Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

martes, 21 de mayo de 2013

Ustedes Dirán XXXIX: ¿Quién vive ahí? (sugerido por Matt)


El 23 de abril, Matt de “Blogueando de mi vida” publicó esta entrada donde relataba las casas en las que había vivido y los recuerdos que le traían. Nos sirvió de inspiración a unas cuantas y recuerdo que le puse en un comentario que yo había vivido en muchas y que no me daba un solo comentario para explicárselo, por lo que me arengó a escribir esto que hoy relato.

Mi primera casa estaba en el madrileño barrio de Argüelles. Era un piso con decoración muy “Cuéntame” (no hay más que ver el empapelado de la pared en la foto de la izquierda, donde salgo disfrazada de hada). Viví allí hasta los seis años. De ese piso recuerdo la lavadora que paseaba sola y que comenté la semana pasada, ver a Espinete en una tele sin mando a distancia, una teterita que me cargué saltando a la comba y una tarta de cumpleaños con patitos.

De ahí nos mudamos a Pozuelo de Alarcón, un pueblo que está a las afueras de Madrid. Era un chalet con jardín y molaba. De esa casa recuerdo el ático, donde yo bailaba día y noche o patinaba o iba con el arito de hula-hula o saltando en mi pelota con cuernos (de todos estos temas ya hemos hablado en este blog), montar en bici todo el día por la urbanización, jugar con el perro del vecino, que se llamaba “Galo” y que a veces me prestaban para que se pasase a nuestro jardín y a mi primera mascota, “Chiqui”, que era un hámster que terminó sus días en Montevideo. Ya ves tú lo viajero que nos salió.

Cuando nos mudamos a Uruguay, los primeros meses los pasamos en casa de mi tía, mientras esperábamos para conseguir casa y que nos trajeran los muebles de allende los mares. De ahí recuerdo el taller donde ella impartía sus clases de expresión plástica y a su perro, Pancho, un pequinés con muchísima mala leche.

De ahí nos mudamos a una casa de dos plantas con una azotea donde habían hecho un parrillero de dimensiones que bien hubiesen valido para asar una vaca entera. En esa casa vivió también mi gato Beramendi. Vivió poco porque el pobre estaba enfermito. Era gris con rayas negras. De lo más bonito. Recuerdo que en una lluvia torrencial que cayó se nos mojaron las moquetas de las habitaciones superiores, porque el desagüe del balcón se llenó de hojas y empezó a colarse el agua. Fantástico todo.

Luego nos fuimos a un piso situado en el piso 17 de una torre con un total de veinticinco plantas. Lo que más recuerdo son las vistas. Las ventanas daban a la bahía de Montevideo y creedme que es muy difícil concentrarse en lo que estás estudiando cuando el sol cae a la tarde sobre el Río de la Plata. En esa época empecé a salir con mi primer novio formal, así que recuerdo alguna vez que vino a cenar a casa conmigo y con mi madre, en esas cosas que nos gusta hacer cuando tenemos 19 años y creemos que nos casaremos con el primer amor.

Al tiempo me fui a vivir a un piso compartido. Seis mujeres en una casa diminuta. Aquello era un caos pero lo recuerdo como una de las épocas más divertidas de mi vida. Muchas risas (muchas peleas también), mucho salir de fiesta, mucha confidencia. Mucho de todo. Me llevé grandes amigas que tuve la suerte de volver a ver en mi último viaje a Montevideo. En ese mismo sitio había otro apartamentito pequeñito para una sola persona, donde pasé también cerca de un añito, en un alarde de independencia suprema. Era más bien una habitación con baño pero a mí me parecía mi palacio. Me encantó porque me daba la sensación de independencia que quería pero, como mis antiguas compañeras vivían ahí mismo, iba para su casa siempre que quería y estaba aburrida. Simbiosis perfecta entre soledad y compañía.

