Escríbeme!!!

¿Sugerencias? ¿Comentarios? ¿Quieres venderme algo o cyber-acosarme? Escríbeme a plagiando.a.mi.alter.ego@gmail.com

miércoles, 31 de octubre de 2012

Anuncios Pesadillescos XXVII: Así termina el cuento


Érase que se era

(y es la historia verdadera)

una princesa hermosa

pero bastante piojosa.

Lucía una larga melena

de bichejos toda llena.

Su madrastra, con tijeras de podar,

se la quería cortar.

Pero un príncipe valiente

abrió la puerta, indolente,

dejando a la mujer malvada

tras la puerta espachurrada.

Hincando la rodilla al suelo

parecía prometerle el cielo.

Pero no era un anillo de pedida;

era un bote de piojicida.

Y ya libre de liendres y piojos

Nuestra princesa entornó los ojos

y, a lomos de un corcel con mucho brío,

ambos partieron hacia el río.

Y, llena de dulce candor,

la princesa preguntó a su amor

al ladito de la orilla

si tenía algo para las… pesadillas.

martes, 30 de octubre de 2012

Ustedes Dirán XV: ¿Esto cómo se usa? (Sugerido por Inmagina)


Mi amiga Inmagina, del blog “Territorio sin dueño” me sugirió a raíz de esta entrada que escribiese un post sobre las instrucciones de uso de un electrodoméstico.

Escribo sobre el primero que he pillado: Mi tostador. Dicho sea de paso, desconozco por qué conservo las instrucciones de uso del tostador. Ni que fuese una pieza de alta ingeniería pero se ve que, en ocasiones, el Síndrome de Diógenes me puede.

Veamos cómo hay que usar mi tostador:

Antes de conectar el aparato compruebe que la tensión corresponde con la indicada en la placa de características. Es recomendable un enchufe con toma de tierra: Hombre, polvillo sí que acumula. ¿Se puede considerar eso una “toma de tierra”?

INSTRUCCIONES DE SEGURIDAD

• Lea detenidamente estas instrucciones. Consérvelas para futuras consultas: Claro, por eso lo guardo. Si es que soy muy mandada. No sé si las leí todo lo detenidamente que hubiese debido pero, tras escribir este post, seguro que me convierto en una experta en mi modelo de tostador.

• Cuando el tostador está en funcionamiento se generan temperaturas elevadas alrededor de la ranura. No toque las superficies calientes. Use las asas y botones: Sabio consejo. No tocar las superficies calientes. Creo que aprendí esta lección a los dos años, cuando puse las dos manos en la tapa del horno mientras funcionaba.

• El pan puede arder. Los tostadores de pan no deben ser utilizados cerca o debajo de cortinas u otros materiales combustibles. Deben ser vigilados: ¿En serio? ¿El pan puede arder? ¿No es incombustible? ¿Mis cortinas también pueden arder? Cielo santo, vivo rodeada de peligros potenciales.

• No utilice el aparato en el exterior: Vaya. ¿No me puedo llevar el tostador a la playa? Pues vaya birria de tostador. Yo que soñaba con comer tostadas en un paraíso tropical…

• No introduzca en el tostador utensilios metálicos, ya que puede ser causa de incendios o descargas eléctricas. No utilice cuchillos, tenedores o cualquier otro objeto metálico para extraer las tostadas o las migas. El uso de accesorios no recomendados por el fabricante puede ser peligroso: El metal es conductor. Lo di en el cole.

• No introduzca el aparato en agua o cualquier otro líquido: Sobre todo porque se te mojan las tostadas y ya se sabe que a mí la masa remojada me da mucho asquito.

• No coloque nada sobre el tostador mientras esté en funcionamiento: Ay, pobres rodajas de pan. Qué claustrofobia ahí encerradas sin ver una salida.

• Mantenga el tostador alejado de cualquier fuente de calor. No deje el cable colgando ni permita que toque superficies calientes:  Esto es una contradicción en sí misma. El tostador es una fuente de calor per se.

• No coloque el tostador sobre ninguno de sus lados laterales: Yo hubiese usado la expresión “superficies laterales”. “Lados laterales” me parece una reiteración gratuita. Por otra parte, no sé qué sentido puede tener tumbar el tostador. ¿Tan vagas son las tostadas que tienen que estar tumbadas?

• No introduzca en el tostador alimentos demasiado grandes: Jo. Yo lo quería para hacer pollo asado. Estoy por ir a devolverlo.

• No intente extraer los alimentos del tostador mientras está en funcionamiento: Ni lo intentes, ¿eh? Ni lo intentes.

• Este aparato está diseñado exclusivamente para uso doméstico. Utilice este aparato sólo para los fines para los que ha sido diseñado: O sea, que no lo use para secarme el esmalte de las uñas. Entendido.

• AVISO: Dependiendo del grado de humedad del pan que Ud. utilice, la posición seleccionada en el selector de tostado debe ser distinta: Tengo que hacerme con un hidrómetro. No sabía que tostar pan tenía una técnica tan depurada.

INSTRUCCIONES DE USO

Antes de utilizar la tostadora por primera vez, póngala en funcionamiento cuatro veces en la posición máxima, pero sin pan, para eliminar el olor residual: No recuerdo si hice esto, la verdad.
Selector del nivel de tostado
Coloque el selector en la posición deseada (1- 6).
1. Tiempo de tostado más corto
6. Tiempo de tostado más largo

Vale; a más, más y a menos, menos. Creo que pillo el  concepto.


Al pulsar la palanca de funcionamiento, la rebanada de pan se introduce en la ranura y se activa la tostadora: ¿Pero se introduce ella solita? ¿No tengo que sacarla de la bolsa ni nada? Es que piso poco la cocina…

Una vez conseguido el grado de tueste seleccionado el aparato se desconecta automáticamente y expulsan las tostadas. La palanca de funcionamiento puede elevarse ligeramente por encima de su posición para poder extraer las tostadas de menor tamaño: Si es que tengo un tostador de lo más sofisticado.

Parada

Al colocar el selector de tostado en la posición “STOP” (parada), se detiene el ciclo automáticamente y se expulsa el pan. El proceso de tostado puede interrumpirse en cualquier momento, poniendo el selector en esta posición: ¿No os digo? Sofisticadísimo.

Tipo de pan

El tostador acepta la mayor parte de rebanadas cortadas con forma regular. El pan del tipo de las tortas y productos similares no son adecuados para el tostado y no deben utilizarse en este tostador: ¿Una pizza tampoco? ¿Y si la corto en pequeñito?

LIMPIEZA

Compruebe que está desconectado de la red y completamente frío. Limpie el exterior con un paño húmedo. No introduzca el tostador en agua, ni inserte ningún utensilio metálico en la ranura. No utilice agentes de limpieza abrasivos: Lo del agua y los objetos metálicos ya me lo habíais dicho, cansinos. Tomo nota en cuanto a los productos abrasivos. Nada de sosa cáustica. Comprendido.

Eliminación de migas

Abra la bandeja recogemigas y extraiga las partículas: ¿Podré? ¿Seré capaz? Es que lo veo una operación delicada no apta para gente de Letras como yo…

Recogecables

El cable podrá guardarlo enrollándolo en el soporte situado en la base del tostador: Mira, esto no lo hago nunca.

