Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

miércoles, 30 de agosto de 2017

Anuncios Pesadillescos CCXVI: Corto pero inquietante

Vamos a hablar hoy de un anuncio que no sé si tildar de “pesadillesco” o más bien de “hacedor de pesadillas”, sobre todo en los más tiernos infantes. Es muy corto y no tiene demasiados cambios de escenario, lo que me dificulta alcanzar mi extensión habitual de quinientas palabras pero no podía dejarlo de lado por su metraje, ya que merece tener su rinconcito en esta sección.

Por tanto, intentaré explicar el anuncio y, al mismo tiempo, rellenar espacio con palabras innecesarias (como el párrafo anterior o este mismo), salpicadas con alguna anécdota infantil y seguro que no os dais ni cuenta. Os manipulo de un modo maquiavélico. Soy absolutamente genial.

Y llevamos ya 111.

El producto a publicitar es un champú especialmente diseñado para niños, que se supone que evita los enredos para que el momento de peinar no se convierta en una tortura. Yo hubiese tirado por los derroteros de una escena cotidiana como los escándalos que montaba yo de pequeña, profiriendo alaridos y llorando con hipidos y mi madre terminaba al borde del colapso con un tic en el ojo y unas cuantas canas más. Pues eso, algo así. Una experiencia que hayamos vivido todos ya sea en el papel de hijos o en el de padres.

Pero no, había que ser originales, así que han optado por representar los enredos como unos monstruitos de plastilina con la ropa llena de manchas. Algunos son monstruitos peludos de colores que caen al agua de la bañera con un sonoro “plop” cuando la madre utiliza el champú en la cabellera de sus vástagos.  Y, cuando hacen “plop”, hay stop para ellos porque se terminan yendo por el desagüe dando vueltas y más vueltas. Son feítos y un poco desagradables pero oye, supongo que también tienen derecho a vivir. No es cuestión de andar llenando el alcantarillado público de extraños seres porque J.K. Rowling se quedaría sin ideas para un próximo libro. Hay que pensar en el trabajo de los demás también.

Pues los bichos estos pululan por las cabezas de los niños y ellos los miran con cierta cara de curiosidad pero sin asco. Es más, cantan y bailan felices una alegre y pegadiza tonadilla, como si tener bichos en su cabeza fuese algo de lo más habitual y no provocase aprensión alguna. Confieso que la primera vez que vi el anuncio no estaba prestando mucha atención y pensé que era un champú para los piojos. Me pareció asqueroso representar a los piojos como bichos peludos morados del tamaño de un puño que dan saltitos y chapotean en el agua y más extraño me parecía aún que  los niños no pusieran cara de náusea; así que la segunda vez presté más atención y me percaté de que no eran piojos sino enredos. Los bicharracos siguen dando mal rollito pero por lo menos no resulta tan desagradable como si se tratase de parásitos capilares.

Y, con la tontería, en el próximo párrafo alcanzaremos las quinientas palabras.

Os cuelo cualquier cosa.

20 comentarios:

  1. Estoy en Shock, ya no saben lo que van a inventar.
    Y yo era de las de montar el pollo pero cuando me peinaba mi abuela que era la más buena y cariñosa del mundo pero un poco maniática de la limpieza y pulcritud y se excedía peinando.
    Besos y casi pongo yo las 500 palabras para no decir nada, jejeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que uno se embala y al final las palabras salen solas. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  2. pero si los enredos no son nada, son simplemente el pelo que se ha liado él solo, como el cable de los auriculares.
    es un anuncio realmente 'lousy', y nunca mejor dicho. :P
    besos!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí son. Peinarse con enredos es el mal. Besotes!!!

      Eliminar
  3. Juas! Lo miré de reojo y también pensé que sería de piojos así que cerré la neurona... jajaja! Es que con la vuelta al cole es lo que se supone que toca, pero lo miraré con media neurona en modo On la próxima vez.

    ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que a mí me pasó igual pero luego me di cuenta de que no. Besotes!!!

      Eliminar
  4. Hola! Si no llegas a decir nada, a mi me engañas seguro, jajaja.
    No me suena de nada este anuncio y doy gracias porque sean enredos o piojos da bastante asquillo que los representen así, sea niña o ya adulta a mi me daria algo, jajaja.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que imagínate ver eso paseándote por la cabeza. Jajajaja. Besotes!!

      Eliminar
  5. Pues a mí la canción se me mete en la la cabeza cada vez que veo en la anuncio. Vamos que me hace gracia y todo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Confieso que yo tuve el soniquete todo el día cuando escribí la entrada. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  6. 500 palabras justas. ¡Qué tía!.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que eres el único valiente que las ha contado. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  7. Yo no recuerdo montar escenitas en el momento de desenredarme el pelo, pero habría que preguntarle a mi madre.
    Y si no me lo cuentas, yo también pensaba que era de piojos!
    Muaks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que hay que mirarlo con atención para darse cuenta de que no es de piojos. Jajajaja. Besotes!!

      Eliminar
  8. Pero si son tan simpáticos y además entretienen a los pequeños, no dan ganas de usarlos.
    En su búsqueda de originalidad, algunos hacen desatinos. Así que es mejor que hagan publicidad y no algo vital, importante.

    ¿Le estás haciendo competencia a tu gato Forlan en lo maquiavelico?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Visto así, sí que es mejor que se dediquen a eso, que al menos es más inofensivo.

      No es que le haga competencia, es que al final a mí también me enseña cosas. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  9. Pero qué organizada eres, Álter, con las palabras justas y contadas.
    Yo recuerdo con horror el momento del peinado, llevaba el pelo largo y protestaba y gritaba tanto que mi madre le daba la vuelta al cepillo y me atizaba en la cabeza. Ahora hubiera sido acusada de malos tratos.
    Viva ese champú o lo que sea!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ostras... A mí no me han llegado a dar con el cepillo pero montaba unas de órdago.

      Besotes!!!

      Eliminar
  10. Por eso mismo, ya que estaba aburrido de peinarme, yo me pelé (estoy buscando cualquier excusa para contárselo a todos, como los vegetarianos jaja).

    Saludos y saludes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uffff. Eso es muy valiente!! ¿Qué ha opinado la gente?

      Besos!!!

      Eliminar