Y ahí me volví para España. A Guadarrama, concretamente, un pueblo de Madrid en la Sierra. Confieso que al principio odiaba el pueblo porque yo no estaba acostumbrada a vivir en pueblos pequeños. Hoy por hoy, volvería sin dudarlo. Aquello era paz, era seguridad, era aire limpio… Una maravilla. En el piso de Guadarrama fue cuando me aparecieron Luhay y su hermana Aída en la puerta con carita de hambrientos y de garrapatosos. Ahí se quedaron conmigo. Mi ex me perdió a Aída durante los tres meses que estuve en Chile por trabajo y Luhay ya sabéis que me acompañó nueve años y en tres casas diferentes. Lo que más recuerdo de esa casa eran las vistas. Se veían las montañitas y eso daba una sensación de desahogo y de libertad que no he logrado reproducir en la capital.

Mi siguiente casa fue el piso donde vivía el churri en la capital. Barrio pijo pero piso con poca luz natural. Era grande y estaba bien pero era todo interior y yo echaba de menos mis montañas. En ese piso volví a aprender a convivir en pareja, que una ya estaba demasiado acostumbrada a la soltería y a encontrar las cosas en su sitio. En ese piso llegó Forlán a nuestras vidas.

Y por último, el actual. Es muy luminoso, lo cual se agradece. Hace muchísimo calor en verano, eso sí, porque da el sol todo el día pero yo no soy muy calurosa así que tampoco me quejo mucho. Tiene calefacción central y eso es muy de agradecer en invierno. Creo que es uno de los pocos pisos en los que no paso frío. Está bien comunicado y el barrio tiene de todo así que no me quejo. Habrá que terminar de amueblarlo algún siglo de estos. Somos muy vagos para esas cosas, sí.

Y hasta aquí mi recuento de hogares que, como veis, han sido unos cuantos. 

55 comentarios:

  1. Qué cantidad de casas!! Y con cambio de pais incluido!!
    Y yo me quejaba de mis mudanzas, y solo fueron cinco o seis!
    Muaks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es que me he mudado mucho, sí... Soy como un caracolillo con la casa a cuestas. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  2. Me ha hecho muchísima ilusión esta entrada tuya. Darte una idea para un post tan chulo mola y mucho. Me ha gustado todo!. Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Gracias a ti por inspirarme. Besotes!!!

      Eliminar
  3. Me gustó tu recuento de hogares.. tendría que hacer uno con los mios, es bonito recordar sitios por los que hemos pasado..
    beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad que está chuli... Un besote!!!

      Eliminar
  4. Pues son un montón... que de vivencias!! Pero en cuanto a mudanzas me sigo llevando la palma!! Jiji! Súmale 7 mas en diversas provincias y países... lo mio ha sido un no parar hasta que me casé... jiji!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Pero eso te da un montón de anécdotas que contar, seguro. Un besote!!!

      Eliminar
    2. Pues si... eso si!!! La de caseros raruros que he conocido!! Sus vidas dan para un libro... pero cierto es que algo desquiciada te deja tanto vaiven...

      Eliminar
  5. Y cómo envidio vuestro bagaje caseril...porque lo lleváis en experiencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y en un poco de desquiciamiento también. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  6. ¿¿¿Mudaste a un hamster a Montevideo??? ¿Cómo hiciste éso? Jajaja fue en cabina ó en bodega?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Pues sí, lo mudé. Fue en cabina. Los animales pequeñitos pueden ir en cabina. Besotes!!!

      Eliminar
  7. Mira que me reitero con lo dicho hoy por hija en directo: ¡qué eres muy guapa! No tiene nada que ver con el post, pero a nadie le amarga un cumplido. Yo he vivido en muchos sitios, y sospecho que lo que me queda es grande...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Guapa, tú, resalá. Por cierto, te tengo que contar algo muy patético que me pasó cuando nos despedimos pero voy a ver si reúno valor para contarlo en público cuando relate la desvirtualización. Si no, quedará entre nosotras... Jajaja.

      Mudarse está bien. Te enriquece y te da anecdotillas. Es agotador pero mola. Un besote, preciosa!!!!

      Eliminar
    2. Venga, mandame un mail para contármelo, ¿qué te pasó? Si te dejé casi a la puerta de casa. Te da tiempo para todo...