REPARACIONES

En caso de que su aparato se encuentre defectuoso, no dude en llevarlo a un Servicio Técnico Autorizado: No lo dudaré. Dormid tranquilos.

Hala, ya sabéis usar mi tostador así que, si alguna vez venís a mi casa, no tenéis excusa para ofreceros a preparar las tostadas.


P.S.: Seguro que tienes alguna duda existencial que quieres que te resuelva. Para eso estamos. No tengáis vergüencita en mandar vuestras sugerencias. 

lunes, 29 de octubre de 2012

Crónicas Felinas XVIII: ¡Lo conseguí!


Meowww a todos!!!

Como os contaba en el post de la semana pasada, la bruja y el consorte estaban planificando llevarme al veterinario a que me pusieran dos vacunas y me extrajesen sangre.

El sábado por la tarde me metieron en el transportín y me temí lo peor. Fuimos recorriendo unas calles que yo aún no había recorrido pero como Forlán medianamente me había explicado el caminito, estaba seguro de que nos dirigíamos a esa sala de de torturas que ha dado en llamarse, eufemísticamente, Clínica Veterinaria.

Me pesan con transportín y todo porque no se atreven a sacarme. Yo ya estaba bufando sin siquiera haber accedido a la consulta. Hasta le bufé a Elvis, el gato que vive en la Veterinaria (ya hay que ser masoquista), quien se acercó a saludarme cordialmente. Mis disculpas, Elvis, no era mi  intención ser antipático pero, como comprenderás, no estaba yo para zarandajas.

Por cierto. He perdido peso. Esto del verano tan caluroso que pasamos me vino muy bien para  la dieta. Razón de más para que dejen de llamarme Gordi.

Una vez pesado, me meten a la consulta y ahí ya hago despliegue de todos mis bufidos, gruñidos y miradas de “serás mi próxima víctima”. La veterinaria me mira con cara de terror y empieza a decir que puede intentar vacunarme pero que si hay que sacarme sangre casi mejor que me lleven otro día en ayunas para sedarme y hacérmelo todo junto. Yo me río para mis adentros. Me consta que, cuando llamó el consorte de la bruja, les avisó que iban a tener que drogarme para llevar a buen puerto sus objetivos pero ellos como si oyeran llover. Un derroche de optimismo.

Pues eso. Que ni me sacaron del transportín. Dijimos “adiós muy buenas” y a casita que nos volvimos. Por cierto, no sé cómo no salí volando con transportín y todo. Haciendo un viento de componente norte que los entendidos han dado en calificar “un viento que pa´qué”.

Así que, gracias a mis artimañas y mi cara de asesino psicópata en serie me he visto libre de tanto pinchazo.

Tonto no soy, así que sé que esto no será definitivo y seguro que idean alguna estratagema para salirse con la suya pero, de momento, esta batalla la he ganado yo. Soy un crack.

Prrrrrr.

viernes, 26 de octubre de 2012

Cuadragésimo quinto premio: Yoda me persigue



Como seguramente recordaréis, fieles lectores, la semana pasada estaba yo rayana a la depresión por no haber recibido premios que publicar. Nuestra amiga la Alpaca, solidaria como es ella, no ha querido verme sumida en tanta tristeza y me ha concedido, en exclusiva, no uno ni dos sino la friolera de seis premios. Vale, no sé si es solidaria o un poco cabronceta pero igualmente se agradece mucho. Con esto me salva varios viernes porque, como comprenderéis, no pienso publicar seis premios de una sentada. Eso es demasié p´al body.

Comenzamos, pues, con uno que ya tenía dos veces y, como no hay dos sin tres, aquí vuelve el maestro Yoda a darme toda su fuerza (voy a terminar como Hulk)

La penitencia es contar once cosas sobre mí misma, responder las once preguntas de la Alpaca y crear otras once preguntas para que las respondan mis nominados. Voy a hacer trampa y ni pregunto ni nomino porque ya lo entregué en su día (y también tuve mucha mala leche con las preguntas, lo admito, así que lo dejaremos estar).

A ver, once cosas sobre mí que a estas alturas no sepáis:

1) Me presenté al casting de la segunda edición de Operación Triunfo. No pasé ni la primera criba. Esta gente no reconoce a una estrella cuando la ve.

2) La primera media hora de trabajo me la paso siempre estornudando. No sé si es que tengo alergia al curro o qué.

3) En mi adolescencia llevaba las uñas pintadas de negro cuando no estaba de moda. Cuando vi que, de repente, aquello era fashion y todas las que se habían reído de mí empezaban a llevar también las uñas negras, decidí quitarme el esmalte.

4) Cuando me da vergüenza (cosa que no sucede con demasiada frecuencia), siento que la cara me arde. Yo pienso que me pongo roja pero no. Sólo es la sensación de calor.

5) Hay algo con lo que siempre me empacho. Un pastel de mango que venden en cajita para hacer en casa. Cada vez que el churri lo hace, me prometo que sólo comeré un poquito pero es que es tan fresquito y está tan rico que, para cuando me quiero dar cuenta, me duele la barriguita y juro solemnemente no volver a hacer el burro con el pastel de mango. Nunca cumplo, claro está.

6) En el instituto fui el patito feo. Ahora soy un cisne esplendoroso.

7) Desde pequeña me encanta comer limón. Tengo una manía (bastante desagradable, supongo) de comerme la rodajita de limón que echan siempre en los refrescos. La naranja la dejo librada a su suerte.

8) A veces planifico terribles venganzas que luego nunca llevo a cabo. Se ve que me doy por vengada sólo con haberlo imaginado… Ojo, en la categoría “terribles venganzas” nunca entran asesinatos ni accidentes provocados. Por si acaso lo estáis pensando.

9) Tengo una extraña pasión por los elfos. Me parecen unos seres entrañables.

10) De adolescente tuve tal obsesión por Edgar Allan Poe que tenía su imagen en un portarretratos en mi mesilla de noche. Así de chiflada estoy.

11) Soy agnóstica y no me dan miedo los aviones pero me persigno cada vez que monto en uno, por si las flies.

Y las once preguntas que me formula la Alpaca son:

1. Si de golpe y porrazo te encontraras en el cuerpo de Luhay qué pasaría?

Que yo ya no me caería tan bien como me caigo y que desarrollaría una inusual pasión por las cucarachas.

2. Si pudieses elegir que serías, hombre o mujer?

Los hombres tienen muchas ventajas, como poder hacer pis de pie (lo mío es envidia del pene en toda regla) pero me quedaría como mujer. Como dije alguna vez en un post, un buen pestañeo a tiempo consigue muchas más cosas que la fuerza bruta.

3. Como lograrías la paz mundial?

Halaaaa. Ahí es nada con la preguntita. Lo primero supongo que sería lograr el desarme aunque supongo que entonces volveríamos a armarnos con piedras y palos. Llamadme pesimista pero creo que el belicismo es parte de la naturaleza humana. Mal que me pese, creo que conseguir la paz mundial es una quimera.

4. Cual es el sueño más raro que has tenido?

Asistir a mi propio velatorio.

