Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

jueves, 22 de febrero de 2018

Envidias culinarias

La semana pasada al churri le tocó turno de tarde en el trabajo. Eso significa que ni nos vimos en toda la semana. Bueno, sí nos vimos pero en estado catatónico porque, cuando yo me iba a trabajar, él estaba más que frito y, cuando él volvía, la que roncaba como un cerdo dormía angelicalmente era yo.

Los viernes tenemos la costumbre de pedir hamburguesas a domicilio. Es nuestro momento de comer porquerías, dando por iniciado un fin de semana de desenfreno y poco aprecio por nuestra salud. Por tanto, los viernes que él sale de trabajar a las once de la noche, yo lo espero en casa (medio en coma, pero lo espero) y él me llama cuando está a un par de paradas de casa para que yo vaya haciendo el pedido y así el señor hamburguesero llegue más o menos al mismo tiempo que el churri.

El caso es que el viernes pasado se quedó terminando unas cosas y salió más tarde, por lo que me dijo que mejor se pasaba él directamente por la hamburguesería y las traía. Nos pusimos a mirar cuánto tardaba el autobús que tenía que tomar para ir al local y después venir andando con las hamburguesas y vimos con horror que el último bus ya había pasado. Gentilmente se ofreció a ir andando desde el metro hasta la hamburguesería y desde ahí volver para casa. No es que quede en el quinto pino pero entre la ida y la vuelta es un paseo y me dio como penita. Así que le dije que yo no me había comido lo del mediodía (consistente en pescado con calabaza y judías verdes) porque me había comido un pincho de tortilla en el trabajo y había vuelto sin hambre, por lo que yo podía cenar eso y le pregunté si él tenía algo para cenar. Dijo que sí, que algo encontraría, por lo que quedamos en eso.

Me sentí muy buena persona por haber renunciado generosamente a mi hamburguesa con tal de que él pudiera llegar antes a casa y no anduviese pateando todo el barrio con este frío. Lo malo fue que, cuando él llegó, yo me calenté mi pescado y él para cenar se sacó unos cuantos quesos y pan tostado y se preparó ahí un picoteo maravilloso en un momento. No desmerezco en absoluto el pescadito y la verdura pero confieso que lo miraba de reojo con bastante envidia porque él sí estaba comiendo cosas con grasa y yo ahí con mi pescadito y mi calabaza. Hasta les daba queso a los gatos, a quienes yo miraba con mucho recelo. En una de estas me preguntó “¿Quieres un trocito de queso?”. Contesté que no, evidentemente. Mi orgullo me hizo fingir que estaba yo de lo más a gusto comiendo comida sana pero en mi fuero interno esperaba que el queso le diera estreñimiento o algo.

El sábado pedimos hamburguesa porque yo tenía que desquitarme.

La mía la pedí con doble de queso.

38 comentarios:

  1. las comidas supuestamente perjudiciales contra las que tanto nos previenen, son las que más buenas están. mira cómo con la coliflor y con las lentejas no se mete nadie... :P
    besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues oye, a mí la coliflor con bechamel al horno es algo que me pierde... Besotes!!!!

      Eliminar
  2. Hola! Nosotros también aprovechamos a partir del viernes, para comer burger y todo lo que no hacemos durante la semana, jejeje.
    La verdad es que entre su cena y la tuya, se la hubiese intercambiando en un despiste a ver si no se daba cuenta, jajaja. Eso sí, somos igual de orgullosas, si a mi me ofrecen en ese momento también digo que no, jejeje.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si iba a dejar que se me notase la envidia. Se me notó, no obstante. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  3. Por el queso que no pudiste comer! Yo me cuido poco los domingos. Es mi día de patatas fritas, palomitas, chuches y lo que sea...El lunes me da la vara mi conciencia y ando media hora más... Y luego mis piernas me preguntan, ¿y yo qué culpa tengo?
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo como guarrerías toda la semana, en realidad. Lo que es la comida seria la hago más sana pero luego siempre ando picoteando alguna porquería. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  4. la.consideración debe llevar mucho queso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho. Ya tengo ganada mi parcelita en el cielo. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  5. jaja.. bueno, por lo menos ha habido desquite!!!
    Yo aquí cerrando algunos temitas antes de irme de vacaciones!
    beso, hasta la vuelta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que tengas muy buen viaje y que nos cuentes un montón de cosas a la vuelta. Besotes!!!

      Eliminar
  6. Jajajajja, te confieso que yo le hubiese hecho compartir el pescado (como mínimo) y los quesos. Yo, habiendo quesos delante, no tengo orgullo ninguno. ME flipan.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Yo también soy muy fanática del queso. Es uno de los grandes placeres de la vida. Besotes!!!