      Eliminar
    3. Ése es el problema. Que estaba a la puerta de mi casa... Bueno, ya te lo cuento por mail. Hoy no que voy pillada de tiempo pero en cuanto saque un ratillo. Besotes!!!

      Eliminar
  8. Jo, pues qué vida tan ajetreada... Yo sólo he vivido en casa de mis padres, que desde que se casaron es el mismo piso, en el piso de alquiler al que me independicé con el desequilibrado de mi ex y esta casa que es la mía. obviamente, esta es la que más me gusta. es un ático, tiene terraza que en verano es una maravilla y aunque es pequeñita para Ron y yo basta y sobra. no quiero más habitaciones que limpiar, francamente.
    por cierto, me has hecho acordarme de mi pelota con cuernos!!! :__) es lo más divertido del mundo. vuelvo a querer una. ahora. una pelota de cuernos ya!!!!

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que molaban un montón. No tenía que haberme deshecho de ella nunca... Sería un puntazo para ir ahora al curro. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  9. Flipando me he quedado...cuantos pisos nena!!! Desde luego es una idea muy chula para un post...jummmmm tendré que explicar yo uno de los pisos donde he estado..que tela (ah sí y lo de los pollos también)

    Perdona que no me haya podido pasar antes, ando más liada que la pata de un romano

    Moaggssf

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida de vuelta al redil, nena!!! Jajaja. Eso, eso, yo estoy intrigadísima con lo de los pollos así que ya estás largando...

      Besotes, guapísima!!!

      Eliminar
  10. Madre que peregrinaje de casas jejeje.... yo viví toda mi infancia en el mismo piso, mis idas y venidas empezaron en la universidad, viví en cuatro pisos de estudiantes diferentes y de ahí me compré mi pisito y me instalé aquí y espero no moverme más jajaja.... de aquí al geriátrico jajaja...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Las mudanzas son un rollo pero tienen su punto. Un besote!!

      Eliminar
  11. Jo!! Cuánta vida has tenido en este sentido, habrás vivido un montón de experienciaS...yo no me he movido más que de dos o tres sitios máximo en todos mis años...pero por trabajo, me esperan años itinerantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya verás cómo tus años itinerantes te dan para un montón de anécdotas. Un besote!!!

      Eliminar
  12. Yo he vivido en cuatro y ya me parecen un montón... lo tuyo si es que es un mundo de mudanzas... Una curiosidad, ¿Forlán se llama así por el jugador? ¡¡¡Me encanta ese hombre!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, se llama así por el jugador. Mi corazoncito uruguayo que me puede. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  13. Madre mía pues si que has vivido en casas!!! Jjaaj me ha encantado lo del papel de cuéntame jejejje, vaya modas que hubo eh? ajjaja. Yo con mis padres solo he vivido en 2 casas, pero por estudios y trabajo, llevo la tira, aunque muchos no los he sentido como "hogares"!!! ajajja

    Ains qué recuerdos la bola de cuernos para saltar!! tuve mis días más felices con ella hasta que mi primo me la tiró al rosal y me la pinchó :( jajajaj

    Un besazo guapetona!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese papel era un espanto... Aunque ahora que se lleva lo vintage no sé si no habrá gente a quien le dé por rescatarlo.

      Lo de la bola de cuernos ha dejado marcada a más de una. Jajaja. Era una pasada aquello. Besotes!!!

      Eliminar
  14. ¡Santo Cristo, casi me ganas! Tú te has movido mucho, criatura :P
    Ya estoy suscrita al blog.
    Me gusta esa sensación de cuando estoy leyendo un blog, escuchar a quien lo escribe y verle la cara. :)
    A mí también me verás por aquí. Espero poder organizarme e ir conociendo tu mundo poquito a poco.
    Besazo y gracias por una tarde encantadora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Dolega. Fue un placer, en serio. A mí también me gusta mucho eso de leer a alguien sabiendo exactamente a quién leo. Jajaja.

      Ya de a poquito nos iremos poniendo al día, ya lo verás. Un beso enorme.