5. Si tuvieras teletransporte cual sería el primer sitio que visitarías?

Montevideo, of course. De hecho, teniendo teletransporte, trabajaría aquí y viviría allí.

6. Tu serie favorita

De todos los tiempos, Twin Peaks. En la actualidad, True Blood y ahora me estoy enganchando a 666 Park Avenue.

7. La situación más comprometida en la que te has visto envuelta

Pues la verdad es que no tengo ni idea.

8. Si tuvieses la oportunidad de hacer una pregunta sobre tu futuro ¿cual harías?

No sé si querría saber algo. Si son malas noticias, me angustiaría por adelantado y, si son buenas, arruino el factor sorpresa.

9. Algo que vayas a hacer al día siguiente de leer esta pregunta

Esperar a los señores que amablemente me van a traer nuestro sofá nuevo.

10. Si te encontraras a una copia de ti te molaría que fuese tu amiga, que harías?

Depende. ¿Es una copia de mí porque es clavadita o porque me imita? En la primera opción claro que sería mi amiga. Me caigo de vicio…

En la segunda opción, mejor tenerla lejos. Tiene que ser una psicópata en potencia.

11. La hora que más te gusta del día

No es una hora fija, pero diría que el momento en que me meto a la ducha. La dicha es mucha en la ducha.

¡¡¡Buen finde!!! Qué a gusto me he quedado con mi premio…

jueves, 25 de octubre de 2012

I love Balwadis too!!!

I Love Balwadis

Hoy mi chorrada aleatoria ni es chorrada ni es aleatoria.

Hoy me sumo a esta iniciativa que ya han acogido otras bloggers como La Alpaca, Mo y Amagic Mother.

Desde la página web Ventadepisos.com nos animan a participar en un proyecto que podéis conocer con más detalle pinchando aquí .

Se trata de que les ayudemos a financiar durante un año el Balwadi Tiger. Un balwadi, según nos explican, es un centro de educación pre-escolar en la India, para niños de 0 a 6 años. De esta manera, ayudamos a su posterior escolarización para que no caigan en las garras del trabajo infantil que en países como la India es una verdadera lacra social. Parece mentira que, en los tiempos que corren, todavía haya lugares donde el trabajo infantil sea el pan de cada día, cuando debería serlo la educación para poder forjarse un futuro mejor.

Es por esto que he decidido sumarme al llamamiento. Si quieres participar, es muy sencillo. Pincha en este enlace, escribe un post sobre el proyecto (o sobre la educación infantil o recuerdos de tu época de colegial) copia el sello en tu entrada (que ya veis qué mono queda) y les mandáis un correíto con el enlace a la entrada a la dirección que se indica en el enlace. Cuando consigan doscientos posts, la empresa entregará a la ONG Sonrisas de Bombay el dinero para financiar durante un año el balwadi Tiger.

Como veis, una iniciativa de lo más bonita. ¡A participar se ha dicho!

miércoles, 24 de octubre de 2012

Anuncios Pesadillescos XXVI: Uy, uy, uy…


El anuncio de hoy es corto. Por suerte, porque no por corto es menos pesadillesco.

Un buen día intentas arrancar tu coche en un parking y compruebas con horror que no arranca y que sale humo del capó. No te va a dar tiempo ni de maldecir en sánscrito. La pesadilla no ha hecho más que comenzar.

En cuanto miras al frente, te encuentras de morros con un grupo de góspel presidido al piano por el primo hermano de Richard Clayderman. Van ataviados con túnicas azules y exhiben el numerillo de cinco dígitos que debes marcar al encontrarte en cualquier situación (y cuando digo cualquiera, es cualquiera). Canturrean el número y, cuando tú, víctima del siniestro empiezas a recuperarte del susto, de repente te percatas de que todo ha sido una maniobra de distracción, ya que en el asiento del copiloto ha aparecido otro integrante de la secta del grupo que, con mucho recochineo, te dice “Uy uy uy, un taller vas a necesitar…”, mientras otros tres integrantes de la pandilla le hacen los coros en el asiento de atrás.

El cantante del asiento del copiloto, con sus cascos de teleoperador y todo,  te dice (o te canta) que te va a buscar el número del taller y, además, ya que estamos, un taxi para que pase a recogerte.

Espero que el taxi sólo pase a recogerte a ti porque como encima te toque hacer todo el viaje hasta tu casa con cuatro cantantes de góspel que seguro que se percatan de todos los defectos de tu hogar dulce hogar y se ofrecerán a buscarte un fontanero, un electricista, un albañil…, vas apañado.

Los cantantes de góspel terminarán mudándose a tu casa. Tendrás que alimentarlos (vestirlos te saldrá barato porque una túnica azul no creo que sea muy cara de conseguir).

Así que, si un día se te queda el coche en un parking, ya sabes a lo que te atienes. Tú mismo… ¿Has pasado ya la ITV?

martes, 23 de octubre de 2012

Ustedes Dirán XIV: Gamberradas (Sugerido por Madre Desesperada)


La Madre Desesperada me ha mandado un correo con su aporte para esta sección.

En este caso, se trata de que os relate gamberradas que haya cometido en mi infancia y/o adolescencia. Realmente, ella me pregunta por la más simpática o graciosa pero, como todo lo hago con gracia y simpatía (que no, que no tengo abuela) pues no sé decantarme por una en concreto así que relato alguna que otra:

Cuando tenía unos cuatro o cinco años, recuerdo que vi un par de películas de Cantinflas. Yo es que era muy vintage ya desde pequeña. El caso es que parece que me hizo mucha gracia que en alguna película saliera con los calcetines rotos en la punta por lo que yo, ni corta ni perezosa, un buen día cogí unas tijeras y me dediqué a recortar las puntas de todos mis calcetines, quedando de esta manera como una especie de homeless que podía haber ido tranquilamente a pedir limosna a la esquina.

Mi madre, al ver el desaguisado, puso el grito en el cielo y me dijo que no me iba a llevar al cine a ver Blancanieves. Me preguntó de dónde me había sacado yo la idea de hacer eso con los calcetines. Creo que dejó de ver cine mexicano en aquel momento.

Por cierto, sí fui a ver Blancanieves.

También más o menos a la misma edad, descubrí los milagros de la comba. Cuando tenía seis años nos mudamos a una casa con jardín pero por aquel entonces vivíamos en un piso en Argüelles, de manera que el salón de mi casa se había convertido en mi circuito de salto particular.

El caso es que iba yo de un extremo del salón a otro, salto va, salto viene, hasta que llegaba a la estantería y repetía el proceso a la inversa. Peeeero en una de éstas, cuando llegué a la estantería, empecé a pensar si tenía, o no, espacio para un salto más. Entre los adornos que mi madre había colocado en la estantería se encontraba una inocente teterita con el pitorro apuntando hacia afuera. Así estaba  yo, inmersa en mis cavilaciones de “¿Engancharé o no engancharé la teterita?”. Al final me decidí a comprobarlo empíricamente, que es así como se hacen los grandes descubrimientos. Bye-bye teterita. Hello bronca padre.

