Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

lunes, 19 de marzo de 2018

Crónicas Felinas CCXLVII: La torpeza a veces es muy útil


Marrameowww!!!

La bruja y el consorte llevaban tiempo diciendo que tenían que cambiar el edredón nórdico porque estaba ya muy viejito y tenía agujeritos por los que se escapaba alguna pluma ansiosa de libertad.

Como son unos indecisos y unos vagos redomados a los que es prácticamente imposible sacar de casa para hacer la más mínima tarea, el imberbe, que es muy amable aunque no lo parezca, les ha dado un empujoncito. Bueno, fue involuntario pero está intentando conservar su dignidad de alguna manera, así que, si os pregunta, decidle que la versión que os conté es que todo fue un plan cuidadosamente elaborado por su maquiavélica mente. Habrá que reforzarle la autoestima de alguna manera.

Os cuento la historia. La semana pasada, vuelve la bruja de trabajar y nos encuentra a ambos durmiendo sobre el lecho conyugal. Yo reposaba sobre la almohada y Munchkin, como suele ser su costumbre, se hallaba en una esquinita a los pies de la cama. Tengo que decir que, cuando el imberbe duerme, duerme de verdad. O sea, que no se entera de absolutamente nada de lo que pase a su alrededor. Sobre todo porque, como ya conté en alguna ocasión, se tapa los ojos con una pata y de esa manera ni siquiera detecta los cambios de luz. Es la presa ideal para cualquier depredador, vaya.

A ver, que me voy por las ramas y es mejor dejar esa tarea a los seres con alas, proveedores de relleno para los edredones nórdicos. El caso es que la bruja se sentó en la cama a quitarse los zapatos. El imberbe se percató en ese momento de que una de nuestros humanos ya había vuelto y, por tanto, era momento de empezar a molestar, a pedir cosas (comida, agua, atención…) y a crear la ilusión de que pedimos cosas aunque no necesitemos nada para desquiciarla intentando averiguar qué queremos. Para sacudirse la pereza y el sueño, se estiró, rodó sobre sí mismo en el colchón y… se le terminó la cama. Vamos, que se esmoñó. Rectifico: casi se esmoña porque, antes de dar con el lomo en el suelo, tuvo a bien engancharse al edredón con las uñas, realizando dos agujeros de tamaño considerable que convierten en tarea ineludible el tener que cambiar el edredón. Los agujeros tienen forma de letra L, por lo que son una especie de tapita que, al levantarla, deja ver con toda claridad las plumas de las que está relleno el invento.

En conversación telefónica mantenida esa tarde, la bruja advirtió al consorte que no menease mucho el edredón debido a que el jovenzuelo había ocasionado daños en el mismo. No hizo falta explicar más. Conociendo la proverbial torpeza del imberbe, el consorte le comentó a la bruja “¿Y por qué le ha dado por ahí? No me digas más; se ha caído”.

Sí, es la vergüenza de la especie pero al menos su torpeza ha servido para que tengan que salir a comprar un edredón con esta lluvia.

Me parto.

Prrrrrr.

40 comentarios:

  1. ya tengo que escribir un post sobre la distancia mínima para que los gatos caigan de pie, y otro sobre las roturas en ángulo recto causadas por las zarpas felinas. se me acumula el trabajo...
    y tus humanos, pues tendrán que hacer un esfuerzo a pesar de la lluvia. ella qué lleva en esos casos, impermeable y katiuskas...? ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca he visto a la bruja con impermeable y katiuskas pero mataría por verla... O no, porque no sé si quiero ver eso, en realidad.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  2. Hola! Pobrecito, todos dais por hecho que si le pasa algo es porque se ha caído, jajaja. Igual ha sido su manera disimulada de romperlo para que compren uno nuevo, jejeje.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo damos por hecho porque ya lo conocemos. Está en su naturaleza.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  3. La jefa tiene pinta de tener mucha maña con las labores y no te extrañe que te sorprenda haciéndole un apaño al edredón dejándolo como nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tiene pinta de tener maña con las labores? Qué poco la conoces...

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  4. Al menos no se cayó. Y al menos por fin se decidieron, que si hacía falta...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, sí se cayó. La única diferencia es que no se rompió la crisma.

      Decidirse, se han decidido. Pero todavía no han ido, así que ya veremos.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
    2. Ahh, pues sí que van despacito...Se lo toman con calma.
      Besotes!!!

