16 años. He aprendido cosas y he tenido muchas experiencias, pero en cuanto a carácter y personalidad me parece que sigo igual.

    También es verdad que yo fui una adolescente un tanto atípica, ya era una tía muy tranquila y racional dentro de mis gansadas, así que no se puede decir que haya madurado porque ya era así.

    Ahora igual me angustio un poco más al pensar en el futuro, pero eso es por la situación actual, no por mí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el futuro nos tiene asustados a todos, yo creo... Un besote!!!

      Eliminar
  23. No puedo estar más de acuerdo. En mí tampoco queda nada de la adolescente que fui. De hecho ahora miro a los adolescentes como si fueran extraterrestres y me pregunto si alguna vez yo fui así, porque para lo que interesa mi memoria es más bien cortita. Sólo recuerdo que era la bondad personificada, pero cuando expreso esta opinión la gente que me conocía en esos tiempos se me queda mirando con cara rara ¿Tendré una realidad un poquitín distorsionada en mi memoria? Naaaaaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo, con lo que nunca pude, es con la crueldad de algunos adolescentes... Eso, ni antes ni ahora. Un besote!!!

      Eliminar
  24. A mi me queda mucho de adolescente, de hecho soy adulto para disimular, pero siguen gustándome casi todas las cosas que me gustaban entonces, menos las discotecas por cierto, ahora me toca las narices ir a una discoteca, soy más de terracitas, pero quitando eso hasta el tema masturbatorio apenas ha cambiado.

    Besos Alterita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Las discotecas las asocio más a mi primera juventud. De adolescente fui muy poco. De lo otro, ni opino... Besotes!!!!

      Eliminar
  25. Yo nunca fui muy alocada, siempre fui de las adolescentes con cabeza y a veces me daba rabia, no creas, porque era muy consciente. Pero hija, me dotaron de una responsabilidad innata, o será por ser la hermana mayor y de tanto repetirlo me entró en la mollera. El caso es que, sea por la razón que sea, comparto muchas de las cosas que comentas, especialmente la de los contratos de amistad eternos ;)
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que a los amigos de verdad hay que cuidarlos. Mejor pocos, pero buenos. Un besote!!!

      Eliminar
  26. Chica pues a mi me queda el físico fresco e impresionante :-P
    Bueno, en realidad me queda el no pensar l que digo algunas veces y meter la pata muy a gusto y sacarla como buenamente puedo jajaja
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de pensar lo que digo sí que lo aprendí con los años y, a veces, me tengo que morder la lengua. Un besote!!!

      Eliminar
  27. Queda claro cristalino que has madurado y bien! Coincido en muchas de las cosas que cuentas sobre tu adolescencia (por ejemplo lo de enamorarme de idiotas que me hicieran sufrir o lo de cabrearme muchísimo) cada época tiene lo suyo, lo mejor es que los amigos perduren.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso sí, aunque para que perduren hay que currárselo. Jajaja. En algunas cosas creo que no he madurado. Vamos, salir en Internet con una bata-panda no es algo muy maduro que digamos... Besotes!!!

      Eliminar
  28. ¡Jo, como me he identificado contigo! Salvo en lo de ver la vida en negro (yo siempre he visto la vida de colores) ¡Me has recordado a mí de adolescente y a mí de adulta!
    Lo más importante: "Ser feliz porque así lo he decidido"
    Gran frase, hermosa.
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que no hay otra forma de ser feliz.Si uno se pone a pensar en todo lo que le falta, adiós armonía. Jajajaja. Un besote!!!!

      Eliminar