Ya de adolescente, recuerdo otra que, hasta donde yo sé, mi madre aún desconoce. Madre, si lees esto, recuerda que te quiero mil…

Como toda adolescente, había entrado yo en la etapa “hablo por teléfono día y noche aunque no tenga nada interesante que contar”. Al ver las facturas astronómicas que habían empezado a llegar, mi mami me cerró el grifo. Llegó al punto en que, si tenía que salir de casa, se llevaba el teléfono en el coche. Pero, como dijo el Chapulín Colorado “no contaban con mi astucia”. Un buen día, al ver que mi madre se disponía a llevarse el invento de Bell nuevamente de paseo le dije “Ay, mamá. Todo el día con el teléfono para arriba y para abajo. Llévate el cable, que será menos engorro”. Mi madre me dijo que tenía razón y se llevó el cable. Según salía ella por la puerta salí yo detrás a comprar un cable.

Mami, lo siento. Vale, soy una tramposa pero ¿a que soy la mar de ingeniosa?

P.S. Esta sección no existiría sin vosotros así que, a proponer temitas. 

lunes, 22 de octubre de 2012

Crónicas Felinas XVII: El caso es fastidiar


Meowww a todos!!!

De esta semana no pasa. Llevo días escuchando a la bruja y el consorte utilizar las palabras “vacuna”, “análisis” y “veterinario” así que fijo que esta semana me van a llevar a este antro de perdición.

Estoy que muerdo. Con lo poco que me gusta ir y encima este año me quieren pinchar por partida triple. Dos pinchazos de vacuna y encima me quieren sacar sangre porque dicen que ya tengo nueve años y que tendrían que hacerme un análisis. Cosas de viejo, supongo: colesterol, triglicéridos, transaminasas… qué se yo. El caso es hacerme sufrir. Después de haberme estado pringando en iodo durante una semana, ahora esto. No hay derecho.

Lo del doble pinchazo para la vacuna lo supe gracias a Forlán, que ya anduvo por allí en agosto y me lo ha chivado. En nuestro anterior veterinario nos pinchaban una sola vez pero en esta Veterinaria parece que no tienen una vacuna que las reúna todas en una, así que toca sufrir el doble.

La bruja y el consorte les dijeron que iba a ser mejor que me sedaran pero dicen que no, que no hace falta. Jajajaja. Qué risas nos vamos a echar todos. Cómo se nota que no me conocen. De momento ya estoy aprovechando para afilarme las uñas y me pongo un par de veces al día frente al espejo a ensayar expresiones aterradoras. No saben la que les espera. La expresión “Te voy a devorar vivo” la clavo, aunque mi número estrella, sin duda, es “Te voy a arrancar los ojos de un zarpazo”. Muy optimistas es lo que son estos veterinarios.

Con un poco de suerte, al ver mi grado de fiereza me mandarán a casa sin hacerme nada para poder sedarme otro día, lo cual me dará cierto margen de acción y más tiempo para seguir ensayando. Como digo, no me gusta nada el veterinario pero tengo que reconocer que la sedación mola. Cuando vuelvo a casa ando como borrachuzo y es muy divertido. Se me van las patas para todos lados, jejejeje. Lo malo es que la bruja aprovecha mi momento de borrachera y exaltación de la amistad para cepillarme, cortarme las uñas y demás perversiones. No me dejan ni disfrutar de la resaca en paz.

Así que nada. Ya os contaré la semana que viene, si es que sobrevivo al susto y si no estoy en la cárcel felina por cargarme a un veterinario.

Qué dura es la vida del gato…

Prrrrrr.

viernes, 19 de octubre de 2012

Ausencia de premio o El ocaso de una Estrella


Hoy no publico premio. No porque no quiera. Sino porque no tengo.

No. No tengo.

¿Será este el fin de mis días? ¿Habrá pasado mi minuto de gloria? ¿Ya no me queréis?

¿Qué he hecho mal?, me pregunto mientras me fustigo con la fuente de alimentación del portátil. Escribir ya no tiene sentido para mí. Ésta es mi debacle creativa. Tendré que darme a la bebida. Tendré que fumar opio. Oh! Aciago destino ¿por qué me torturas de esta manera? ¿Qué será de mi post de los viernes si continúo cayendo en esta espiral de decadencia?

El post de hoy es corto. Muy corto. El dolor me impide seguir escribiendo. 

Que paséis un buen fin de semana que yo utilizaré para mascar en silencio mi estrepitoso fracaso. Probablemente en algún antro de los bajos fondos. 

jueves, 18 de octubre de 2012

¿Qué decías que era esto?


Benditos sean los supermercados por ser una fuente inagotable de entradas para este humilde blog.

Hay veces en las que, literalmente, alucino con la descripción de los productos allí expuestos. Es tal la confusión que, en ocasiones, uno no sabe ni qué está comprando.

Recuerdo una ocasión en la que yo necesitaba un cepillo de pelo. Un cepillo de pelo. Normalito, sin pretensiones. Algo que me sirviese para cepillar los cuatro pelos locos que la Madre Naturaleza ha tenido a bien entregarme. Vamos, lo que viene siendo un cepillo de pelo.

Cojo uno del ganchito y, en el envoltorio, espero encontrar una descripción del estilo “Cepillo de pelo”. O sea, una descripción simple y sencilla como el producto mismo. Pero no. Me encontré con algo poético, ampuloso, rocambolesco. Un producto que, sin duda, tenía ambiciones en esta vida. ¿Quién no ha inflado el currículum alguna vez? Pues el Señor Cepillo (tengo que llamarle así porque el título infunde un respeto) quiso que en su descripción rezara lo siguiente: “Cepillo Neumático Bimaterial Púa con Bolitas”. Ole, ole y ole. Eso es venderse y lo demás tonterías. Con un par (de bolitas), di que sí. Tuve risas para el resto de la visita al Súper de ese día y hasta para día venideros, cuando le decía al churri “Tráeme del baño el Cepillo Neumático Bimaterial Púa con Bolitas, anda”.

El sábado pasado, sin ir más lejos, debía andar yo con la parabólica encendida porque me llegaban señales de surrealismo por doquier.

Al llegar a la zona de la fruta y la verdura, donde parece que nada puede llamar a engaño porque uno ve un plátano y tiene que ser un plátano por narices, constaté que se pueden encontrar vegetales con serios problemas de personalidad. Es de esta manera que por allí pululando encontramos uvas marca “El Ciruelo” y granadas marca “Oliva”.

Señores agricultores: ¿Se han parado a pensar los problemas de personalidad que pueden llegar a desarrollar las frutas, verduras y hortalizas si no les nombra correctamente? ¿Nunca han oído ustedes el refrán “No se puede pedir peras al olmo”? Pues tampoco se pueden pedir uvas a los ciruelos ni granadas al olivo. Hombre ya. Un poco de seriedad…

La segunda señal de surrealismo me llegó desde unos tuppers. Unos tuppers, sí. Otra cosa que no debería tener demasiadas pretensiones pero estos tuppers eran de lo más especiales. Eran tuppers “semidesechables”. ¿Alguien me puede explicar cómo algo puede ser “semidesechable”? Me imagino el conflicto en casa cuando llega el momento de deshacerse de ellos. “¿Qué hago? ¿Los tiro o no los tiro? ¿Tiro sólo la mitad? ¿Los parto a trozos y me quedo con unos y tiro los otros? ¿Se los regalo a alguien y allá él con su conciencia?”. Si has comprado tuppers semidesechables, que sepas que van a estar en tu casa por muchos años. Ah, y si alguien quiere regalarte tuppers sin razón aparente, desconfía. Múdate si es necesario. 

miércoles, 17 de octubre de 2012

Anuncios Pesadillescos XXV: El Gran Secreto


No sé ni por dónde empezar. De verdad que no. A ver…

Madre e hija sentadas a la mesa de la cocina. Madre normal (creo). Hija pálida, palidísima. No he visto una niña más pálida en mi vida. Parece sacada de una peli de Tim Burton.