      Eliminar
    3. Son vagos. Creo que han aprendido de nosotros.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  5. Su torpeza es tu arma más poderosa xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Me fastidia admitir que la necesito pero sí, la necesito.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  6. Jajajaja, pues muy bien,que salgan que hay que airearse.
    Cuando un gato se cae destroza lo que hay a su paso, hace tres años mi gato se cayó de mi regazo llevando yo falda porque era verano, no te imaginas mis piernas...y la cicatriz que me dejó.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, de esas le hemos hecho unas cuantas a la bruja. No veas los aullidos que pega. Es divertidísimo.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  7. Pues mira al final ha sido para bien jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si ellos opinan lo mismo.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  8. Pobres!! No hay cosa más pesada que salir de compras, sobre todo a reponer objetos rotos. De esa tú te has librado. A veces me gustaría ser gato.
    Prrrrrrrrrr

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sólo a veces. Te gustaría serlo siempre, reconócelo.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  9. Jaja.. pues han hecho moverse a esos vagos, muy bien!
    Me causó gracia lo de los seres alados que sirven para rellenar edredones..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento no se han movido. Va a haber que romper algo más...

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  10. Yo llevo con el mismo edredón treinta años. Tendré que subir al gato. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, te mando a Munchkin un día y verás qué rápido vas a tener que cambiarlo.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  11. Me parece que tu amigo y competidor imberbe ha caído o está al borde de caer (justamente) en algo, de lo que te acusé injustamente.
    Sospecho que se ha perrizado, por caer en el sueño profundo, ajeno a lo que pasa. Y por esa falta de equilibrio.
    ¿Donde ha visto que un gato se caiga tan torpemente? Que un gato se suba a un árbol y no se sepa como bajarse es más propio de ustedes.
    Por lo menos, sirvió para algo, para que le cambiaran el almohadón.

    Sos un gato muy convincente. Me agrada la bruja pero no puedo evitar estar a tu favor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estar a mi favor es inevitable si se tienen dos dedos de frente.

      Tiene algo de perro, sí. Salvo por lo baboso.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  12. Respuestas
    1. Y a mí que me leas. Los gatos sabemos apreciar a la afición.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  13. A mis hijos les pasó algo parecid, pero ellos se desmoñaron sin remedio porque no tenían las uñas tan largas ainsss
    Pobrecito, le tienen que doler la uñitas ahora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No le duele nada. Todo lo que tiene de bruto lo tiene de resistente.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  14. Pues que se anden con ojo que todavía montais la marimorena de plumas...ajajajaj.
    Que compren ya el nordico que primavera parece que no viene este año.

    Besitos, Alter.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy tentado de meter la zarpa para sacar todas las plumas y sentarme a contemplar cómo barren.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  15. Jajajajaja. Oye, y si le convences de que si hay plumas, dentro hay pájaro? Por probar, digo...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta cómo piensas...

      Prrrrrrrr.

      Eliminar
  16. A eso que tú llamas torpeza, yo lo llamo estrategia. Tu querido compañero de aventuras sólo quería un nuevo edredón más mullidito para reposar y ha sido la manera que ha encontrado de conseguirlo.
    Qué has hecho tú por la causa???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sé... Como estrategia puede estar bien pero no ha contado con la vagancia de estos dos, que todavía no han ido a por el nuevo edredón. Al final se quedará sin relleno antes de que termine el invierno, ya verás. Esto hay que hacerlo cuando ya empieza a hacer calor para que lo compren para el invierno siguiente. No es nada previsor. Actúa por impulsos y así nos va.

      Prrrrrrrrr.

      Eliminar
  17. madre mia ! cada vez me gusta mas leerte! besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que te refieres a mí. No a la bruja. Ella es más bien flojita. Yo sí soy todo un gato literato.

      Prrrrrrrrrr.

      Eliminar
  18. He imaginado al bicho cayendo de la cama y me ha sacado una sonrisa, vaya zonzo jaja, digo pobre bichito.


    miau

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si lo hubieras visto te hubiera sacado más de una sonrisa. La bruja se partía.

      Prrrrrrrrrr.

      Eliminar
  19. Yo les dejaba las uñas bien cuadradas!! Jis!! Lo más seria que también sufriera un ‘accidente’ el nuevo edredón.

    Rascaditas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento no lo han cambiado porque tienen esperanza de que ya no tengan que usarlo durante mucho más tiempo. Ilusos.

      Prrrrrrrrrr.

      Eliminar