      Eliminar
  15. pues si q has recorrido casas!!! q de vivencias!!!
    yosólo he vivido en tres casas, y de una ni me acuerdo porq era muy peque. otra, te diré... por la zona de una de las tuyas... igual hemos sido casi vecinas!! jejejejeeje

    Beos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo hemos coincidido en el super y yo aquí sin saberlo... Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  16. Yo solo he vivido en dos casas. La de mi infancia con mis padres y eco-bio hermana y la que compré con Sensei. Las cosas no están ahora para muchos cambios de casa, pero si en algún momento me lo plantease, yo me quedo en la ciudad, soy rata urbanita...

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo creo que viviría mejor en un pueblito. Madrid está bien para salir por ahí. Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  17. Cuantas casas! debes de tener el master en mudanzas Alter. Me ha encantado saber de tus hogares varios, ya sabes que yo soy muy cotilla y estas cosas me molan, además escribes (y describes) muy bien.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy, que me sacas los colores... Un besazo, guapa y me alegro de que te haya gustado.

      Eliminar
  18. Muchas casas.
    Muchas experiencias en cada una.

    A bore promto a mi me salen 15...pero seguro me he olvidado alguna.

    Espero que la mejor de todas sea la próxima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si te digo la verdad, ni las he contado. Perezón... Jajaja. No sabría decir cuál fue la mejor. Todas han tenido su encanto. Un besote!!!

      Eliminar
  19. Cuando cuenta yo Mis mudanzad..... Uff
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues cuenta, cuenta!!! Está divertido esto. Besotes!!!

      Eliminar
  20. Creo que es la 3º vez que digo que tengo que escribir esta entrada, a ver si me pongo...

    Pues no solo tenemos en común Pozuelo, también la sierra... En mi caso, Alpedrete :-P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, éramos vecinitas de pueblo de la Sierra, también. Llevamos vidas paralelas, lo que yo te diga... Besazos!!!

      Eliminar
  21. Bastantes casas y me imagino que muchas historias también!! yo toda mi vida vivi donde mismo, hasta que me fui a vivir a Argentina y ahi vivi en 4 casas diferentes.

    muy interesante post!!!

    muchos besitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues cuéntanos de las tuyas!!! Es un ejercicio interesante. Besotes!!!

      Eliminar
  22. ainnnnnnnnnnnnssssssss a mi algo me pasa con los mensajes cuando hay moderación... creo q mi mensaje de ayer no te ha llegado...
    te decía q yo he vivido sólo en tres casas, pero q una de ellas.... en la misma zona q una de las tuyas... q igual hemos sido casi vecinas!! jejejeje

    Un beso guapa!!

    (a ver si esta vez si llega bien el mensaje...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tesoro, sí que llegan. Es que hay que tener un poco de paciencia a que yo los publique. Jajaja. Un besote!!!

      Eliminar
  23. Yo también he vivido en un montón, 9, si no he contado mal... toda una experiencia vital esto de las diferentes casas, y las mudanzas ¿a qué sí?

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. Es agotador y un pestiño, para qué negarlo, pero aporta mucha experiencia de vida. Un besazo, Bea!!!

      Eliminar
  24. Menudas vueltas has dado...a mi tambien me ha tocado, pero mas nacionales... que lo tuyo es unico!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, tanto como único... Últimamente ya vivimos en un mundo muy globalizado. Besotes!!!

      Eliminar
  25. Matt acertó de lleno con su post, me encanta tu repaso! Mola el hámster viajero!
    Y estudiar con unas vistas así ha de ser fácil, fácil...no veas...
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Pues no, muy fácil no era... Pero se disfrutaban mucho, eso sí. Besotes!!!

      Eliminar
  26. Que post más bonito te ha salido, tanto porque compartes tus recuerdos y das a conocer un poquito más de ti, como porque hace que uno recuerde también esos lugares que han sido nuestros hogares a lo largo de nuestra vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que conste que la iniciativa no fue mía... Jajaja. Besotes!!!

      Eliminar