El caso es que, según nos comentan, generalmente va su abuela a recoger a la nena al cole pero la mami, siempre que puede, va a recogerla ella. Según nos confiesa la niña, prefiere que vaya su madre a recogerla porque así meriendan juntas. ¿Su abuela no merienda? Muy sospechoso, todo.

En fin, parece que aprovechan el momento merienda para ponerse ciegas a chocolatinas de las que se supone que son mucho más estupendas porque tienen más leche que cacao pero siguen siendo chocolatinas industriales, al fin y al cabo.

El atracón de chocolate les sirve para hacerse confesiones, cual borrachos ante la barra de un bar. La niña pálida parece ser que tiene un noviete (al que no me quiero ni imaginar porque me viene a la cabeza la imagen de algún integrante de la familia Monster).  Lo mejor es cuando Niña-Pálida nos chiva el gran secreto de su madre. Se pone la manito junto a la boca, como quien te va a soltar la confidencia del siglo y susurra “Mamá también come X Chocolate en el trabajo…”.

¿En serio? ¿Que tu madre come chocolate en el trabajo? ¡No me digas! Eso es una exclusiva de nivel programa del corazón, por lo menos. Vamos, no fastidies. ¿De verdad que la vida de esta mujer es tan aburrida que su mayor confesión es que se infla a chocolate en la oficina?

Triste, muy triste… A lo mejor Niña-Pálida nos lo cuenta en plan confidencia porque no quiere que se entere mucha gente de que tiene una madre así de sosa. Esa sería una posibilidad bastante comprensible. Visto así, no me extraña que esté tan pálida. Sabiendo que tiene una madre con tan poca sustancia supongo que saldrá poco a la calle, la pobre.

Deberíamos abrir una plataforma en las redes sociales para salvar a esta niñita de la exclusión social. 

martes, 16 de octubre de 2012

Ustedes Dirán XIII: To do list (Sugerido por Yaneth)


Yaneth, del blog “My Points of View” me ha propuesto que haga una especie de lista (o una lista, directamente) con las cosas que quiero hacer antes de morirme.

Desconozco si Yaneth tiene contacto directo con mi médico pero, por si acaso, aquí va mi listita (incluyendo alguna que ya haya cumplido para no sentirme tan fracasada).

1) Saltar en paracaídas: Esta está en “Pendientes”. Cuanto más vieja me hago, más miedica me vuelvo, así que no tengo ni idea de si esto se llegará  a concretar algún día.

2) Cantar con público: Ésta sí que la tengo cumplida.

3) Viajar a Las Maldivas: Pendiente. Súper pendiente. Tengo que darme el gustazo de comer langosta a la orilla de un cacho privado de playa.

4) Salir en una peli: Ésta la tengo chunga pero, por pedir, que no quede. (Señores productoressss, Yuhuuuu)

5) Ser feliz: Vamos bien. Vamos muy bien.

6) Viajar en globo, al mejor estilo Willie Fog: Pendiente también…

7) Ser famosa:  Jejeje. Vale, se me está pirando un poco la pinza.

8) Hacerme con unos Manolo Blahnik: Déjate de sueños altruistas y a dedicarse a la frivolidad se ha dicho.

9) Vivir en un pueblito de montaña: Está cumplido, pero quiero volver para poder correr descalza por las praderas. Nunca he hecho esa chorrada, que conste. Correr por las praderas con unos Manolos tiene mucho más glamour, a pesar del riesgo intrínseco de dejarse un tobillo en el intento.

10) Trabajar desde casa: Nunca digas nunca pero, de momento, lo veo como que “difícil” siendo optimista…

Bueno, pues esta ha sido mi “To do list”. Ahora que lo pienso, sería un gran meme para un premio. Ahí lo dejo por si alguien quiere rescatar la idea.

P.S. Os recuerdo que estoy abierta a recibir vuestras sugerencias para esta sección. Muy abierta.

lunes, 15 de octubre de 2012

Crónicas Felinas XVI: Se busca letrado

Meowww a todos!!!

Estoy que trino. Bueno, no, estoy que maúllo, que uno tiene una imagen que mantener.

Resulta que tengo que despedir a mi abogado porque, aparte del retraso que llevaba porque había estado de vacaciones y se le habían acumulado los expedientes, para cuando se pone con mi caso no se le ocurre mejor idea que decirme que va a solicitar una orden de alejamiento.

¿Usted perdone? ¿Estamos tontos o qué nos pasa? Yo lo que quiero es sacarle latitas diarias o un rascador mecánico o qué se yo. Algo que sea de provecho. Orden de alejamiento, dice el muy pavote. ¿Se cree que la comida se va a desplazar sola hasta mi plato? ¿Que el plato del agua se va a rellenar por su cuenta? ¿Que va a venir el vecino a limpiarme el cajón de arena? ¿Y los piececitos nocturnos? ¿Dónde me tumbo yo ahora que viene el frío?

Este hombre está fatal. ¿No se da cuenta de que si le pone una orden de alejamiento voy a pasar a estar desprovisto de… de… ¡¡¡de todo!!! Absolutamente de todo. ¿En qué cabeza cabe? ¿Habrase visto semejante incompetencia? En la tómbola le tienen que haber dado el título de abogado.

Ahora, eso sí. Yo no pienso cejar en mi empeño. Llegaré al Tribunal Supremo, me acogeré a la Segunda Enmienda, haré lo que haga falta… Creo que he visto demasiadas películas. Sabía yo que tantas horas dormitando en el sofá delante de la tele no podían ser buenas…

Bueno, es igual, con enmienda o sin enmienda lo que quiero decir es que sigo en la lucha. Si algún abogado ocioso tiene a bien representarme legalmente en ésta mi cruzada (y no pedirle sandeces al juez) estaré orgulloso de contar con un nuevo letrado. Pago a comisión. Un veinte por ciento de los alimentos recaudados.

Podéis ir mandándome los currículums.

Prrrrr.

P.S. Para los que os hayáis perdido el inicio de esta batalla legal, podéis acudir aquí 

viernes, 12 de octubre de 2012

Cuadragésimo cuarto premio: Que me siga acompañando




MisMellis, del blog “Mis OvoMellizos” me hizo entrega el pasado 29 de septiembre, del mismo premio que publiqué la semana pasada. MisMellis y yo nos leemos desde hace poquito, por lo que aún no la conozco mucho, aunque reconozco que estoy disfrutando mucho de leer las aventuras de su Repollete y su Princesita. Tiene una forma muy realista de ver las cosas y eso también me está gustando mucho.