      Eliminar
  7. Y si existieran cosas con triple queso (que quién sabe, debe haber algo por ahí) la pedirías también. Es que todo queda mejor con queso, seamos sinceros. Siempre viene bien. Yo he comido hasta lentejas con queso. Me comería hasta el mundo si llevara más queso que otra cosa. Por eso no me lo como todavía jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, el queso lo mejora absolutamente todo. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  8. Pues yo había llegado a creerme lo de que eras buena persona, fíjate.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, soy buena persona. En vista de los quesos podría haberle dado el cambiazo, pero no lo hice. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  9. El pescado me gusta, pero es una cosa aburridísima de comer. La calabaza me da repelús, así que, la imagen me parece bastante desalentadora, la verdad. Tú ahí con tu triste pescado y el otro comiendo cosas ricas a dos carrillos. Menos mal que mantuviste la dignidad.
    Yo casi todos los viernes me hago cena de fritanga. nugget de pollo, bolitas de bacalao, langostinos rebozados, patatas congeladas... lo que sea que quepa en la freidora. Y qué bien me sabe!!!
    Un besote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que darse un homenaje, sí, que para eso trabajamos toda la semana.

      El pescado estaba rico y la calabaza me gusta mucho pero no es cena para un viernes. Jajajaja.

      Besotes!!!

      Eliminar
  10. Es que los quesos son una perdición. Yo ya llevo unas semanas intentado comer más sano, pero no me dejan entre bodas, cumpleaños y demás. Fuiste muy fuerte al poder resistirte.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, los quesos tampoco es que sean el colmo de la guarrería pero, comparados con mi pescadito con calabaza, pues qué quieres que te diga. Jajajaja. Besotes!!

      Eliminar
  11. El final de este post es, en todos los sentidos, exquisito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Me ha encantado el piropo!! Besotes.

      Eliminar
  12. Jajajaja, lo que he reído, en casa soy yo la que como saludable, ya veces también peco de esas envidias culinarias, aunque a mí el queso me pierde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo como saludable (o más o menos) entre semana. Los findes son para pecar, no para comer pescadito al horno. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  13. Qué buena gente eres... te merecía el extra de queso!!! XD
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que soy más maja que las pesetas. Jajajaja. Besotes!!

      Eliminar
  14. jajajajaja pescadito dice, no me gusta ninguno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí sí, salvo el bacalao. El tema es que para un viernes por la noche, como que no.

      Besotes!!!

      Eliminar
  15. Jajajajaja me ha pasado. Esto que haces algo así pensando que eres una buena persona y sacrificada, incluso pensando en compartir un poquito de tu plato y ese día, justo ese día, despliegan creatividad culinaria.
    Pero antes muerta a confesar
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La dignidad ante todo, oye. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  16. Te pareces un poco al imberbe, o él a ti, no te comes lo que te quieres comer por orgullo pero al final te lo acabas comiendo, jajajaja.
    Pescado con calabaza tiene que estar bueno, me ha tentado, ya ves tú.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero yo lo que me quería comer era el queso y al final no me lo comí. Jajajaja.

      Bueno está, pero para un viernes por la noche...

      Besotes!!!

      Eliminar
  17. Jejeje oye no conocía este rincón. Me ha hecho mucha gracia esta entrada. La verdad es que he pensado que si tu chico tenía que ir a por las hamburguesas, estas llegarían frias, -lo siento, no pensé en que iba a hacer el camino andando y demás-, jejej... Bueno, yo suelo seguir blogs de literatura pero me ha hecho tanta gracia esta historia que no me resisto a quedarme por aquí. Te mando saludos desde www.lecturapolis.com Besos y a por las hamburguesas del viernes!!

    ResponderEliminar
  18. Pues muchas gracias y bienvenida!! Ahora mismo me paso a conocerte. Un besote.

    ResponderEliminar
  19. jajajajajaja buenísima entrada! Es que el queso amiga, es el queso, y contra eso no hay pescado que valga, por muy sano que resulte.
    Espero que el doble de queso de la hamburguesa del sábado te supiera a gloria
    Besazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí el queso me sabe a gloria siempre. Es uno de los mayores placeres de la vida. Besotes!!!

      Eliminar
  20. Juas! Es cierto, en casa también nos damos el viernes noche a la hamburguesa, pizza, o llamamos al asiático de la esquina. El inicio del finde hay que celebrarlo!

    ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí. Nada mejor que terminar la semana maltratando el cuerpo. Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar