Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

jueves, 17 de mayo de 2018

Crónicas Felinas CCLIII: El campeón del escondite


Marrameowww!!!

Se me hace muy raro esto de estar publicando un jueves, como si mis entradas no merecieran inaugurar la semana pero como la bruja insistió tanto en publicar el día de su cumpleaños (y me sobornó con una latita), opté por transigir, aun sabiendo que, quienes la felicitaseis, no sería más que por educación o cierta condescendencia.

No obstante, me ha gustado esto de publicar hoy porque el lunes volveré a publicar, lo que hará que disfrutéis de ración doble de mis entradas. Me viene muy bien para mis fines de lavado de cerebro humano.

Os contaré que la bruja y el consorte, dado que se quedaron en Madrid haciendo el menso todas las vacaciones, se dedicaron a comprar cosas y hacer trámites de esos que se postergan por aquello de no tener tiempo y/o ganas para llevar a cabo. El tema es que decidieron que el colchón de su lecho conyugal (no es conyugal porque viven en pecado y van a ir de cabeza al infierno pero ya me entendéis) estaba muy viejo y había que cambiarlo, por lo que fueron a comprar otro. Hasta aquí no habría mayor problema porque siempre es bien recibida una nueva pieza de mobiliario que arañar a gusto, con todo su olorcito a nuevo.

El problema viene a continuación: Nosotros, como sabéis, salimos huyendo cada vez que suena el timbre y nos escondemos debajo de la cama hasta que la visita indeseada se ha ido con viento fresco. El día en que trajeron el colchón, la bruja intentó que, al sonar el timbre, nos quedásemos en el salón. Así lo hice yo (no por obediencia sino porque el placaje de la bruja fue extremadamente efectivo; está mejorando la técnica, la condenada) pero Munchkin consiguió escapar y esconderse en su sitio preferido. No contaba con que, de repente, iban a aparecer ahí dos hombres grandotes (bueno, sólo era grandote uno pero a nosotros cualquier humano nos parece grande) que, de repente, retiraron el colchón que cumplía la función de techo sobre su cabeza, dejándolo indefenso, a la vista de todos. Le faltaron patas para correr en busca de otro escondite, el cual encontró en el baño pequeñito, donde tenemos nuestro cajón de arena. Podía haberse escondido detrás del WC o, ya puestos, dentro del propio cajón, que para eso tiene una puertecita pero, en lugar de eso, optó por subirse al lavabo y hacerse una rosquilla ahí, con las patas apoyadas en el alféizar de la ventana. Luego se pregunta por qué siempre pierde jugando al escondite.

Al final los hombres se fueron pero él se quedó ahí durante aproximadamente una hora, sin hacer caso a los intentos de la bruja de tranquilizarlo, diciendo cosas como “No pasa nada, ya se han ido”. No se bajó de ahí hasta que me vio a mí, que me aparecí en el baño con la intención de hacer pis tras haberme echado una siesta, ajeno al drama personal que estaba viviendo el imberbe.

Soy todo un referente.

Prrrrrr.

P.S. Dice la bruja que os recuerde que ya podéis votar por el Anuncio más Pesadillesco del Año en su entrada de ayer. Lo que me falta. Ser su recadero...

34 comentarios:

  1. No hubiera estado de más que te hubieras acercado a tranquilizarlo. Recuerda que ese imberbe está destinado a ser el báculo de tu vejez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenía sueño. Me acerqué cuando me desperté. Tampoco se puede estar en todo.

      Prrrrrrrr.

      Eliminar
  2. Hola guapa, me encanta como escribes, y me encanta más que nos deleites en jueves, sigue haciéndolo. Saludos a la bruja y un abrazo para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No soy guapa, soy guapo. Lo que me faltaba, que confundan mi género...

      Prrrrrrrr.

      Eliminar
  3. pues precisamente los gatos soléis buenos buscando escondites. cualquiera que haya tenido un gato en casa lo sabe.
    vaya, sólo se tranquilizó cuando apareciste tú. te ve como un hermano mayor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabe que la edad suma experiencia. Menos en la bruja, que sólo suma arrugas.

      Prrrrrrrr.

      Eliminar
  4. Aaay pobre Munchkin, vaya sorpresa se llevó jajaja
    Por cierto, muchas felicidades atrasadas a MiAlter, aunque ya se las dí como correspondía por otras vías :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que sorpresa, susto morrocotudo.