Las normas, por ende, son las mismas que las de la semana pasada. A saber:

1. El que recibe el premio deberá escribir 11 cosas de sí mismos (de cualquier tema).

¿Otras once cosas? He perdido la cuenta de la de “cositas” que he contado ya. A ver si consigo sacar otras once:

1) Soy más de salado que de dulce. Puestos a picotear, prefiero una bolsa de patatas con sus buenas grasas saturadas antes que un pastel de chocolate (aunque tampoco le hago ascos, no os vayáis a pensar…)

2) Tengo la manía de contestarle a la tele (sí, esto lo dije ayer pero era un bonus)

3) Cuando estoy pensando, extiendo el dedo índice y me doy golpecitos en ambas mejillas, alternando una y otra.

4) Me encantaría volver a vivir en un pueblito de montaña. Si pudiese ser una casa perdida en medio de la montaña, pues mejor, en plan Heidi total.

5) Cuando vivía en Montevideo, viví unos años en un apartamento ubicado en un piso 17 con vistas a la bahía. Tuve la feliz idea de poner el escritorio justo frente a la ventana. No hubo un solo atardecer en el que consiguiera estudiar.

6) No me gusta la morcilla.

7) Trabajé un tiempecito en una frutería. Una experiencia nefasta.

8) La semana pasada me compré unas pantuflas nuevas que a Forlán le dan miedo. Cada vez que me ve aparecer con ellas se esconde. Parece que ya se le va pasando.

9) No sé vivir sin agenda. Tengo una para casa y otra para el trabajo.

10) Nunca le he tenido ningún miedo a la muerte pero sí al dolor.

11) Nunca tiro nada que me hayan regalado. Aunque no me guste, lo guardo hasta que se rompe.

2. El que recibe el premio deberá responder las 11 preguntas que le ha enviado quien los ha nominado. 

MisMellis ha creado las siguientes preguntas que paso a responder:

1) Dime tu mayor virtud: Creo que dije por ahí que la responsabilidad pero, por variar, digamos que la empatía.

2) Tú mayor defecto: El orgullo, la cabezonería… Qué se yo. Miles.

3) Un hobby: Actualmente, el blog.

4) Tu mayor logro: Haber alcanzado la tranquilidad.

5) Una cuenta pendiente...: Le diría cuatro verdades a alguien. A ver si un día me animo.

6) Qué personaje histórico te gustaría haber sido: Quitando los que sean famosos por haber hecho maldades, cualquiera. Tiene que dar un subidón tremendo que tu nombre esté en los libros de Historia…

7) Una persona a la que admires y por qué: En particular, no sabría decir. Admiro en general a la gente valiente, la que lucha por sus ideales o por un sueño o por lo que sea. A los que no se rinden nunca.

8) Si pudieras retroceder en el tiempo que cambiarías: Nada. Nada de nada. Cambiando cualquier cosita ya no sería quien soy hoy.

9) Tu comida favorita: La pasta. Cualquier pasta.

10) Tu lugar favorito: Montevideo (sí, soy una monotemática).

11) Algo que cambiarías de tu vida: Nada, por las mismas razones que la pregunta 8.

3. El que recibe el premio deberá crear 11 preguntas más para que las respondan sus nominados.

Esto me lo salto porque, como ya creé preguntas (o torturas) la semana pasada, esta semana no lo voy  a volver a pasar.

4. Los nominados deberán confirmar que han recibido la nominación.

Qué gracia me hace esto. Vale. Lo confirmo. No he robado el premio. Me han nominado formalmente.

5. La nominación no puede repetirse, es decir, los nominados no podrán enviar de vuelta la nominación a quien ya los ha nominado anteriormente.

Como no lo paso, no corro ese riesgo.

¡¡¡Muchos besos y hasta el lunes!!!

jueves, 11 de octubre de 2012

¿Y yo por qué dejé de ver eso?


Hace un par de semanas vi algo que llevaba años sin ver. Lo confieso. Hace un par de semanas vi “Cuarto Milenio”.

Confieso que hace mucho, mucho tiempo, en un pueblo muy, muy lejano solía verlo todos los domingos y siempre contaban alguna cosa interesante de un cementerio, de un hospital abandonado o la clásica historia de la muerta de la curva, que siempre hace ilusión.

Con el tiempo fui abandonándolo porque aquello estaba tornándose cada vez más surrealista. Luego de verlo el otro día, me arrepiento infinitamente. Tenía que haberlo seguido viendo justamente porque se está tornando cada vez más surrealista.

Años hacía que no me reía yo de semejante manera. El plató es cada vez más grande. Ahora tiene dos plantas tipo dúplex del más allá. En el piso superior nuestro querido Iker nos pone en situación sobre las historias allí relatadas. Yo no pude prestarle demasiada atención porque estaba absorta observando un extraño aparatejo que tenía a sus espaldas. No sabría definirlo pero tenía una lucecita que se encendía y se apagaba constantemente. Supongo que sería un detector de espectros o algo así. De a ratos la maquinita se volvía loca y empezaba a parpadear a toda castaña. Cuando detectaba presencias, imagino…

A continuación nos mostraron una reconstrucción de un caso que había tenido lugar en no sé qué pueblo de Murcia (estas cosas nunca pasan en el centro de una gran ciudad). Eran los setenta y parece que unos coleguillas venían en su coche por un camino de cabras después de haber pasado la tarde en el circo (qué sanos divertimentos había en los setenta). Vieron una luz muy potente y algo que flotaba en el cielo. Vamos, lo que relatan más o menos todos los programas cambiando las localizaciones. Según nuestro Iker nos contaba la historia, indicaba que los amiguetes se empezaron a preguntar “¿Es un helicóptero? ¿Es un avión?”. Me salió del alma contestarle a la tele (a veces hablo con la tele,  yo soy así): “¡¡No, es Superman!!”.

Otra tontería que tengo, aparte de la de hablarle a la tele, es celebrar mis propios chistes como si yo fuese el último eslabón de la cadena evolutiva en lo que a stand-up comedy se refiere por lo que, por culpa del ataque de risa que me entró ya no me enteré del resto de la historia. Parece que había unos seres muy altos con ojos almendrados que se acercaban a ellos amenazadoramente. Algo así, supongo. Entre la risa por lo de Superman y el grado de hipnotismo que yo tenía por la lucecita que se encendía y se apagaba a un ritmo frenético, no pude prestar demasiada atención.

Después mostraron unas fotos muy raras donde no se veía nada pero los autores de las fotos aseguraban que había presencias. Los expertos concluyeron que podía ser una luz, un reflejo, una ilusión óptica, una presencia o, en última instancia, una persona. Me lo dejaron clarísimo.

Tengo que ver este programa más a menudo. Las risas que me eché no tienen precio. 

miércoles, 10 de octubre de 2012

Anuncios Pesadillescos XXIV: La madre “moelna”


Para los que tengáis hijos adolescentes, esta situación os resultará familiar:

Padre que, en un alarde de optimismo, pretende que sus hijos bajen a comer en familia, como está mandado en la casa de cualquier españolito de bien.

Su estrategia es clásica, sin ambages, directo al grano. Un macho ibérico en toda regla que asoma la cabeza al dormitorio de su hija preguntando “¿Comemos?”. La niñata, con una cara de borde repelente que tira para atrás le replica, tumbada boca abajo en la cama con los pies en el aire (típica postura de adolescente) que ha quedado con alguien, mientras habla por el inalámbrico, que sujeta con la mano derecha, mientras en la izquierda sujeta el teléfono móvil sobre cuya pantalla táctil se moverán acto seguido sus pulgares a la velocidad de la luz. Si es que se la ve ocupada, a la muchacha.

Nuestro macho ibérico no se rinde y vuelve a intentarlo. Esta vez con el hijo, que tiene más o menos la misma edad que la chiquilla; no sé si porque son mellizos, porque se llevan muy poca diferencia, porque uno de ellos parece mayor o menor de lo que en realidad es o porque directamente los publicistas ni se plantearon este dilema. El caso es que el adolescente en cuestión está sentado en la cama tecleando en el notebook, con unos auriculares más grandes que su cabeza colgando del cuello y, sin siquiera girarse a mirar al padre a la cara le espeta “Ahora no” (juro que he tenido que pasar tres veces esta parte del anuncio porque me resultaba imposible descifrar el dialecto en el que se comunica este ser humano).

El padre parece que se rinde y le comunica a la madre que la misión ha resultado fallida, resumiéndolo con un lacónico “Imposible”. La madre, en un principio parece que se va a deprimir o algo porque mira abatida hacia abajo, quizás preguntándose qué ha hecho mal y planteándose seriamente llamar a cierto ex jugador de water-polo que hoy se dedica a llevar por la buena senda a adolescentes descarriados.

Pero no. Al mirar hacia abajo decide que no quiere en su casa cámaras de televisión ni leches en vinagre. Ve el chorizo ¿O el chorizo la ve a ella? ¿Estamos ante una epifanía? El chorizo le abre el camino, le muestra la solución a todos sus problemas. En ese momento de revelación, decide mandar un mensaje multimedia consistente en la foto  de un plato de macarrones con chorizo, porque ella es una madre tradicional a la par que “moelna”.

Tanto la nena como el nene dejan de lado cualquier plan que pudieran tener entre manos, con tal de degustar los macarrones con chorizo de su mami, por lo que deciden bajar a comer al tiempo que elogian la foto y el ingenio de su madre 2.0

Vamos, lo que hubiese hecho cualquier adolescente en esa situación. 

martes, 9 de octubre de 2012

Ustedes Dirán XII: You have spam (sugerido por Valeria)


Tengo un gestor de correo que es la monda. Cada vez que me llega un mail me saca un notificador diferente, que puede ser desde un emoticono pintando cosas en el monitor hasta un mayordomo engalanado que se acerca a una esquinita de la pantalla a la vez que me dice con voz engolada “You have mail, Sir” (sólo dice Sir, no tiene opción femenina y sí, son tan freaky que lo he mirado). Pues bien, mi adorado mayordomo debería tener también la opción de decir “You have Spam, Sir” o, en casos avanzados “You have Scam, Sir”.

En la octava entrega de esta sección, Valeria, del blog “Mi voz en off” me sugería que escribiese sobre anuncios que sí me gustasen, por no andar siempre poniendo a caldo los que no me gustan… Dado que nuestra amiga es mexicana, le mandé un mail con los enlaces, para que supiese más o menos a qué tipo de anuncios me refería.

Pues bien, el caso es que me respondió el correo diciendo que era la primera vez que llegaba a esa cuenta un mail que no fuese spam y me pidió que relatase qué experiencias he tenido yo con este tipo de correos.

Para los que no lo hayáis leído, escribí hace ya milenios este post y, como secuela, este otro donde relataba mis primeras experiencias desde que había abierto la cuenta de correo para el blog.

Mucho ha llovido desde entonces (bueno, más bien poco, que andan los pantanos reveníos, pero el tiempo ha pasado lo mismito)  y el percal es más o menos el mismo, con la diferencia de que ahora, además me llegan cada dos por tres correos de gente que dice tener directorios web y quieren incluir mi blog en ellos para que tenga más visitas. No acabo de entender muy bien dónde está el negocio de esta gente pero desde lejos huele a cuerno quemado.

Para empezar, se supone que si tienes un directorio, es porque tienes un dominio. Si tienes un dominio lo normal es que tengas una cuenta de correo del estilo xxx@dominioquesea.com. Sin embargo, te escriben los correos desde dominios donde cualquiera puede tener cuenta y eso ya es, cuando menos, sospechoso.

La segunda cosa sospechosa es el halo de misterio que rodea el ofrecimiento. Si yo vendo, pongamos aspiradoras, diré algo como: “Vendo la fabulosa Aspirex 3000, el terror de las motas de polvo” y pasaré a relatarte las maravillas de mi aspiradora y a explicar por qué no existe otra igual en el mundo entero.

Pues ellos no. No te dan el nombre del directorio, ni la URL para que le eches un vistazo ni nada. Sólo te dicen que si estás interesado te pongas en contacto a esa dirección de correo tan profesional desde la que te escriben. No sé si el objetivo es pillar cuentas de correo que estén operativas para luego crujirlas a publicidad porque mira que le he dado vueltas al tema y no alcanzo a comprender el mecanismo de esto.

Y luego está el tercer factor que es, sin duda, el que más gracia me hace. El peloteo. Me han llegado a escribir ya no sólo que mi blog es una maravilla (esto entraría dentro del peloteo tolerable) sino que estoy haciendo una gran labor con mi blog ¿¿¿???

Me dieron ganas de contestarles que soy consciente de que estoy salvando un montón de vidas pero que prefiero mantener un perfil bajo, que me da miedo volverme demasiado famosa. También podría añadir que ya estoy en Google ¿Qué necesidad tengo de estar en otro directorio? ¿Quién busca algo en un directorio diferente antes de buscarlo en Google?

En fin, que todo este tema me tiene muy confusa. Si alguien ha tenido alguna experiencia con estos supuestos “Directorios” le agradecería me ilumine al respecto.

P.S. ¿Aún no has mandado tu propuesta para esta sección? Qué falta de todo…

lunes, 8 de octubre de 2012

Crónicas Felinas XV: Mejor nos estamos quietecitos

Meowww a todos!!!

La bruja es, por lo general, de carácter tranquilo. Es difícil sacarla de sus casillas (y eso que nosotros somos muy aplicaditos y nos esmeramos mucho) pero suele ser bastante calmada y no está habitualmente de mal humor. Ojo, que con esto no quiero decir que me caiga bien, faltaría más. Uno tiene una imagen que mantener. Sólo digo que suele ir de buen rollito por la vida. Muy País de la Piruleta, ella.

Pero hay un momento concreto en la semana en el que no se anda con chiquitas. Es un momento en el que parece una bomba a punto de ser detonada, un refresco agitado, un avispero perturbado… Bueno, creo que pilláis la idea.

Me refiero al día de limpieza. Ese habitual remanso de paz y buenas vibraciones que suele ser ella se convierte en un volcán en erupción. Con cualquier cosita se enfada y empieza “No te metas en la bolsa de la basura”, “No te cueles en la habitación prohibida de los secretos misteriosos, que no sé qué le verás de interesante”, “No me llenes de huellas de patitas la mesa de cristal que estoy limpiando” y así hasta el infinito. Vamos, que nos prohíbe todo lo divertido.