      A mí no me pongas de emisario de la bruja, que bastante tengo ya con lo mío.

      Prrrrrrrr.

      Eliminar
    2. Hombreeee. Un maullidito cariñoso de vez en cuando tampoco te va a matar jajajaja

      Eliminar
    3. Si no es a cambio de un poco de comida, no me molesto.

      Prrrrrrr.

      Eliminar
  5. Pobrecita. Quë susto. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será "pobrecito". Y ni tanto porque luego tuvo un montón de atenciones.

      Prrrrrrrr.

      Eliminar
  6. Como entiendo a Munchkin, Sira, mi gata pequeña tiene pavor de la gente y puede desaparecer durante horas si alguien viene. Eso si, está dentro del sofá.
    Por otro lado, Nalah, no se esconde, predomina en medio de la sala maullando y buscando mimos. jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí el que era muy amante de las visitas era el difunto Luhay. A nosotros no nos hace gracia la gentuza.

      Prrrrrrrr.

      Eliminar
  7. Hola! Me extrañó mucho que le cedieras tu día de publicación a la bruja, pero claro a una latita no podéis decirle que no, jajaja.
    La verdad es que cuando juguéis al escondite, Munchkin le quitará toda la emoción como se esconda siempre igual, jejeje. Aunque menos mal que apareciste tú, porque parece que muchas ganas de moverse de su "escondite" no tenía, jejeje.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre ha sido un desastre escondiéndose, sí.

      Prrrrrrrr.

      Eliminar
  8. Jajjaja, ahora tienes la venganza en tu mano, que es ya no arañar el colchón, sino todo lo que pilles a tu paso (cojines, edredón, ya me entiendes, jajajaja)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, desde luego algo vamos a tener que hacer al respecto.

      Prrrrrrr.

      Eliminar
  9. ¿Arder en el infierno? Yo pensaba que ustedes, los gatos, no creían en esas tonterías para humanos, sino en Bastet, diosa de los gatos.

    Pero que divertida tu cronica sobre el imberbe. Le falta algo de dignidad gatuna.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero los humanos sí creen y eso es lo importante. El asunto es que sean ellos los que tengan miedo.

      Le falta mucha dignidad gatuna. No hago carrera de él.

      Prrrrrrrr.

      Eliminar
  10. jajajajaja vaya par. Y tú tan ancho en lugar de ir a consolar al pequeño
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y yo qué sabía? A mí me dio sueño y me dormí.

      Prrrrrrrr.

      Eliminar
  11. jajajaja genial cmo me gusta leerte! besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé. Cualquiera con un mínimo de gusto disfruta con mis entradas.

      Prrrrrrrr.

      Eliminar
  12. Respuestas
    1. ¿Listo? Pero si ahí lo veía todo el mundo...

      Prrrrrrr.

      Eliminar
  13. El pobre, qué susto que se llevó! Y desde luego jugando al escondite no se lleva premio...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo más torpe que ha parido madre.

      Prrrrrrr.

      Eliminar
  14. Que casualidad! Nosotros cambiamos el colchón hace unos días!
    Y cuando llegó el colchón el gato estaba en el piso de arriba de la casa asi que no lo notó, pero cuando lo subimos bien que se llevó un susto! Era gracioso como miraba al colchón nuevo y al viejo con recelo.
    Espero que hayas pasado un hermoso día de cumple. Aca viendo los post con retraso, ando liada con trabajo y etc..
    beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros no tenemos piso de arriba. Bueno, sí tenemos pero ahí vive otra gente y no sé si nos verían con buenos ojos.

      Prrrrrrr.

      Eliminar
  15. jajajaja, pobrecillo menudo susto! Si es que no aprende este imberbe.
    Y oye que yo la felicité con cariño mamonazo!!! Nada de cumplimientos.
    Ah por cierto, tengo que cambiar mi colchón, gracias por recordármelo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ten cuidado de no esconderte debajo de la cama cuando vengan. No veas el susto que te vas a llevar si lo haces.

      Prrrrrrr.

      Eliminar
  16. Los mininos se asustan mucho con los cambios!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Éste es un cobarde. Se asusta con todo.

      Prrrrrrrrrr.

      Eliminar