Yo intento no molestar y me tumbo delante de la tele pero parece que también tiene intenciones de limpiarla y empieza a rezongar de nuevo. El consorte le dice que parece una madre pero ella le gruñe y le dice que menos criticar y más quitar de en medio los artículos de su pertenencia que circulan por la casa sin orden ni concierto.

Vamos, que se estresa ella y nos estresamos nosotros. Empieza un bucle que no parece tener fin hasta que ella se da por satisfecha, guarda los bártulos de limpieza y se vuelve a plantar delante del ordenador a escribir sus tonterías habituales. Ahí ya podemos volver a empezar a saltar encima de las mesas sin que ella se inmute pero antes de eso… Ay. Antes de eso más nos vale estarnos tranquilitos y no decir ni Miau.

Me da miedo que un día de estos, en pleno ataque de cabreo limpiador, se monte en la escoba y nos arroje cosas desde las alturas, que la bruja es muy bruja (y muy clásica).

Prrrrrr.

viernes, 5 de octubre de 2012

Cuadragésimo tercer premio: Que la fuerza me acompañe




Las amigas de Vaya Telita me han hecho entrega este 28 de septiembre de este premio, que agradezco infinitamente. Si no conocéis a estas chicas, tenéis que pasaros ya por su blog para morir de deseo con sus diseños estupendos de ropita para todo tipo de seres humanos, desde los más peques hasta los que ya estamos más talluditos. Además, están patrocinando el premio del concurso de los 100 seguidores del blog de Trax que pienso ganar, así que, aquellas que os hayáis apuntado, abandonad toda esperanza, la camiseta con el zapato será míaaaaa.

Las normas de este premio son las siguientes:

1. El que recibe el premio deberá escribir 11 cosas de sí mismos (de cualquier tema). Qué raro. No sé de qué me suena a mí esto de contar cositas de uno mismo…

2. El que recibe el premio deberá responder las 11 preguntas que le ha enviado quien los ha nominado. Vaaaale.

3. El que recibe el premio deberá crear 11 preguntas más para que las respondan sus nominados. ¿También? Esto me va a llevar mucho curro. No sé yo si estoy tan contenta…

4. Los nominados deberán confirmar que han recibido la nominación. Vale, pues confirmo que la he recibido. ¿Tengo que firmar un albarán o algo? No entiendo muy bien esta norma pero bueno…

5. La nominación no puede repetirse, es decir, los nominados no podrán enviar de vuelta la nominación a quien ya los ha nominado anteriormente. Jo, y yo que quería iniciar un ping-pong de premios.

Venga, al lío. A ver de dónde me saco once cosas sobre mí que no haya contado ya:

1) No lo tengo demostrado genealógicamente pero hay sospechas de que tengo ascendencia indígena.

2) Nunca en mi vida he tenido una caries.

3) Un esguince sí que tuve. Me esguincé la pata derecha subiendo las escaleras de mi casa. Poco después me tuvieron que poner en cabestrillo el dedo gordo de la mano izquierda porque me dolía sin razón aparente.

4) Soy muy casera y suele ser bastante complicado convencerme para salir de casa. Sobre todo en invierno (y si llueve ya ni os cuento).

5) Soy fan de Pearl Jam (¿quién dijo que era imposible ser fan de Pearl Jam y de OBK al mismo tiempo?).

6) De adolescente tuve una obsesión cuasi enfermiza con Edgar Allan Poe.

7) Hablando de adolescencia, nunca tuve acné.

8) Como me dé por interesarme por un tema, leeré todo lo que pille al respecto hasta convertirme en una erudita en la materia.

9) Puedo llegar a agobiarme acumulando tareas sólo por no tener que admitir que no soy capaz de asumir tanto.

10) Mi número preferido es el 8.

11) Adoro los macarrones al horno que cocina mi churri.

Bien, ahora toca responder las once preguntas de rigor:

1- Si pudieras ser otra persona durante 15 minutos, quién serias y para qué?

No quiero ser otra persona. Me encanta ser yo, con todo lo que ello implica. No sé para qué. Supongo que el mundo no sería el mismo sin mí. Je je je.

2-¿Clásica o rompedora?

Pues depende para qué. Suelo llevar una vida muy tranquilita así que se me podría considerar clásica pero, por otra parte, no vivo según los estándares sociales que se supone debería asumir a mi edad así que no sé si en ese sentido me puedo considerar rompedora.

3-¿Cuál es tu prenda favorita?

¿De las que tengo en el armario o así en general? En general diría que los vaqueros. No concibo mi vida sin ellos. En el armario tengo una cazadora de cuero desde los dieciocho años  la que le tengo que cambiar el forro porque está para el arrastre pero el cuero está impecable y la cazadora me queda como un guante, así que no me deshago de ella ni a palos.

4-Una anécdota curiosa.

No sé si curiosa o vergonzosa. Este verano, al salir del metro con una falda de vuelo, me pilló el rebufo del tren y se me subió la falda hasta las orejas. Todo el andén vio mi ropa interior.

5-¿Cuál es tu vocación?

He tenido muchísimas a lo largo de mi vida. No sabría decantarme por una.

6-Un hecho a destacar de tu vida.

Toda mi vida en general. No cambiaría nada.

7-Tu película favorita.

La Naranja Mecánica.

8- Si hubieses vivido en otra epoca...cual sería?

Supongo que el siglo XVIII porque me encantan los trajes. Eso sí, siendo rica, que los pobres lo pasaban muy mal…

9- ¿Lees revistas de moda? ¿Cuáles?

Sí, leo revistas de moda pero no soy especialmente fiel a ninguna. Voy cambiando según me dé.

10- ¿Compras por internet o prefieres tienda física?

Prefiero tienda física. Me da mucho miedo comprar por Internet y, además, me gusta poder tocar lo que compro.

11- El viaje que siempre recordarás.

Los recuerdo todos porque viajar mola mucho pero recuerdo con especial cariño un viaje de trabajo que hice a Chile. En los tres meses que estuve allí me llevé amigos para toda la vida.

Vale, y ahora me toca formular once preguntas.

1) ¿Quiénes somos?

2) ¿De dónde venimos?

3) ¿A dónde vamos?

4) ¿Hay vida después de la muerte?

5) ¿Existe la reencarnación?

6) ¿Volverá a subir el transporte público?

7) Si pudieras inventar un sabor de helado, ¿cuál sería?

8) ¿Qué prohibirías por ley?

9) ¿Te gusta conducir?

10) ¿Qué te gusta más del lugar en el que vives? (puede ser la ciudad, el país o tu casa, al gusto)

11) ¿Te parezco una cabrona por las pregunticas que he formulado? No mientas…

Vaya y Telita lo han pasado a cuatro blogs y yo hago lo propio. A ver cómo contestan…

Yolandica, de Bienvenido a Babia




Ea. Ahí os dejo el encarguito. A ver qué tal. Sé que no me vais a defraudar… ¡¡¡Buen finde!!!

P.S. Mi mami leyó vuestras felicitaciones del día de su cumple y quiere que os traslade por este medio su infinito agradecimiento. Pues trasladado queda.